Análisis político de la sexta temporada de Juego de Tronos.

2

SPOILERS DE LA SEXTA TEMPORADA DE JUEGO DE TRONOS

¡Qué rápido pasa el tiempo! Hace apenas un suspiro dábamos la bienvenida a la sexta temporada. Diez semanas después, muchos ya hemos podido ver el final de la mejor temporada de cuantas se han emitido. Aquí tenéis todos los capítulos analizados.

Dejando de lado los rifirrafes lectores-no lectores, Benioff y Weiss, creadores de la serie, han unido tramas y personajes (hasta el mismísimo Frodo Bolsón debe estar muy enfadado con la rapidez con la que han viajado los personajes esta temporada) y han apostado por la espectacularidad en detrimento de ese manejo del tempo, de esa calma tensa que siempre precedía a una explosión en contados capítulos por temporada. En esta ocasión no es así. Cada capítulo tiene sus momentos memorables y han conseguido mantener la coherencia de sus personajes pese a la falta de base sobre la que adaptar. Enhorabuena.

En este artículo, al igual que hice hace un año en este análisis de la quinta temporada para otra web, voy a desgranar lo más interesante del Juego de Tronos: valga la redundancia, el gran juego del poder.

Durante la quinta temporada, todos los personajes que tuvieron el poder no supieron que hacer con él. De una forma u otra, todos lo pierden. Daenerys es secuestrada por un khalasar, Jon y Stannis han muerto y Cersei ha quedado totalmente deslegitimada como gobernante tras su paseo desnuda por Desembarco del rey. A todo esto, sumamos la muerte en los primeros capítulos del resto de los viejos gobernantes de Poniente: Doran Martell (la peor adaptación de un personaje de los libros a la serie), Balon Greyjoy y Roose Bolton.

Comenzamos por Jon Nieve. El fallecido Lord comandante de la Guardia de la Noche murió justificadamente por intentar conseguir su objetivo sin prestar atención a los deseos de sus vasallos. Algo parecido a lo que ocurrió con Julio César, un dictador que quiso cambiar siglos de República en Roma. Sin embargo, toda una excepción en Juego de Tronos, Jon recibe una segunda oportunidad. Hastiado por todo lo que ha ocurrido, Jon decide dejarlo todo, pero es entonces cuando aparece Sansa, la niña pija convertida en mujer calculadora. El factor diferencial, la contrapartida perfecta para Jon, un carismático líder pero un pésimo comandante, como demuestra en la Batalla de los Bastardos. Se deja llevar por sus propios deseos de venganza ante la muerte de Rickon en lugar de pensar fríamente en la táctica de Ramsay. Si no fuera por Sansa, Jon hubiera vuelto a fracasar como España el lunes pasado.

Jon es la cara visible, el Rey en el Norte. Sansa, la mujer en la sombra. Ambos cuentan con el apoyo de Davos, el sentido común personificado; Lyanna Mormont, una pequeña gran líder en el Norte (uno de mis personajes favoritos); y Meñique, el gran salvador y, probablemente, el gran escollo en la unión Jon-Sansa.

juegodetronos2 lascosasquenoshacenfelices

Esto si que es un pacto y no lo de Sánchez e Iglesias…

En el caso de Daenerys, ocurre algo similar a Jon. Pese a ser una excelente conquistadora, había perdido toda su identidad en pos de agradar a sus súbditos. Al principio de la temporada ha desaparecido, pero Meereen mejora gracias a la gran pareja Tyrion-Varys. En mi opinión, Tyrion es el mejor político de todo Juego de Tronos, si entendemos como político aquel que mira por los intereses generales del pueblo (aprended los de los pactos). En este caso, Daenerys vuelve plena de fuerza con sus dragones y un ejército de dothrakis. Además, consigue los barcos para llegar a Poniente. Podría pensarse que va a volver a cometer los mismos errores que antaño, pero ahí está Tyrion para aconsejarle. Un ejemplo es todo lo ocurrido durante la batalla de Meereen. La decisión de Daenerys de nombrarle Mano de la Reina es la mejor decisión del personaje en toda la serie. Cuenta con el apoyo de Varys, tan intrigante como Meñique, pero mucho más generoso con el interés general que Petyr; y Yara y Theon Greyjoy, los piratas que rechazan su modo de vida para poder volver a gobernar sobre sí mismos.

Además, los actos de Cersei (ahora los comentaremos) provocan la alianza entre la Targaryen con los vengativos y pasionales Martell y la gran Olenna Tyrell. Es mi opinión, claro está, pero Desembarco del Rey va a tardar muy poco en caer. La cuestión será, ¿Qué ocurrirá con Jon y Sansa?

Por último, la más antisistema de los tres. En mi ensayo sobre la quinta temporada, concluí diciendo que Cersei sólo tendría una posibilidad de recobrar su poder: sangre. Y ahí está. Toda una temporada de humillación silenciosa para cometer un acto que ha acabado de un plumazo con todos sus enemigos, pero que, a su vez, ha eliminado la poca humanidad que le quedaba al personaje. Su triunfo es agridulce: su gobierno se basa en el miedo, su hijo se ha suicidado, Olenna Tyrell va a declararle la guerra y Jaime no le va a apoyar tras averiguar lo que ha ocurrido. Es algo similar a lo que ocurrió con Stannis y la muerte de su hija. Un acto así le descredita inmediatamente como un gobernante respetado. Me da a mí que no le queda mucho a nuestra leona favorita, pero siempre tiene un as kamikaze bajo la manga. Esperemos.

Para finalizar, decir que esta ha sido la temporada de las mujeres, despreciadas, violadas, torturadas y apartadas en un segundo plano durante toda la serie. Daenerys, Sansa, Cersei, Ellaria, Olenna y Yara. Sin olvidar la venganza terrorista de Arya. No olvidemos que Cersei está en su lista…

Un saludo y sed felices!



el autor

Médico residente. Intento aprender como si viviera para siempre. Intento vivir como si hoy fuera mi último día...con las cosas que me hacen feliz.

2 comentarios

  1. Basta de pactos. Yo creo que el mejor político es el perro: “La haces, la pagas”
    Buena temporada. Muy visceral y entretenida. Lo de los libros es una pena.

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
Seguimos con Outcast,  sin duda la serie revelación del verano, quizás no hemos visto episodios a la altura del piloto pero creo que la serie…