InicioSeriesAnálisis de Rick y Morty. Temporada 6. Capítulo 1

Análisis de Rick y Morty. Temporada 6. Capítulo 1

¿Rick y Morty ha vuelto? Rick y Morty ha vuelto. Por increíble que parezca, después de las interminables esperas de las temporadas anteriores, solo ha pasado un año entre el final de la quinta temporada y el comienzo de la sexta, que se dio el domingo pasado. La celebérrima serie sobre Morty y su inclasificable abuelo está de vuelta, después de un cliffhanger espectacular en el que se resolvía una de las subtramas más populares. ¿Ha afectado la rapidez de este estreno a su calidad? Crucemos el portal verde y descubrámoslo.

Rick y Morty, durante cien años

Después de la huida del Morty maligno, que acabó con el resto de Ricks de la Ciudadela y dejó tirados a sus Mortys, el famoso dúo se encuentra atrapado entre las ruinas de la urbe. Por suerte, la Beth del espacio los rescatará, permitiendo que viajen de vuelta a su hogar. Sin embargo, existe un problema: la pistola de portales ha quedado inutilizada, por lo que el científico loco no podrá realizar sus viajes interdimensionales.

Rick y Morty

Al intentar reactivar su fluido, Rick provocará una situación disparatada en la que todos los individuos que no se encuentran en su realidad de origen acabarán volviendo a la misma. Así, Morty volverá al universo devorado por los Cronenbergs, Jerry acabará en un universo muy similar al de las primeras temporadas y Rick retornará al garaje donde perdió a su mujer e hija, e intentará buscar de nuevo a su asesino.

Un regreso muy esperado

Ah, Rick y Morty, cómo se os echaba de menos. Se echaban de menos las reflexiones cínicas y patéticas como las del Jerry salvaje, las discusiones de familia en mitad de situaciones de vida o muerte, el ritmo frenético por el que suceden mil cosas al mismo tiempo, los saltos entre universos y el cinismo agridulce de la serie. Y es que este estreno de temporada ha sido una buena muestra de que Dan Harmon y Justin Roiland siguen en forma.

Quizás se echan en falta algunos conceptos nuevos en esta aventura, pero se han utilizado con un humor delicioso los elementos que conocíamos. A lo largo de estos veinte minutos hemos visto el regreso de personajes que creíamos desaparecidos para siempre y la resolución de un misterio: quién era el asesino de la Diane y la Beth de nuestro Rick. Eso sí, seguimos a la espera de aquellos seres más inteligentes que Rick y que, en teoría, ya podrían llegar al universo de los protagonistas después del final de la temporada anterior.

Rick y Morty

Es apropiado que el nuevo antagonista de la serie, un Rick más malvado todavía, sea el verdadero abuelo de Morty: si nuestro protagonista ha encontrado en el adolescente a una constante en un multiverso indeciblemente cruel, este es una muestra de cómo sería Rick sin una familia de la que preocuparse. Como muestra uno de los diálogos finales, Rick sí quiere a los suyos… a su manera. Aunque Rick y Morty se burle de las moralejas finales de algunos episodios, sigue dejando un lugar para la esperanza.

Sin embargo, el nihilismo desenfadado de la serie podría afectar a su disfrute: si en la primera temporada el cambio de universo era una tragedia impactante, aquí se utiliza como una broma, y todos contemplan sin alterarse la muerte de todos sus amigos y conocidos. Forma parte del mensaje de la serie, claro: los personajes acaban volviéndose impermeables a sus tragedias y cada vez les importa menos lo que sucede a su alrededor, volviéndose similares a Rick. Pero, si no se hace nada interesante con esta premisa, solo conseguirán que el espectador acabe cada vez más alienado.

Un último apunte: como admirador incondicional de la novela Solaris de Stanislaw Lem, me decepciona que un capítulo llamado Solaricks no haya utilizado más a esa inteligencia artificial diseñada para imitar a la difunta Diane, un concepto que estaría bien revisitar para saber más del pasado de Rick.

Conclusión

Rick y Morty sigue demostrando por qué se trata de una serie tan fascinante y tan frustrante al mismo tiempo, con esas virtudes y defectos que sus fans llevan disfrutando desde sus comienzos. Con la confirmación de algunas de las teorías más populares (como la que sostiene que nuestro Jerry no es ni siquiera el Jerry de la segunda realidad) y con una nueva subtrama que promete dar problemas a los protagonistas, queda claro que habrá Rick y Morty para rato, aunque quizás no para cien años.

Máximo Simancas
Máximo Simancashttps://laautopistadepalabras.wordpress.com/
Periodista. Redactor en esta página y, antes, en el portal digital madridesnoticia. Creador de contenido para redes sociales.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMOS ARTÍCULOS