InicioseriesUna serie de catastróficas desdichas. Temporada 1. Capítulo 7

Una serie de catastróficas desdichas. Temporada 1. Capítulo 7

¡Hola y buenas noches! Llegamos al penúltimo capítulo de esta divertida serie que narra las catastróficas desdichas de los hermanos baudelaire. Podéis ver el resto de enlaces aquí

El aserradero lúgubre parte 1

Para beatrice:

Mi amor voló como una mariposa, hasta que la muerte cayó como un murciélago

El episodio continua donde dejamos el anterior capítulo, los hermanos Baudelaire buscan una pista que pueda llevarles a descubrir los secretos y escapan del señor Poe dirección hacía el aserradero siguiendo la única pista que tienen: la foto de sus padres en el aserradero.

Pero cuando llegan al pueblo del “aserradero de la suerte” descubren que la ciudad, llamada Paltryville,  que limita con el aserradero está totalmente destruida y quemada. Cuando logran entrar dentro ven un edificio con forma de  ojo, similar al que tiene tatuado Olaf en el tobillo, por lo que parece que van por buen camino para encontrar soluciones. Un hombre que trabaja en el aserradero les descubre y al enseñarle la foto de sus padres lo lleva ante su socio, un hombre peculiar con un ego desorbitado que quiere obligar a los hermanos a trabajar en el lugar. Violet acepta con la condición de que les permita quedarse a vivir, y así poder encontrar respuestas a las preguntas que les atormentan. Además, descubren la terrible noticia de que según el jefe del aserradero sus padres son los culpables de quemar la ciudad de Paltryville.

En la escena escena vemos al antagonista de la serie, el conde Olaf, quien ha descubierto el paradero de los hermanos Baudelaire gracias al conductor que les llevó a Paltryville.

Ya en el trabajo, los pequeños conocen a Phil, uno de sus compañeros de trabajo con la gran habilidad de ver el lado optimista de las cosas, a pesar de trabajar bajo órdenes dictatoriales.

Olaf visita la casa de su antigua novia, la doctora Orwell, quien no parece que le tenga mucho cariño por el hecho de usar una fotografía de Olaf como Diana. Olaf logra entrar en la casa  convenciéndola de vengarse de los hijos de los Baudelaire y de conseguir la herencia que les dejaron sus padres.

Empieza el primer día de trabajo para los hermanos Baudelaire, el odioso día de cortar troncos, y son testigos del mal trato que reciben los trabajadores del irónico “Aserradero feliz“, al tener como almuerzo chicle como parte del salario junto a cupones de descuento, a pesar de no poder usarlos. Pero los trabajadores no se quejan y parece que están bajo una especie de adoctrinamiento muy poderoso.

Durante el trabajo, uno de los capataces empuja y rompe las gafas a Klaus haciendo que tenga que visitar al optometrista, quien resulta ser la doctora Orwell, la nueva compinche del conde Olaf.

Mientras que Klaus visita la consulta de la doctora Orwell, Violet busca pistas en la biblioteca del aserradero. Descubre un libro que habla sobre el incendio ocurrido en Paltryville y causado supuestamente por sus padres. El texto está tachado casi completamente, excepto la parte en la acusa a los padres Baudelaire. Todos los libros que encuentra están tachados del mismo modo, excepto uno, pero cuando Violet se dispone a leerlo entra el jefe del aserradero, por lo que se tiene que esconder.

En todas las bibliotecas hay un libro que puede dar respuesta a esa pregunta que nos quema la mente como el fuego

Esta frase la encuentra en un diccionario y llama su atención al darse cuenta que tiene la letra de su padre. Mientras tanto Klaus se encuentra con la doctora Orwell haciéndose un examen ocular, que resulta ser una especie de hipnosis y adoctrinamiento, el mismo que usa con los trabajadores.

Cuando Violet se encuentra con Klaus en el dormitorio puede ver lo que han hecho con su hermano, quien no hace caso a sus estímulos y solo responde como si le hablara su señor y sin rechistar las órdenes que recibe del capataz para trabajar. Klaus no escucha las palabras que le dice su hermana, excepto cuando le dice “te echo de menos de manera exorbitante“, que hace que vuelva a la normalidad.

El socio del aserradero les indica a los hermanos que van a recibir una visita mientras como sus padres entran en una puerta del mismo color que el aserradero, pero cuando parecía que por fin íbamos a ver a la familia Baudelaire resulta que los que pensábamos que eran sus padres no lo son en realidad, y vemos como Olaf y la doctora Orwell son los visitantes que esperan a los hermanos, haciendo creer a Klaus por la hipnosis que no son en realidad los villanos.

Conclusión

Por fin estamos llegando al final de la serie, un capítulo divertido donde hemos conocido varios personajes interesantes y dejándonos con la boca abierta en el final. Esperamos que en el próximo y último capítulo podemos resolver todos los misterios que quedan por resolver. ¡Hasta la próxima semana!

Toni CE
Economista frustrado. Cinéfilo de videoclub, seriéfilo de sofá, amante de los videojuegos y coleccionista de todo lo que se pueda poner en mi estantería. Crecí con una Game Boy verde pistacho y un reproductor VHS.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad