IniciocineWelcome to the Blumhouse: Crítica de The Lie, en Amazon Prime

Welcome to the Blumhouse: Crítica de The Lie, en Amazon Prime

La asociación entre Prime Video y la productora Blumhouse nos trae The Lie, filme que, a mitad de camino entre el suspenso y el terror psicológico, inicia un ciclo de estrenos que, durante el mes de octubre, incorporará ocho títulos, mayormente de terror, a la plataforma de Amazon.

Ya sabemos que octubre es el mes de las brujas, lo cual siempre motiva el grito en el cielo por parte de aquellos puristas que se quejan de la invasión cultural anglosajona (aun cuando, paradójicamente, se trate de una tradición celta), así como el entusiasmo de quienes, simplemente, ven en ello una ocasión tan buena como cualquier otra para acercarse a los títulos de miedo. En tal contexto, justamente, tiene lugar la flamante asociación entre Amazon Prime Video y la productora Blumhouse (mayormente dedicada a filmes de horror, tales como Insidious, Paranormal Activity o The Purge), que nos trae The Lie, película dirigida por la canadiense Veena Sud (The Killing) que da inicio a un ciclo de estrenos afines durante todo el mes.

Antes que nada, tres aclaraciones: en primer lugar que, a pesar de estar anunciada como título original de Amazon Prime no lo es, pues la casa de Jason Blum ya había estrenado el filme en el Toronto International Film Festival de 2018 (aunque no al público en salas cinematográficas); en segundo lugar, se trata del remake de una película alemana titulada Wir Monster (Sebastian Ko, 2015) que, por lo que pude ver, es muy superior, pero ya ampliaré sobre ello; en tercer lugar, no es una película de terror aun cuando, supuestamente, abra un ciclo dedicado al género, sino un thriller de suspenso o, a lo sumo, terror psicológico.

La Historia de Base

Kayla (Joey King) es una adolescente algo retraída y conflictuada, hija de padres separados y que, además, sufre de asma. Su padre Jay (Peter Sarsgaard), debe llevarla a un campamento organizado por la escuela de danza a la que asiste. Durante el trayecto en auto y en medio de un paisaje nevado, la joven alcanza a reconocer junto a la carretera a su compañera Brittany (Devery Jacobs), a la cual terminan llevando con ellos.  Una vez en el auto, la muchacha muestra un carácter bastante más extrovertido que el de Kayla: exhibe, al parecer, alguna muestra de violencia doméstica y, además, parece coquetear con Jay, lo cual motiva en Kayla algún recelo e incomodidad.

En un momento determinado, Brittany manifiesta necesidad de orinar y, dado que están en el medio de la nada, no le queda a Jay más remedio que detener el vehículo para que vaya a hacer sus necesidades en los bosques acompañada por su hija.  Mientras aguarda impaciente en el auto, llega a sus oídos un alarido adolescente y sale a la carrera entre la nieve hacia el lugar por el cual las vio desaparecer. Sentada en la barandilla de un puente sobre un río, encuentra únicamente a su hija sollozando y en estado de conmoción. Al preguntarle por Brittany, ella le confiesa que la empujó al agua luego de una discusión.

Preso de la desesperación, Jay baja al río, chapotea en el agua helada y recorre la zona en busca de la joven, pero no hay señales de ella. Se le cruza la idea de llamar a la policía, pero está claro que ello significaría incriminar a su hija, quien es posible que haya cometido un homicidio y, por lo tanto, ruega por no ir a prisión. Descartado por completo el campamento, no le queda a Jay más remedio que regresar y poner al tanto de lo ocurrido a Rebecca, la madre de Kayla (Mireille Enos), quien, presa de la angustia y envuelta en idéntico dilema ético que su ex marido, termina por aceptar no denunciar nada y mantener el encubrimiento, como si el encuentro en la ruta con Brittany nunca hubiese ocurrido.

Si creen que con esto les he contado la película, les diré que son solo los primeros minutos y quédense tranquilos que ya no seguiré adelante con la trama, pero sí hablaré de algunas cuestiones generales. La historia, a partir de la base que hemos contado, se convierte en una cadena de ocultamientos y mentiras, llevando cada una de ellas a un nuevo problema, a veces peor que el anterior. Y en medio de todo ello, encuentros con Sam Ifrani, el desesperado padre de Brittany (Cas Anvar) y con los detectives de policía Kenji Tagata y Rodney Barnes (Patti Kim y Nicholas Lea, respectivamente).

The lie.

La intriga y el suspenso acerca de lo que realmente ocurrió o de lo que sobrevendrá están mezclados con los conflictos éticos que afligen y aquejan a ambos padres de la joven adolescente, así como con los límites que serán capaces de cruzar al tratar de protegerla.

Pierde en la Comparación

Aquí llega el momento de cotejar con la película original de 2015, la cual confieso que no había visto, pero procuré hacerlo tras ver esta para así poder dar una opinión fundamentada acerca de si esta remake ha ganado, perdido o, al menos, mantenido la esencia. Con los dos filmes a la vista, entonces, debo decir que el alemán es bastante superior. De hecho, es más drama que thriller de suspenso, sin importar tanto los detalles y cabos sueltos de la intriga como la tormenta que los personajes atraviesan ante una situación límite que hace tambalear sus valores de vida en la apremiante necesidad de resguardar a su hija: tal sentimiento convierte a simples padres de familia en bestias sin escrúpulos, capaces de mentir o hasta de incriminar a un inocente con tal de protegerla . No en vano, la película alemana se llama Wir Monster (Nosotros, Monstruos).

Este remake americano, en cambio, ha optado por colocar el acento en el suspenso y, al hacerlo, corre con el problema de que ciertos detalles, al ser sabidos o, cuando menos, sospechables, no ayudan a sostenerlo sino que, por el contrario, le van en detrimento. También aquí el título es significativo al respecto y, dicho sea de paso, The Lie (La Mentira o El Engaño) tiene algo de spoiler, aunque es cierto que, de todos modos, son varias las mentiras que se dicen durante la película. Pero Juego Perverso, título en español que le han dado en algunos países, es imperdonable: spoiler al ciento por ciento al revelar algo que deberíamos saber al final.

Todo ello viene a demostrar que, al llevar la historia del drama hacia el thriller, se han descuidado aspectos que ayudarían a mantener el misterio, algo que no era tan necesario en la película alemana, en la cual el mismo era más bien secundario y accesorio a la historia.

Veena Sud echó mano casi del mismo elenco que utilizó en la serie The Killing. Mireille Enos era allí la detective Sarah Linden, en tanto que Peter Sarsgaard y Nicholas Lea encarnaban a sendos convictos condenados a muerte.  Más allá de eso, la capacidad actoral de ninguno de los tres está en duda, al igual que están muy sólidos Kas Anvar y, de manera especial, Patti Kim (ambos de The Expanse).

En cambio, Joey King está, a mi gusto, algo sobreactuada en el papel de la hija adolescente, además de casi reiterada en una misma expresión o quizás sea que, habiendo visto también la versión alemana, lo suyo está muy eclipsado por la enorme labor de Janina Fautz, quien sabe dar al personaje el carácter y la mixtura justa como para que la conflictividad adolescente se termine rozando con la psicosis de modo casi natural y con una muy fina línea entre ambas. De hecho, una de las grandes diferencias entre ambas versiones es que, en la alemana, el protagonismo central está puesto más en la joven que en los padres, como aquí, en cambio, ocurre.

Balance Final

The Lie es una película que se deja ver pero que no explota bien los caminos que abre. Al querer separarse del filme original y llevar la trama hacia el misterio, no consigue, sin embargo, mantener al espectador lo suficientemente intrigado y, hasta, por momentos puede producir algo de sopor en la parte media aun cuando levante el interés con el devastador giro final (aunque repito que tanto el título original como, más aun, el título en español hacen que no sea tan imprevisible). Un dato particular es que la mayor parte del filme no tiene música de fondo, lo cual, bien manejado, podía ser interesante para generar clima, pero solo por momentos la trama ayuda a ello.

Quizás mi percepción de la película sería otra si el título no fuera tan spoiler y si no hubiera visto la original, pero buscando ser lo más objetivo posible y tratando de obviar ambas cosas, diría que es una película que plantea una punta de historia interesante a la que no sabe explotar en todo su potencial aun a pesar de las buenas actuaciones y del giro final.

E insisto: no es un filme de horror a pesar de abrir un ciclo, en apariencia, destinado a tal género o, al menos, eso fue lo que nos presentaron. Veremos qué nos deparan los siguientes títulos que, seguramente, estaremos comentando por aquí…

Hasta entonces y sean felices…

Rodolfo Del Bene
Soy profesor de historia graduado en la Universidad Nacional de La Plata. Entusiasta del cine, los cómics, la literatura, las series, la ciencia ficción y demás cosas que ayuden a mantener mi cerebro lo suficientemente alienado y trastornado.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad