Análisis de El visitante. Temporada 1. Capítulo 2.

0

Queridos y queridas, os doy la bienvenida una vez más a este nuestro blog. Como algunos sabréis, el pasado lunes 13 de enero la plataforma HBO estrenó los dos primeros episodios de la adaptación a serie de la novela de Stephen King El visitante, pudiendo leer ya la crítica con spoilers que una servidora hizo del primer episodio. En esta ocasión, os traigo la crítica del segundo capítulo de El visitante, una serie que tanto me está gustando y que con tan sólo dos episodios ha logrado que me esté mordiendo las uñas por el ansia de seguir viendo cómo continúa ya que todavía no he leído la novela.

Cabe recordar que esta crítica contiene muchos spoilers así que si todavía no has visto el segundo capítulo, corre a verlo y vuelve después a leer esta entrada. Quien avisa no es traidor y yo metería en el Código Penal condenas por hacer spoilers sin avisar.

Este episodio arranca con la visita de Ralph a Terry en la cárcel para compartir con él sus sospechas respecto al caso, dejándole caer que tiene dudas en cuanto a si está hablando con el auténtico asesino del pequeño Peterson. Terry le aclara algunos puntos y le dice que el último viaje que hizo con su familia fue en marzo, un detalle que será clave a partir de ese entonces para la investigación. Debo decir que me encantó esta escena no tanto por lo que se dice como por lo que se siente ya que podemos apreciar los sentimientos encontrados que tiene Ralph al tener pruebas que apuntan a Terry pero también muchas otras que dicen que se están equivocando.

A la mañana siguiente, la policía lleva a Terry al juzgado donde hay una multitud de reporteros y personas que ya le han condenado antes de que se celebre siquiera el juicio. No importa que se hayan filtrado las imágenes en las que se ve a Terry en una conferencia a cien kilómetros del lugar donde ocurrió el asesinato, se ha vendido el caso culpando a Terry y la mayoría de la gente ya se queda con eso. Es un reflejo extraordinario de la realidad actual, en la que existen dos juicios: el de la sociedad (que puede ser mucho más dañino y no requerir pruebas) y el de los magistrados, y yo sentí mucha lástima por Terry porque tú sabes que es imposible que haya sido él y se le ve con tanta resignación que no puedes menos que molestarte por la desgracia a la que le han condenado.

Sin embargo, unos pasos después de salir del coche, un asaltante se cuela bajo el cordón de seguridad y yo te digo algo: valiente seguridad de pacotilla tienen en los juzgados que, sabiendo la relevancia del caso, no ponen vigilantes para evitar que alguien pueda acercarse al sospechoso. Total, que el asaltante saca una pistola y dispara a dos agentes y al pobre de Terry quien, tirado en el suelo, dedica sus últimas fuerzas de vida a Ralph para decirle que él es inocente antes de morir.

Y en ese momento casi se me cae la mandíbula al suelo.

El asaltante no es otro que el hermano del niño asesinado quien, preso del dolor y la rabia por este cruel crimen y la posterior muerte de su madre al no ser capaz de afrontar la pérdida, decide tomarse la justicia por su mano para terminar siendo abatido por el propio Ralph, quien se culpará de las muertes de este joven y de Terry. A mi Ralph me gusta mucho como personaje pero no puedes decir: “tú no tienes la culpa, Ralph” porque sí, los testimonios de los testigos y el ADN apuntaban a Terry, pero si la policía y el fiscal se hubieran encargado de comprobar su coartada e investigar elementos del caso que salen a la luz en este episodio, y por supuesto hubieran ahorrado al fallecido la humillación de ser detenido públicamente, se habría evitado el asesinato de Terry.

Es un episodio muy triste porque te das cuenta de que en un asesinato no solo la víctima y el culpable o sospechoso sufren consecuencias sino también todo su entorno ya que a veces la mayor condena es quedarse atrás o ser familia del acusado, tal y como le echa en cara la mujer de Terry a Ralph cuando se presenta en su casa para pedirle que le ayude con el caso. También te demuestra esto la locura en la que se sumió el hermano del pequeño Peterson y el intento de suicidio del padre al ver que es el único de su familia que queda en este mundo.

En este episodio, además de estas desgracias, también se descubrirá que la furgoneta en la que supuestamente Terry subió al pequeño Peterson para asesinarle y tenía matrícula de otro estado fue robada por un adolescente en Nueva York y abandonada en un pueblo al que precisamente Terry y su familia fueron a pasar unos días para visitar al padre de este en la residencia, coincidiendo en el tiempo su estancia ahí con el día en que el adolescente dejó el vehículo. Una furgoneta que tiene las huellas del fallecido Terry por todas partes y cobra mucha relevancia una oración que Ralph le dice a la esposa de este: “parece que la furgoneta os perseguía”. Siendo una historia de Stephen King, ni me extrañaría que fuera así.

Además, se encuentra un pedazo de anuncio que descubren que es publicidad de un restaurante situado en ese mismo pueblo y que una de las hijas de Terry dijo que vieron durante una de sus salidas, informando también a Ralph de que su padre se hizo un corte al chocar con un enfermo en la residencia. ¿Tendrá ese enfermero algo que ver con el caso? ¿Puede que tenga alguna relación con nuestro misterioso encapuchado que vuelve a salir un par de veces en este episodio?

Da la cara de una vez.

Hablando de las hijas de Terry, el episodio anterior terminó con una de ellas diciendo que veía a un hombre en la oscuridad y su madre lo interpretó como una pesadilla pero ya todos sabemos que de fantasía va a tener más bien poco. Pues bien, la niña vuelve a decir que ha visto nuevamente a ese hombre y que se alegra de la muerte de su padre y a mí con estas cosas me da miedo tener hijos por si acaso me vienen un día diciendo que ven sombras o algo por el estilo porque ya sabemos que los niños en esta clase de obras son un imán para lo sobrenatural.

La niña que ve cosas.

Podemos ver a lo largo de todo el episodio a Ralph investigando las pruebas que no hacen más que enfrentarle a un caso cada vez más complejo y para el que soportará cualquier tipo de reproche para acercarse a la verdad porque Ralph no pretende venderse como un héroe sino como un policía que comete errores con fatales consecuencias que no puedes odiar porque puedes llegar a entender que dudara de Terry al principio y porque es el único que ha mostrado interés en seguir investigando y no dejar las cosas como estaban, tal y como le sugiere el fiscal en este episodio. El fiscal es mi personaje hateado de la serie porque a él no le importa hacer justicia ni tampoco el niño, solo quería una cabeza de turco sobre la que cargar el crimen para que eso sumara méritos en su carrera.

Por eso me alegré tanto cuando en este episodio dijo que no iba a presentarse a la reelección por el puro que podía caerles por parte de la familia de Terry. Cómo me alegro de verte ahí, tío. Es despreciable.

Además, aparece un nuevo personaje, Jack, un policía que es un cretino y bastante despreciable que estoy convencida de que aparecerá más de una vez.

Un segundo episodio fantástico que hace que esté aún más enganchada a esta serie y deseando saber qué nos deparará el siguiente episodio. Además, de verdad espero que Ralph no se flagele toda su vida porque es un buen hombre y quiere reparar el daño causado haciendo justicia a Terry a pesar de su muerte cuando otro cualquiera se lavaría las manos pero él tiene buenos valores.

¿Cómo será el tercer episodio? ¿Te está gustando la serie?

¡Nos leemos!



el autor

Soy una pobre alma en desgracia que espera su carta de Hogwarts todavía en el Castillo Ambulante. Maestra y friki desde que tengo uso de razón. Devoradora de novelas y mangas. Amante del cine y el anime. Mis padres son DC y Marvel.

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
En el año 2019 se ha hablado mucho, y no solo de elecciones generales. Se habló de Érase una vez en Hollywood, de Joker, de…