InicioCineRetro-análisis: Men In Black 3 (2012)

Retro-análisis: Men In Black 3 (2012)

Queridos lectores,

Hoy guardamos de los trajes negros hasta nuevo aviso con la tercera entrega de una saga muy querida, pero con muchos altibajos. No obstante y como siempre, el talento, el sentido del humor y buen hacer de Will Smith consiguen hacer que Men in Black 3 despegue después de lo que supuso el “flop” de la saga en la segunda entrega. Dirigida, como todas las anteriores, por Barry Sonnenfeld y guionizada, en este caso, por Etan Cohen, se inspira la serie de historietas The Men in Black por Lowell Cunningham.

 

Dándole un toque más serio y “romántico” entre J y K, se trata de un filme algo más serio que el anterior, que era puro gag. No deja de seguir la fórmula de película de acción, aliens y ciencia-ficción envuelta en humor, pero lo hace con más dignidad. Como en todas las películas de Men in Black, el factor más desaprovechado y decepcionante es el villano, en este caso, Boris, el animal (Jemaine Clement). Estéticamente está muy logrado, incluso un poco más “terrorífico” de lo que estamos acostumbrados a ver en MIB, pero está plagado de clichés. Es chulo, creído y violento, típico de película antigua.  Pese a su agresiva apariencia, su “superpoder” ni siquiera es suyo… Tiene una especie de mascota que lanza púas… ¿¡En serio!? ¿Eso es todo lo que se les ocurrió? En fin…

Cast

Sobra la introducción de Will Smith como el agente J y de Tommy Lee Jones como el agente K. Los nuevos fichajes son: Josh Brolin como el joven agente K, Emma Thompson como la agente O, Alice Eve como la joven agente O, Jemaine Clement como Boris el animal, Nicole Scherzinger como Lily Poison, Bill Hader como Andy Warhol, Michael Stuhlbarg como Griffin, Yuri Lowenthal como Knuckles.

Trama

Después del escape de Boris el animal de una cárcel en la luna y su aterrizaje en la tierra, volvemos a ver juntos a J y (lo que queda de) K en la clásica escena de neuralización en público.

Tommy Lee Jones (left) and Will Smith star in Columbia Pictures’ MEN IN BLACK 3.
Photo: Saeed Adyani

K comienza a sospechar que el responsable de los últimos sucesos extraterrestres no es otro que Boris, el animal, un boglodita, antiguo enemigo al que amputó un brazo y encarcelo, pero debió haber asesinado.

Aquí comienza el factor novedoso de esta saga, pero nada novedoso en la historia del cine y en concreto del cine de ficción: los viajes en el tiempo. Boris viaja al pasado para matar al joven agente K (Josh Brolin) antes de que le ampute el brazo y le arrestara y (subtrama que acaba siendo la trama principal) evitar que los Hombres de Negro desplieguen el sistema de defensa “Arc Net” que evitaría una invasión boglodita, provocando, así, la su extinción de esa especie.

El fallo argumental más heavy y del que solo dan una extraña pincelada para que el espectador saque sus propias conclusiones es: J se despierta como un día cualquiera, va al MIB y se entra de que K lleva 40 años muerto, pero solo él (J) se acuerda de él, cuando él y todos los demás empleados del MIB le vieron el día anterior (y durante todo el tiempo pasado que en la película no vemos) ¿Por qué? Ah, Vds. sabrá, pero la evidencia de ello es que J se despierta con antojo de batidos de chocolate. ¿¡En serio!? Otra vez me vas a vender esta m*****

Así que decide viajar a 1969 para salvar a su amigo y a su planeta.

Efectos especiales

Esta entrega no abusa tanto como la anterior de los efectos visuales, lo cual es excelente, pero cuando los usa, no desentona. Está muy lograda, por ejemplo, la escena del viaje en el tiempo de J, cayendo a través del jurásico y el Crac del 29 de Wall Street.

Rick Baker es el encargado del diseño de todos los aliens que aparecen en pantalla y vuelve a conseguir que nos desternillemos al verlos. Pura delicia.

Crítica

En cuanto a los viajes en el tiempo, Men in Black 3 no tiene nada nuevo que aportar y de hecho deja varios fallitos y posibles “loops” (pero eso siempre pasa con los viajes temporales). Lo que sí que es gracioso es el modo de “saltar en el tiempo”, ya que, realmente debe saltar desde un edificio para viajar.

La interpretación de Josh Brolin como el joven K es más que brillante. Borda el papel dándole un toque humorístico a la infinita seriedad de en lo que más adelante se convertirá.

Es bastante lamentable la desaparición del querido exjefe del MIB, Z, que sin previo aviso es sustituido por O, la nueva jefa, bastante insulsa. Así mismo, la desaparición de Frank, el perro, es muy decepcionante, ya que, era un personaje muy divertido y querido de la saga.

Final muy digno y enternecedor, sin necesidad de más secuelas, no obstante, en septiembre de 2015, los productores Walter Parkes y Laurie MacDonald confirmaron que se encuentra en pleno proceso de rebootear la franquicia.

Sony Pictures también pretende realizar un cruce de argumentos con Infiltrados en Clase, eso habría que verlo…

Ex colaborador de la web
Ex colaborador de la webhttps://www.lascosasquenoshacenfelices.com
Ex colaborador de Las cosas que nos hacen felices al que agradecemos su tiempo y su aportación. Muchas gracias.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMOS ARTÍCULOS