InicioSeriesAnálisis de La rueda del tiempo. Temporada 1. Capítulo 4.

Análisis de La rueda del tiempo. Temporada 1. Capítulo 4.

La sombra del fenómeno Juego de Tronos es alargada. Tras productos como The Witcher, Sombra y Hueso, House of the dragon o la esperada El señor de los Anillos, Amazon Prime Video ha tirado la casa por la ventana con La rueda del tiempo, adaptación de la aclamada, vendida y larga serie de novelas de Robert Jordan, finalizada por el gran Brandon Sanderson. ¿Queréis saber qué me han parecido este cuarto episodio?

Análisis de los tres primeros episodios de La rueda del tiempo.

Comenzamos a ver lo que puede dar de sí La rueda del tiempo. Aquellos elementos que diferencian, que convierten a este mundo que tanta fascinación ha generado en los lectores de todo el mundo, en un faro único, capaz de independizarse de las grandes obras de fantasía épica.

A partir de ahora, tenemos spoilers de los principales acontecimientos de este cuarto episodio de La rueda del tiempo.

LOS JÓVENES Y EL TROVADOR.

En una subtrama que suena, nuevamente, a ya visto, asistimos a la huída de Rand y Mat junto con el trovador con grandes habilidades guerreras Tranco…digo, Thom.

Inicialmente, la relación triangular se ve marcada por la desconfianza. Thom no confía en Mat, ya que cree que el Oscuro se ha apoderado de él. Por otro lado, Rand tampoco es que se fíe mucho del trovador. Tal vez acabara con la vida de la sierva del Oscuro para ganarse la confianza del dúo.

De una forma u otra, los acontecimientos se precipitan y no da tiempo a ver cómo se desarrolla esa dinámica. Los tres reposan en una granja y asisten a como un ser de la oscuridad acaba con la vida de la familia. Thom combate con el monstruo demoníaco mientras gana tiempo para que los jóvenes escapen.

LA IDÍLICA CARAVANA.

Mientras tanto, Egwene y Perrin continúan su viaje con los viajantes, una comunidad que vive en continuo tránsito. Personas que se someten a los designios de la Rueda del tiempo. Gente estoica, que a los dieciséis años se marchan a ver mundo y deciden si quieren volver con su propia comunidad o integrarse en otro colectivo.

EL FALSO DRAGÓN.

Las fortalezas del episodio se centran en la trama de Moraine y las Aes Sedai.

Las mujeres magas mantienen “enmudecido”, con su magia contenida, a Logain, el “Falso Dragón”. Es un pseudomesías que ha obtenido el beneplático del rey de Ghelan tras perdonarle la vida.

Teniendo en cuenta que hablamos de un mundo en el que las mujeres ostentan el poder mágico, Logain es un hombre con inmensos poderes mágicos teñidos de negro (lo contrario del blanco impoluto de las Aes Sedai).

Por un momento, parece que la cuestión de que Logain se trate del Dragón renacido, de esa duda de Mesías-No Mesías (con una clara analogía con Jesucristo), va a marcar buena parte de la temporada. La interpretación de nuestro Álvaro Morte ayuda. Desgraciadamente, este asunto se decide antes de lo previsto. Y es que en La rueda del tiempo pasan muchas cosas. Tantas que solamente vemos la cantidad de situaciones que viven los personajes pero no profundizamos apenas en ellos, en sus conflictos.

Mientras las Aes Sedai mantienen a Logain silenciado, Nynaeve establece sintonía con los Guardianes, esos guerreros cuyo vínculo con las magas es más fuerte que el de una madre y sus hijos.

Finalmente, en los compases finales del capítulo atendemos a la ruptura del frágil equilibrio entre las Aes Sedai y Logain. Y, también, a la demostración de que Nynaeve, la zahorí, podría ser esa quinta candidata a Dragón Renacido, al ser capaz de doblegar con magia al mismísimo Logain, que asiste devastado a la revelación de que su condición de mesías no es tal.

EN RESUMEN.

La cosa mejora, pero tampoco nos emocionemos. En este cuarto episodio pasan cosas más interesantes. Los jóvenes siguen embarcados en un viaje para el que tampoco tienen muchas escenas. Lo interesante radica en todo lo que respecta a este falso Dragón Renacido, al cuestionamiento de la fe y de que, incluso, la misma Rueda del tiempo haya designado a una figura maligna. Lástima que, en una serie en la que pasan tantas cosas, ni siquiera perpetúen conflictos tan interesantes como este que nos ocupa. Al menos se agradece que comiencen a desarrollar la temática que aleja a La Rueda del tiempo de El señor de los anillos, The Witcher o Canción de Hielo y fuego. Esto es, el papel de la mujer en el género fantástico y la magia.

Enlace a otras críticas de La rueda del tiempo

Un saludo y sed felices!

Nos leemos en Las cosas que nos hacen felices.

Fernando Vílchez
Fernando Vílchez
Médico residente. Intento aprender como si viviera para siempre. Intento vivir como si hoy fuera mi último día...con las cosas que me hacen feliz.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

La sombra del fenómeno Juego de Tronos es alargada. Tras productos como The Witcher, Sombra y Hueso, House of the dragon o la esperada El señor de los Anillos, Amazon Prime Video ha tirado la casa por la ventana con La rueda del tiempo,...Análisis de La rueda del tiempo. Temporada 1. Capítulo 4.