Análisis de la primera temporada de Castlevania. Así sí Netflix

5

Hace escasos meses Konami reveló por medio de una escueta nota de prensa que estaba trabajando junto a Netflix en una serie sobre una de sus sagas más míticas en la historia de los videojuegos, Castlevania. Para ello encargó a Frederator Studios, animadores de series como Hora de Aventuras, la realización del apartado visual y a Netflix la dirección y guion de la misma. 5 meses después aquí tenemos la primera temporada y supone un vistazo, un pequeño aperitivo a la historia que han prometido adaptar en mínimo dos temporadas acerca del tercer título de la saga, Castlevania III: Dracula’s Curse.

EL UNIVERSO DE CASTLEVANIA: UNA SAGA VETERANA, QUERIDA Y PARA NADA OLVIDADA

Al ser una de las sagas más veteranas del mundo de los videojuegos y a la vez tener un potencial para crear una historia y un lore absorbente, Konami no dejó pasar la oportunidad exprimir la gallina de los huevos de oro, lanzando un total de 43 juegos hasta la fecha.

Su historia se ha ido perfilando desde el primer título lanzado en 1986 para la NES. Sin embargo, no todos ellos pertenecen a la misma cronología y desde 1997, cuando salió por primera vez la oficial en la Konami Magazine, muchos de los títulos han quedado fuera de esta línea, incluidos los dos títulos de los españoles Mercury Steam: Castlevania: Lords of Shadows 1 y 2. Muchos consideran a estos el origen de verdad de la historia de Castlevania, sin embargo, una gran mayoría defiende que son un reinicio (frustrado) de la saga.

Konami no solo se atrevió a recuperar elementos del folclore de Europa Central y del Este, sino que además se basó (vagamente) en la novela Drácula de Bram Stroker, que está igualmente conectada con los videojuegos. Esta conexión se hace mediante un personaje de la misma llamado Quincey Morris, que sería en realidad uno de los descendientes del Clan Belmont. Además, incorpora diferentes monstruos de las cintas de horror clásicos, así como mitológicos y de otras culturas.

UNA HISTORIA DE CASI 1000 AÑOS

La saga relata la guerra entre la línea de sangre de los miembros del Clan Belmont y Drácula. Cada cien años Drácula es revivido y depende de los Belmont derrotarlo antes de que tenga oportunidad de invocar su cólera sobre el mundo entero.

Sería el título Castlevania: Lament of Innocence lanzado en 2003 el que daría un origen a las luchas entre el linaje Belmont y Drácula. Ambientado en 1094, introduce a Leon Belmont, quien sería el primero en el linaje de los Cazadores de Vampiros. Leon emprende una aventura para recuperar a su amada Sara de las manos del vampiro que la había secuestrado. Mathis Cronqvist, quien era amigo íntimo de Leon le traiciona con el fin de hacerse con el alma del vampiro con el fin de vengarse de Dios por haberse llevado a su amada. Es en ese momento cuando cuando nace Drácula y Leon jura ante su antiguo amigo que un miembro de su familia conseguirá destruirle.

El tercer título de la saga, Dracula’s Curse, está ambientado algo más de 300 años después del nacimiento de Vlad Tepes. A pesar de ser ellos los únicos que pueden hacer frente a los ejércitos de Drácula, la familia Belmont ha sido expulsada por la Iglesia del reino de Valaquia ante el temor generado por haber tratado con la magia. Perseguidos, repudiados y asesinados, Trevor Belmont es el último de su linaje y el protagonista de esta historia.

Tras el asesinato de la mujer de Drácula a manos de la Iglesia por considerarla una bruja, el vampiro decide vengarse de los humanos, una raza inferior a la que había perdonado todos sus males tras conocer a su fallecida mujer. Es en ese momentos cuando Trevor se ve forzado a detenerle y recuperar el gran nombre de su familia, así como llevar a cabo el trabajo para el que habían sido entrenados, cazar vampiros.

Durante los 43 títulos de los que goza la franquicia, han perfilado una historia que nos lleva desde la Edad Media hasta atreverse a mirar al futuro con la llamada Era del renacimiento de Drácula y los videojuegos Aria of Sorrow, Dawn of Sorrow y la novela Kabuchi no Tsuisoukyoku, todos ellos ambientados en el 2035, 2036 y 2037.

¿ESTÁ A LA ALTURA DE LAS EXPECTATIVAS? SÍ, Y CON CRECES

Un pensamiento que surge nada más ver la serie es “ha sabido a poco”, y en parte hay mucha razón en ello. Sin embargo, Castlevania fue anunciada el pasado febrero con vistas a estrenarse este mismo año, por ello no es raro pensar que la idea de Netflix haya sido dejarnos una temporada que funciona a modo de piloto antes que embarcarse en una serie algo más larga. Supongo que se han pasado de precavidos ante los últimos polémicos movimientos de la compañía.Cómo ya hemos visto antes, el tercer título es el elegido por Netflix para ser adaptado a la serie. Es cierto que un videojuego de la clásica NES estaba mucho más limitada a la hora de contar una historia con transfondo, por lo que la compañía dedica gran parte de esos 4 episodios a conocer a sus personajes y dotarlos de una personalidad y motivaciones que llevarán a cada uno de ellos a enfrentarse al temido Vlad Tepes.

Sin embargo, no están exentos de clichés y aunque Trevor sea carismático y un buen personaje, no se aleja de ser el típico graciosete que lleva la carga emocional y cómica de la historia. Por su parte, Sypha es más seria y decidida, la persona que lleva al último Belmont al buen camino. No entorpece la evolución de los eventos, pero es algo destacable que hayan optado por el arquetipo de pareja atípica que hemos visto muchas veces en cine y televisión.

El papel de Drácula en esta primera temporada es igual de importante como de ínfimo. Su historia de amor frustrada por la Iglesia es el detonante de la historia, pero se queda relegado a un primer episodio que para que engañarnos, es espectacular e introduce perfectamente las motivaciones del personaje y el odio que siente hacia los humanos. A partir de ese primer episodio sus apariciones son menores hasta que no lo volvemos a ver más.Drácula es uno de los personajes principales, pero no el antagonista de la temporada, ese papel se lo lleva la Iglesia Cristiana. Un acierto introducir a la cruel cristiandad, causante de la expulsión de los Belmont y del mal que sobrevuela Valaquia. Son los verdaderos villanos con sus ansias de poder, maltratos y manipulaciones a las clases bajas, quienes sufren el mayor tormento ante las hordas del vampiro.

Esto denota el gran interés de Netflix de dotar a la serie de una profundidad en cuanto a su historia y guión que se aprecia en el baile de villanos, los temas históricamente reales y controvertidos concernientes a la Iglesia y las facciones que pueblan el reino de Valaquia, relegando a los monstruos a un segundo lugar ante el mal del hombre.

Visulmente la serie luce espectacular con un acabado y un detalle pasmoso. Las animaciones están igual de conseguidas y crea escenas de acción (aunque pocas) divertidas y fáciles de seguir, pero ante todo espectaculares y sangrientas. Y es que Netflix optó por dotar de un estilo anime que se atreve con desmembraciones, sangre y muertes sin reparo tanto si son mujeres o niños, todo ello para transportarnos a esa Valaquia atestada de monstruos del infierno.Pero no se puede negar el pensamiento que he mencionado antes. ¿Sabe a poco? Sí, no es del todo malo pero una primera temporada que consta solo de 4 capítulos de poco más de 20 minutos cada uno se hace fácil de ver, pero igualmente fácil de olvidar a los pocos meses. No sabemos cuál van a ser la estrategia de Netflix a la hora de la segunda temporada, pero no les convendría retrasarla hasta 2018, más que nada porque con estos primeros capítulos la serie ya ha perfilado la mitad de la historia narrada en el videojuego.

En definitiva es una buena temporada, corta pero que sienta sus bases y que nos ha dejado satisfechos a más de uno. Todo ello gracias al trabajo de Warren Ellis, que esperemos que trabaje guionizando la segunda temporada.

¿Qué os ha parecido? ¿Os ha dejado con ganas de más por su brevedad? Un saludo y ser muy felices.



el autor

Estudiante en la Universidad Miguel Hernández de Elche. Frikazo de proporciones bíblicas, crecí amando los videojuegos y el cine como medio de escape, sacrificando la vida social. Aunque no me arrepiento. Fan hasta las venas de Batman y El Señor de los Anillos. El mundo se me queda corto, mejor dejadme en la Tierra Media.

5 comentarios

    • Alberto Lloria el

      Gracias por comentar Startman.
      En principio iban a ser dos artículos por separado, hablando del juego y ya luego de la serie, pero cuando nos dimos cuenta que tenía 4 capítulos tuvimos que dejarlo en uno, por eso el preludio tan largo.
      Por lo demás, la serie se disfruta mucho pero es lo que comento sobre la brevedad, es disfrutable sí, pero te deja con ganas de más. Supongo que la intención de Netflix ha sido no poner toda la carne en el asador y no arriesgarse por si acaso no agradaba, pero es un producto olvidable si no se ponen las pilas y sacan la 2a temporada en este año.
      Un saludo.

  1. Fernando Vílchez el

    He de decir que nunca he sido un gran conocedor de los videojuegos de Castlevania porque no he tenido oportunidad para ello, salvo Castlevania: Lords of shadow, que me gustó mucho, y la segunda entrega, que me gustó bastante menos.

    Dicho esto, la serie me ha parecido muy buena en lo que a animación respecta (las posibilidades pueden ser enormes en este formato) pero muy desaprovechada en argumento y personajes. No solo porque se trate de un prólogo de 100 minutos muy entretenido, si no porque en esos cuatro capítulos colocan a unos y otros personajes de forma muy superficial. El papel de Drácula es ínfimo. No sabemos nada de él antes de que la chica entre en el castillo, ni su relación con las fuerzas oscuras. Supongo que los fans del juego lo sabrán, pero se trata de adaptar para que también los que no lo conozcan sepan de que va la historia. Aparte de eso, todo va demasiado rápido. En fin, esperemos que en la segunda temporada, al contar con más metraje, mejore la historia. Un saludo!

    • Alberto Lloria el

      Gracias por comentar Fernando.
      Lo que dices de los personajes es cierto, sin embargo la serie está pensada para atraer a los fans de la saga Castlevania. Recupera tantas cosas del tercer título que deja en el tintero muchas cosas porque está enfocado a un target determinado: quien ha jugado a los anteriores títulos y a los posteriores. Por tanto, para quien conoce poco la saga, pasan sin pena ni gloria por la serie.
      Al ser un juego clásico de la NES, las posibilidades narrativas eran mínimas con lo que era todo un viaje constante, conociendo poco de los personajes hasta llegar al castillo de Drácula y acabar con él.
      La segunda temporada con 8 capítulos me da que intentarán darle un poco de trasfondo a esos personajes pero sin pasarse. Como he dicho se enfocan en un target en particular y no les interesa sobreexplicar nada. Lo que claramente es una desventaja para el gran público que no ha jugado.
      Un abrazo.

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
Alan Silvestri compondrá la banda sonora de Ready Player One, de Steven Spielberg. John Williams está hasta arriba de trabajo. The papers, del propio Spielberg…