Iniciocine¿Por qué Disney debería permitir la secuela de Alien: Covenant?

¿Por qué Disney debería permitir la secuela de Alien: Covenant?

Mucho se ha hablado desde que la noticia de que Disney se anexionaba Fox saltase hace unas semanas a las primeras planas de todos los medios, que si los Cuatro Fantásticos, que sí los X-Men, que sí Hugh Jackman volvía o no…. pero una de las franquicias a las que en principio no se le había dado tanto bombo y platillo era Alien, que junto a su ya inseparable Depredador pasarían también a la posesión de la casa del ratón con resultados inciertos para su futuro.

No es un secreto para nadie que Sir Ridley Scott, uno de los padres de la criatura y el que la rescató de la zanja con la divisiva Prometheus, tenía planes de seguir con su trilogía de precuelas formada por la anteriormente mencionada, su continuación Alien: Covenant y una próxima cinta llamada Alien: Despertar que conectaría las andanzas de David y Cía. con la primera película de 1979. ¿Cuál es el problema? Pues que, si los rumores son ciertos, Fox (o quizá la incipiente administración Disney) habría cancelado esta última entrega poco antes del comienzo de la preproducción e incluso habría subastado gran parte del attrezzo y materiales que tenían de los filmes anteriores. Esto es lo que nos decía HumanMedia, el ‘insider’ que filtraba la información:

“La secuela de Covenant iba a comenzar su preproducción originalmente este mes en Sídney. Tras los resultados de taquilla (de Covenant) el film fue cancelado, y un almacén lleno de cosas fue subastado hace unos meses. Así que los planes de sacar otra rápidamente definitivamente han cambiado, sin planes inmediatos de futuro.”

A partir de ahí, las últimas semanas hemos tenido de todo de boca del propio director, que está promocionando su nuevo filme ‘todo el dinero del mundo’, desde comparaciones con Star Wars y Star Trek (de lo más irónicas para algunos fans, ya que llevan tiempo comparando a Scott con George Lucas) a ataques poco velados contra Disney y sus métodos de trabajo. Cuando le preguntaban si alguna vez dirigiría Star Wars contestaba que no porque ‘era demasiado peligroso’ y cargaba contra los ‘tipos que solo han hecho películas de bajo presupuesto y de repente se les dan 180 millones’ (hay muchos casos, pero casi todo el mundo cree que habla sobre Rian Johnson y la debacle fan de Los Últimos Jedi). Cuando se le preguntaba sobre el futuro de las precuelas y las dudas de su continuación, el cineasta británico respondía lo siguiente:

“Estarían locos si no lo hiciesen. David es un villano magnifico, me encanta lo que Michael Fassbender hizo en Covenant. Pero es jodidamente difícil, macho. Sacamos a Alien de una zanja e hicimos Prometheus.”

UN FANDOM DIVIDIDO: PROBLEMAS CON LA SAGA DEL XENOMORFO

Como incluso el lector menos versado en estos temas sabrá, Alien como serie fílmica ha tenido muchísimos altibajos. La primera película de 1979 es historia del cine, conservada ya el la biblioteca nacional de EE. UU. y considerada como una de las pocas películas estructuralmente cuasi perfectas (je) de la historia del celuloide. Después vino Cameron y su Aliens: El Regreso, una de las secuelas más respetuosas y de calidad que jamás hayamos visto y que, aunque cuenta con sus más que legítimos detractores, se considera una obra maestra de la acción y el terror de los 80. A partir de aquí la cosa empezó a flojear con la fallida Alien³ con más de diez guiones a sus espaldas (incluido uno en el que la historia se desarrollaba en un monasterio espacial de madera)) y un novato David Fincher que apuntaba maneras pero que no puedo resolver el papel de forma solvente, atribuyendo la mayoría de las culpas a un controlador y restrictivo estudio.

Años después tuvimos un último intento de reavivar el universo con Alien Resurreción, de Jean-Pierre Jeunet, el director de La Ciudad de los Niños Perdidos y Amelie con guion del prolífico Joss Whedon. Esta película fue ya tirarse cuesta abajo y sin frenos ¿Era una comedia, una cinta de acción, un prototipo de Firefly, o todo a la vez? Quién sabe, pero desde luego lo que si fue es el último clavo en el ataúd de una de las sagas más míticas de la ci-fi de todos los tiempos, que quedaría en hibernación durante años.

Paso el tiempo y , finalmente, 15 años después Scott volvía con Prometheus, una cinta que era, pero no era Alien, que si pero que no, que mucha referencia, pero poca criatura, más centrada en las teorías de los antiguo astronautas y en los orígenes de la humanidad que en la mitología clásica de la saga Alien. Ridely quería expandir el universo, llevar al xenomorfo hacia planos superiores creando toda una backstory acerca de como la criatura (y ya de pasos nosotros) llegamos a existir. Las cosas como son, la idea era interesante pero la ejecución fue bastante horrorosa (y digo esto como fan tentativo de Prometheus). Aunque el filme contaba con actores consagrados, buenas ideas y una factura técnica impecable, su guion nos presentaba a los astronautas más ineptos e incompetentes de la historia del celuloide y una narrativa llena de misterios que dejaba pista tras pista, pero absolutamente ninguna respuesta ¿Qué era el líquido negro en las ojivas que parecían huevos y que mutaba al personal?, ¿por qué los ingenieros nos crearon, y por qué nos querían matar?, ¿por qué era tan capullo David?, ¿era Vickers un androide también y por eso no sabía cambiar la dirección al correr? Muchas preguntas, mucha especulación y pocas respuestas. Y por supuesto, un fandom frustrado.

Claro, pensemos que ya no estamos en los 80 ni en los 90, en la era de las redes sociales Alien tiene, como todo, un nutrido grupo de fans que se quedaron entre exaltados y patidifusos con la vuelta de su saga favorita. Muchos amaron Prometheus, la mayoría profesó su odio incondicional y algunos simplemente ni se percataron de que esto iba de Xenomorfos hasta que vieron al proto-Alien del final. Este regreso polémico y confuso lo aderezó el propio Scott cuando, hablando de la secuela, profesó que la criatura ‘estaba quemada’, que entre la película de Jeunet y esas aberraciones conocidas como Alien vs Predator le habían dado el golpe de gracia a un monstruo que ‘como el tiburón de Spielberg, hay que saber cuándo enseñar’ (curioso, viendo lo que nos deparaba le futuro). Esta fue la primera estacada en el corazoncito fan, que sacaba fuerzas de flaqueza cuando la susodicha secuela se tituló Alien: Covenant re-infundiendo la esperanza en la vuelta del Xenomorfo, puede que Scott no lo tuviera claro, pero Fox sí.

Decir que Covenant fue en desastre es quedarse corto, no solo recaudó menos que Prometheus en relación con su presupuesto, sino que nos presentaba una especie de cuento gótico espacial con castillo, villano, doncella agraviada y monstruo incluido, todo aderezado por personajes que hacen a los de Prometheus parecer listos e interesantes en comparación. Creo que no hace falta que diga más. Por supuesto la cinta tiene cosas buenas, técnicamente maravillosa, ideas grandiosas, un Fassbender desatado interpretando tanto al David de la cinta anterior como a otro androide, Walter etc. pero creo que no sorprenderé a nadie que la haya visto cuando os diga que estaba claro donde estaba el corazón de Scott y que no era precisamente en la criatura, tratada con una falta de respeto en todos los sentidos, desde su ciclo vital hasta una sobreexposición a plena luz del día pasando por unos efectos digitales bastante reguleros. Scott ya no está interesado en el Alien e incluso ha dicho, recientemente, que la saga ha de cambiar y centrase más en los peligros de la I.A. que en la propia criatura, algo que los fans han comparado con un ‘Parque Jurásico sin Dinosaurios’. A título personal he de decir que comprendo las cuitas del director, no se puede repetir la formula eternamente, pero dudo que un cambio tan drástico contente a nadie. Scott pasa del Alien, y los fans quieren pasar de Scott.

EL CASO DE NEILL BLOMKAMP

¿Y quién es Neill Blomkamp? Pues si no le conocéis, es el director sudafricano responsable de Disrito 9, Elysium o Chappie entre otras y una de las figuras más prometedoras dentro del cine fantástico y de ci-fi. Su nombre saltó a la palestra después de Prometheus cuando empezó a sonar que habría propuesto a Fox un proyecto titulado Alien 5 que se rodaría en paralelo a Covenant y borraría del mapa tanto Alien ³ como Resurrección además de recuperar a Sigourney Weaver como Ripley, Michael Biehn como Hicks y a la ya no tan pequeña Newt. ¿Qué decir sobre esto? Pues que causó una verdadera avalancha en internet y en un fandom ya dividido irremisiblemente entre los partidarios de Scott y aquellos que renegaban de su visión. Blomkamp por su parte comenzó a soltar en la red arte conceptual de su proyecto, imágenes que encantaron a muchos debido a sus reminiscencias con el Aliens de Cameron. Pero ¿era una buena idea?, ¿Qué precedente sentaría el hecho de simplemente deshacer el canon de un plumazo? Si bien Resurreción por su propia naturaleza era más bien un spin-off, Alien³ representa el final de la saga Ripley y tiene sus fans. Mientras las opiniones al respecto chocaban, la noticia de que Alien 5 se había cancelado dejó a todo el mundo con una sensación de coitus interruptus. Los rumores y noticias fueron varios, mientras que Weaver decía que había leído un tratamiento del guion, Scott decía que la propuesta nunca paso de una escaleta de diez páginas y Biehn primero declaraba que ‘iba a ocurrir’ y luego decía que ‘no sabía nada hace tiempo’.

Ante la duda el fandom lo veía claro, la poderosa e influyente mano de Scott había aplastado el proyecto durante la preproducción, asegurando que Covenant y su sucesor contasen con la atención completa del público, algo que no hizo nada de gracia a aquellos que estaban ya seguros de que el director no estaba interesado en la criatura ´Si no estás interesado en la figura del Alien, no hagas una película de Alien’ era un lema que sonaba ya por entonces a lo largo y ancho de la red, y que sigue sonando a día de hoy. Blomkamp por su parte se centraba en sus proyectos personales, abriendo un estudio propio llamado Oats y creando cortos de imagen real y 3D para YouTube y Steam, con Weaver involucrada y con esperanza de introducirse en el mundo de los videojuegos.

Cuando todo este drama parecía haber acabado, una nueva tanda de arte conceptual salía hace unos días a la luz de parte del cineasta sudamericano, algo que algunos fans se han tomado como una última esperanza de ver una luz al final del túnel mientras que otros lo han tachado de ‘troleo’ a la comunidad o intento de ejercer presión para que Disney, una compañía mucho más inclinada a contentar al fandom, reconsidere el proyecto. El propio Blomkamp lo ha desmentido una vez más, pero resulta muy difícil pensar que el momento elegido para volver a la palestra haya sido algo casual.

En todo caso, hasta ahí el idilio de Blomkamp con la saga del Xenomorfo y de lo que podría haber sido y no pudo ser. Muchos hubiesen matado por volver a Ripley, Newt y Hicks en la pantalla grande, pero Fox, Scott o ambos decidieron no abrir más melones y no jugar con la continuidad de la saga. Si ese conservadurismo valió la pena el una era en la que los multiversos de los superhéroes, spin-offs y antologías están de moda es algo que vosotros, queridos lectores, tendréis que juzgar por vosotros mismos.

POR QUÉ COVENANT DEBERÍA TENER SECUELA

Tras tantas polémicas y tribulaciones, la pregunta que queda en el aire es la siguiente ¿Cuál debería ser el futuro de la saga, ahora en manos de Disney?, ¿Debería el ratón asegurar una última secuela, revivir Alien 5 o partir en una nueva dirección? En el fracturado y casi agonizante fandom hay ideas de todo tipo y el borrón y cuenta nueva no suena nada mal. Muchos piensan que tanto Prometheus como Covenant son películas demasiado dispersas, basadas principalmente en (mejores y peores) ideas pero que sacrifican a los personajes, que no existe una figura potente como la de Ripley para darle una continuación narrativa e interés al asunto, que David no es un personaje con el que podamos empatizar ni compartir objetivos, que la fijación con elementos establecidos de la serie como un personaje principal femenino no hace más que estorbar y que necesitamos algo nuevo, algo que tenga que ver con el Xenomorfo y no con elementos colindantes. Quieren que Disney coja las riendas y aplique su ‘magia’, dándole a los fans lo que piden.

Mientras tanto, hay otro grupo que piensa que una tercera y última entrega no solo es preferible sino también necesaria, y un servidor, querido lector, se encuentra firmemente afín a esa corriente de pensamiento. ¿Por qué? Pues para empezar por coherencia. A diferencia de otras sagas comerciales de ci-fi como por ejemplo Star Wars, que tienen un claro hilo conductor y una continuidad establecida (Los Últimos Jedi como excepción que confirma la regla), Alien es una saga huérfana. Desde su primera entrega lo más parecido a ‘padrinos’ del Xenomorfo han sido Walter Hill y David Giller que hoy en día no parecen estar muy interesados en ella, tras el carrusel de emociones que ya sentimos viendo Prometheus y Covenant, un nuevo y repentino cambio de dirección que dejase las historias de David, Daniels y Tenesse inconclusas sería una de las últimas estocadas que la franquicia podría soportar. Creo, a nivel personal,  que Fox fue sabia al rechazar Alien 5 y no cargarse de un plumazo Alien³ y Resurrección y creo que también sería inteligente dejar a Scott terminar su trilogía y contarnos de una soberana vez que pasa con David, los Aliens, la reina, los ingenieros y los huevos en LV-426, más que nada para cerrar líneas argumentales y proveer al fan de una conclusión digna y coherente que mejor o peor deje abierta una nueva página en blanco desde donde empezar a delinear el futuro de la saga, y no un borrón inconcluso que nos atormente durante décadas venideras.

Dejad a Scott concluir su visión y luego que Disney haga y deshaga a su antojo, como si nos quiere traer más películas, antologías, Alien vs Predator o hasta el Xenomorfo de Spaceballs. No soy precisamente forofo de la casa del ratón, pero creo que el que no sepa admitir que saben lo que hacen con sus propiedades intelectuales es porque no lo quiere ver. En fin, el tiempo pondrá todo en su sitio, hasta entonces solo nos queda esperar sentados y confiar en que todo salga bien.

Álvaro Pachehttps://www.lascosasquenoshacenfelices.com
Graduado en Estudios Ingleses por la Universidad Autónoma de Madrid. Aficionado a la literatura, el arte, el cine y el mundo de los videojuegos, con una especial predilección por el género de ciencia ficción en todos los medios.

4 COMENTARIOS

  1. Espero que Disney le deje hacer a ridley scott su secuela, es verdad es necesario, me quede con la duda y por favor que neil blomkamp haga su alien 5, luego que Disney haga lo que hacen mejor, expandir las sagas antiguas y ganar mucho

  2. Pues a mi me encantó Prometheus y Covenant, son mis favoritas, aunque si, hay muchas dudas, pero son dudas que me gustaria se aclararan en otra secuela, asi que espero que SI salga una secuela de Covenant!!

  3. Me parece que corriendome de lugar de fan, habría que saber darle un buen cierre a esta trilogía que quedó inconclusa. La idea de Prometheus me pareció muy interesante e incluso siendo tan distante del mundo de los xenomorphos podría ser un completo recorrido de 3 películas donde vemos como es la naturaleza del contexto de la primer Alien. La historia me pareció muy buena en Prometheus…todas las bases que sentó son muy explotables y la idea de los personajes también…algo que por desgracia decayó en Covenant pero que aun tiene margen para un cierre digno y potente. Y si hablamos en cuanto a cifras…y bajo la capa de Disney, podría venderse bien la 3er perlícula a modo conclusivo …y manteniendo activos a los fans de siempre y recuperando a aquellos que se sintieron defraudados en Covenant. Y si, a futuro sería genial que encaje una Alien 5 por Blomkamp…pero bueno al parecer todo se quiso resolver YA y si no funcionaba …”tiren todo al tacho” y así fué.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad