InicioSeriesEl Ministerio del Tiempo (Análisis)Análisis de El Ministerio del Tiempo. Temporada 1. Capítulo 7: Tiempo de...

Análisis de El Ministerio del Tiempo. Temporada 1. Capítulo 7: Tiempo de venganza

-Las normas del ministerio son estrictas.

-Estrictas son las personas.

Irene a Salvador durante el entierro de Armando Leiva.

Falta sólo un capítulo para el final de la primera temporada y se ha notado. Estamos ante el capítulo más dramático de los vistos ahora, sin dejar de mantener su tono a medio camino entre la aventura, la ciencia ficción y el humor español, en el mejor sentido de la palabra.

Análisis de los capítulos de El Ministerio del tiempo

Argumento: Alguien ha robado el cadáver de Leiva, enterrado en la Huesca de 1053. Alonso y Ernesto marchan al lugar de los hechos. Mientras, Irene se queda en el ministerio, apartada por su relación con Leiva, y Amelia va a buscar a Julián, que se ha marchado a pasar un día con su esposa en 2012, antes de fallecer.

SPOILER

ministerio1
Salvador e Irene en el entierro de Leiva.

El capítulo comienza con la historia del reclutamiento de Irene Larra, un personaje que ha cobrado mucha fuerza en los últimos capítulos de la temporada. Era una funcionaria del Ministerio de Asuntos Exteriores que quería suicidarse tirándose de una azotea. En esa circunstancia, aparece Armando Leiva, que habla con ella y le recluta.

Se desvela que son recuerdos de Irene, que está durmiendo con su pareja Nuria, médico. Le ha afectado mucho la muerte de Leiva, producida al final del capítulo anterior. Irene habla de irse de vacaciones con ella a París.

Mientras tanto, el equipo de Amelia vuelve de una misión en la época con Felipe V. Se cruzan con Irene, muy afectada. En la cafetería, le preguntan a Angustias, la secretaria de Salvador. Ella les cuenta la historia de Armando Leiva.

El maestro de Irene era un héroe de la guerra carlista que fue reclutado por el ministerio y acabó ascendiendo hasta ser el jefe de operaciones de Salvador, el puesto que actualmente ocupa Ernesto. En 2005, Leiva pide que su hijo viaje al presente, para poder tratarle la leucemia que padece. Además, exige que se utilice el ministerio para llevar la medicina moderna al pasado y salvar vidas. Ernesto replica que no se puede cambiar la historia y que, en caso de que se hiciera, el mundo actual sufriría de superpoblación y no habría alimentos para todos. Leiva, junto con sus seguidores, se declara en huelga y, posteriormente, organiza un motín, pero  alguien le traicionó y fue encarcelado. Su hijo murió de la enfermedad.

Salvador y ella asisten al enterramiento de Leiva en Huesca en 1053. Hablan sobre la situación deplorable en la que se encontraba Leiva, encarcelado y olvidado por todos.

A la vuelta en el presente, Irene observa pensativa una foto tomada en 2003, en la que aparecen Ernesto, Leiva, Salvador y ella. Julián la ve e intenta consolarla. Van a tomar una copa e Irene le pregunta por Maite, a la que sigue viendo. Le aconseja que no vuelva a verla. Durante esa noche, Julián se acuesta con una chica.

– No soy desleal a mi pareja.

– Claro, si viajas al siglo XIX, tu pareja aún no ha nacido por lo tanto no es una infidelidad.

ministerio3
Ernesto, Alonso y Amelia en apuros.

Al día siguiente, Julián comienza a consultar los días que tuvo guardias antes de la muerte de Maite, para pasar ese rato con ella. Mientras viaja a 2012, el busca del ministerio suena, pero él no se entera.

Todos son convocados por Salvador. El cadáver de Leiva ha desaparecido. Alonso y Ernesto viajan al lugar de los hechos, mientras Amelia va a casa de Julián para averiguar donde está e Irene permanece apartada de la misión por su implicación personal con Leiva. Amelia entra en el piso de Julián y averigua lo que ha hecho. Entre tanto, ni Alonso ni Ernesto encuentran prueba alguna en el cementerio de Huesca.

La verdad es que Leiva ha sido revivido con una inyección de adrenalina por sus hombres. La fuga ha sido planeada. Leiva aparece en 2005, antes de que se rebelara. Angustias le deja pasar al despacho del director. Viaja a 1844, pero no sabemos porqué. Cuando el Leiva de la época aparece totalmente distinto, Angustias declara un aviso general. Salvador llama a su secretaria en aquella época. Ella le dice que Leiva ha ojeado archivos de 1844, una época en la que el ministerio estuvo a punto de desaparecer y, además, los años que mejor conoce Leiva. Además, la secretaria le pregunta a su superior en el futuro si se ha curado un bulto en el pecho. Esta es otra de las señas de identidad de la serie, la insistencia en las preocupaciones personales de cada uno, incluso en momentos de alarma para el ministerio.

Salvador deduce que Leiva ha viajado a 1844 porque fue el año en el que la joven reina Isabel II visitó el ministerio por primera vez. Su hijo ya había muerto de leucemia por aquellos años, por lo que piensa que quiere perjudicar al ministerio de alguna forma.

En 1844, los hombres de Leiva colocan inhibidores en el ministerio de entonces, impidiendo que salgan o entren llamadas al futuro. Leiva va a ver al director de entonces, Emilio Redón. Le dice que los carlistas van a atentar contra la vida de la reina y que él se encargará de la seguridad a petición de Salvador. Al no haber forma de comprobarlo, Redón acepta. Leiva coloca hombres apostados en las puertas que vienen de 2015.

Salvador manda a Alonso, Ernesto y Amelia a 1844. Irene sigue apartada del caso, pero ella piensa que van a necesitar tanto a ella como a Julián. Amelia le dice que está pasando el día con Maite en 2012. Irene va a verlo.

Entre tanto, Leiva secuestra a la familia real y llama a Salvador. La reina y su madre morirán y el carlismo ganará la guerra. Además, los soldados han detenido a Amelia y a Ernesto. Alonso ha recibido un disparo en el estómago.

Julián, que se ha desentendido de la misión, recibe la visita de Irene. Antes de irse, le pide a Maite que, como un juego, haga como si él no hubiera estado durante el día con ella.

Irene y Julián viajan a 1844 con pistola y chalecos antibalas. Salvador ha llamado al ejército de la época, pero ellos llegarán antes. Ambos liberan a Ernesto, Amelia y Alonso, y salvan a la familia real. Mientras Julián y Amelia se quedan con Alonso, Ernesto e Irene viajan a 2015. Leiva, aprovechando la distracción, ha viajado allí para interrogar a Salvador sobre quien le traicionó. Sorprendentemente, fue Irene.

ministerio2
Leiva y Nuria, la novia de Irene, en la azotea del edificio donde salvó a Irene hace cincuenta años.

Cuando vuelve al presente, Irene descubre que Leiva se ha ido y ha secuestrado a Nuria, su novia. Se reunirán en la azotea del edificio donde ella estuvo a punto de suicidarse. Cuando llega, Leiva le cuenta la verdad sobre Irene a Nuria: que ha nacido en 1930, que viaja por el tiempo y que le ha mentido durante toda la relación. Una vez dicho esto, se tira por la azotea.

Alonso sobrevive a sus heridas gracias a la transfusión de Amelia, pese a que él odia tener sangre de mujer en sus venas. En 1844, la regente pretende cerrar el ministerio, pero Ernesto convence a la joven Isabel II que no lo haga enseñándole el cine en 3D. Julián e Irene hablan en la cafetería. Nuria ha abandonado a Irene. Ahora sólo le queda el ministerio, igual que a Julián.

A falta de un capítulo para el final de la primera temporada, la trama se vuelve intensa. Parece que todo ha vuelto a la normalidad, pero conociendo a estos guionistas, puedo esperarme cualquier cosa del octavo capítulo. No me esperaba que Leiva estuviera vivo, ni que aumentara tanto el peso de una mujer fuerte como Irene durante estos capítulos. La semana que viene, final de temporada e impresiones de estos primeros ocho capítulos. Disfrutemos de las cosas que nos hacen felices.

Fernando Vílchez
Fernando Vílchez
Comecocos. Intento aprender como si viviera para siempre y vivir como si hoy fuera mi último día...con las cosas que me hacen feliz.
ARTICULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimos artículos

Comentarios recientes