The Last Kingdom, reseña de las 3 primeras temporadas

4

En estos días, Netflix ha subido la cuarta temporada de The Last Kingdom y, antes de hablar de ella en próximas entradas, les ofrecemos aquí un resumen de lo que han sido hasta aquí las tres anteriores.

The Last Kingdom es una serie británica de la BBC (a partir de su tercera temporada comprada por Netflix) basada en la saga de novelas de Bernard Cornwell, conocida en inglés como The Saxon Stories y, en español, como Sajones, Vikingos y Normandos. Tal cual ese título lo delata, se trata de novelas históricas ambientadas durante el período de las invasiones normandas a las islas británicas, lo cual, sin duda, puede llevar a pensar en Vikingos, la exitosa serie creada por Michael Hirst.
La verdad es que The Last Kingdom tiene varios puntos de contacto con Vikingos, ya que ambas historias son cercanas en época y en escenarios y hasta se puede decir que muestran la misma etapa desde dos perspectivas distintas. La saga sigue básicamente los sucesos relacionados con las hazañas de Uthred de Bebbanburg, personaje, a su vez, basado en Uhtred el Audaz, señor del castillo de Bamburgh, quien fuera, para agregar un detalle de color, antepasado del propio Cornwell, autor de la saga. Bueno… o, al menos, eso es lo que él dice y no tenemos más remedio que creerle siendo los registros civiles una invención bastante contemporánea.
Fuera de todo ello, la serie presenta buenas actuaciones, excelente ambientación de época e increíble fotografía. Para quienes sigan Vikingos, es casi el perfecto complemento; algunos nombres repetidos pueden llevarnos a confusiones al principio, pero eso irá quedando atrás al avanzar la historia y empaparnos en ella. A quienes vengan viendo las temporadas anteriores, la idea es que esta síntesis les sirva para recordar en dónde y cómo habíamos quedado. A quienes no lo hayan hecho, les invito a sumarse y recomiendo dejar de leer porque SE VIENEN VARIOS SPOILERS DE LA TRAMA.

Temporada 1

Uhtred de Bebbanburg (Alexander Dreymon) queda huérfano desde pequeño luego de que su castillo en Northumbria es atacado por invasores daneses al mando de un tal Ragnar. Su tío Aelfric termina negociando con el jefe invasor y le entrega a su sobrino como esclavo, lo cual es, además, una forma de quedarse con Bebbangurg sacando de en medio a su legítimo heredero. Ragnar termina criando a Uhtred como un hijo propio, lo cual no es gran problema para éste ya que la relación con su padre biológico distaba de ser la mejor.

Así, crece formándose en las tradiciones paganas y en el arte de la guerra en estrecha amistad con el hijo de Ragnar (Tobias Santelmann). Hay que aclarar, llegados a este punto, que el Ragnar del cual estamos aquí hablando nada tiene que ver con Ragnar Lodbrok, personaje histórico y, además, central en las primeras temporadas de Vikingos. Para generar más confusión, su hijo también se llama Ragnar (está claro que había pocos nombres) y, hablando de él, es tan fuerte su amistad con Uhtred que a éste ni siquiera le importa que se termine casando con su amiga de infancia Brida (Emily Cox), también sajona criada por daneses y con quien incluso había tenido una relación.

Cuando una conspiración interna entre daneses termina con la vida de su padre postizo, Uhtred es acusado por el crimen y, obligado a huir, ofrece sus servicios a Alfred, rey de Wessex (David Dawson), para ayudarlo a repeler un ataque danés al mando de un tal Guthrum (Thomas Gabrielsson). Alfred primero desconfía e incluso lo encierra, pero termina aceptándolo, sobre todo por la mediación de su consejero Beocca (Ian Hart), un clérigo que ha sido educador de Uhtred y, como tal, lo conoce desde su infancia.

A los efectos de sellar la alianza, Uhtred contrae matrimonio con una dama de Wessex , pero la relación se deteriora por las diferencias religiosas entre ambos, sobre todo cuando, estando Uhtred ausente por participar de una incursión, ella bautiza como cristiano al hijo que han tenido entre ambos. Como consecuencia, Uhtred pasa a ignorarla e inicia relación con una muchacha llamada Isaul (o Isolda, interpretada por Charlie Murphy), la cual, según parece, tiene poderes.


Cuando, tiempo después, un pequeño hijo de Alfred enferma gravemente, Uhtred, justamente, convence al rey de recurrir a los servicios de Isaul, a lo cual Alfred accede no de muy buen grado, ya que la joven es vista como bruja. Ella consigue salvar la vida del niño a través de un ritual pero, previo a ello, advierte a Uhtred que esa salvación implica necesariamente la muerte de algún otro niño inocente, sin saberse quién ni cuándo.
En efecto, la hacienda de Uhtred es atacada por una horda de daneses, lo cual deviene en la muerte tanto de su casi olvidada esposa como de su pequeño hijo, llenando ello de culpas tanto a Isaul como a Uhtred por adjudicar lo ocurrido al ritual de salvación. No solo eso: la propia Isaul termina siendo decapitada por un danés.
La ira contra los daneses llevará a Uhtred a colaborar con Alfred en la batalla de Ethanlun, momento altamente épico que termina con la derrota de sus enemigos y con el vencido Guthrum obligado por Alfred a bautizarse como cristiano, suceso con fuerte base histórica que marca el final de la primera temporada.

Temporada 2

Alfred, rey de Wessex a cuyo servicio ahora se halla Uhtred, ha establecido una alianza con Mercia a los fines de unir fuerzas para expulsar a los daneses. A los efectos de fortalecer la misma, hace que su hija Etelfleda (Millie Brady) contraiga matrimonio con Etelredo, heredero de Mercia (Toby Regbo), quien dista de ser un buen esposo pues la castiga y maltrata por puro placer. Ello, que parece no importar a Alfred, irrita sobremanera a Uhtred, a quien no le cae en gracia compartir liderazgo con Etelredo.


Así y todo, ambos marchan con sus fuerzas hacia Londres, la cual parece haber caído en manos de los daneses comandados por los hermanos Sigfried y Erik. Al llegar allí, sin embargo, se encuentran con la ciudad insólitamente vacía, lo cual se debe a que, previendo la jugada, Sigfried y Erik han decidido abandonarla para, en cambio, atacar el campamento que el enemigo ha dejado desguarnecido a sus espaldas y en el que logran capturar a Etelfleda.
Alfred, obviamente, estalla en ira al enterarse que su yerno dejó a su hija prácticamente abandonada en el campamento y, a la vez, no tiene más remedio que negociar con los daneses, quienes exigen un desorbitante rescate por la joven. El conde Odda (Simon Kunz), consejero de Alfred y amigo de Uhtred desde sus días de infancia, no está, sin embargo, de acuerdo en efectuar el pago pues el mismo, sostiene, será utilizado por los daneses para reclutar y pertrechar un ejército lo suficientemente poderoso como para destruir Wessex y Mercia. Así, en contra de las órdenes de Alfred, sale a la busca de un ejército con objeto de formar una alianza.


Uhtred, en tanto, también decide actuar por su cuenta y contacta a Erik, encontrándose con una sorpresa: lejos de ser infeliz junto a su captor, Etelfleda ha encontrado en él al compañero ideal en contraste con los malos tratos recibidos de su esposo. De igual modo, Erik ha desarrollado un fuerte sentimiento de unión hacia ella, cosa que incomoda a su hermano Sigfried, quien, por el contrario, quiere entregarla a Alfred en cumplimiento del plan de negociación.
En medio del conflicto entre los dos hermanos, Uhtred provoca un incendio con fines de distracción e irrumpe con sus hombres en la guarnición danesa para terminar llevándose a la muchacha en común acuerdo con Erik, quien acaba enfrentándose a su hermano y perdiendo la vida, aunque Sigfried tampoco la saca barata: muere ajusticiado por la propia Etelfleda, que le ensarta una espada desde atrás.
Alfred se reencuentra con su hija y ésta, a su pesar, con su esposo. El conde Odda, en tanto, es encarcelado por traición aun a pesar de la palabra en contrario de Uhtred, quien lo considera un buen hombre y, además, está decepcionado por el injusto reparto de beneficios y propiedades hecho por Alfred tras la victoria. Odda, de todos modos, nunca llega al juicio: se suicida en prisión.


Devastado, Uhtred solicita libertad de acción a Alfred y, una vez más, se marcha en lo que se avizora como un nuevo cambio de bando.

Temporada 3

Una vez rota su alianza con Alfred, Uhtred se reencuentra con su hermano adoptivo Ragnar, quien aliado con su primo Sigurd (otro nombre que se repite con Vikingos) y los también daneses Haesten y Pelo Sangriento, planean atacar Mercia y luego Wessex. El rey de Mercia, de hecho, está conspirando con los daneses y con un sobrino de Alfred llamado Etelbaldo; además, tiene el plan de matar a su propia esposa acusándola de adulterio. Ella, sin embargo, logra escapar y se asila en una granja de monjas. Uthred es puesto al tanto de ello por el padre Beocca y, en virtud de una vieja promesa de proteger la vida de Etelfleda, parte hacia allí en contradicción con Ragnar, quien, ofuscado porque su primo privilegió su parte sajona por sobre la danesa, decide romper para siempre con él.
Uhtred llega hasta la granja de las monjas, pero también Haesten, quien, al frente de cuarenta daneses y puesto al tanto de la presencia de Etelfleda en el lugar, ha ido allí para capturarla. Tras un corto enfrentamiento, llegan a un acuerdo por el cual Uhtred se queda con ella a cambio de entregarles a Skade (Thea Sofie Loch Næss), bruja vidente a la cual en su momento habían capturado y que él había protegido. Haesten acepta el trato pero Skade maldice a Uhtred por haberla entregado.


Etelbaldo y Sigurd, en tanto, han hecho alianza para sacarse de encima el liderazgo de Ragnar y, en efecto, lo matan mientras duerme con una mujer que no es su esposa. Ante la noticia, Brida, ahora viuda, va en busca de Uhtred, su viejo amigo de infancia, quien, ante el giro de los acontecimientos, se ve obligado, una vez más, a cambiar de bando y buscar otra vez alianza con Alfred, cuyo reino, Wessex, está a punto de ser atacado por los daneses.
Uhtred le ofrece un plan consistente en dirigirse con una treintena de hombres a la fortaleza de Haesten y reclamar a Skade, la bruja que le han entregado. Ello haría, según él, salir al jefe danés a enfrentarlo a campo abierto, facilitando así un ataque sorpresivo por parte de las fuerzas de Essex, que permanecerían parapetadas. Alfred no está convencido con la idea por dos razones: en primer lugar porque no está de acuerdo en destinar fuerzas a otro sitio en momentos en que su reino está a punto de ser atacado; en segundo lugar, por provenir el plan de quien antes lo ha abandonado y, según él, traicionado. Sin embargo, quien sí se abraza a la idea es su hijo Eduardo (Timothy Innes), quien acuerda de palabra con Uhtred y luego convence (o parece convencer) a su padre.
En efecto, Uhtred se presenta ante la fortaleza de Haesten para reclamar a Skade y, tal como estaba previsto, los daneses salen a combatir a campo abierto. Los sajones al mando de Uhtred forman un cerco de escudos y aguardan la intervención de las fuerzas de Alfred, pero, para su sorpresa, ello no ocurre, ya que éste ha decidido esperar para entrar en combate y dejar que, mientras tanto, Uhtred y los suyos sean masacrados. Sorprendido y estupefacto, es su hijo Eduardo quien, contrariamente a los deseos de su padre y en virtud de su respeto por la palabra empeñada, da la orden de atacar dando lugar así a un nuevo momento épico en la serie, que termina con la derrota y fuga de Haesten, llevándose a Skade.


Alfred se debate entre la admiración hacia su hijo por haber actuado con la voluntad propia de un futuro rey y, por el contrario, la desilusión que le genera el que le haya desobedecido y ayudado a Uhtred. Éste, por su parte, está apesadumbrado por la muerte de su hermano adoptivo Ragnar y, por tal motivo, visita su tumba, encontrándose allí con Brida, lo cual reflota la atracción mutua del pasado. Ella, sin embargo, está algo resentida con él por considerar que Ragnar seguiría vivo si Uhtred no lo hubiera abandonado, además de preocupada porque, tal como lo ve, su difunto esposo no podrá entrar al Valhala habiendo muerto en la cama y no como un guerrero. Buscando, entonces, la forma de que sí pueda entrar, convence a Uhtred de visitar a un vidente llamado Lorri para preguntarle al respecto.


Una vez que llegan a la guarida de Lorri, éste les pone al tanto de que la única forma de hacer que Ragnar entre al Valhala es matando a su asesino con una espada manchada en su sangre. Uhtred aprovecha para preguntarle acerca del modo de deshacer la maldición que la bruja Skade pronunció en su contra, pero para su sorpresa y antes de obtener una respuesta, Brida ataca desde atrás al vidente y le asfixia con una cuerda. Uhtred no entiende lo ocurrido y ella le explica que Lorri, justamente, años atrás y resentido porque ella le introdujera un palo en el trasero, había pronunciado una maldición en su contra haciéndola infértil de por vida. Según le manifiesta, la forma de deshacer la maldición es matando a quien la pronunció y, por lo tanto, eso es exactamente lo que Uhtred debería hacer con Skade.
En el campamento danés, Haesten ha regresado humillado tras la derrota, lo cual provoca que sea recriminado por Pelo Sangriento, pero no es ese el único conflicto entre ambos ya que además se disputan la misma mujer: Skade. La cosa acaba con un enfrentamiento y con Pelo Sangriento muerto, siendo la propia Skade quien lo apuñala en el cuello.
Uhtred, habiendo separado caminos con Brida, regresa a su campamento y, en apariencia, es traicionado por Sihtric, uno de sus principales seguidores, quien ha dejado escapar a varios prisioneros daneses y se ha dirigido hacia el campamento enemigo. Sin embargo, pronto sabremos que, en realidad, no hay traición sino que todo es una argucia de Uhtred para conseguir información sobre los campamentos daneses, la cual, en efecto, termina utilizando para realizar un raid nocturno y llevarse a Skade.
En tanto, Etelbaldo, aliado encubierto de los daneses, ha ido a encontrarse con Alfred creyendo que éste nada sabe de su traición , pero la realidad es que ha sido puesto al tanto de la misma a través del padre Beocca, quien lo ha visto junto a los daneses. Etelbaldo es apresado y su destino parece ser la pena de muerte, pero Alfred, enfermo y sintiendo cercana su hora, está invadido por planteos religiosos y cree que no podrá entrar al reino de Dios si, al menos, no muestra un último acto de misericordia. Su manera personal de interpretar ello es perdonarle la vida a Etelbaldo, pero haciéndole sacar un ojo.


Uhtred, por su parte y tras recapturar a Skade, la ahoga en un lago a los fines de deshacer la maldición por ella pronunciada en su contra. Acto seguido, se dirige de incógnito a Winchester en busca de Tyra, la hermana biológica de Ragnar, a los efectos de conseguir su sangre (en teoría la misma de éste) para así manchar con ella la espada con la cual quitará la vida al asesino de su hermano adoptivo, permitiendo así la entrada de éste al Valhala.
Tyra es esposa del padre Beocca pero su vida no es fácil al ser permanente víctima de las agresiones de quienes la consideran como traidora y prostituta. Beocca consigue que Uhtred tenga un encuentro con el ya moribundo Alfred, quien le perdona sus actos del pasado pero también le pide (dejando en claro que no es condición) que permanezca en Essex junto a su hijo Eduardo porque va a necesitarlo. Uhtred accede, ante la furia de la esposa de Alfred, quien, de hecho y una vez muerto éste, decide desconocer el acuerdo y detenerlo.


La intervención de Beocca logra que Uhtred no sea ejecutado sino llevado a audiencia, pero mientras ello ocurre, alguien irrumpe en su casa queriendo abusar de Tyra, episodio que termina con la casa incendiada y tanto agresor como víctima muertos. La noticia llena de angustia tanto a Beocca como a Uhtred.
En la audiencia, Uhtred consigue el apoyo de la mayoría de los nobles aun a pesar de la renuencia de Etelbaldo y Etelredo, quienes han pactado en secreto con los daneses para recuperar parte del poder que alguna vez tuvieron. El apoyo de Eduardo, una vez más, ha sido fundamental en favor de Uhtred.


El ataque contra los daneses se vuelve inminente. En el campamento de éstos, Brida se ha enterado que fue Etelbaldo quien mandó a matar a Ragnar y envía un mensajero para poner al tanto a Uhtred al respecto. El combate, finalmente, se produce y es ganado por las fuerzas de Wessex, en buena medida ayudadas por el hecho de que parte de las de Etelbaldo se dan vuelta y terminan apoyando a Uhtred.
Etelbaldo intenta huir del campo de batalla pero Uhtred le da caza y lo atraviesa con la espada manchada con la sangre de Tyra. Brida, al llegar al lugar y hallarlo muerto, dice ver en el cielo un puente que indica que Ragnar, finalmente, está entrando al Valhala.

Bien, y así quedamos a la espera de una cuarta temporada que, desde hace unos días, está disponible en Netflix y que espero, en breve, estar aquí reseñando ya con más análisis pues éste ha sido, básicamente, un artículo para refrescar nuestra memoria.

Un saludo y nos encontramos pronto…



el autor

Soy profesor de historia graduado en la Universidad Nacional de La Plata. Entusiasta del cine, los cómics, la literatura, las series, la ciencia ficción y demás cosas que ayuden a mantener mi cerebro lo suficientemente alienado y trastornado.

4 comentarios

  1. La serie me gusta, aunque después de ver Vikingos, resulta un poco triste ver como siguió la cosa…… y terminará!!! Imaginar un vikingo por muy sangre anglosajona, ser el vendido de los reyes de turno es a veces vergonzoso….. la serie me gusta muchísimo.

    • Rodolfo Del Bene el

      Hola, Vicky:
      Gracias por leer y por comentar! A mí también me gusta mucho: creo que es una gran serie. En breve, cuando ya esté hablando sobre la temporada 4, incluiré más análisis al respecto ya que aquí el objetivo fue más que nada hacer una reseña a los efectos de refrescar lo ocurrido.
      Los cambios de bando son permanentes, no sólo de Uhtred: casi todos se traicionan entre sí o hacen alianzas indistintas según la conveniencia. Lo genial, creo yo, es que saben construir personajes con los cuales a uno no le es fácil simpatizar del todo: me pasa con Uhtred, con Brida, con Ragnar hijo; es como que todos tienen su parte sucia.
      Gracias una vez más por tu aporte y espero que en unos días nos reencontremos ya analizando la cuarta temporada que, por lo que hasta ahora pude ver, viene fuerte.
      Un saludo y que estés bien!

  2. Gracias por el resume. Me ha sido necesario porque ya hace bastante tiempo que vi las primeras temporadas y no me acordaba de muchas cosas…
    Saludos

    • Rodolfo Del Bene el

      Hola Carol:
      Muchas gracias a ti por leer y por comentar. Me alegro de que te haya servido y en buena medida esa es la idea de hacer estas reseñas ya que a todos nos suele pasar que nos es difícil reubicarnos en las historias después de un año o quizás más, así que enbuenahora.
      Que estés bien. Saludos!

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
No es usual que nos lleguen series de Italia y mucho menos fantásticas: Luna Nera, de Netflix, revisita las historias de brujas con una óptica…