InicioSeriesAnálisis de Rick y Morty. Temporada 5. Capítulo 2

Análisis de Rick y Morty. Temporada 5. Capítulo 2

Rick y Morty vuelven una semana más para deleitarnos con sus alocadas aventuras, pero… ¿son ellos de verdad? Después del episodio piloto de esta temporada, que ya supuso un buen recordatorio de por qué esta serie se ha vuelto tan popular, los creadores recuperan uno de esos capítulos que ya son una marca de la casa: las antologías de humor absurdo. Entrad en el portal verde y acompañadnos en el análisis de esta entrega.

¿Rick y Morty?

El episodio parece empezar con una premisa completamente distinta al resultado final: Rick y Morty, mientras comen con el resto de la familia, comentan cuál será su próxima aventura. Matarán al dios cristiano, que parece existir en este universo y lleva durmiendo miles de años, para horror de Jerry. Sin embargo, cuando parece que la serie de Dan Harmon y Justin Roiland va a transcurrir finalmente por estos derroteros tan polémicos, algo interrumpe la cena.

Unos soldados en armadura atacan a la familia, matando a todos y cada uno de sus miembros. En otra serie, esto habría sido una tragedia, pero recordemos que en Rick y Morty existen los universos alternativos y que no es la primera vez que el científico loco simula su muerte. Pronto descubriremos que los muertos son en realidad señuelos creados por el protagonista y que una amenaza misteriosa amenaza al núcleo familiar. Sin embargo, hay una pregunta que flota en el aire y que dominará los próximos veinte minutos: si las víctimas eran señuelos y no lo sabían… ¿cómo pueden estar seguros los protagonistas de que ellos no lo son?

La saga de los clones

Aunque el episodio comienza como otro cualquiera, está claro que los responsables del mismo han disfrutado como niños al elaborar una historia tan confusa y, a la vez, con un humor tan sencillo. La constante paranoia a la que se ven sometidos los protagonistas evoca, tal y como nos recuerdan los diálogos, a productos audiovisuales como Westworld, Blade Runner o Ex Machina, conocidos por sus giros impactantes y sus reflexiones sobre la naturaleza de las inteligencias artificiales. La diferencia es que, en lugar de utilizar esta historia para hacer un comentario filosófico, esta serie aprovecha para reforzar su mensaje nihilista y someter a sus personajes a horribles torturas sin consecuencias a largo plazo.

En ese sentido, el capítulo cumple con creces: como sucedía en las anteriores antologías de televisión interdimensional (a las que se hace un divertido guiño), se nos presentan una serie de supuestos desternillantes sin demasiada continuidad, unas viñetas inconsecuentes y deliciosamente sangrientas que no habrían podido ser protagonizadas por los verdaderos Rick y Morty. Con referencias a algunos clásicos del terror como La matanza de Texas y a la famosa película de fantasía Los Inmortales, algunas de las escenas más grotescas consiguen provocar un cierto sentimiento de incomodidad. Es increíble que aún nos pueda sorprender cómo de locos son capaces de volverse los guionistas de esta serie, que no desperdician ni una sola idea.

Sin embargo, después de haber contemplado ya cómo multitud de versiones alternativas de los protagonistas son asesinados cruelmente en capítulos anteriores, estas escenas pierden el impacto que podrían haber tenido. Saber desde el principio que los protagonistas pueden ser señuelos y cambiar de perspectiva cada poco tiempo, hace que no nos involucremos lo suficiente con la trama como para seguir los acontecimientos con atención, por muy divertidos que sean: es demasiado evidente que ninguno de los actores involucrados en esta batalla campal son los personajes que conocemos y que nunca volveremos a verlos después de estos veinte minutos. Quizás un repaso al guion habría contribuido a resolver estos problemas.

¿Las próximas víctimas de Zack Snyder?

No podíamos despedirnos sin hablar de una noticia preocupante que concierne a la serie: Zack Snyder ha declarado que está interesado en realizar una película de acción real de Rick y Morty, según cuenta, después de que el equipo de la serie le ofreciera rodar el fragmento de un capítulo que finalmente no llegó a buen puerto. Cuando creía que este hombre alejaría finalmente sus zarpas de los personajes que me gustan, me encuentro con esta desagradable novedad.

¿Necesitamos explicar por qué es una mala idea? En primer lugar, porque la esencia de esta serie se encuentra en la animación, en la capacidad de reflejar sus creativas ideas de manera rápida y barata dentro de un entorno lo suficientemente alejado de la realidad. Pero el inconveniente más importante es que Zack Snyder no puede hacer comedia: los escasos alivios cómicos de sus películas han sido lamentables y sus diálogos son más que soporíferos, al contrario que los de esta serie. Precisamente, Rick y Morty surge como una burla hacia los tópicos de la ciencia ficción, como una parodia de los cineastas grandilocuentes como Snyder. Rick y Morty funciona porque es despreocupada, porque nada importa. Un director que da intensidad incluso a un tipo barriendo no debería adaptarla al cine.

Conclusión

Mortyplicity es una divertida parodia de ciertos subgéneros del sci-fi, con algunos momentos capaces de sacar una carcajada, pero que arrastra un problema importante: el nihilismo adolescente de Rick no es tan impactante como lo era en el 2013. Aunque seguimos disfrutando de estos capítulos, tendrán que ofrecernos algo más en el futuro.

Máximo Simancashttps://laautopistadepalabras.wordpress.com/
Periodista. Redactor en esta página y, antes, en el portal digital madridesnoticia. Creador de contenido para redes sociales.

2 COMENTARIOS

  1. Gracias Máximo, gracias como siempre por el completo y brillante artículo. He de sonfesar que de la serie Ricky y Morty he visto muy poco, y tengo pendiente de ponerme con ella.

    Zack Snyder es capaz de levantar pasiones tanto en contra como a favor, en mi opinión esa cualidad la tienen los que realizan cosas atrevidas y valientes en su trabajo. En mi humilde opinión es un gran director de cine, y cualquier proyecto que emprenda es siempre una gran notícia.

    Un saludo y sed felices!!

    • ¡Buenas, muchas gracias por el comentario!
      Sobre Zack Snyder… como habrá quedado claro por el artículo, no me parece un buen director, pero es cuestión de gustos. Sí le concedo que tiene una identidad propia, pero esta no me dice nada y no creo que sea adecuada para el tono de esta serie. Puestos a escoger (aunque una película de imagen real de Rick y Morty me sigue pareciendo una aberración), seguramente optaría por alguien como Edgar Wright o Matthew Vaughn.
      Y, por último, aunque los fans de la serie pueden resultar muy pesados, los tiene por algo: para mí, es de las mejores comedias (no solo de animación) de los últimos años, y animo a todo el mundo a darle una oportunidad.
      Un saludo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMOS ARTÍCULOS