Análisis de Krypton. Temporada 1. Capítulo 4

0

Bienvenidos, Kandorianos del universo, una semana más. Tras la agitada primera intervención de Brainiac en Krypton, el ambiente se va caldeando conforme llegamos al ecuador de la serie. Empezamos a sospechar que, en breve, las cosas van a salirse de control, todavía más. Si a estas alturas, aún estáis un poco descolocados con la trama, podéis leer los análisis de los capítulos anteriores. Si, por el contrario, estáis listos para oir la voz de Rao, venid conmigo al análisis del cuarto capítulo de Krypton. Descubramos de qué hablan los Dioses.

La Casa de Vex

La Casa de Vex nos ha presentado durante la temporada a dos personajes muy intrigantes: el magistrado Daron-Vex, y su hija Nyssa. Daron-Vex se nos presentaba como un loco megalómano al principio de la serie, pero poco a poco hemos visto como, en realidad, no es más que un pequeño ratón asustado. La Voz de Rao, que prepara las celebraciones para el Nuevo Ciclo, necesita algo de paz entre los sin rango, como comprueba tras un paseo por los barrios bajos. Para conseguir esta paz, La Voz de Rao exige a Daron-Vex la cabeza de alguno de los implicados en la iniciativa Sin Rango. Y Daron se pone a ello.

De mayor quiero ser Nyssa-Vex

Pero la Casa Vex tienen otro peón en este juego, casi más interesante. Ya hemos visto a Nyssa doblegar a su padre en alguna ocasión, y comenzamos a entrever que la Casa Vex es algo más de lo que pensábamos. Nyssa ha estado jugando entre las sombras, consiguiendo, sin que ellos fueran del todo conscientes, la lealtad de la casa de El (o lo que queda de ella) y la Casa de Zod. El hecho de que su padre, un cobarde confeso, involucre a esta última en un caso de traición, no ayuda a los planes de Nyssa. Estos planes, por cierto, consisten ni más ni menos que en derrocar a La Voz de Rao.

La Casa de Zod

Lyta-Zod  vivía mejor siendo solo una soldado que se escapaba por las noches para ver a Seg-El. Sus acciones durante la Iniciativa Sin Rango le cuestan una comparecencia ante un Tribunal Militar. Lyta cree tenerlo todo bajo control a pesar de los encontronazos con su madre y de la sorprendente (e innecesaria) declaración de amor de su prometido. Pero se equivoca. Pues Daron-Vex ha decidido convertirla a ella en el chivo expiatorio, y la traición de la que la acusan, se castiga con la muerte. Lyta esta en problemas, y tal vez solo Nyssa-Vex sea capaz de salvarla.

Jayna-Zod reivindica su lugar en Krypton

Primus Zod, por su parte (cuyo verdadero nombre es Jayna) se ve atrapada entre el amor que, de forma un tanto extraña, le profesa a su hija y la lealtad que ha vivido como norma desde niña. Convencida de que Seg-El es el culpable de la situación de Lyta, trata por todos los medios de descubrir como inculparle. Pero una visita de Nyssa-Vex, cambiarás las cosas. ¿Se atreverá Jayna-Zod a revelarse contra el sistema por su hija? ¿O será el honor más importante que la familia?

La Casa de El

Seg-El tiene muchas cosas en la cabeza. Con Lyta prisionera, Rhom a punto de morir y ninguna pista sobre como ni cuando va a llegar Brainiac, Seg pierde los nervios. Tras una pelea con Adam sobre el futuro de Rhom, Seg decide ir a entregarles a Rhom a cambio de Lyta. Pero no llega muy lejos, antes de que le secuestre un grupo de Sagitari y le meta un desagradable insecto por la nariz. Tras la agradable experiencia, Seg descubre que sus captores son una organización paralela a Black Zero que conoce y desea evitar el futuro de Krypton si Brainiac llega. Además, conocen a los Centinelas y saben que Rhom solo era la primera fase, y que el Centinela está por infectar a alguien más poderoso. Por desgracia, su comandante en jefe es demasiado psicótico para resultar un buen aliado, y Seg huye de su prisión, acabando el capítulo solo y sin recursos en mitad de las tierras áridas.

¡Que momentazo!

Kem, por su parte, tras conocer la noticia de que Rhom está al borde de la muerte, trata de encontrar la forma de decírselo a la pequeña Ona, la hija de Rhom. Ona es una niña fuerte, y le pide a Kem solo una cosa, cuando este le promete que cuidará de ella: que la acompañe a dejar una ofrenda a La Voz de Rao en la festividad del Nuevo Ciclo, pues ella y su madre eran muy devotas. La niña se acerca inocentemente a La Voz, pero los Sagitari le apuntan con sus armas. Kem pide a La Voz que muestre algo de misericordia y amabilidad, proporcionándole así a La Voz de Rao justo lo que necesitaba: la paz y adoración del pueblo. La Voz hace sacerdotisa a la niña y se queda con su ofrenda. Pero ese acto, que cree tan calculado, le va a costar mucho: La Voz de Rao se ve infectado por el Centinela.

La opinión de Sofía

Un gran capítulo. Me ha gustado muchísimo. En primer lugar, el personaje de Daron-Vex ha dejado de perfilarse como un villano para revelarse como un simple peón en el juego de otros, lo que da mucha coherencia a su personaje. Su hija, por otra parte, ha evolucionado maravillosamente, convirtiéndose en una jugadora avanzada, con ideas propias y capaz de mover los hilos. Las relaciones políticas y los lazos entre Vex y Zod me han encantado.

Otra de las cosas que me han gustado ha sido la trama de Ona. Al principio me ha parecido clarísimo que ella era el nuevo Centinela, pero conforme iba pasando el capítulo, he ido desestimando esa idea, pensando que se trataba solo de una sensiblería barata. He creído maravilloso el giro hacia la salvación de Rao, y cuando por fin ha resultado ser lo que pensaba al principio,me habían distraído tanto que no me lo esperaba. Mis dieces.

Sé que he puesto mil veces esta foto pero…es que es tan mono

Una ultima cosa: bravo por ese paso al lado de Seg y Lyta. Seg, que ha vuelto a tener ese puntito canalla que le da algo de vida al personaje, y su novia apenas aparecen, demostrando que la trama es capaz de sostenerse sin Superman. Por algo la serie se llama Krypton. Lástima que Adam no salga más, con lo mono que es. Esperemos que tenga mas frases el capítulo que viene. Hasta entonces… sed felices.

el autor

En mis ratos libres soy la Chica Ardilla

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
Hay que diferenciar entre lo que creemos y lo que deseamos. Desearíamos muchas cosas, como también desearíamos que Vengadores Infinity War fuera la mejor película…