Reseña de He-Man y los Másters del Universo Vol. 01

0

Introducción

Entre los meses de abril y mayo ECC Cómics publicó en un tomo el primer volumen de He-Man y los Másters del Universo. He-Man and the Masters of the Universe es una serie limitada de seis números, con la que DC Comics vuelve a encargarse en 2012 de llevar a las viñetas a la famosa franquicia juguetera de Mattel. La primera vez fue en 1982.

A dicha serie limitada, le precedieron 8 cómics, publicados ese mismo año para el formato digital, a modo de presentación del contexto de los Másters del Universo, a través de algunos de sus personajes. El primero de los cuales se ha publicado al principio de este tomo, tal y como está recogido en el primer paperback americano de esta cabecera. Los demás se encuentran en los siguientes paperbacks por lo que es de esperar que podamos ir leyéndolos una vez que ECC los vaya publicando.

Breve presentación de los Másters del Universo

Quien más quien menos a leído o visto historias de la que fue una de las franquicias más conocidas y rentables de la empresa Mattel, durante la década de los ochenta, así que mi presentación de la misma será breve. Hacia el año 1981, Roger Sweet diseñó para la empresa estadounidense de juguetes Mattel una linea de muñecos que, entre otras particularidades, incluían unos minicomics. En dichos minicomics se explicaban que estos personajes habitaban en un planeta llamado Eternia, gobernando por el Rey Randor y la Reina Marlena, la cual había sido una astronauta terrestre.

Eternia poseía la particularidad de ser un mundo en el que se combinaba la fantasía heroica con la ciencia ficción, por lo que todos los personajes, armas, vehículos, maquinaría y lugares que se presentaban combinaban un poco de ambas cosas. El personaje principal era el valeroso He-Man quien combatía al malvado y tiránico hechicero Skeletor para impedir que se hiciera con el control de Eternia. Tanto uno como otro contaban con sus respectivos aliados y con todo tipo de variopinta parafernalia para así vender el mayor número de productos a los niños. De ahí que las tramas contenidas en dichos minicomics fueran muy simples. Era el bien contra el mal y todos tenían muy claro en que bando estaban, así como sus funciones y objetivos.

Aún con esta premisa tan simple o, precisamente gracias a ella, la franquicia de  los Másters del Universo fue un éxito inmediato, que se adaptó rápidamente a otros formatos. Principalmente el audiovisual, con varias series de televisión, e incluso se llegó a hacer una olvidable película. También videojuegos y comics-books. A través de todo este material fuimos sabiendo que Skeletor había sido Keldor, el hermanastro mestizo del Rey Randor. Keldor trató de dar un golpe de Estado para hacerse con el control de Eternia. No lo consiguió acabando gravemente herido y desfigurado. Para recuperarse pidió ayuda al malvado gobernante de la dimensión de Etheria, Hordak. Hordak lo curaría y sería su maestro en la magia oscura, convirtiéndolo así en Skeletor. A partir de ese momento Skeletor sólo ambicionaría desentrañar los secretos del Castillo de Grayskull para aumentar sus poderes mágicos y así volver a intentar conquistar el reino de su padre.

El Castillo de Grayskull era la residencia del Rey de Grayskull, un antiguo gobernante de Eternia, antepasado de Randor y Keldor, que moriría impidiendo que Hordak se apoderara de su mundo. Su esencia quedaría contenida en la espada mágica que había forjado para la batalla y su esposa se convertiría en la primera Hechicera de Grayskull, la guardiana del saber de dicha fortaleza. Sería una de las descendientes de esta última la que entregaría la llamada “Espada del Poder” al hijo de Rey Randor, al Principe Adam, para defender Eternia de nuevo. De manera que cuando Adam invocaba el poder de Grayskull se transformaba en He-Man, un ser humano de prodigiosa fuerza, cuya apariencia recordaba al Rey Grayskull.

Esta y otras tramas se iban deslizando a través de las series y de los cómics, pero de forma dispersa, sin demasiado orden. Se echaba de menos una trama central bien elaborada que sirviera de base para el desarrollo de los personajes. Cuando, en 2012, se anunció que DC Comics volvía a hacerse con los derechos de los Másters del Universo y que el guionista de los mismos iba a ser James Robinson, todo hacía presagiar que eso iba a cambiar. Y más con las promesas de Robinson de que iba a convertir a Skeletor en un villano de altura.

Valoración de He-Man y los Másters del Universo Vol. 01

He-Man y los Másters del Universo Vol. 01 empieza fuerte. Tenemos a un Skeletor convertido en dueño absoluto de Eternia, a la que gobierna desde su base de operaciones en el Castillo de Grayskull. Allí tortura a la Hechicera para que le desvele el poder del Castillo, el poder que canalizaba He-Man a través de su espada. Sin que Skeletor se de cuenta de ello, la Hechicera envía su forma astral, con la apariencia de un halcón, para despertar los recuerdos del Principe Adam. Adam vive como un leñador, ignorante de su pasado como He-Man. Esto ha sido obra de Skeletor quien, gracias a un enigmático artilugio con forma de calavera, ha conseguido borrar la memoria a todos los Másters del Universo.

El caso es que esta idea de James Robinson no entusiasmó mucho a los lectores y las críticas de los mismos hicieron que DC lo sustituyera en los guiones por Keith Giffen. Aunque ni uno ni otro se encuentran en su mejor momento creativo, ambos se han caracterizado, en el Universo DC, por la construcción de tramas complejas, a la par que accesibles, poniendo siempre el peso de las mismas en una buena caracterización de los personajes, dado el conocimiento enciclopédico de los mismos y de su historia. Pero, además, resulta que Giffen es friki de los Másters del Universo así que se podría considerar el cambio como acertado. No es así. Hay una trama mínima pero los acontecimientos por medio de los cuales se desarrolla están muy cogidos por los pelos. Hay comentarios a acontecimientos que no tienen lugar en ningún lado, cosas que hay que dar por sentadas, por no estar demasiado bien explicadas, y situaciones que ocurren porque tienen que ocurrir para que avance la aventura. Estamos de acuerdo en que hay unas reglas de juego por las que, en cómics de este tipo, el bien siempre acaba ganando al mal, pero un buen equipo creativo ha de ser capaz de que el lector o lectora ponga en suspensión su incredulidad, dándole así la sensación de que todo puede ocurrir. En esta ocasión no pasa. Se nota un intento por hacer algo más sofisticado que la media, en lo que a los Másters del Universo se refiere. Pero, al final, tenemos un producto que acaba pareciéndose más a los minicomics y cómics tradicionales relacionados con la franquicia de lo que sería deseable. Por lo que hará las delicias de los que ya son frikis de los Másters y poco más.

Tampoco el dibujo ayuda. Philip Tan y Pop Tan no son, precisamente, los mejores dibujantes de la industria. Aunque es comprensible. No creo que ningún dibujante hot haga cola por dibujar He-Man y los Másters del Universo. Aunque hay que decir que, visto lo visto en los tebeos del pasado, estos artistas logran hacer un producto mínimamente digno. Pero digo lo mismo que con el guión. No parece destinado a atraer a nuevos lectores sino a tratar de satisfacer a los aficionados y/o nostálgicos de este universo. Una pena. Es una ocasión pérdida para darle más complejidad a una franquicia cuyo desarrollo ya no está condicionado por la venta de muñecos. Aunque los comentarios que me llegan de las historias de Dan Abnett, en posteriores volúmenes, son prometedores, así que conservaré la esperanza hasta el final, que esto es el comienzo.

Espero que te haya gustado esta reseña. Si es así, ¡comenta y comparte! ¡Muchas Gracias!

 

 



el autor

Friki del Cómic en particular y de la Cultura Pop en General, Administrador y Bloguero de Las Cosas que nos hacen felices. Licenciado en Filosofía, Máster en Gestión Cultural. Diplomatura en desarrollo WordPress, Social Media Manager, Community Manager, Content Manager y Bloguero de una Institución Cultural Universitaria y miembro fundador del blog de Cultura Pop DYNAMIC CULTURE (www.dynamicculture.es). Cursos de S.E.O., Analítica Web, Community Manager y Marketing de Contenidos. Siempre aprendiendo y tratando de encontrar mi lugar en la vida, intentando disfrutar con lo que hago para que merezca la pena.

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
Todos conocemos  el clásico Aladdin, su espectacular banda sonora a cargo de Alan Menken y a todos sus carismáticos personajes. Tras ver los tráilers muchos…