One Piece 922, contra el titán

0

Bienvenidos una vez más, fieles adeptos de Oda, a un nuevo análisis de One Piece. En esta ocasión, del capítulo 922 del manga. Estoy seguro de que todos estáis ansiosos por leer el 923, por saber cuál será el siguiente movimiento, por ver cómo reacciona Kaido al ataque del novato rebelde que ha osado irrumpir en su país. Esperemos que Oda no cambie repentinamente al Reverie. Comencemos.

Situación

Al comienzo del capítulo, Trafalgar Law nos pone en situación, nada que no sepamos pero que está bien recordar: Kaido tenía una asociación con Caesar y Doflamingo (el primero ahora está “de nuestro lado” y el segundo, fuera de combate) para producir las Akuma no mi artificiales, las famosas Smiles. Y fue la alianza Law-Mugiwaras la que destruyó las producciones en Punk Hazard y Dressrosa, visto lo cual, no creo que Kaido tenga intención de hacer amigos…

Law y Luffy corren hacia Kaido con la intención de ¿pararlo?, ¿distraerlo? con la diferencia de que Law lo hace de una forma racional y Luffy, impulsiva, como siempre.

El pasado de Shutenmaru

En el capítulo anterior ya nos dimos cuenta de que Shutenomaru no era un cualquiera. Su poder es mayor de lo que podía parecer en un primer momento y mayor de lo que aún podamos imaginar, hasta el punto en que Kaido tiene cierto temor hacia él y prefiera aliarse antes que enfrentarse. Algo ocurrió en el pasado, demasiado importante y que será seguro desvelado algo más adelante. Me gustaría escuchar vuestras teorías, no dudéis en comentar.

¿Qué ocurrió en el pasado y quién es la misteriosa figura de la izquierda?

Kaido borracho

Tan simple. Cando leí la viñeta en que Jack acusaba a Kaido de su ebriedad y lo maldecía argumentando que iba a destruir toda la ciudad (con su magnitud titánica dando tumbos, raro es que no destroce algo) me di cuenta de que, posiblemente, esa fuera la razón por la que no conseguiría atrapar a Luffy. Ya sabía que Mugiwara iba a atacarlo (spoilers en las RRSS, maldición), entonces quizás por eso leí el capítulo desde otra perspectiva. Así, el hecho de su ebriedad puede ser una de las causas de que no esté en condiciones para enfrentarse plenamente a Luffy, o para atraparlo, más bien. Pero no adelantemos acontecimientos.

El descomunal dragón comienza a serpentear por toda la ciudad, Hawkins desvela el castillo como escondite de los Mugiwara y Kaido avanza volando a una velocidad impresionante en esa dirección. Y entonces, HEAT BREATH!, un gran soplo de fuego que destruye, enteramente y desde una notable lejanía, el castillo Oden. Creo que no soy el único que quiere ver ya en el anime al dragón agitándose colosalmente por el aire y destruyendo todo como si fuese un Dios jugando en un mundo inferior. Mis aplausos a Oda, porque cualquier viñeta de Kaido en este capítulo es de cuadro.

Nosotros suponemos que todos los que estaban en el castillo se han protegido, o a medias, y siguen vivos, porque esa es la lógica de One Piece. La supervivencia de los protagonistas arco tras arco es una regla incontestable e intrínseca de su estructura, pero eso solo nosotros lo sabemos. Luffy, como parte de la historia cree que los acontecimientos fluyen como si estuvieran regidos por una dialéctica de un destino, pero existe un dios llamado Oda que lo controla todo a su antojo. Oda no asesinaría a sus nakamas, pero eso Luffy no lo sabe, lo que sí sabe es que ese destino puede matarlos. Por eso tiene mucho miedo, por eso su ira es superior al temor que pueden infundar en él los cuatro emperadores, por eso ataca a Kaido con un impulso animal irracional y cegado por la cólera.

Solo queda pensar en el futuro, en la semana que viene, en lo que pasará con Luffy después de haber osado hacer algo que no se nos hubiera ocurrido dilucidar en tal pronto momento. Y se me ocurre poco, el interrogante es el mayor de todo el arco, solo sé que pueden pasar dos cosas: que Luffy escape o que Kaido lo deje escapar. Y puede haber una tercera, que la descartaría inmediatamente si no fuera porque ya dudo de las intenciones de Oda: que se enfrenten ya, cuando el arco aún está en proceso de asentamiento. En este último caso, quizás Wano se ponga demasiado interesante antes de lo pensado, quizás aparezca Shanks, o Barbanegra, o Big Mom, o a saber quién. Pero dejémonos de fantasías ilusorias, volvamos a nuestro intento de ser racional. Es posible que Luffy se de cuenta del error y de marcha atrás, recule con fuerza aprovechando la ¿conmoción o cosquillas? y la ebriedad de Kaido, es posible que con ayuda de Law. A la opción de benevolencia momentánea de Kaido no le veo posibilidad alguna.

Y hasta aquí el análisis de esta semana, nos vemos en el 923, en el ínterin, sed felices.

 

 



el autor

Soy, entre otras cosas, estudiante, cinéfilo, músico y lector; escribo sobre lo que me gusta y también tengo twitter @maffdecine

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
Bienvenidos a Noticias Otaku. Vamos a hacer un repaso semanal. Espero que os guste esta edición especial. Os dejo enlace a las Noticias Otaku donde…