Crítica de El Hoyo. Inquietante reflexión sobre nuestra sociedad

2

Netlfix estrena El Hoyo, ópera prima de Galder Gaztelu-Urrutia que triunfó en los pasados festivales de Toronto y Sitges con una premisa simple pero inquietante. Es una película que podría clasificarse como una mezcla de thriller y ciencia ficción y que esconde una profunda reflexión sobre nuestra sociedad y sobre nosotros mismos.  

Estrenos de Netflix en el mes de marzo

Sinopsis: El futuro, en una distopía. Dos personas por nivel. Un número desconocido de niveles. Una plataforma con comida para todos ellos. ¿Eres de los que piensan demasiado cuando están arriba? ¿O de los que no tienen agallas cuando están abajo? Si lo descubres demasiado tarde, no saldrás vivo del hoyo. 

Iván Massagué es Goreng, el protagonista de El Hoyo

El guion firmado por David Desola y Pedro Rivero es una mezcla entre Cube y Snowpiercer, cintas de las que toma ideas de ambientación e incluso de mensaje, para dar forma a una película original, perturbadora y que deja poso en el espectador.  

La trama engancha desde el principio porque no tenemos nada de información sobre El Hoyo. Al igual que Goreng, protagonista de la cinta al que da vida un gran Iván Massagué, no sabemos nada sobre el funcionamiento del lugar en el que se despierta. Poco a poco Trimagasi (Zorion Eguileor), su compañero de nivel, le va explicando cómo funcionan las cosas. Lo interesante es que mientras los misterios se van desarrollando vemos el dilema moral del protagonista que se centra en cómo hacer para salir sin que eso le lleve a volverse un cabrón redomado. 

La plataforma llena de comida que baja de nivel en nivel

Este argumento sirve para hacer una crítica a varios aspectos de la sociedad. El más obvio (palabra importante en la cinta), es el de la lucha de clases, representada aquí como los niveles superiores contra los de los inferiores. Aunque esta idea es la primera que se nos viene a la cabeza, lo que realmente crítica la película es el egoísmo y la falta de empatía de la sociedad en la que vivimos, la falta de ‘solidaridad espontánea’ entre quienes comparten las mismas miserias. Goreng actúa como un moderno Don Quijote (sólo se puede llevar un objeto al Hoyo y el elije llevarse un ejemplar de Don Quijote) que es la brújula moral de la historia.  

El Hoyo es capaz de cambiar a la persona más bondadosa para convertirla en un ser despiadado que piensa en uno mismo y en su propia supervivencia. Por eso el protagonista pasa por todos los estados anímicos posibles, desde su inicial idealismo y superioridad moral, hasta un estoicismo crudo fruto del choque de sus convicciones con la realidad. La transformación de Goreng a lo largo de la película es realmente espectacular al mismo tiempo que muy pertubadora. 

Todos estos elementos hacen que los dos primeros tercios sean brillantes, pero cuanto más nos acercamos al final más flojea la película. Una vez que sabemos todo lo que nos van a contar sobre el Hoyo y el coste que ha tenido el sobrevivir para Goreng, la narración se vuelve más confusa. Llegamos a un momento en el que no está demasiado claro si lo que estamos viendo es real o fruto de una ensoñación de un sobrepasado protagonista al que se le ocurre una idea para desmontar la estructura de su prisión mandando un mensaje a sus responsables. La cinta quiere dejar abierta a la interpretación del espectador el final de la historia y eso juego en contra de la claridad que el relato había tenido hasta ahora. 

Bajando los niveles de El Hoyo con Baharat para repartir bien la comida

El Hoyo funciona en gran medida por el buen hacer de los actores protagonistas. El duelo interpretativo del principio entre Iván Massagué y Zorion Eguileor es brillante. Sus diálogos son claros, divertidos y mordaces y sirven perfectamente para ponernos en situación a la a vez que van haciendo crecer la historia. El resto del reparto de la cinta lo completan Antonia San Juan, Emilio Buale y Alexandra Masangkay, mostrando a la perfección los diferentes estados que puede provocar estar en una situación tan compleja. 

Imoguiri pasa de ser parte de la Administración a estar también en El Hoyo

El trabajo del equipo de diseño de producción comandado por Azegiñe Urigoitia, es de una eficacia absoluta. No hay que olvidar que estamos ante una producción de bajo presupuesto así que se hace de la necesidad una virtud mostrando unos decorados espartanos y fríos que quedan perfectos en una historia de este tipo sin que se noten las carencias. También es de sobresaliente la fotografía, con unas imágenes realmente escalofriantes en algunos momentos, muy cerca del cine gore que podría representar la saga Saw, pero siempre al servicio de la trama. 

Se pueden sacar muchos mensajes de la película. El más obvio es que es una crítica a la sociedad y como los más ricos son capaces de cagarse o mearse encima de los que tienen menos. Pero hay mucho más que eso. La responsabilidad individual que cada persona tiene con los demás hace que no nos tengamos que quedar sólo con el dedo acusador que apunta a los de más arriba, somos nosotros mismos los que tenemos que tomar medidas, y eso no siempre es sencillo. Es mucho más fácil criticar a los de arriba y la Administración. 

El Hoyo es una película tan ingeniosa como inquietante, de esas que dejan al espectador pensando a la vez que hace que se pase un rato entretenido viéndola. Por eso, a pesar de algunos defectos en la parte final, es una cinta que merece mucho la pena ver. 



el autor

Licenciado en periodismo, apasionado de los comics, las (buenas) series de televisión, el cine, los videojuegos y los juegos de mesa... vamos, soy un frikazo total, siempre a vuestro servicio.

2 comentarios

  1. Prácticamente no he visto nada de cine español, me tira mucho pa´trás, pero con ésta me ha entrado el picorcito para darle una oportunidad a alguna cosa. Me ha tenido pegado a la pantalla de principio a fin.

    • Juanjo Avilés el

      Gracias por comentar Manuel¡¡ Me alegra mucho que le hayas dado una oportunidad a esta película. Coincido contigo, merece mucho la pena

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
Bienvenidos un sábado más a la sección de los amantes del cómic. Bienvenidos a El cómic de la semana. Hoy destacamos El Proyecto Marvels. Al final…