Inicio cine Crítica de El gran showman, la película más peliculera posible

Crítica de El gran showman, la película más peliculera posible

El gran showman es el perfecto ejemplo de una película llena de elementos estúpidos, muchos de ellos cursis, fantasiosos, y lo peor de todo: pretenciosos. En primer lugar nos encontramos con la absurda idea de que P.T. Barnum, un personaje histórico que se caracterizó por estafar a mansalva y afirmar que su mayor objetivo era “tener los bolsillos llenos de dinero” era un devotísimo jefe, compañero, marido y padre que se dedicaba a apoyar a los desfavorecidos por compasión y rechazaba el clasismo. También se ensalza el mundo del entretenimiento en todas sus formas porque hay que ver, la razón por la cual exponemos a personas con malformaciones físicas es que apoyamos la diversidad y “lo que nos hace diferentes es lo que nos hace únicos”.

Aquí tenemos a la diversidad en persona

Por otro lado no olvidemos los lugares comunes de: Qué malos son los ricos, que tienen dinero y no lo comparten, ¡y qué maravillosa es la gente humilde! O el de que lo más importante en una obra es hacer reír al espectador y sacarle una sonrisa, cosa por la cual se puede sacrificar su calidad ya que los formalismos artísticos son una chapuza de gente con tiempo libre. Por no hablar de que hay que arriesgarlo todo, porque si no estás al borde del desahucio no es suficiente, ¡todo te saldrá bien, confía en ti mismo bajo cualquier circunstancia!.

La película, además, cuenta con actores como Zendaya o Zac Efron, que son un reclamo publicitario tan evidente que resulta antipático y que sumado a todo el resto del marketing (incluyendo sus canciones pegadizas y comerciales) deja tan patente que el objetivo del film es llegar a todos los públicos con un mensaje fantasioso y facilón que llega a resultar molesto. ¡Y además, sin ton ni son se ponen a bailar en medio de la película, cosa incomprensible!

Devoto padre

¿Y sabéis qué? Que todo esto es cierto, pero que irónicamente es una película que me ha dejado prendada. En primer lugar, el largometraje no va sobre el circo, de hecho eso es lo menos importante y apenas se ven escenas de ello. El gran showman es una película redonda por una única razón: toda ella es la síntesis de lo que significa la misma, de la vida de la biografía que cuenta y el legado que nos dejó. Lo que significa ser un showman, vender la seriedad y la serenidad a la ilusión, al soñar. La película tiene un aura mágica e única, y precisamente viendo toda esa suntuosidad llena de alegría, esos bailes y música, es cuando te dan ganas de apuntarte a clases de teatro, a aprender a bailar y cantar, aunque sepas que siguen siendo parte de un escenario en lo que hay mucho más detrás. Y te das cuenta del porqué tanta gente, entre ellos los que han triunfado, han dedicado su vida a todo ello estando dispuestos a sacrificarse hasta puntos insospechados sólo por formar parte por eso, de la magia del cine. Toda la película es un reclamo a la ilusión y a los soñadores aun sabiendo que es un show, con un mensaje tan ilusorio como necesario: inténtalo, persíguelo.

No puedo evitar pensar en Lalaland cuando veo esta película y creer que se complementan mejor de lo que muchos sospecharían. Mientras que la primera es una película mucho más realista y se centra más en demostrar cómo los sueños evolucionan y lo que implican, ésta sería justo el paso previo, el enamoramiento del cine y de la música, la razón que desata el sueño. Dicen que Lalaland es al mismo tiempo una oda al mundo del espectáculo y una crítica al mismo. Bueno, yo creo que el mensaje de amor se comunica mucho mejor en esta película siendo el mismo y usando los mismos métodos para mostrarlo, mientras que carece de la crítica.

¿Si creo que todo lo que he explicado ha sido intencionado, la forma perfecta en la que la película ha sido a la vez el mensaje? Pues me temo que no, que toda esta inocencia íntimamente entusiasta les sale del corazón a los que han participado en el film, y en este punto quiero hablar en favor de Hugh Jackman, cuya implicación en la película ha sido tal que me atrevería a decir que para él ha sido el proyecto de su vida. Creo que todo esa pasión y admiración por lo que nos dejó P.T. Barnum viene de su mano, que es algo en lo que de verdad cree, y ese hecho es algo que me ha conmovido y que le da un valor único a a película, porque destila verdadera sinceridad, y es algo que se nota en su actuación, cuando baila y cuando canta.

Así que sí, El gran showman es la película más peliculera posible, llena de topicazos que se superponen unos sobre otros, siendo un escenario con patas. Algunos dirían que esto la convierte en algo superficial y vacío, pero yo no coincido con esa visión, porque esa superficialidad sigue siendo una parte real del espectáculo y aquello que nos hace mirarlo embelesados, precisamente eso es lo que es un show, lo que pretende un showman. La música es más de lo mismo, muy buenas voces, quizá con la superioridad de Loren Allred, interpretando canciones exuberantes que te ganan al poco de escucharlas, son alegres, positivas, soñadoras, pegadizas, universales. La letra y las coreografías son fantásticas en el contexto en el que se sitúan, destacando The other side, con Jackman y Zac Efron, que por cierto sigue en forma desde sus anteriores musicales. 

Recomiendo a cualquier persona que quiera ver lo que es la magia del cine, del entretenimiento en su estado más puro y alejado de la realidad, ese lado fantasioso que nos conquista, en el que no hay malicia, y que se puede percibir en todos los aspectos de la película, desde sus diálogos hasta sus fallos pasando por su colorida dirección, sus vivarachas actuaciones o las risueñas canciones. Una película para todos los públicos llena de ternura en la se te transportará a un lugar lleno de optimismo y color.

Un saludo y sed felices.

Kitayuhttps://kitayuland.blogspot.com.es/
Mi nombre es Carmen, pero me llaman Kitayu. En los fríos inviernos me muevo sedienta de tinta y ocio. Bueno, a quién vamos a engañar, en verano también.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

Analizando al estudio Trigger: Kill la kill

Buenas queridos lectores, y bienvenidos a esta primera entrega de una serie de entradas donde analizaremos todas las obras del estudio de animación japonesa...

Crítica de Pacific Rim: Tierra de nadie (2021)

Pacific Rim llegó en 2013 como una propuesta fresca por parte de un director que todavía no había estrenado la cinta que le granjearía...

Reseña de Tito Andrónico. Una tragedia de William Shakespeare hecha cómic

“Conjuras, presagios, fatalidad, los desastres de la guerra... Si la tragedia se define en su naturaleza inexorable, esta adaptación del clásico lo hace en...

Retro-Análisis | Bullitt (1968): Realismo, Steve McQueen y un Mustang icónico

[email protected] a otro Retro-Análisis semanal y  me encuentro ante la película más antigua que he reseñado para esta sección. Sinceramente, mucho he tardado teniendo...

Premios Goya 2021: Las niñas triunfa al alzarse con el Goya a la mejor película

El teatro Soho CaixaBank de Málaga ha sido el lugar donde se ha celebrado una gala marcada por el silencio. Adú era la película favorita...

El cómic de la semana: Star Wars Darth Vader Lord Oscuro (tomo recopilatorio) 4

Bienvenidos un sábado más a la sección de los amantes del cómic. Bienvenidos a “El cómic de la semana”. Hoy destacamos Star Wars Darth Vader Lord...

Análisis de The Walking Dead. Temporada 10. Episodio 17

La temporada 10 de Walking Dead se expande con seis nuevos episodios que van a profundizar un poco más en el universo de la...

ÚLTIMOS COMENTARIOS

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad