Crítica de Historias de fantasmas: una grata sorpresa del género de terror

0

Historias de fantasmas es una película inglesa que se estrenó en el año 2017, a España llega este año en la época de Halloween para intentar maximizar los ingresos en taquilla. Puede que Historias de fantasmas no vaya a ser un éxito comercial, pero este filme goza de una historia intrigante y terrorífica. Es posible que muchos desconozcan el estreno de la película, es una pena porque ya les gustaría a otros filmes del género tener una pizca de la calidad de Historias de fantasmas.

Historias de fantasmas es la adaptación cinematográfica de la obra de teatro de Jeremy Dyson y Andy Nyman. En esta adaptación se cuentan cuatro historias diferentes conectadas por los elementos paranormales que las inundan y las semejanzas de los estados emocionales de los protagonistas de cada una. En primer lugar, se introduce al protagonista de la historia, Phillip Goodman, interpretado por el propio director Andy Nyman. Desde que de pequeño quedó fascinado con el trabajo de Charles Cameron, Goodman trabaja desenmascarando los fraudes paranormales en un programa de televisión. Goodman no tiene en cuenta lo delicado que puede llegar a ser para ciertas personas dejar de creer en lo sobrenatural, al fin y al cabo, esta es la manera en que algunos pueden sobrellevar el dolor derivado de la pérdida de un ser querido. El protagonista empieza a sufrir episodios paranormales después de que Cameron contacte con él para que resuelva tres casos que el más veterano no ha podido solucionar. Comienza la investigación y con ella las historias de los demás.

Imagen relacionada

Todas las siguientes narrativas siguen el mismo procedimiento: Goodman entrevista a los tres sujetos. Lo más destacado es que todos son completamente diferentes, los episodios paranormales no entienden de edad, clase social o situación económica. Todos tienen algún tipo de trauma del pasado, los fantasmas no solo hacen referencia a las apariciones que se ven en pantalla, también se aplican a un nivel metafórico. El investigador cree que son estas condiciones mentales los responsables de la alteración en la forma de percibir la realidad, resulta irónico que él lo diga considerando lo que muestra el filme posteriormente.

En todas los casos, se nos traslada al momento del incidente, aquí es donde se crea la mayor tensión. El primer caso destaca por el uso de la cinematografía a la hora de limitar nuestro campo de visión, solo se ven los espacios iluminados por la luz de la linterna. En el segundo, destaca la gran interpretación de Alex Lawther dando vida a un chico con serios problemas mentales. También es llamativa la decisión de no centrarse demasiado en la criatura, simplemente podemos mirar durante un breve instante al ser paranormal, pero es lo suficiente como para que el cerebro reconozca que lo ha visto antes. En la última, destaca el impacto emocional de la historia y la doble faceta de la interpretación de Martin Freeman, dice mucho que un actor con tanto trabajo saque tiempo para realizar este tipo de filmes.

Imagen relacionada

Si algo hace bien Historias de fantasmas es no abusar del uso del jumpscare, en ningún momento la narrativa sufre por este recurso. El guion está perfectamente equilibrado, todas las historias mantienen la atención del espectador y están perfectamente conectadas temáticamente. A veces, incluso se ríe de los clichés del género, en una ocasión el personaje de Alex Lawther sale huye en un momento que referencia claramente el comportamiento más que cuestionable de algunos personajes de otras películas de terror. El ritmo del filme es magnífico, al incluir varias historias antológicas dentro de una película se consigue mantener siempre el interés, cada nuevo caso es una sorpresa. Lo que no convence demasiado es el final que dividirá a la audiencia. Es demasiado rebuscado y le quita importancia a lo visto anteriormente. A la vez hay que valorar cómo este final conecta toda la historia y permite que ver por segunda vez el filme se convierta en una búsqueda de pistas que llevan a la conclusión.

En resumen, Historias de fantasmas es una muy buena película de terror de unos creadores que se adentran por primera vez en este género. Con una fuerza temática que eleva el resultado final, especialmente en un género que, a veces, resulta vacío. Es posible que los fantasmas no existan, pero los sentimientos y traumas de los protagonistas son muy reales, en algunas ocasiones, es difícil desprenderse de los fantasmas del pasado.



el autor

Actualmente estudio traducción e interpretación, pero mi verdadera pasión es el cine, una pasión que, en mi caso, no comprende de géneros, solo de calidad.

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
Bienvenidos una vez más, fieles adeptos de Oda, a un nuevo análisis de One Piece. En esta ocasión, del capítulo 922 del manga. Estoy seguro de que…