Reseña de Los más divertidos del mundo

0

Hoy en día ya resulta redundante decir que el cómic es un entretenimiento apto para adultos que busquen una lectura de calidad. Desde que autores como Moore, Eisner o Crumb mostraron las posibilidades narrativas que ofrecía este medio, hemos disfrutado de obras occidentales y orientales no aptas para todos los públicos, ya sea por su brutalidad o por su complejidad. En el cómic de superhéroes suele ser por lo primero: muchas veces, editores y guionistas han creado productos pretendidamente adultos sin más aliciente que la violencia, tratando de imitar el éxito de obras muy superiores como Sandman o Watchmen. En ocasiones, las editoriales de cómics parecen avergonzarse de su pasado más infantil, cuando lo cierto es que atrajeron a muchos jóvenes que, al crecer, disfrutarían de obras de mayor calado. Los más divertidos del mundo, publicado por ECC en su línea de cómics de DC, si bien parodia este pasado, lo celebra al mismo tiempo.

Esta obra está protagonizada por los duendes Mr. Mxyzptlk y Bat-Mito, dos enemigos de Superman y Batman respectivamente, que destruirán por accidente la realidad mientras se enzarzan en una pelea que para ellos es un juego, y que recorrerán el Multiverso en una divertida oleada de destrucción. El guionista es Evan Dorkin que, con la ayuda de una impresionante plantilla de dibujantes, se aleja de sus trabajos más independientes y demuestra conocer a fondo el pasado de DC.

¿Quiénes son estos personajes?

Los protagonistas de este tebeo son dos villanos clásicos de la editorial que, por su carácter de alivio cómico, no han tenido una gran relevancia en historias más actuales. El más longevo de ellos, Mr. Mxyzptlk, surgió en los años 40 como un enemigo de Superman, y fue creado por el padre del personaje Jerry Siegel. Se trata de un duende de la Quinta Dimensión, con una personalidad juguetona y con unos poderes mágicos que lo acercan peligrosamente a la omnipotencia. Se trataba más de una molestia que de un villano peligroso, pero el Hombre de Acero debía encontrar una forma de hacerle decir su nombre al revés para devolverlo a su mundo. Es con diferencia el personaje más popular de los dos, ya que ha aparecido en adaptaciones como Supergirl y ha sido tratado por autores como John Byrne, Alan Moore o Grant Morrison.

Bat-Mito, por su parte, es un duende obsesionado con el Caballero Oscuro, al que idolatra. Creyendo que le ayuda a prepararse en su cruzada contra el crimen, este travieso bufón se dedica a ponerle las cosas más difíciles al héroe, ayudando a otros villanos o creando molestias para el pobre Bruce Wayne. No tiene la conveniente debilidad de su rival, por lo que solo vuelve a su dimensión cuando le apetece. Aunque no ha aparecido tanto como Mr. Mxyzptlk en los cómics más modernos, autores como Alan Grant han utilizado al personaje de manera brillante. Grant Morrison, durante su ya clásica etapa, sugeriría que este duende es una alucinación dentro de la cabeza del propio Batman.

Un viaje lleno de nostalgia

La acción transcurre en Tierra-1, donde se sitúan los cómics publicados por la compañía antes de Crisis en Tierras Infinitas. En concreto, los Superman y Batman que aparecen parecen pertenecer a la Edad de Plata, es decir, a las historietas aparecidas durante los años sesenta. Por accidente, los dos duendes matan a los superhéroes y a sus ayudantes y secundarios, en una escala de violencia que termina destruyendo este mundo. Ya desde el principio, este tebeo muestra sus altas dosis de mala leche al burlarse de la inocencia de esta época: de los miles de sidekicks que tienen los protagonistas, de conceptos que hoy nos parecen algo desfasados como la Legión de Supermascotas… pero esto es solo el principio.

Después de este impactante comienzo, los dos seres comenzarán a recorrer el Multiverso DC, desde realidades como la Tierra-2 de los años 40 hasta el mundo más inocente todavía del Capitán Marvel. Destrozando todo a su paso, los protagonistas irán criticando las distintas incoherencias de cada mundo, en un ejercicio de autocrítica por parte de la editorial. Sería muy sencillo parodiar únicamente el pasado, pero Dorkin va más allá y nos muestra algunos elementos de la DC más reciente y que el lector deberá descubrir por sí mismo. El guionista critica a estos tebeos modernos con más virulencia, si cabe, que a los clásicos: al fin y al cabo, muchas veces están menos cuidados que sus predecesores cuando debería ser al contrario.

Pero este repaso por la historia de DC no estaría completo sin la colaboración de dibujantes como Mike Allred, Stuart Immonen, Alex Ross… y un largo etcétera. Muchos han sido importantes para la historia de la editorial, y otros son sencillamente grandes artistas. En cualquier caso, el cómic sabe qué dibujante puede reflejar el DC más clásico y cuál es el mejor para imitar el estilo característico de Jack Kirby, por poner dos ejemplos. En definitiva, Los más divertidos del mundo cuenta con un apartado gráfico sobresaliente.

Conclusión

¿Se trata de un tebeo que te vaya a cambiar la vida? No, pero se trata de una lectura entretenida y ligera sin más pretensiones que la de entretener. Y vaya si lo hace: si eres fan de la editorial DC, este cómic es una auténtica delicia en la que, a través del arte de distintos maestros y con un guionista más que solvente, se critica pero se alaba el pasado de la editorial. Se nota que Evan Dorkin le tenía cariño a esas viejas historietas.



el autor

Periodista en cuarto de carrera. Redactor en en esta página y en el portal digital madridesnoticia. Creador de un blog donde publico mis proyectos.

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
Bienvenidos una semana más al “encantador” pueblecito de Wind Gap. Para todos aquellos que todavía no hayan visto Virgen, sexto capítulo de Heridas Abiertas, aquí…