Crítica de Carole and Tuesday, un buen anime musical

0

Buenos días queridos lectores, y bienvenidos a esta nueva entrada donde hablaremos de uno de los animes más vistos de estas dos últimas temporadas: el anime musical de Carole and Tuesday.

Todo el mundo esperaba mucho de esta serie siendo Watanabe Shinichiro su director (Cowboy Beebop) además de ser del estudio Bones, uno de los más consagrados en Japón y con bastantes series de una destacable calidad, como pueden ser Mob Psycho 100 o Full Metal Alchemist: Brotherhood. ¿Ha alcanzado la serie todas estas expectativas? yo personalmente diría que no, pero que tampoco ha hecho lo contrario, sino que se ha acabado por ser un anime de buen talante técnico y seguido por todo el mundo de manera algo pasiva. Y con pasiva no quiero decir para nada que la mayoría lo hayamos visto a punta de pistola, sino que era un producto muy digerible y que ayudaba a desconectar veinte minutitos a la semana sin tampoco decir nada ni tener carisma.

Y es que precisamente es ahí donde estaba su mayor problema, la absoluta y aplastante falta de carisma, con personajes y sus aventuras y desventuras que en general y de manera completamente comprensible te acababan por dar exactamente igual. Una razón plausible podría ser, y estoy bastante segura de que es el caso, que no tenían ni la más remota idea, fuera de “los siete minutos milagrosos”, de hacia dónde o de qué iba a ir exactamente la serie. Por ejemplo, creo que su primera idea era hacer una defensa a ultranza de la humanidad, su arte y sus sentimientos sobre la tendencia, poco a poco creciente, de hacer música prefabricada por un algoritmo que intenta medir la emoción con números. Las consecuencias de este titubeo constante sobre una trama es claro: la historia, y sobre todo sus personajes, quedan cojas. No son lo suficientemente sólidos como para convencer al espectador, y de hecho da la impresión de que el anime está lleno de incoherencias y de tiempo perdido, sin llegar a ninguna parte. Como el sabio refranero español ya dice: el que mucho abarca, poco aprieta. Y este ha sido precisamente el gran lastre de la serie, que en realidad no tenía absolutamente nada que decir ni que comunicar.

Pero a pesar de esto, repito, la serie tiene muchos puntos positivos. Empezando por el más claro, importante y que debería ser el más evidente: su banda sonora y las canciones que se crean. En lo personal opino que sólo hay una canción que verdaderamente merezca la pena y que haya guardado: The Loneliest Girl. Esta canción, que además era de una las primeras que se compusieron, lleva un sentimiento que te deja patidifusa y que acompaña con maestría al contexto del principio de la trama, que es mucho más claro, coherente, y está mejor cohesionado. Según fueron pasando los capítulos las canciones sencillas, intimistas y compuestas a mano fueron quedando un poco rezagadas y las pop a mas no poder hechas por ordenador ganaron terreno, siendo esta la principal razón por la que cambiaron la dirección de la trama, sospecho. Un mes no es suficiente tiempo como para componer muy buenas canciones a mano, no hablemos de una semana. En cualquier caso, y a pesar de todo, las canciones son buenas y sobre todo tienen gancho.

Pero lo bueno no se limita sólo al apartado musical, por supuesto. La fotografía, diseño de personajes y animación ha sido algo que no ha decepcionado en este anime. Bien sé que algunos fotogramas resultan extraños y que hacia el final los dibujos van perdiendo definición y pasan a ser algo descuidados (cosa que siempre ocurre en los animes), pero aun así se agradece que hayan intentado mantenerlo a lo largo de la serie y no se hayan dedicado a poner fotogramas estáticos de los personajes cantando, por ejemplo. La paleta de colores me ha gustado bastante y creo que acompaña muy bien el tono de la serie, en general alegre y siempre esperanzador, hablando de un tema de alarmante actualidad y que cuya resolución deja un buen sabor de boca.

Así que resumiendo: sí, Carole and Tuesday tiene sus defectos, y no son poco graves. Pero sí, sigue funcionando y siendo una serie capaz de conmoverte con su música y alegrándote el día con su ligereza y alegría. Así que sí, definitivamente recomendada.

Un saludo y sed felices.



el autor

Mi nombre es Carmen, pero me llaman Kitayu. En los fríos inviernos me muevo sedienta de tinta y ocio. Bueno, a quién vamos a engañar, en verano también.

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
En España han vivido sus aventuras Indiana Jones, el Rey Arturo, James Bond, Lawrence de Arabia, Anakin Skywalker, el Doctor Zhivago y muchos más personajes…