InicioanimeCrítica de Seraph of the end, la moda de los vampiros nunca...

Crítica de Seraph of the end, la moda de los vampiros nunca muere

La moda de los vampiros fue, hace unos años, un fenómeno que alcanzó muchísimos medios en los que se desarrollaron sus historias. Pronto sería sustituida por los zombies, pero de esos años nos quedan buenos recuerdos, aunque sean en parte placeres culpables.

En el anime, como no podía ser de otra forma, abundan las historias de vampiros encontrando estilos sumamente distintos, como es desde Hellsing hasta Vampire Knight, y admito que pese a no ser mi género favorito nunca me ha molestado. Aquí es donde entró la plataforma online de Filmin, y me ofreció la oportunidad de poder ver una de las series que tenía pendiente desde hace tiempo: Seraph of the end.

¿Cómo es este anime? Bueno, en primer lugar diré que por suerte es un ejemplo de serie en crescendo, en la cual el principio es aburrido, predecible e incluso cliché, con unos personajes inmensamente prototípicos en los shonen y una actitud que se supone tienes que admirar cuando crees que lo que les hace falta es un buen trompicazo para que maduren. Pero debo decir que mi impresión final, y pese a que la trama consiguió despegar, es que la estructura narrativa de los 12 capitulos que tiene de duración es extraña y para nada equilibrada. Con esto me refiero a que el principio de la misma y la presentación de sus personajes es muy larga llegando a durar varios capítulos, y que por triste que suene, el problema es que los personajes que presentan no dan para tanto sin que llegue un momento en el que se te caigan los párpados de puro aburrimiento y que aveces te tengas que obligar a reproducir el próximo capítulo. Otra de las razones por las que queda raro es que la duración de esta presentación no concuerda con el ritmo de la serie, que es un shonen clásico en toda regla en el que las yoyas abundan.

Pero una vez pasada esta larguísima presentación llegamos a un nudo trepidante, en el que parece que los misterios albergan una profecía detrás, algo que crearán los humanos y que acabará por destruirles tanto a ellos como a sus enemigos, los vampiros. La clave para esta profecía, seraph of the end, se encuentra en nuestro protagonista badass, huérfano y con un terrible pasado que le lleva a buscar la aniquilación de todos los vampiros en venganza por su familia asesinada, Yu. Después de recibir un equipo especial que conlleva la posesión de un demonio para derrotar a los vampiros y reaprender lo que significa tener unos compañeros con los que cubrirte las espaldas empieza el verdadero conflicto, que parece conducir a la profecía y en la que, aunque Yu no lo sepa, su hermano Mika, al que él creía asesinado, está metido hasta el cuello como vampiro convertido. Chan chan chan. Todo ésto, sin embargo, sucede rapidísimo y no se da respuesta a absolutamente nada de lo que se plantea, cosa que espero sí haga la segunda temporada de la serie.

Seraph of the end es un ejemplo de cómo una historia que se supone se va a cimentar sobre el misterio como elemento principal va cociéndose poco a poco y dejando las pistas necesarias a lo largo de los capítulos para que los espectadores se hagan una idea de por dónde van los tiros más allá de un grupo de gente muy guay pegándose que da gusto. Esta incertidumbre es lo que deja al espectador pegado a la pantalla a la espera de descubrir qué hay tras el telón, unido al desarrollo del personaje de Yu y quizá Shinoa, que a pesar de que como personajes en sí no tengan mucho que dar, su evolución sí está bien dirigida.

  1. Pero si de algo puede presumir la serie es de un diseño de personajes muy chulo, tanto en vampiros como humanos. Todos cuentan con rasgos físicos e indumentaria característicos que son muy agradables a los ojos, con un diseño muy equilibrado y unas armas que estilizan el conjunto y que son la leche. Los fondos me han gustado mucho, demostrando un mundo postapocalíptico poblado por monstruos en el que los humanos ya no tienen cabida y deben hacerse sitio a base de luchar por ello sin saber qué les aguarda el mañana. Todo este diseño está acompañado por una buena animación que aunque no es la mejor, sí hace su trabajo en dar cierta epicidad a algunas batallas en las que acompaña a una banda sonora que aunque tampoco es la mejor, no está mal.

En resumen, ¿merece la pena ver Seraph of the end? Puedo decir con toda seguridad que es una serie que se encuentra bastante por encima de la media y que ofrecerá lo que un shonen de toda la vida: entretenimiento puro y duro, en ese sentido no es nada fuera de lo normal. Con muchos clichés entre los que se incluye un fanservice yaoi importante (fujoshis, yo os invoco), desde luego es una serie que con un diseño muy bueno puedes pasar una buena tarde.

Un saludo y sed felices.

Kitayuhttps://kitayuland.blogspot.com.es/
Mi nombre es Carmen, pero me llaman Kitayu. En los fríos inviernos me muevo sedienta de tinta y ocio. Bueno, a quién vamos a engañar, en verano también.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

ESTADO FUTURO #1: Wonder Woman | Joëlle Jones nos presenta un personaje muy atractivo (Incluye vídeo de Youtube)

Estado futuro de DC ya está llegando a nuestras tierras con diferentes tomos para presentarnos lo que está por llegar tras Death Metal. En...

ÚLTIMOS COMENTARIOS