Crítica de Jack Ryan. Temporada 2. Una de las mejores series de acción de la parrilla televisiva

4

Jack Ryan ha regresado y lo ha hecho con una segunda temporada que supera a la primera. En este post vamos a ver lo que ha dado de si pero antes os dejo el enlace a los análisis de la temporada anterior, que hicimos capítulo a capítulo. En esta ocasión hemos decidido analizarla en una única entrega ya que todos los episodios están ya disponibles en Amazon Prime y la serie es ideal para verla de una sentada. Si queréis más detalles sobre el personaje, mejor leed los análisis anteriores, donde nos centramos más en los detalles de la creación de Tom Clancy. .

En la temporada anterior…

…dejamos a James Greer (Wendell Pierce) en Moscú y a Jack Ryan (John Krasinski) a punto de aceptar un billete para acompañarle. Sin embargo, Jack decidió quedarse en Whasinghton y trabajar para el senador Jimmy Moreno (Benito Martínez), quien fuera su antiguo comandante en Afganistán. Moreno es de ascendencia venezolana y tanto él como Jack están preocupados por la situación del país, donde se halla la principal reserva de petroleo del mundo. Jack y su jefe conocen del misterioso desembarco de unos contenedores en la selva que creen que pueden contener armas procedentes de Rusia. Tras comunicar su hallazgo al senador Mitchell Chapin (Michael O’Neill), Jack y Moreno viajan a Venezuela para pedirle explicaciones al presidente Nicolás Reyes (Jordi Mollà). En Venezuela coincidirán con Greer, que anda tras la pista de un misterioso satélite orbital que alguien ha lanzado por su cuenta y riesgo. Y hasta aquí lo que os vamos a contar del argumento porque es mucho mejor que veáis la serie. Para animaros, nos centraremos en lo mejor de la segunda temporada.

Los protagonistas

John Krasinski continua siendo el mejor Jack Ryan que hemos tenido, muy por encima de Ben Afleck y de Chris Pine y mucho más moderno que Harrison Ford y Alec Baldwin. El personaje encarnado por Krasinski es, sobre todo, mucho más humano. Jack Ryan sufre y padece como nunca y se deja implicar emocionalmente en todas las situaciones en las que se ve envuelto. De hecho, la mayor motivación del personaje en esta ocasión es la venganza. Para poner freno a sus tendencias de boy scout y a su sed de venganza, tenemos al James Greer de Wendell Pierce, que en esta ocasión se implica más en la acción y también padece lo suyo. En la segunda temporada no hay que perder tiempo presentando a los personajes que ya conocemos, con lo que pueden ir directos al grano.

Si hablamos de los nuevos personajes, hay que destacar a tres. El primero es Harriet «Harry» Baumann, encarnada por Noomi Rapace. En esta nueva temporada no aparece ni es mencionada la doctora Cathy Mueller, quien en los libros de Clancy es la esposa del protagonista. Harriet se convierte en esta ocasión en la compañera de Ryan, tanto en el aspecto amoroso como en el de la acción. Quizás habría que achacar a la serie que se trata de un personaje un tanto desaprovechado pero seguro que conoceremos más de ella en otras entregas. El segundo (y para mi el mejor) es Mike November, interpretado por Michael Kelly. November es el jefe de la CIA en Venezuela y es el típico personaje integro, de una pieza, que aunque pone por delante su deber, al final acaba por hacer lo correcto. Mike November es, sin duda, el gran hallazgo de esta segunda temporada y su interacción con Ryan y Greer es lo que les da mejores resultados.

El tercer personaje que destaca por méritos propios es el del presidente Nicolás Reyes, en manos del gran Jordi Mollà. Con este personaje corrían el riesgo (y era un riesgo muy elevado) de convertirlo en una caricatura, el típico dictador de república bananera. Por el contrario, un muy contenido y eficaz Mollà consigue hacer creíble al personaje, alejándose totalmente del retrato arquetípico y dotándole de unos matices y una profundidad que ni imaginábamos cuando vimos el tráiler. Eso si, que nadie se lleve a engaño porque Mollà es el villano de la función y como tal queda retratado. También hay que decir que era muy difícil superar al referente real en cuanto a lo que tiene de caricaturesco y de arquetípico.

Una trama más política

Si en la primera temporada, el enemigo al que se enfrentaban Ryan y Greer estaba muy claro, en esta han optado por una trama mucho más política. La acción se sitúa en Venezuela, país del que todos conocemos su situación política pero hay que dejar claro que esto no es un documental ni pretende serlo. La segunda temporada de Jack Ryan no es un retrato de la situación en Venezuela, ni un análisis, ni un toque de atención. Es una obra de ficción, un thriller de política-ficción y el único punto en común con la Venezuela real es que la gente pasa hambre y la situación es muy mala pero ahí acaban las similitudes. A este respecto, el actor venezolano Francisco Denis, quien encarna en la serie al ministro Miguel Urribarri, ha declarado:

Más que hacer un trabajo documental sobre la problemática política o social de estos conflictos, lo más interesante es cómo las personas, los seres humanos, se comportan en momentos de conflictividad social. Si te quieres enterar de la realidad venezolana, no es viendo Jack Ryan como vas a conocerla más.

En este sentido, esta segunda temporada se aleja de la primera y se acerca mucho más a los libros originales de Tom Clancy y más en concreto a Clear and Present Danger (Peligro Inminente). Hay situaciones e incluso escenas que recuerdan mucho a la película protagonizada por Harrison Ford; desde la ubicación del enemigo en un país sudamericano a la escena de la emboscada, pasando por ese comando americano en la selva y por lo enrevesado de la trama. Una trama que, por desgracia, en algunos momentos se ve venir. Quizás podríamos decir que en algunos aspectos son muy previsibles.

Esto no va de espias

O si. Ryan y Greer trabajan para la CIA pero en ocasiones están más cerca de Jason Bourne que de George Smiley. John Krasinki y Wendell Pierce corren, saltan, se pelean y matan y dejan de lado las sutilezas. El personaje de Mike November es lo que está más cerca de un agente encubierto, con especial interés por pasar desapercibido, aunque al final se líe la manta a la cabeza. Justo lo contrario que los dos protagonistas. En este sentido, no podemos dejar de destacar lo bien que matan los muy bien entrenados soldados y agentes americanos, que si llegan a morir es porque se enfrentan al enemigo en proporción de 50 a 1. Si alguien quiere tensión la va a tener pero si busca espionaje de altos vuelos, esta no es su serie. Jack Ryan es una serie de acción más que de espionaje, quizás la mejor serie de acción que podamos ver ahora mismo en las plataformas en streaming. Un género, el de acción, que suele estar bastante denostado por la crítica. Y lo es por su trama, por las interpretaciones, porque concentra su historia en unos pocos episodios, no deja cabos sueltos, no se centra en tramas secundarias que alarguen la historia (como la del soldado que manejaba drones en la primera temporada, que quedaba muy bien pero estaba fuera de la historia central) y sobre todo porque tiene una producción impecable. Otra cosa no se pero en Amazon tienen dinero, mucho dinero, y eso se nota en pantalla. La serie no tiene absolutamente nada que envidiar a las películas en cuanto a producción. Es como estar viendo una película de ocho horas. Tampoco es extraño si tenemos en cuenta que uno de los implicados es Michael Bay. Para su tercera temporada, Carlton Cuse (Perdidos) abandonará su papel de showrunner y pasará el testigo a Paul Scheuring (creador de Prison Break) pero tranquilos que a su lado seguirá Graham Roland. Esta segunda temporada de Jack Ryan ofrece lo mismo que la anterior pero mejor así que si disfrutasteis con la primera, no os la perdáis. Un saludo, sed felices.



el autor

Aficionado también al cine, las series de televisión, la literatura fantástica y de ciencia ficción, a la comida, la cerveza y a todas las pequeñas cosas que nos hacen felices.

4 comentarios

  1. Buenas Pedro, no se si he disfrutado esta temporada más que la anterior pero lo que está claro es eso que dices sobre que es una de las mejores series de acción en estos momentos. Es adictiva, entretenida a más no poder, técnicamente exquisita con buenas interpretaciones, banda sonora y grandes escenarios. Enhorabuena a Amazon que lo está haciendo muy bien

    • Pedro Pérez S. el

      Totalmente de acuerdo. Es difícil encontrar buenas series de acción en la televisión actual, o por lo menos que tenga la calidad que tiene esta. Amazon está apostando fuerte y si en algún momento se plantea una guerra por la supervivencia entre plataformas, tiene las de ganar frente a Netflix, que anda un poco descafeinada últimamente. Un abrazo.

  2. La segunda temporada de Jack Ryan es un despropósito que parece escrito por Trump. Nada es creíble, es pura fantasmada americana. Parece la continuación de Rambo… Está bien para adolescentes a los que las incoherencias y fantasmadas les dan igual. La historia y el guión es un auténtico churro.

    • Pedro Pérez S. el

      Hola Miguel. Jack Ryan es una serie de ficción. Te dejo la definición por si no lo entiendes: «FICCIÓN: Cosa, hecho o suceso fingido o inventado, que es producto de la imaginación». Eso quiere decir que no es un documental que pretenda reflejar la realidad socio-política de Venezuela. Para eso tienes que ver los documentales de la 2 o las noticias. En cuanto a que parece escrita por Trump, si es así el creador del personaje, Tom Clancy, estaría orgulloso porque era un escritor situado algo más a la derecha de Donald Trump. Sus historias tenían todas ese aire patriotero y reaccionario tan propio de la época de Reagan en la que creo al personaje y en la que Rambo dominaba la pantalla, Me alegra mucho que seas taaaaannnnn adulto que no puedas disfrutar del puro entretenimiento. El resto nos hemos quedado anclados en otro tiempo y como tampoco nos hemos licenciado en la Escuela de Cine no sabemos ver las fantasmadas cuando nos las ponen delante. Un saludo.

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
A partir de este mes me ocuparé de analizar los Maximum Berserk que Panini publica cada dos meses. El formato me está encantando y el…