Análisis de The Expanse. Temporada 03. Capítulo 11

6

Bienvenidos amigos y amigas una semana más a nuestro acostumbrado análisis de The Expanse. Se nos va acabando ya esta tercera temporada y el capítulo de hoy titulado ‘Mundo Caído’, representa la típica calma antes de la tormenta del inevitable final de temporada. Pero eso no quiere decir ni mucho menos que no tenga interés, estamos ante un capítulo enfocado a como los personajes lidian con la tragedia provocada por la deceleración masiva del capítulo anterior y vemos como las fichas se van moviendo para colocarse en sus respectivos sitios de cara al clímax final.

¿Preparados? recordad que podéis encontrar los análisis del resto de capítulos de la serie pinchando aquí.

CAE LA GRAVEDAD

Entre la espada y la pared, literalmente

Este ‘Mundo Caído’ se centra en tres tramas distintas, lo que pasa a bordo de la Príncipe Tomás, con Anna y Melba abordo, lo que ocurre con el regreso de Naomi a la Rocinante y el vis-a-vis de Drummer y Ashford en la Behemoth mientras se debaten entre la vida y la muerte.

Pero antes de nada, y continuando con la secuencia que nos había dejado en vilo al final del episodio anterior, Bobbie y el resto de los marines Marcianos se llevan a un Holden comatoso a bordo de su esquife, donde llegan a tener que utilizar un desfibrilador para que el hombre no se nos quede tieso en el sitio. Mientras esperan a que despierte para llevarlo a bordo de la nave madre de la flota marciana, la Xuesen, teorizan que la desaceleración masiva que ha atrapado a todas las naves dentro de la zona lenta es un mecanismo de defensa detonado tras su ataque hacia Holden, y que teniendo en cuenta la velocidad que llevaban las naves cuando el límite de velocidad fue reducido de forma tan drástica, debe de haber miles de muertos en la flota.

Y vaya si llevan razón.

A bordo de la Príncipe Tomás, Anna se da de bruces nada más salir de su camarote con un panorama dominado por la muerte y la destrucción, viéndose obligada a sortear unos pasillos sembrados de cadáveres. Cuando intenta ofrecer su ayuda médica, la serie nos mete una de esas pildoritas interesantes que nos suelen sorprender, y es que debido a los daños causados y la poca aceleración, la Príncipe Tomás se ha quedado sin gravedad y la sangre no coagula en gravedad cero, por lo tanto, cualquier herida grave más allá de una rotura ósea será mortal. A la cama no te irás sin saber una cosa más.

La pobre Tilly tiene un trágico final, pero al menos no muere sola

Cuando Anna encuentra a una Melba con el brazo roto, la ayuda a llegar a la enfermería, pero pronto se arrepiente de su solidaridad cuando encuentra también a una Tilly moribunda, que antes de expirar en una emotiva escena le cuenta que Clarissa intentó matarla, y que no parará ante nada ni nadie con tal de asesinar a Holden. Anna intenta dar con ella, pero es demasiado tarde, la joven Mao se propulsa fuera de la escotilla enfrascada en un traje espacial reforzado con rumbo a la Rocinate y la pastora se queda con una cara de póker bastante seria, sin saber que hacer.

Mientras tanto Naomi por fin logra llegar, tras una serie de problemas con su esquife, a la Rocinante donde no encuentra rastro de sus amigos. Finalmente da con un Alex y un Amos bastante tocados, llevándolos a ambos a la enfermería. En este momento tenemos otra escena intimista entre Naomi y Amos en la que este la pregunta si está de vuelta para ayudar o para quedarse y, aunque ella contesta que para quedarse, la reacción del grandullón nos deja claro que su regreso no va a resultar tan sencillo. Muchas vueltas das, Naomi, pero es bueno saber que esta vez pareces decidida a volver con su familia de una vez.

A bordo de la Behemoth Drummer y Ashford lo tienen difícil al haberse quedado atrapados, cada uno por un lado, por un enorme vehículo de transporte. En esta situación entre la vida y la muerte, y sin que nadie sepa donde están, intentan liberarse de diferentes formas y, lo que es más importante, tienen tiempo para reflexionar sobre todo lo que ha ocurrido. Ashford consigue finalmente convencer de forma bastante elocuente a Camina de que, aunque los cinturonianos nunca serán como los interianos, ahora mismo necesitan aparentar serlo para demostrar fuerza y unidad. Al darse cuenta de que Ashford es el capitán que la Behemoth necesita, Drummer se sacrifica para dejarle libre, a riesgo de morir aplastada. Tras ocuparse de que la joven reciba ayuda, Ashford se hace con la nave y ordena ‘rotar el tambor’ o lo que es lo mismo, dar vueltas al enorme cilindro de la nave generacional para crear gravedad artificial por rotación. Por suerte el sistema funciona y la Behemoth consigue generar un tercio de la gravedad terrestre, lo que impulsa a Ashford a ofrecer refugio a todos los heridos de la flota, que podrán curar sus heridas y deberán su vida, ni más ni menos, al cinturón.

Finalmente volvemos a la Roci donde Naomi y una Melba sedienta de sangre tienen una breve escaramuza en gravedad cero, cuando la cinturoniana se niega a decirle a su contrincante donde está Holden, Melba se dispone a darle pasaporte pero en el último momento Anna, que había seguido a su presa enfundándose un traje espacial, la fríe con una porra eléctrica. Pero eso no es todo, a bordo del esquife marciano Holden por fin recobra el sentido, pero no trae muy buenas noticias. Cuando Bobbie le pregunta que pasó en la estación, la respuesta del joven no augura nada bueno: “Se acerca el final de todo”.

VALORACIÓN

“Todo… el fin de todo”

‘Mundo Caído’ es un episodio centrado en los dramas personales de nuestros protagonistas y como lidian con situaciones extremas. Es un capítulo con escenas bastante emocionantes, como el reencuentro de Naomi y Amos o la muerte de Tilly, y mantiene muy bien una tensión dramática que nos mantiene en vilo. Otro punto a favor son los excelentes efectos especiales, que durante esta hora brillan con luz propia, reflejando una vez más de manera magistral lo que son los efectos físicos en gravedad cero, la falta de orientación, la manera en la que funcionan los líquidos (ojo con las lágrimas de Tilly, efecto simple pero impresionante), y lo que ya comentamos sobre las heridas.

Como punto negativo se podría decir que resulta algo anticlimático después del episodio anterior, y alguno habrá quedado bastante frustrado al no saber que pasó con el bueno de Holden, pero lo cierto es que con unas consecuencias tan serias ante la deceleración de la flota, este capítulo era más que necesario.

En definitiva, un buen episodio que destaca por su contenido dramático y sus efectos especiales, pero que puede suponer un cierto coitus interruptus en este sprint final hacia a conclusión de la temporada. Aún así, nos ofrece secuencias de interés y mantiene el nivel, que no es poco.

Nos leemos en el próximo análisis y hasta entonces, y como siempre, sed muy felices.



el autor

Graduado en Estudios Ingleses por la Universidad Autónoma de Madrid. Aficionado a la literatura, el arte, el cine y el mundo de los videojuegos, con una especial predilección por el género de ciencia ficción en todos los medios.

6 comentarios

  1. Lo cierto es que la propia historia de cómo se salvó es entretenidísima, yo lo viví en primera persona a través de las RSS y me quedé tan a cuadros, en el mejor de los sentidos, como el elenco cuando Bezos les anunció en tiempo real durante una convención que compraban la serie.

    Se mandaron avionetas con mensajes a la sede de Amazon, una maqueta de la Roci al espacio y demás, fue genial, y una muestra apabullante de la cantidad de gente que le tenía cariño a esta serie, no puede haber habido un final mejor.

  2. Muy buena serie, y muy buén análisis. Os felicito.
    Una duda, existe un libro de Arthur C.Clarke “el martillo de Diós” donde los humanos colonizaban la luna y marte, y un asteroide amenazaba con caer en la tierra….. lo cual pasa en “The Expanse” la cual a su vez está basada en otros libros más actuales (¿plagio?)

  3. Hola Javier, gracias por tu comentario.

    Es cierto que hay ciertas similitudes y elementos comunes, pero yo creo que hay que entender que el concepto de creatividad (las Musa) que se tiene en la cultura general no es del todo acertado.
    Lo que conocemos como creatividad proviene de una mezcla de influencias y lo que los anglosajones llaman el mix-and-match de conceptos e ideas que se residen previamente en la mente de los autores. La historia de la narrativa es un continuo que lleva reiterando sobre sí mismo desde el amanecer de los tiempos y, si investigas, verás que todas las propiedades intelectuales que te gustan tienen sus precedentes, que son el acerbo creativo de donde las sacaron sus correspondientes autores.

    Uno de los ejemplos más universales es Star Wars que es una mezcla de elementos de la Era Dorada de la ci-fi (con esas naves gigantes como planetas), Flash Gordon, los mítos Artúricos, la Fortaleza Escondida de Kurosawa y diversos otros conceptos de la cúltura asiatica como el Chi y los monjes guerreros. Todo ello estructuradao con base en el Viaje del Héroe del profesor Joseph Campbell.

    Con todo esto lo que quiero decir es que es muy posible que los autores de The Expanse hayan leído el libro de Clarke y se hayan inspirado en ciertos aspectos de este, incorporándolos en su propia historia, pero eso no se consideraría en ningún caso como un plágio.

    Un saludo.

    • Gracias por contestar Álvaro, tu comentario es muy sesudo y me lleva a la reflexión, es cierto lo que dices y se puede hacer el mismo paralelismo con la música, donde también suele haber debate entre las influencias/inspiración y plagio( o pseudo-plagio)

      Un saludo, a ver que tal cuando salga la 4 temporada.

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
¿Has visto la serie de Netflix de Titanes y te has quedado con ganas de más? ECC Ediciones nos trae este cómic que abre una nueva…