Crítica de Juliet, desnuda: Un encantador romance

0

Juliet, desnuda, dirigida por Jesse Peretz, es la nueva comedia romántica que llega a la gran pantalla. Se trata de una adaptación de la novela homónima de Nick Hornby. Este autor británico ya ha visto adaptadas al medio cinematográfico siete de sus novelas, de hecho, Amor en juego se ha llevado a la gran pantalla en dos ocasiones y Un gran chico no solo tiene una versión cinematográfica, también ha surgido en los últimos años una serie estadounidense . El atractivo más claro, para mí personalmente, de este filme es el elenco, especialmente Ethan Hawke y Rose Byrne. Si bien la comedia romántica no me desagrada, cierto es que no llega a ser uno de mis géneros favoritos.

Esta comedia romántica cuenta la historia de Annie (Rose Byrne), quien mantiene una relación sentimental con Duncan (Chris O’Dowd). A Duncan le apasiona un músico norteamericano llamado Tucker Crowe, quien, tras publicar un primer disco titulado Juliet, desapareció misteriosamente. Un día cualquiera, Duncan recibe una disco que contiene las demos originales de ese disco que tanto aprecia, se apresura a realiza una crítica en su página web dedicada a Tucker. Annie, harta de Tucker Crowe, escribe una opinión negativa bajo un perfil falso en la página web de su marido. Más tarde, Tucker y Annie empiezan a intercambiarse correos electrónicos.

Resultado de imagen para juliet desnuda

Si algo positivo tiene esta película son sus encantadores personajes. Ya sabemos que en las comedias románticas se encuentran personajes que difícilmente parecen sacados de la vida real. En Juliet, desnuda, Annie es una mujer con preocupaciones reales, con la que estoy seguro que muchas otras personas podrán identificarse. Es la típica persona que lleva una vida monótona y sin rumbo, su vida está estancada, su marido no le motiva lo más mínimo y sus deseos con respecto a criar hijos no podrían diferir más. Annie quiere ser madre, pero Duncan es uno de esos hombres que parecen haberse quedado atrapados en una eterna adolescencia. A Annie su ciudad se le ha quedado pequeña, como ella misma afirma, su mejor época fue su periodo universitario en Londres. Está atravesando una crisis de mediana edad en toda regla. Algo parecido le pasa a Tucker, su mayor lamento deriva de su incapacidad total de haber sido un buen padre, ahora intenta enmendar su error con su último hijo. Lo que busca es el perdón, pero siente que puede ser demasiado tarde para que se solucionen las cosas. Tucker es un personaje que relata lo que ocurre cuando un famoso cantante llega a la mediana edad. El personaje de Tucker representa el caos que Annie necesita para salir de su monotonía, juntos encuentran un equilibrio que los complementa a ambos.

Resultado de imagen para juliet desnuda tucker

Evidentemente, unos personajes tan buenos deben caer en manos de actores capaces y, en este caso, no podrían haber caído en mejores manos. Ethan Hawke y Rose Byrne ya son auténticos veteranos que saben dotar a sus personajes de varias dimensiones para aumentar esa sensación de que estamos viendo a personas reales.

Es cierto que la película es previsible y juega como muchos clichés del género, la duración de la película es de aproximadamente una hora y media y en la primera media hora se sabe a dónde va a parar el final. Es una película agradable, que es muy fácil de ver y tiene un buen ritmo, no aburre ni mucho menos. Es verdad que es un poco olvidable, pero mientras se está visionando pone una sonrisa en los labios del espectador.

El aspecto romántico está bien por la química entre los dos, además no es algo demasiado fatigoso. La comicidad, por otro lado, no es demasiado brillante, no tiene demasiados momentos desternillantes, el personaje de Chris O’Dowd es el que más comicidad provoca, pero una vez conocido su patrón pierde gracia. La escena de la familia en el hospital es una de las destacadas en este apartado, cuando Annie conoce a toda la familia de Tucker en una situación un tanto extraña.

En definitiva, Juliet, desnuda es una película muy agradable, con un elenco de actores interesados en el proyecto, con buena construcción de personajes y el sentimiento necesario. Es una película sencilla, de esas que no te cuestan ver y visionas de nuevo, una y otra vez en la televisión.



el autor

Actualmente estudio traducción e interpretación, pero mi verdadera pasión es el cine, una pasión que, en mi caso, no comprende de géneros, solo de calidad.

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
Comenzamos la carrera por los premios de cine con la 76ª edición de Los Globos de Oro. Ya vimos en el artículo anterior que las…