Los guiños de Astérix y Obélix a grandes obras de la Historia del Arte

7

Gosciny y Uderzo eran unos tipos muy cultos y sabían plasmarlo en su obra de forma disimulada. Sin agobiar, sin ser pedante y sin aburrir. En sus cómics siempre metían curiosidades históricas, anécdotas y guiños a al arte, la política y la actualidad, pero de forma discreta. Recopilar todos sus pequeños tributos llevaría cientos de hojas digitales y por eso hoy nos vamos a centrar en las referencias a cuadros y esculturas que se estudian en cualquier manual de Historia del Arte.

Os lo contamos en modo vídeo y escrito, pero recuerda que si te gusta el modo vídeo puedes suscribirte a nuestro canal de Youtube. 

 

Recordad que si os gusta el cómic siempre podéis leer la reseña que hicimos de El Papiro del César o la compilación de tópicos españoles que podemos encontrarnos en el cómic de Astérix en Hispania.

En Astérix legionario, para variar, los galos se encuentran con los piratas y éstos acaban flotando en el mar subidos a una tabla. La viñeta es ni más ni menos que un tributo a La balsa de la Medusa, un cuadro de Théodore Géricault pintado en 1819 y que hace referencia una fragata francesa llamada Medusa que naufragó cerca de Mauritania.

450px-JEAN_LOUIS_THÉODORE_GÉRICAULT_-_La_Balsa_de_la_Medusa_(Museo_del_Louvre,_1818-19)-cosas-felicescosas-felices-medusa-asterix

Uno de los cuadros más famosos de Rembradnt, Lección de Anatomía, quedaba inmortalizado en una viñeta de El Adivino.

leccion_de_anatomia rembrandt

rembrandt

En Asterix y los belgas, al final, celebran con un banquete las heroicas acciones de nuestros galos favoritos. Ese momento queda inmortalizado en un atípico estilo que nos recuerda mucho a la Boda campesina de Pieter Brueghel el Viejo pintado en 1568.

Peter Brueghel el Viejo boda campesina

El arte pop de Warhol no podía pasar desapercibido para los creadores de Astérix y Obélix. En Los laureles del César podemos ver que los efectos de tomar el plato prodigioso son especialmente coloridos . Esto nos recuerda muchísimo al famoso retrato de Marilyn Monroe. 

asterix-arte-cosas-felcies-warhole2 asterix-arte-cosas-felcies-warhole

Retrocedemos dos siglos para recordar uno de los cuadros de Jean Ernest Meissonier. El francés retrató a Napoleón y sus ejércitos en Campaña en Francia 1814 y, como vemos, sirvió de inspiración para plasmar en el cómic a Julio César y sus tropas.

campaña en francia 1814 jean lous ernest meissonier

En los Laureles del César hay otro tributo al arte clásico: un esclavo muy parecido a Sylverster Stallone posa de tal manera que visualizamos distintas esculturas como El Pensador de Rodin; Laocoonte y sus hijos de Agesandros, Polydoros y Athenodoros; y El Discóbolo de Mirón.

asterix-arte-cosas-felices

Y ya que hablamos de esculturas hay otros dos tributos a dos obras muy conocidas. En Astérix y los belgas podemos ver un niño que se está haciendo pis. Es rubito, pequeño y muy parecido al Manneken Pis de Bruselas. 

maneken

Por otra parte, cuando en La Gran Travesia pasan cerca de Dinamarca, lugar de origen de un vikingo llamado Kerøsén, hacen mención al aprecio que tienen ahí por una sirena. Se refieren, obviamente, a la Sirenita de Copenhaguen.

curiosidad6



el autor

Periodista, con lo bueno y con lo malo. Amante de la historia, la actualidad, la tecnología, los videojuegos, los viajes y la música.

7 comentarios

  1. Miguel Martin Pazat de Lys el

    Gracias por comentar! Pues eso una gran idea. Es complicado reunir todo en un artículo sin alargarse demasiado.

  2. Así por aportar al hilo, Asterix y las 12 Pruebas tiene como reseña el clásico de Heracles [Hércules] y sus 12 Trabajos.

  3. Renato Vicenzio Francesconi Sierra el

    Asterix y Obelix, son mis favoritos. Desde el primer número emitido en 1959, “Asterix el Galo”, hasta ” Asterix en Bélgica”, son trabajos excepcionales. Con la maestría de Goscinni y Uderzo, estos dos guerreros galos han puesto muchos guiños de arte y también de personajes varios.
    En “El combate de los jefes”, los personajes deben recurrir a un druida llamado “Amnesix” y en su consulta médica tiene en espera a un paciente cuya dolencia nadie sabe cuál es. Se supone que se cree alguien, pero ignoran quién se cree. El personaje en cuestión, se cree Napoleón Bonaparte. Tiene puesto un tricornio y la mano en la abotonadura del pecho. Y así.
    Son geniales, aunque con el tiempo esa magia se ha diluido, siguen siendo entrañables.

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
Introducción Vuelvo a estar contigo para analizar otra serie de superhéroes. Se trata de Capa y Puñal (Cloak and Dagger). En concreto su primera temporada. 10…