Análisis de True Detective temporada 3. Episodios 1 y 2.

0

Bienvenidos a los análisis, capítulo a capítulo, de la esperada tercera temporada de True Detective, que HBO estrenó por todo lo alto con la muestra de los dos primeros capítulos. Tras Luisiana y California, estamos preparados para un nuevo caso en los Ozarks.

Análisis de la segunda temporada de True Detective

Comparativa primera y segunda temporada de True Detective. ¿Cuál es mejor?

LO QUE VIMOS.

Sin duda alguna, uno de los grandes fenómenos televisivos de la década fue la primera temporada de True Detective. Ocho capítulos, un caso criminal en un lugar pintoresco de Estados Unidos. Como protagonistas, dos actores (Matthew McConaughey y Woody Harrelson) que no pasaban por su mejor momento. Su creador, Nic Pizzolatto, fue el autor de un guión que combinaba la intriga criminal, el desarrollo sobresaliente de sus personajes y una ambientación tétrica y opresiva con ecos lovecraftianos. Todo ello bajo la elegante batuta de Cary Joji Fukunaga, director de la reputada serie Maniac, así como de la magnífica Beast of no nations o Jane Eyre.

El éxito, tanto de crítica como de público, fue inmediato, y HBO  tomo una decisión que (casi) nunca le ha venido bien: le entró prisa. Un año después, Pizzolato desarrolló una trama radicalmente diferente. Decidió innovar en lugar de perpetuar la forma del éxito mencionado. De dos protagonistas a cuatro con múltiples secundarios. Del Estados Unidos rural a la California urbanita. De sectas satánicas y superstición local a corrupción y droga. De un director para ocho capítulos a varios directores, lo que restó unidad a toda la segunda temporada.

El éxito, por definición,  puede apagarse de un soplido. La crítica fulminó a una segunda temporada que, tal vez, no mereció esa repulsión. La serie parecía enterrada con la decisión de Pizzolatto de tomarse un tiempo para encontrar la trama adecuada para una hipotética tercera temporada.

Y aquí estamos.

La primera temporada fue Pizzolatto en estado puro. Trama cocida a fuego lento. Monólogos nihilistas. Referencias a literatura gótica. Todo ello ensamblado con un guión ensamblado con contención y deudor de la obra maestra Seven, como podéis ver en este magnífico vídeo.

La segunda temporada fue Pizzolatto sin filtro. Trama lenta y liosa. Monólogos fuera de lugar en una localización más convencional. Nula contención. Donde otras series triunfan cuando sus creadores apuestan por innovar (veáse Sherlock o Peaky Blinders), True Detective fracasó parcialmente.

La cuestión es, ¿Qué Pizolatto veremos en True Detective III?

LO QUE VEMOS

Volvemos a los Estados Unidos rurales, pero no a Luisiana. Pizzolatto nos transporta a los Ozarks, una de las zonas más pobres del país, repleta de trabajadores de clase media-baja. La trama transcurre a lo largo de tres líneas temporales:

1980: Wayne Hays (Mahershala Ali) y Roland West (Stephen Dorff)investigan la desaparición de Will y Julie Purcell, dos niños fruto de un matrimonio disfuncional.

1990: Un abogado privado entrevista a Hays para recordar su versión del caso tras la demanda de la familia por la resolución del juicio y por un suceso que Hays niega.

2015: El presente. Un Hays con demencia incipiente es entrevistado por una reportera de un programa de casos no cerrados.

Sí. Muchos habréis pensado lo mismo. Pizzolatto prácticamente ha calcado la estructura del primer True Detective, salvo algunas diferencias. En esta ocasión, toda la carga de la trama es sostenida por la magnífica y contenida interpretación de Ali. De momento, Dorff no cuenta con la profundidad equiparable a su compañero de reparto.

La ambientación es magnífica, igual de opresiva que en la primera temporada aunque sin el encanto de esta. Los Ozarks es una zona de gente pobre, de cobertizos, de torres de guardabosques oxidadas y de gente seria, de pocas palabras. Ya lo dicen en un momento de la serie, “no me puedo ir pero tampoco me quiero quedar”. Es la Estados Unidos post Vietnam, donde muchos veteranos vuelven a una zona donde trabajar es la única opción. Son como fantasmas en vida. Incluso Amelia, la profesora que, posteriormente, se convertirá en esposa de Hays, era una idealista que recibió un bofetón de realidad durante la Universidad y tuvo que volver a su pueblo natal.

La trama transcurre lenta pero a buen ritmo, especialmente en el primer capítulo. No hay monólogos. Todo lo que hay que decir se dice con la mirada. Hay mucho que contar pero no se ven capaces de decir nada. En este sentido, tiene menor vocación de trascendentalidad que las dos primeras temporadas. No hay nihilismo expresado en True Detective III. Si acaso, mucho trauma escondido.

LO QUE VEREMOS

¿Qué nos pueden ofrecer los seis próximos episodios? Por lo pronto, no volveremos a ver al interesante Jeremy Saulnier (Green Room, Noche de lobos), que abandonó el proyecto antes de tiempo. El resto de episodios serán dirigidos por Nic Pizzolatto y Daniel Sackheim, reputado director de televisión de series como Juego de Tronos, Ozark o The Americans. Saulnier ha conseguido imprimir ese tono oscuro y asfixiante, aunque no deja ninguna escena ni plano memorable a lo Fukunaga.

Desde luego, no parece que True Detective III busque sorprender. De hecho, no tendría ningún sentido. Más bien pretende asentar el fenómeno, no elevar el listón como intentó en la segunda temporada. Esto, lógicamente, deja un pequeño poso de decepción. El calco en el planteamiento hace que, una vez más, sea inevitable la comparación con la primera temporada. De momento, pierde.

Quedan muchas incógnitas por desvelar. La chica está viva y, desde luego, algo ocurrió entre su padre y ella en 1990. Queda por saber a quién culparon erróneamente en 1980. ¿Qué simbolismo tienen esas muñecas deudoras de los símbolos satánicos de Luisana? Lógicamente, tampoco conocemos al asesino. Pero, lo más interesante, es que el narrador es un Hays con demencia y, por tanto, un narrador no fiable. ¿Qué impacto causará esto en True Detective?

Un saludo y sed felices!

Nos leemos la semana que viene!



el autor

Médico residente. Intento aprender como si viviera para siempre. Intento vivir como si hoy fuera mi último día...con las cosas que me hacen feliz.

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
Ya tenemos las novedades del mes de febrero de 2019 de Minotauro. Los mejores libros del género en español. El pdf después del texto que nos ha…