InicioseriesAnálisis de M.O.D.O.K. Temporada 1. Episodio 6

Análisis de M.O.D.O.K. Temporada 1. Episodio 6

Bienvenidos al análisis del sexto capítulo de M.O.D.O.K., un episodio realmente loco y absurdo (en el buen sentido) que, aunque no haga avanzar demasiado la trama general, sirve para profundizar en la relación entre el protagonista y su hijo Lou. Melissa es la niña de sus ojos, pero Lou es… bueno, simplemente es Lou.

Aquí puedes ver los análisis de los episodios anteriores

El capítulo empieza en Asgard, con Balder el Bravo arengando a sus bravos guerreros a enfrentarse con su gran enemigo. ¿Quién podría ser? ¿Loki, Surtur? No amigos, su gran enemigo es un portal en el cielo desde el que caen todo tipo de objetos, incluso una trituradora de papel que destroza la cabeza del bueno de Balder. Y en esa trituradora vemos el logo de esa gran némesis: AIM. Y es que a M.O.D.O.K. le gusta torturar a Thor y sus compañeros, así que ha creado un portal interdimensional en un cubo de basura para tirar todo lo que le apetece en Asgard. ¿Se puede ser más mezquino y rastrero?

Balder El Bravo ante sus hombres

En esas estamos cuando Jodie le llama y aunque él se empeñe en tener sexo telefónico (bastante bizarro por cierto), lo que su ex quiere es que se encargue de meter en cintura a su hijo ya que el bar mitzvá de Lou se está empezando a descontrolar. El joven quiere hacer magia en su celebración, pero una magia bastante extravagante y exagerada, tal y como es él. Así que M.O.D.O.K. intenta razonar con él llevándolo al trabajo y los dos acaban cayendo por el portal hacia Asgard.

Una conversación familiar

Lou queda prendado del mundo mágico de Asgard y acaba secuestrado por unos duendes Kobolds, así que su padre tiene que ir a su rescate encontrándose en el camino a los soldados que vimos al principio. Estos guerreros están en misión de venganza contra el asesino de su general y ya saben quién por el logo de AIM de la trituradora. Por supuesto M.O.D.O.K. les dice que no tiene ni idea de quién o qué podría ser ese tal AIM.

M.O.D.O.K. logra llegar al castillo de los kobolds y allí ve que Lou, lejos de ser un prisionero, encandila a los duendes con su gran espectáculo de magia. Pero su padre le echa una buena bronca por no ser normal, por estar siempre haciendo cosas raras, algo que el chaval no se toma de buenas maneras y hace que sus amigos kobols manden a paseo a M.O.D.O.K.

El espectáculo de magia de Lou

Nuestro protagonista urde un maquiavélico plan. Convence a los guerreros de que fueron los kobols los que mataron a Balder y empieza así una gran guerra con padre e hijo en bandos distintos. Vemos entonces un genial montaje de fotografías en sepia mientras los miembros de cada campamento narran cartas que han escrito a sus seres queridos. Y también vemos a M.O.D.O.K. en plan gran estratega con unas figuritas que representan el conflicto; lo malo es lo que ha tenido que sacrificar para hacer esos soldaditos de metal. De donde no hay no se puede sacar. Esta parte del capítulo es la mejor, homenajeando a las típicas películas bélicas mientras vemos imágenes de un tronchante conflicto.

Luego hay una conferencia de paz a la que a M.O.D.O.K. acude nada más y nada menos que con un tanque para acabar siendo derrotado por su hijo y sus “habilidades mágicas”. Entonces hay un gran momento padre-hijo. M.O.D.O.K. le dice que le preocupa que Lou se parezca demasiado a él y que por eso los demás se burlen de él. Solo quiere que el chico caiga bien y tenga una buena vida y para eso mejor que le gusten las cosas normales y no la magia.

M.O.D.O.K. haciendo nuevas amigas

Los duendes quieren matar a su gran enemigo, pero Lou no puede permitirlo, así que hace a su padre partícipe de su espectáculo con el típico truco de partir a alguien metido en una caja por la mitad. Los duendes creen que ha muerto y padre e hijo escapan abrazándose.

Ya en la tierra, M.O.D.O.K. se reúne con la rabina para contarle todo e intentar convencerla para que haya magia en el bar mitzvá ya que por fin ha empezado a comprender al chico. Pero la rabina le dice que la magia es cosa de niños y que es posible que Lou la utilice para alegar a los demás ya que lo está pasando mal por la separación de sus padres.

En la última escena tenemos al Super-Adaptoide en la guarida secreta de Joven M.O.D.O.K. Tiene grandes planes para la familia de su contrapartida. Unos planes que incluyen unas vainas científicas marcadas individualmente con los nombres de los miembros de la familia.

Valoración del episodio

Este capítulo vuelve a centrarse en las relaciones familiares. Es una carta de amor para padres e hijos con relaciones complicadas. M.O.D.O.K. se humaniza en cierta forma y acaba aceptando a su hijo por quién es realmente: un niño demasiado optimista y amante de la magia. Es dulce e inesperado en una historia centrada en los villanos. Pero eso lo hace aún más complicado de manejar, así que nuestro protagonista, aunque lo acepte, sigue sin saber muy bien qué hacer con él.

Asgard en todo su esplendor

En cuanto a la parte más superheroica, me ha encantado esta visita a Asgard, aunque es cierto que no hubiera estado de más ver alguna otra cara conocida aparte de la de Balder.

Sólo nos quedan cuatro episodios para el final y parece que Joven M.O.D.O.K. va poniendo las cartas sobre la mesa en su plan de ataque contra su contrapartida. Habrá que ver cómo se relaciona este ataque con todo lo que sabemos de Hexus. Y todo ello sin dejar de reírnos.

Juanjo Avilés
Licenciado en periodismo, apasionado de los comics, las (buenas) series de televisión, el cine, los videojuegos y los juegos de mesa... vamos, soy un frikazo total, siempre a vuestro servicio.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad