InicioSeriesAnálisis de Rick y Morty. Temporada 6. Capítulo 3

Análisis de Rick y Morty. Temporada 6. Capítulo 3

Esta temporada de Rick y Morty, el buque insignia de Adult Swim, parece haber dado a los fans algo que ansiaban desde hace años: un mayor cuidado por la continuidad de la serie y una mayor atención a aquellos elementos introducidos durante entregas anteriores. Así, el piloto hablaba de la muerte de la familia de Rick, el episodio anterior recuperaba el videojuego Roy que vimos por primera vez en el lejano 2015 y este tercer capítulo se centra en la Beth del espacio, que tanto prometía al final de la cuarta temporada y tan poco acabó apareciendo. Sobra decir que pocos seguidores de la serie esperaban que protagonizara una trama como esta…

Algo pasa con Beth

La Beth espacial está de visita por acción de gracias y ha dado a sus hijos una consola alienígena con los videojuegos más realistas de todo el cosmos. Sin embargo, durante su visita a casa, acabará desarrollando una relación más que amistosa con la Beth hogareña, es decir, con su modelo genético o con su clon. Su aventura romántica contrasta con la idílica vida doméstica que defiende Jerry en su discurso de acción de gracias, en el que amenaza con suicidarse si su mujer le deja alguna vez.

Rick y Morty

Sus hijos descubrirán su relación y, mientras intentan superar el trauma que esta les provoca, harán todo lo posible para evitar que su padre lo descubra. Cuando la poca discreción de las Beths hace que esta situación se vuelva insostenible, Rick tendrá que tomar medidas para garantizar la supervivencia de su familia, que se enfrenta a una amenaza mayor que mil invasiones extraterrestres juntas.

Rick y Morty, y las mentiras

Este episodio no solo retoma el tema del incesto, una obsesión particular de los guionistas de Rick y Morty, sino que reafirma una de las constantes de esta serie, por la que los protagonistas se engañan a sí mismos para mantener su cordura o su felicidad. Rick trata a Morty como si fuera su verdadero nieto en vez de una versión alternativa, Morty sigue enamorado de Jessica a pesar de que la Jessica a la que conoció se convirtió en un mutante en la primera temporada y, ahora, las dos versiones de Beth elaboran sofismas para justificar su infidelidad y explicar su actitud siempre cambiante hacia su familia.

En este sentido, se trata de un buen estudio de personaje de Beth, siempre sujeta a las expectativas de su aburrido matrimonio y a los problemas que le ha ocasionado ser hija de quien es. Como todos, no ha elegido las cartas que le han tocado, pero se las ha arreglado para jugar lo mejor posible, en cada una de sus dos encarnaciones. Los reproches que se hacen la una a la otra no solo sirven como recurso cómico, sino que podrían ser aplicables a cada uno de nosotros. ¿Qué no le diríamos a esa versión de nosotros que se atrevió (o dejó de atreverse) a hacer lo que siempre soñamos? ¿Sentiríamos fascinación o repugnancia ante esa vida alternativa?

Rick y Morty

En unos veinte minutos, el guión hace un esbozo de estas preguntas, sin olvidarse del elemento principal de esta serie: el humor. De esta forma, los intercambios románticos de las dos protagonistas se ven interrumpidos por una serie de sketches en los que veremos algunos videojuegos de mecánicas descacharrantes, como aquel juego de lucha en el que los jugadores podían dejar de pelear si sus personajes (uno de los cuales se llama Kickpuncher, como el gag de Community) se olvidan de lo que les ha hecho enfadarse. Ver a Morty y Summer intentando evadirse de sus problemas a través de la videoconsola es toda una delicia, así como los comentarios ácidos dirigidos a la cultura gamer.

El final del episodio, en el que el personaje más inesperado salva el día, también ofrece el broche perfecto. Esta aceptación de Jerry, que para cualquier otro hubiera supuesto una afrenta a su dignidad, permite que se restaure la sacrosanta unidad familiar, basada en mentiras que ninguno de sus miembros se cree. Y es que da igual que Morty no sea su verdadero nieto y que Rick no sea su verdadero suegro, y da igual que no sepa ni siquiera si convive con su mujer o con un clon. Si la cosa funciona

Conclusión

Rick y Morty nos trae un episodio que provocará estragos en el sector más puritano del fandom, pero que tiene éxito en todo lo que se propone, haciéndonos reír y pensar. De momento, la sexta temporada está poniendo el listón muy alto.

Máximo Simancas
Máximo Simancashttps://laautopistadepalabras.wordpress.com/
Periodista. Redactor en esta página y, antes, en el portal digital madridesnoticia. Creador de contenido para redes sociales.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

Crítica de Lou, entretenida y a ratos angustiante película con una gran Allison Janney

Netflix ha estrenado una película que, la verdad, resulta muy entretenida. Hablamos de Lou, protagonizada por Allison Janney (Oscar a la mejor secundaria por...