Hablemos de Star Wars Battlefront II (I)

0

Soy de esos que jugó tanto la beta del primer Battlefront (desde que DICE está al cargo) y luego al juego completo. También entro dentro del grupo de los que quedamos profundamente decepcionados con lo que nos encontramos allí. “Escaso” sería la palabra con la que definiría a este título de 2015, y es verdad. La séptima cinta de la saga galáctica llegaba a los cines el pasado diciembre de 2015 y DICE tuvo que hacer todo lo posible para llevar a cuestas un desarrollo rápido para que el título llegara a las estanterías un mes antes de El Despertar de la Fuerza. Contenido escaso, pocos mapas y mínima profundidad… Sin embargo, tuvo su legión de fans que defendían lo que para mi era indefendible.

Con Star Wars Battlefront II DICE ha tenido tiempo para replantearse su futuro con la saga Star Wars. Desde un primer momento la compañía ha querido hacer las paces con los fans que huimos de aquel juego y no se corta en pregonarlo a los cuatro vientos. Es curioso como al comienzo de la beta aparece John Boyega en un tráiler donde ensalzan lo que tenía el anterior juego y lo que tiene este en comparación. Sí DICE, os perdonamos pero aún tenéis mucho que demostrar con esta IP.

ESPECTÁCULO VISUAL Y JUGABLE

Star Wars Battlefront II es una delicia visual, ¿alguien se esperaba lo contrario? DICE puso el listón muy alto con su primer Battlefront y con este han decidido ir más allá. Frostbite 3 ha evolucionado a todos los niveles: tenemos detalles cuidados con un mimo espectacular, efectos de partículas (que en algunos momentos le falta cierto pulido) que quitan el hipo, y una paleta de colores que crea estampas increíbles. Otra cosa no, pero Star Wars Battlefront II es de esos juegos que quieres probar solo por ver cómo lucen.

La experiencia jugable también ha recibido cierto mimo en relación con el primero. Sí, es muy continuista pero ha mejorado en algunos apartados como la conducción de vehículos o el control de los héroes. Las naves eran soberanamente toscas en el anterior título, casi imposibles de pilotar con un ratón y teclado. El sistema de movimiento ha sido rediseñado para tener un mayor manejo de estos vehículos y no fastidiar la experiencia. Ahora, no tenemos los controles de las flechas (al pilotar las naves juego con mando) para hacer trompos y esquivar así los láseres o misiles de los enemigos. Esto ha sido eliminado por completo y tenemos un sistema de dos gatillos donde el izquierdo controla los movimientos de cámara y con el derecho la dirección. No es un cambio sorprendente, ni siquiera es revolucionario, pero es un reclamo para no hacer que el pilotarlas sea un suplicio.

Por otro lado, los héroes, sobre todo los jedi y sith ahora tienen un manejo que roza lo caótico, pero es igualmente divertido. Cada uno de ellos tendrá sus habilidades especiales y solo pudimos probar a Darth Maul y Rey, pero son, a falta de una mejor comparación, moscas cojoneras que van dando brincos por el mapa. Sin embargo, desde la perspectiva del jugador que controla a uno de ellos, es simple de manejar y gratificantes a la hora de hacer una escabechina. Siguen teniendo el mismo esquema de habilidades que el anterior título, pero se aprecia cierto toque que crea en el jugador la sensación de ser invencible. Eso sí, la vida de estos no es elevada, así que no vayas a lo loco.

MAPAS MASIVOS

Esto en sí es una hoja de doble filo y empezaré por lo bueno de esta masividad. La distancia de dibujado de los mapas es espectacular, sin más. El mapa de Naboo, el único de grandes dimensiones si no contamos el que nos sitúa en el espacio, te hace sentir minúsculo mientras cruzas por esos pórticos, estatuas y calles inmensas. Naboo es espectacular y grande, da para perderse y para crear nuevas estrategias para abordar la defensa o parar el ataque enemigo. En este sentido los chicos de DICE han hecho un trabajo excepcional.

Sin embargo, si Battlefield cuenta con esos mapas enormes y supone una experiencia increíble es por dos cosas: la primera por contar con 64 jugadores simultáneos y la segunda porque, aparte de algún que otro mapa, son escenarios bastante abiertos (sobre todo en Battlefield 1 y 3). Aquí contamos con 40 jugadores en este modo, el más masivo de los que ofrece el juego. Esos 40 jugadores divididos en dos equipos de 20 en un mapa tan increíblemente grande como Naboo juega una mala pasada a la experiencia. Te sientes solo. Así es, a pesar de contar con mil detalles, efectos y de vez en cuando ver a dos de tu equipo correteando por ahí, el resto del tiempo me ha generado una sensación de soledad muy similar a  la de cualquiera que juegue Playerunknown’s Battlegrounds. Lo único que vas a hacer es correr para ganar más metros al enemigo y conseguir que se refugie en el palacio y avanzar así de ronda. Siendo del equipo defensor la sensación es menos evidente porque a fin de cuentas tu cometido es permanecer en la posición y aguantar la embestida del enemigo.

Eso sí, cuando el mapa avanza y nos situamos en el palacio, el juego es completamente distinto. Es caótico, masivo y pequeño, constantemente vas a poder tener un enemigo enfilado en tu mira al que soltar una ráfaga que lo deje en el suelo. Las granadas, los misiles y los láseres impactando en las paredes y columnas crea una experiencia diferente, más cercana y doblemente espectacular. En mi opinión, como debe ser para un juego como Battlefront.

PARA TODAS LAS PLATAFORMAS

Soy jugador de PC y me fastidia de una manera increíble cuando un videojuego es porteado a mi plataforma pero pensando que “funcionará mejor en consola”. Esta frase crea ports nefastos como Batman Arkham Night, Dishonored, Call of Duty y alguno que otro más. DICE siempre cumple y aquí lo ha vuelto a hacer. Battlefront es un videojuego para las tres plataformas y han cuidado su producto con mimo para que una no quede por debajo de la otra. Sí, en PC siempre se verá mejor y hay más opciones, pero la posibilidad de alcanzar los 60 fotogramas por segundo en las consolas y que, a pesar de no contar con un ordenador de gama alta, el juego funcione fluido en ordenador es para aplaudir.

No he encontrado muchos tirones ni problemas de rendimiento que no se puedan explicar con la excusa de ser una beta. He de decir que en ocasiones el juego ha cargado mal o tarde las texturas de ciertos elementos, pero nada que pueda crear una experiencia nefasta.

Esto es todo lo que puedo hablar de la beta de Battlefront II por ahora. Estad atentos a la segunda parte de este post donde hablaremos más detenidamente de otros aspectos del título.

Un saludo y sed felices.

el autor

Estudiante en la Universidad Miguel Hernández de Elche. Frikazo de proporciones bíblicas, crecí amando los videojuegos, el cine y los cómics. Fan incondicional de El Señor de los Anillos, Batman, Lobezno y Spider-Man.

Deja tu comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Recomendado en Las Cosas felices
Recomendado en Las Cosas felices
Vivimos en un mundo en el que las oportunidades se intentan exprimir en todas sus variables. Y a esto hay que sumarle el valor que…