InicioSeriesHeridas Abiertas (Análisis de los capítulos)Análisis de Heridas Abiertas. Temporada 1. Capítulo 6.

Análisis de Heridas Abiertas. Temporada 1. Capítulo 6.

Bienvenidos una semana más al “encantador” pueblecito de Wind Gap. Para todos aquellos que todavía no hayan visto Virgen, sexto capítulo de Heridas Abiertas, aquí tenéis todos los análisis de los episodios anteriores. Para los que lo hayan visto, vamos al análisis.

LA INVESTIGACIÓN AVANZA

Sorprendente, pero es así. Es fácil olvidar que Heridas Abiertas es la historia de una investigación. Pero tampoco nos emocionemos. Ese gran avance se concentra en los últimos minutos del capítulo.

Esencialmente, Virgen se centra en la reunión de Camille con su antiguo grupo de animadoras y, posteriormente, con Amma y sus amigas. A su vez, Richard Willis continúa con la investigación de forma paralela.

En lo que respecta a la investigación, los empleados de Adora encuentran la bicicleta de Natalie hundida en un pozo lleno de heces de los cerdos del matadero que dirige la madre de Camille. No puede haber nada agradable en esta serie. Por otro lado, un testigo afirma que fue John, el hermano de Anne, el que tiró la bicicleta a ese estanque apetecible.

Lógicamente, ningún espectador en su sano juicio piensa que John sea el culpable. Como casi todos los hombres de la serie, es mediocre, simple y sin una maldad aparente. Acostumbrados en Wind Gap a las relaciones sexuales forzadas como medio para ser popular (véase los encuentros entre deportistas y animadoras en el bosque), un chaval “demasiado” sensible siempre es sospechoso.

Pero ojo, que no está libre de toda sospecha. Camille presencia una conversación con tantos dobles sentidos como posibles significados entre Amma y John. ¿Están ligando? ¿O la está amenazando?

DESCUBRIENDO A AMMA

Conforme avanzan los capítulos, la magnética personalidad de Alora se ha ido relegando a escenas puntuales a la vez que crecía el protagonismo de Amma, esa niña buena que esconde a una peligrosa adolescente con una preocupante ambivalencia emocional.

La noche de fiesta de Camille y Amma viene a retratar el todavía nocivo pensamiento adolescente femenino. El buscar atraer a los chicos a toda costa, incluso dejándoles que hagan lo que quieran con ellas, la toma de alcohol y drogas como medio para llamar la atención… Al final, todo se reduce a una búsqueda de popularidad. Ya lo dice Ashley, la novia de John: el asesino (se sigue dando por hecho que se trata de un hombre) solo busca popularidad. Porque en Wind Gap, la única forma de ser conocido es ser popular o estar muerto.

CHERRY

Aunque Virgen es el título en español, el original es Cherry, mucho más acertado. La cereza es una metáfora acerca de la virginidad y, además, es un velado insulto que Adora le dedica a una adolescente Camille: una linda cereza regordeta.

También es una referencia a la cacareada pérdida de virginidad como medio para alcanzar la mencionada popularidad. Y sí, es la primera de las muchas heridas que se autoinflige Camille. Lo hace en la ingle, donde nadie pueda verla, hasta el punto de que, cuando sangra, sus amigas pensaba que tenía la menstruación.

La reunión con sus antiguas amigas viene a reflejar en que se convierten las chicas que contemplamos en la fiesta de Amma. Mujeres que se definen como feministas porque hacen lo que creen que es mejor para ellas pero que critican cuando una de ellas trabaja y “descuida” a los hijos. Mujeres que se emborrachan una vez por semana y lloran viendo una película romántica. Mujeres que le dicen a la cara a Camille que no es una mujer porque no ha tenido un hijo, porque no ha cumplido su función religiosa ni biológica.

Camille, desde luego, está muy lejos de esa imagen de mujer que ofrecen sus amigas. Ni siquiera la advertencia de Alan, su padrastro, impide que ella se vaya. Extraño que no se quiera marchar a un motel. Si bien al principio de la serie se hacía daño para paliar su dolor, parece que Camille ha encontrado un sustituto de esas heridas: el desdén de su madre y el ambiente nocivo de su casa bien sirve para acercarse a esa autodestrucción que tanto ansía. Curioso el comentario de Alan acerca de la abuela de Camille, una mujer que hacía daño continuamente a Adora porque le aportaba placer. Según Alan, Camille es exactamente igual a ella. Queda por saber si Camille conseguirá superar sus demonios. Ah, y quién es el asesino de niñas.

Un saludo y sed felices! Hasta la semana que viene!

Fernando Vílchez
Médico residente. Intento aprender como si viviera para siempre. Intento vivir como si hoy fuera mi último día...con las cosas que me hacen feliz.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMOS ARTÍCULOS