El cómic de la semana: Tokyo Ghost 1. El jardín atómico

3

Bienvenidos un sábado más a la sección de los amantes del cómic, bienvenidos al cómic recomendado de la semana, bienvenidos a un futuro aterrador, bienvenidos a Tokyo Ghost.

Debbie Decay y Led Dent son dos mercenarios a sueldo de la gran corporación que domina las islas de Los Ángeles. Si Debbie es el cerebro del equipo que controla las situaciones, Led es el músculo, totalmente enganchado a las pantallas infinitas que pueblan la red de noticias. Un último trabajo les debería permitir retirarse y viajar a Tokyo, último paraíso virgen de tecnología que queda en el mundo. Una vez allí, Debbie confía en poder desenganchar a Led de su adicción a la tecnología y poder empezar ambos una nueva vida juntos. Por supuesto, las cosas no sucederán como Debbie tenía previsto porque en caso contrario no tendría interés una de las mejores series publicadas en nuestro país en lo que va de año.

Rick Remender se está afianzando como uno de los mejores autores que escriben hoy en día en el mundo del cómic. En Tokyo Ghost ha construido una distopia aterradora. Aterradora por su detallismo y aterradora por su más que probable realización. Tomando elementos del cyber-punk y las novelas de William Gibson, Remender nos planta ante una sociedad totalmente alienada y obsesionada con Internet y las redes sociales hasta límites enfermizos. Hay mucho de aviso de alarma en los planteamientos del guionista, diciendo bien a las claras que tengamos cuidado, que si no controlamos vamos directos al desastre, aunque no hay una actitud moralizante en toda la historia. Es más bien un escenario perfectamente estudiado hasta en los más mínimos detalles donde tiene lugar la verdadera historia de Tokyo Ghost.

Una historia de amor

Tokyo Ghost es una historia de amor, una historia que no se despliega ante nuestros hasta el brillante segundo número. El primer número es bastante tópico: la historia de unos personajes que realizan un último trabajo para después retirarse del negocio y que al final aceptan un último trabajo más. En el segundo número es cuando realmente los conocemos y nos apiadamos de ello. Led es adicto a la tecnología, incapaz de sentir nada por nadie más allá de las pantallas conectadas a su cerebro día y noche pero Debbie no es mejor que él. Debbie es adicta a Led, totalmente dependiente de su presencia e incapaz de abandonarlo aunque esa relación va deteriorando su vida. Juntos viajaran a Tokyo donde sólo hallaran lo que han llevado con ellos: muerte y tragedia. Al final del volumen es cuando verdaderamente arranca la historia de Tokyo Ghost, siendo en el sexto número (primero del siguiente tomo) donde hallaremos el verdadero sentido del título de la serie.

Una historia para un dibujante y un colorista

El guión de Rick Remender no sería nada sin los lápices de Sean Murphy y el color de Matt Hollingsworth. En la reseña que hice de Crononautas dije que el dibujo de Murphy era bueno pero que a la historia, al ser puro blockbuster palomitero, quizás le pegaba más el dibujo de alguien como Bryan Hitch, más entrenado en el cómic espectáculo. Aquí puedo afirmar sin equivocarme que Hitch habría sido incapaz de dibujar Tokyo Ghost con la delicadeza y a la vez con la fuerza de Sean Murphy, que pasa de los escenarios futuristas a ese Japón semi-medieval, de los grandes edificios a la naturaleza superviviente, sin perder un ápice de calidad y convirtiendo cada página en una maravilla. Claro que no sería tanto sin el color de Matt Hollingsworth, un color que refuerza y realza el dibujo de Murphy en cada viñeta.

Tokyo Ghost confirma una vez más a Rick Remender como uno de los autores a seguir haga lo que haga, confirma a Murphy y a Hollingsworth como una pareja que no debería romperse y viene a reforzar la idea de que, a día de hoy, las mejores historias se realizan fuera de las grandes editoriales americanas. Norma Editorial ha reunido en un tomo los primeros cinco números de Tokyo Ghost, unos primeros números que no son más que el punto de arranque de la colección porque lo mejor llega en el siguiente tomo. Habrá que esperar para leer la continuación de una de las series más fascinantes del mercado, serie que puntúa muy alto en la lista de los mejores cómics del año. Un saludo, sed felices.



el autor

Toda la vida leyendo cómics. Aficionado también al cine, las series de televisión, la literatura fantástica y de ciencia ficción, a la comida, la cerveza y a todas las pequeñas cosas que nos hacen felices.

3 comentarios

  1. Buenas. Otro cómic americano que me resulta interesante, y ya van tres este año. Récord para mí; Desde hace mucho solo compraba Mouse Guard llegado de ese continente. Pero hace poco me hablaron de un cómic que me podría guastar dado mi entusiasmo por todas las aventuras submarinas. Ese cómic era, “El resurgir The Wake”. Precisamente con los lápices excepcionales de S.Murphy y un guión con altibajos de Scott Snyder. Pero la experiencia fue gratificante en general.
    El otro día en la librería vi la portada de este Tokyo Ghost, y el estilo me resultó familiar e interesante. Ahora con tu artículo me he convencido a comprarlo.
    Salvando las distancias, me recuerda a mis años mozos donde Zona 84 era mi biblia y Simon Bisley uno de mis dioses.
    Saludos.
    PD: Alguien ha leído Latern City???? Opiniones???. Thanks!

    • Pedro Pérez S. el

      ¿Cuáles son esos tres? Deja los títulos aquí.
      Por otro lado, no he leído Lantern City aunque mi librero no deja de recomendármelo. Y la Zona 84 era algo sublime que ha alcanzado la categoría de mítico, un vestigio de lo que fue el cómic en España. Por suerte todavía puede encontrarse en Internet si sabes buscar. Un saludo.

      • The Wake, el resurgir, Lartern city y Mouse Guard Baldwin el valiente y otras historias.
        De momento para mi cómic del año: Preciosa oscuridad….bueno creo que era 2015???….eing?.
        Venga un saludo.

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
Legión es la nueva producción de Marvel en forma de serie siguiendo el modelo de sus otras series de superhéroes como Luke Cage o Daredevil. Hace…