InicioSeriesAnálisis de The Expanse. Temporada 5. Episodio 8

Análisis de The Expanse. Temporada 5. Episodio 8

Otra vez aquí para analizar un nuevo episodio de The Expanse, el octavo de la quinta temporada que lleva por título Hard Vacuum. La serie, basada en la saga de novelas de James S. A. Corey, puede ser vista en Prime Video

BIENVENIDOS a otra entrega de The Expanse: el octavo episodio ha estado cargado de grandes momentos actorales, pero sobre todo cargado de un clima y una tensión que nos arrojan de cabeza hacia lo que serán los dos últimos de esta quinta temporada que sigue manteniendo muy alto el nivel. Por si aún no lo han visto, advierto que SE VIENEN SPOILERS DE LA TRAMA y si quieren ver nuestros análisis anteriores, cumplo en informarles que pueden hacerlo aquí.

Todo por una Nave

El episodio comienza en la Tierra, en donde, en viaje hacia Baltimore, habíamos dejado a Amos y Clarissa, que ahora usan ciclomotores. Al detenerse para hacer sus necesidades, se topan con unos cuantos cadáveres junto a la sede de lo que debió haber sido un hogar de ancianos. Se presume que, por su poca movilidad, fueron sacrificados por aquellos que sí pudieron irse, ante lo cual Clarissa se pregunta si habrá sido un acto de bondad y si así será el mundo de allí en más. Amos, triste el semblante, le responde que al menos lo será por un tiempo.

Una vez más, surge como tema lo de salir de la Tierra en una nave, algo que Amos ya había planteado dos episodios atrás: ella le comenta que sabe de un lugar en donde puede haber una. Tal como luego sabremos, se trata de una isla en el lago Winnipesaukee (New Hampshire) y con ese planteo, justamente y una vez en Baltimore, le van a Erich, el antiguo amigo y casi hermano de Amos, a quien se ve visiblemente conmocionado por los destrozos y las víctimas. Si bien y al igual que en su aparición anterior, se muestra reluctante y hasta resentido, da la impresión, finalmente, de aceptar ayudarles a llegar allí.

En este punto quiero volver sobre algo que mencioné en el primer análisis de esta quinta temporada y que tiene que ver con el escabroso pasado de Amos, particularmente en relación con Lydia, aquella mujer que lo crió como una madre. En aquella oportunidad, dije que parecía haber sido cercenado de la serie un detalle que está en la novela y, según veo, sigue dándome esa impresión: de todas formas y por si no han leído los libros, voy a seguir sin revelarlo hasta el cierre de temporada por si aún apareciese en algún flashback o diálogo, aunque la sensación es que no.

Respuesta Proporcional

En la Luna, David Paster ha asumido oficialmente su cargo como secretario interino de la ONU y se presenta acompañado por Avasarala y Delgado, a la vez que pronunciando un encendido discurso como para levantar a los muertos. Terminado el mismo, pregunta a Chrisjen si le habrán creído y esta, en una auténtica lección de liderazgo carismático weberiano, responde que no importa eso sino que vean al líder que necesitan y quieren ver. Como siempre, The Expanse deja fuertes analogías con la historia de nuestro mundo ya que el papel aquí cumplido por Paster puede ser equiparado con el de Churchill tras el inicio de los bombardeos alemanes contra Londres o de Stalin llamando a revivir la dignidad rusa a una semana de iniciada la Operación Barbarroja.

Paster preside un comité de crisis a los efectos de estudiar acciones frente a los ataques de Inaros. Delgado propone lo que llama una respuesta proporcional: un ataque devastador contra la estación Palas, eje neurálgico de las actividades del Cinturón y, con toda seguridad, también de Inaros. Chrisjen se opone porque ello implicaría muchas muertes inocentes ya que en la mencionada estación viven entre nueve y trece mil personas. Más aún: una respuesta de tal índole podría acarrear el no deseado efecto de unir a las facciones del Cinturón.

Paster, quien parece un hombre honesto, moral y empático, manifiesta algo semejante, pero luego llama en privado a Delgado para hablar sobre su plan. Aun cuando no lo apruebe abiertamente y se lo note renuente, dubitativo y hasta atormentado, la sensación es que está evaluando la propuesta o, cuando menos, considerándola como carta a jugar si las cosas se siguen complicando o se reciben nuevos ataques.

Padre e Hijo

Los ojos de Marco están al borde del llanto mientras contempla el yaciente cuerpo sin vida de su amigo Cyn, quien, según dice, estuvo con él desde el principio y se suponía que debía estarlo hasta el final. Consultando a su hijo Filip acerca de lo ocurrido, este le cuenta que Naomi saltó al espacio por la esclusa y al abrirla mató a Cyn. El joven, también visiblemente turbado, culpa a su madre pero Marco le replica que la culpa fue suya en obvia referencia al haberla traído a bordo, algo que le recriminó desde el principio.

El momento entre padre e hijo es realmente intenso: el líder mesiánico capaz de sesgar millones de vidas de un solo golpe aparece quebrado al perder a su amigo de vida, mientras su hijo luce angustiado y sabiendo que no encuentra forma de complacer a su padre a pesar de todos sus intentos. Está claro, además y de acuerdo a sus palabras, que cree a su madre muerta, lo cual también le debe mover fibras internas. ¿Estará arrepentido del bando elegido momentos antes?

Nave – Bomba

Naomi despierta de su parcial inconsciencia a bordo de la Chetzemoka y llena de inmediato sus pulmones tras tenerlos vacíos durante varios segundos. Sus ojos lucen rojos y su piel demacrada por el frío, el vacío y la radiación. Logra hacerse de algún paquete de medicina antirradiación (recordemos que ella había llegado a bordo de esa nave y, por lo tanto, la conoce) y en un estado decrépito y apenas sosteniéndose en pie, se dedica a inspeccionar el interior de la Chetzemoka para encontrar que la mayor parte de los dispositivos están sujetos a un intenso cableado que dice a las claras que han convertido a la nave en un gran explosivo a detonarse cuando alguien se le acerque. No solo eso: una falsa señal editada con su voz se repite permanentemente pidiendo auxilio a Holden por no tener control de la nave.

La situación es de un nerviosismo desesperante y es un gran acierto que casi todo el arco de Naomi a bordo de la Chetzemoka (salvo el final) no tenga música, lo cual ayuda a aumentar el suspenso, la angustia y la claustrofobia. Sabiendo que Holden encontrará su fin si se aproxima a la nave, arma un radio improvisado con el comunicador de un casco espacial y envía un mensaje en el cual informa a Holden que el otro es mentira, aunque sin saber en qué canal se pueda llegar a transmitir o si será pescado por alguien.

Un Mensaje y Dos Receptores

Holden y los suyos no encuentran rastros de la protomolécula tras la explosión de la Zmeya, lo cual es extraño pues tampoco han visto a ninguna nave acercarse a ella antes de su final. A bordo de la Razorback, en tanto, Alex y Bobbie reciben el mensaje de Naomi…, pero el falso y, de inmediato, lo retransmiten a Holden.

Se vive cierta tensión a bordo de la Rocinante pues hay incertidumbre acerca de lo que, casi con seguridad, Holden está por hacer. A Monica se la ve ahora más dubitativa, en tanto que Bull, ex hombre de Fred Johnson que se ha sumado a Holden, manifiesta que no desea seguir a este en una misión suicida.

A bordo de la Chetzemoka, Naomi recibe un mensaje de Alex, al cual, para su desesperación, no puede responder: en el mismo se le dice que irán por ella. Presa de la angustia, juega una última carta. Por alguna razón que al principio no entendemos, se dedica a memorizar el mensaje y su secuencia, tras lo cual, valiéndose de un traje en muy malas condiciones, se introduce una y otra vez en una sección no presurizada de la nave para encontrar el cableado de la señal y provocarle microcortes de tal modo que el mensaje suene entrecortado y editado para significar lo contrario: que ella está en control de la nave. Una jugada realmente astuta que casi le costó la vida y hay que decir que, verdaderamente, Dominique Tipper se lució en este episodio como nunca antes en toda la serie.

Pero el mensaje anterior (el falso y automatizado que pedía auxilio) no solo ha sido recibido por la Razorback sino también por la gente de Camina Drummer. Ya momentos antes se habían vivido a bordo de su nave momentos de tensión porque mientras algunos miembros de la tripulación se manifiestan dóciles e incluso felices de seguir a Inaros, otros no están de acuerdo y, menos que menos, la propia Camina, a quien no le gusta el rol subalterno a las órdenes de un desquiciado. Al saber esta que quien está pidiendo socorro es Naomi, quiere ir hacia ella, pero, al igual que en la Rocinante, también aquí genera conflictos el rumbo a seguir, tal como lo evidencian las discusiones entre las oficiales Oksana y Karel, quien dice que Naomi ya no es una de ellos y traicionó al Cinturón; además, la da por muerta según la información recibida desde la Pella.

Camina, sin saber qué hacer, se muestra más atormentada que nunca y aquí llega el momento de lucimiento de Cara Gee: increíble toda su secuencia reflejando el cúmulo de sensaciones y frustraciones que la corroen por dentro; pareciera que en este episodio los actores han tenido sus momentos individuales y vaya si los han aprovechado. Hay también en este segmento un par de escenas de ingravidez muy bien logradas, como cuando la tripulación bebe burbujas o cuando Camina flota en estado de ebriedad.

Pero sobre el final del episodio, Oksana y Karel notan el cambio en la señal: es decir que ahora están recibiendo la versión adulterada por Naomi. Mirándose con sorpresa, se preguntan por qué la señal ha cambiado y si ello significará que Naomi está con vida, lo cual, según Karel, es imposible.

Balance del Episodio

Cada entrega de The Expanse tiene su sello distintivo. A diferencia de muchas series en las cuales los episodios se parecen en su estructura básica, aquí cada uno tiene su propia personalidad. En este caso, el eje estuvo puesto sobre las individualidades, permitiendo que, de manera sucesiva, fueran teniendo sus momentos de gloria tanto Keon Alexander (Marco), como Jasai Chase Owens (Filip), Dominique Dipper (Naomi) y Cara Gee (Camina).

Fue un episodio cargado, además, de una angustia y una tensión contagiosas, sobre todo en lo referente al arco de Naomi a bordo de la Chetzemoka. A propósito de ello, la intriga queda abierta acerca de quién será, finalmente, el primero que se acerque a la misma y si, al hacerlo, terminará por activar el explosivo y también, por ende, con la vida de Naomi.

Muy interesantes también los distintos debates que se dan: en la Luna para determinar cómo responder a la agresión, en la Rocinante acerca de si seguir a Holden o no y en la nave de Drummer sobre si ir o no al encuentro de Naomi en caso de que esté viva. El liderazgo y las dudas acerca de sentirse líder son también tema importante en este episodio: nadie parece tener el control completo de nada, aun cuando Marco sea quien más quiera creerlo.

Por último, pero no menos importante, parece dar la sensación de que el grupo de la Rocinante va camino de encontrarse, más aún a partir de lo decidido que se ve a Amos por llegar a una nave y salir al espacio. Dado que el siguiente episodio se titula Winnipesaukee (como el lago en el cual se encuentra la isla en la cual podría haber una), es de suponer que ese arco pasará a tener una importancia clave en la resolución de la historia.

Lo veremos, desde luego, llegado el momento y no hace falta decir que les espero entonces para nuestro próximo análisis. Un saludo y sean felices…

Rodolfo Del Bene
Soy profesor de historia graduado en la Universidad Nacional de La Plata. Entusiasta del cine, los cómics, la literatura, las series, la ciencia ficción y demás cosas que ayuden a mantener mi cerebro lo suficientemente alienado y trastornado.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

El cómic de la semana: Monstress Edición de lujo 1

Bienvenidos un sábado domingo más a la sección de los amantes del cómic. Bienvenidos a El Cómic de la Semana. Hoy reseñamos Monstress Edición de lujo 1....