InicioSeriesAnálisis de The Expanse. Temporada 6. Episodio 6. Final de la Serie

Análisis de The Expanse. Temporada 6. Episodio 6. Final de la Serie

Con un episodio brillante, digno colofón para tan magnífica serie, se despidió The Expanse y analizamos la entrega final. La serie, basada en la saga de novelas de James S.A. Corey, puede ser vista en Prime Video.

Bienvenidos por última vez a nuestro encuentro semanal con The Expanse: qué triste decirlo y, a la vez, cuánta satisfacción nos deja un cierre tan soberbio que, como cabía esperar, estuvo lleno de emoción y de épica. Si bien se ha cerrado la historia principal, han quedado, como era de preverse, algunas puertas abiertas que nos hacen ilusionar con la posibilidad de un spin-off. Crucemos los dedos…

Mientras tanto, pasemos a analizar este episodio final, cuyo título, al igual que el del sexto libro de la saga, es Las Cenizas de Babilonia. Como lo vengo haciendo a lo largo de todos estos análisis, cumplo en advertir que SE VIENEN SPOILERS DE LA TRAMA y les recuerdo que pueden echar ojo aquí a los anteriores. Al ruedo… y tratemos de no llorar.

Los Niños del Mañana

Como no podía ser de otra manera, el episodio comienza en Laconia, donde vemos al almirante Duarte contemplar en el cielo la inmensa estructura de protomolécula en órbita. Su rostro revela que está viendo algo más allá de lo obvio y ya sabremos que tiene sus propios planes en mente.

A todo esto, Cara regresa a casa con su hermano resucitado, pero sus padres no reaccionan como esperaba. Lejos de alegrarse, se horrorizan al verlo con ese aspecto y está claro que ya no lo ven como Alexander. Blandiendo un cuchillo hacia el niño, el padre lo hiere en una mano pero la herida se cierra casi instantáneamente: protomolécula, digamos. Opta entonces por empujarlo y encerrarlo en un armario pero, al girarse, Cara no está allí y se la oye implorante llamando desde los bosques.

La pareja sale a buscarla para encontrarse con que todo ha sido un engaño: les ha dejado repitiéndose un mensaje grabado. Aprovechando la distracción, la niña saca a su hermano del armario y ambos corren hacia la floresta acompañados por los “extraños perros”. Cara sonríe mientras dice que no teme morir porque volverá de todas formas: a su alrededor todo se va volviendo azul y es evidente que ella también está ahora infectada por la protomolécula.

Última Cena

Hay reunión cumbre en Ceres para trazar el curso de acción en la cacería de Inaros. Tal como lo anticipara en su acuerdo con Avasarala, Camina Drummer no se plegará a las órdenes de los internos e irá por su lado: no es solo cuestión de autodeterminación; es también su propia guerra personal contra el líder terrorista. Holden abre un tercer camino: que la Rocinante aproveche la distracción de la batalla y se acerque a la estación Medina para quitarle a la Armada Libre el control del cañón de riel.

Clarissa, en tanto, ve deteriorarse a ojos vista su salud y un escaneo le arroja que padece Síndrome de Colapso Endocrino Complejo: no sé qué será, pero no suena bien y le quedan a lo sumo cinco años de vida. Decide no decir palabra al resto y se dedica a preparar una comida casera para algo así como una “última cena” en la Rocinante antes de la batalla (no sé si la cena exista como concepto en el espacio, pero la idea se entiende).

Las conversaciones a bordo suenan también a despedida: Amos y Naomi recuerdan los tiempos del Canterbury (donde comenzó todo); Bobbie hace referencia al origen marciano de la Rocinante destacando que sus “compatriotas” la siguen llamando Tachi; Holden replica recordando a Alex cuando decía que la Roci elige a su tripulación y no al revés. Toda una danza de referencias nostálgicas con aroma de adiós.

El Precio de la Libertad

A bordo de la Pella, Filip ha sido reasignado a los mandos de combate tras la buena impresión que dejara a su padre la filmación mostrada por Rosenfeld. Esta última, precisamente, no es amiga del plan de batalla de Inaros, quien, sin embargo, confía en un elemento sorpresa sobre el cual nada dice y que parece tener que ver con el almirante Duarte.

Desde las naves de la coalición, detectan a la Pella junto a su séquito yendo en busca del Anillo. Drummer, quien no ve la hora de borrar a Inaros de la existencia, va tras ella junto a las suyas, en una de las cuales viaja Walker. Sin embargo, desde la Rocinante, Naomi comprueba que la Pella se está separando del resto de las naves que, extrañamente, no van a cubrirla. Está claro que no es la Pella sino un disfraz y, en efecto, la verdadera emerge del falso fuselaje de un carguero e inicia el fuego.

Drummer es sorprendida por el astuto y artero movimiento de Inaros que, de hecho, le cuesta la pérdida de la mayoría de sus naves y la muerte de Walker. Obsesionada como está, sin embargo, con su venganza personal y aun a pesar de faltarle una sección completa en el costado de la Tynan, quiere ir tras la Pella, pero la sensatez se impone y ordena dejar de perseguirla.

Inaros parece haber salido airoso del primer enfrentamiento, pero solo es una sensación fugaz. Sus naves también han recibido serios daños y muchas bajas, entre ellas la de Rosenfeld. Cuando Filip le informa de su muerte, no parece, sin embargo, inmutarse demasiado y ello irrita sobremanera a su hijo, quien le pregunta si le importan en algo los muertos que deja atrás. Marco responde que es el precio de la libertad y su hijo le replica si no será solo su libertad y si no tendrán que morir todos menos él: un planteo aplicable a muchos líderes terroristas.

Pero sigue habiendo malas noticias para Inaros: Duarte se ha comunicado con él para informarle que no moverá un dedo en su favor ni le dejará pasar hacia el otro lado del Anillo: lo ve acabado y anuncia su propia guerra contra diferentes dioses.

El Anillo y sus Entes

Mientras la batalla recrudece, en la Rocinante se preparan para llevar a cabo su parte del plan. Amos manifiesta que no va a quedarse a bordo sin participar de la misión, la cual consiste en acercar un transporte de hielo (el Giambattista) a la estación Medina y arrojar hacia ella cápsulas con soldados. Dice preferir que lo maten de frente y no por la espalda. Y Bobbie está de acuerdo.

En medio de la lluvia de cápsulas, ambos logran hacer pie en la Medina pero llegar hasta el cañón de riel se complica y no pueden esperar apoyo de la Rocinante hasta tanto se hayan apoderado del mismo. Viendo esto último como imposible, Bobbie se lanza en un ataque suicida bajo el fuego enemigo y dispara contra el reactor del cañón hasta destruirlo: no era el objetivo original, pero no quedó opción. En heroica actitud, Amos se lanza a cubrirla mientras los disparos arrecian y ya están a punto de hacer mella en sus trajes cuando la oportuna intervención de la Rocinante acaba con los atacantes.

A pesar de la advertencia de Duarte, Inaros sigue en busca del Anillo, pues tampoco a él le están quedando opciones. Naomi tiene entonces la idea de usar el Anillo en su contra: aplicarle una sobrecarga de energía en el exacto momento en que lo esté atravesando para poner en funcionamiento sus “entes”; algo así activar sus anticuerpos.

El transporte de hielo, por lo tanto, tiene una misión más que cumplir. Y, en efecto, al momento mismo en que Inaros se lanza con su nave hacia el Anillo, es arrojado también el Giambattista y Naomi, en dolorosa decisión por estar Filip a bordo de la Pella, activa una sobrecarga en su reactor que provoca que los entes del Anillo comiencen a actuar del mismo modo que antes lo hicieran con la Barkeith.

Cuando Inaros se da cuenta de ello, da orden de desviarse, pero ya es muy tarde y así acaba: desvaneciéndose. Un final que, vemos ahora, se nos había anunciado en la última escena de la temporada anterior con el trágico desenlace de Sauveterre y la Barkeith.

El Nuevo Equilibrio

Al final de la entrega anterior, Drummer le había preguntado a Avasarala qué pasaría una vez que la batalla estuviera ganada y Marco muerto. Y exactamente eso es lo que ahora se decide en una mesa de concertación entre las fuerzas de la coalición vencedora: casi una postal de Postdam. Camina, tal como antes lo manifestara, no está dispuesta a que el Anillo sea custodiado por los internos.

La propuesta de Avasarala es crear un sindicato de transporte para que tenga a cargo su custodia y que a su frente esté alguien lo suficientemente neutral y apolítico: Holden, obviamente. Al principio no acepta, pero termina haciéndolo y en su discurso de asunción nombra como vicepresidenta a Drummer.

Juega entonces una carta que Avasarala recién ve venir a último momento. Apenas asumido el cargo, Holden renuncia y deja el sindicato en manos de Drummer o, lo que es lo mismo, del cinturón. Avasarala, furiosa, se da cuenta de que ya lo tenían hablado entre ambos y en privado le recrimina con dureza.

Él, sin embargo y con toda tranquilidad, le replica que ha hecho lo mejor y necesario para que la paz se mantenga. Dicho de otro modo, está diciendo que cualquier paz nacerá muy inestable si se vuelve a repetir el error de postergar al Anillo: no hay, por lo tanto, ni Versalles ni Postdam. Hasta llega a reconocer que había algo de verdad en lo que Inaros defendía: una idea puede ser válida más allá de los reprobables métodos con que alguien la lleve a cabo.

Una vez a bordo de la Rocinante, sin embargo, y ya reunido con el resto, Holden se pregunta si habrá hecho lo mejor. Y Naomi le responde que uno nunca sabe qué efecto puedan llegar a causar sus palabras o acciones en otros que quizás lo tomen como ejemplo. De modo paralelo, una escena nos muestra a Filip a bordo de la Pella instantes antes de que su padre intentara cruzar el Anillo y nos enteramos que no murió, sino que escapó antes a bordo de uno de los esquifes de mantenimiento.

Vaya sorpresa para nosotros, que queremos avisarle de algún modo a Naomi que sus acciones también han tenido algún efecto en alguien. Más aún: el joven dice que su nombre es Filip Nagata. Lo lograste, Naomi, aunque nunca te enteres.

Holden, en tanto, está preocupado por qué vaya a pasar de allí en más o qué pueda haber ocurrido con la muestra robada de protomolécula, a lo cual Naomi responde que, por una vez, piense en el presente. Pilotada por Bobbie, vemos a la Rocinante perderse entre las estrellas y hacerse pequeña hasta confundirse con ellas.

Balance Final de la Serie

Confieso que algo se me aflojó cuando, en la introducción, supe que estaba escuchando por última vez la bellamente triste música de Clinton Shorter o, al menos, última como preámbulo a un nuevo episodio.

Algo parecido me ocurrió con Juego de Tronos, Vikingos o tantas otras maravillosas series que nos acompañaron durante mucho tiempo hasta que de pronto uno toma conciencia de que nos dicen adiós. Justamente por el tiempo que han estado con nosotros, el vacío que nos dejan las grandes series suele ser mayor que el de las películas: se parece más bien a cerrar la última página de una extensa novela.

Este episodio en particular nos ha dado, creo, el mejor cierre posible. Tal como comentáramos en el análisis anterior, era imposible pensar en un final rosa o que cerrara absolutamente todas las subtramas por arte de magia.

La gran sorpresa es que no murió nadie más entre los protagonistas principales: les aseguro que aposté fichas a Clarissa en cuanto supimos su diagnóstico. Y luego a Camina, enceguecida por ir tras Inaros. Y después a Bobbie, atacando el cañón de riel a lo kamikaze. Y a Amos, saliendo a cubrirla.

Pero no: todos quedaron vivos y, sin embargo, no es un final rosa. El futuro del universo se presenta terriblemente incierto y cualesquiera sean los planes de Duarte con la protomolécula, difícil esperar algo bueno. Más aún con los sucesos de Laconia y los niños que vuelven a la vida convertidos en otra cosa: está más que claro que estamos ante un escenario de spin-off y si el episodio anterior nos lo daba como probable, este diría que nos lo asegura.

The Expanse ha sido, para muchos de nosotros, el tipo de serie que estábamos esperando, sobre todo para quienes amamos el espacio. Y si bien contiene un elemento claramente alienígena, como lo es la protomolécula y alguna que otra criatura de faunas locales planetarias, nunca necesitó de la lucha entre especies diferentes para sostener su trama: aquí la contienda estuvo planteada siempre dentro de la misma. Es que vaya donde vaya el ser humano y colonice lo que colonice, ¿podrá desprenderse de sus problemas, sus conflictos, sus desigualdades y, sobre todo, sus luchas de poder?

El escenario de The Expanse es terriblemente humano… estremecedoramente humano diría: y muy actual. Es un sistema solar con privilegiados y relegados. Y al igual que ocurre en nuestro mundo, están aquellos que, levantando las banderas de la liberación por causas justas, terminan, sin embargo, incurriendo en prácticas tan deleznables como las de aquellos a quienes dicen combatir.

No es difícil, de hecho, disociar este mundo del que quedó tras la caída de la Unión Soviética (analogía con Marte) ni de los movimientos fundamentalistas que salieron a recoger las banderas del antinorteamericanismo. Es que The Expanse es también una autocrítica del papel de Estados Unidos en el mundo, o de otros países desarrollados.

Pero, además, nos ha dado una cantidad de personajes inolvidables. Bien construidos, bien actuados y capaces de generarnos empatía o miedo de igual modo. Marco Inaros, sin duda y gracias a la brillante recreación de Keon Alexander, quedará como uno de los grandes villanos que hayamos visto en pantalla.

Igualmente soberbia ha sido la encarnación de aquellos a quienes les tocó ser sus antagonistas: Shohreh Aghdashloo componiendo magistralmente a una increíble secretaria general de la ONU que, por suerte, aligeró cierto perfil exagerado que le habían dado en la cuarta temporada, cuando maldecía y lanzaba improperios a diestra y sinietra.

Y, por supuesto, Cara Gee dando vida a una Camina Drummer que, poco a poco y casi en silencio, fue adquiriendo un rol desencadenante. Es una lástima, de hecho, que las adaptaciones de los libros no continúen más allá del salto temporal, pues la veríamos madurar y desarrollarse como líder. Quizás en algún spin-off: no lo sabemos.

Y el resto no ha desentonado. En su rústica simpleza, lindante con la brutalidad, Amos ha sido un personaje querible y entrañable en la interpretación de West Chatham. Ni qué hablar de Dominique Tipper en la piel de Naomi, con todas las tormentas internas que debió atravesar en relación con la presencia de su hijo en la Armada Libre. Bobbie (Frankie Adams) fue otro personajazo: la rebeldía de la honestidad ante lo injusto. Clarissa (Nadine Nicole), con sus culpas a cuestas, terminó aportando humanidad en una guerra que la estaba perdiendo.

Holden (Steven Strait), líder a pesar suyo, fue el equibrio en medio de todo y no puedo dejar de mencionar a Alex (Cas Anvar), que, aún muerto, para mí siguió siendo parte de la tripulación hasta el final; no emito juicio sobre las acusaciones en contra del actor: los personajes tienen existencia propia más allá de quienes los interpreten y el suyo fue altamente querible. Y no dejemos afuera a Josephus Miller, ese increíble detective compuesto por Thomas Jane, al cual extrañamos mucho tras su sacrificio en la segunda temporada, aun cuando nos visitara cada tanto en las dos siguientes.

Y para ir ya cerrando este último análisis de The Expanse, no quiero dejar de mencionar a mi compañero Álvaro, que fue quien de manera impecable se encargó de las tres primeras temporadas antes de que yo tomara la posta en la cuarta. Y por supuesto, agradecer a cada uno de ustedes, ya sea que hayan acompañado “en silencio” o bien con sus comentarios y opiniones que siempre enriquecieron los análisis.

Y mientras nos quedamos, como dije al principio, cruzando los dedos por un spin-off, no puedo despegar la vista de esa Rocinante que se va empequeñeciendo hasta perderse en el universo ni tampoco de los créditos finales hasta que cae el último y mi pantalla vuelve a ser ocupada por el banner de The Expanse mientras una opción reza “Ver desde el comienzo”. ¿Otra vez? ¿Y por qué no?…

Hasta pronto y gracias nuevamente. Nos volveremos seguramente a encontrar en algún lugar de la web. Sean felices…

Rodolfo Del Bene
Rodolfo Del Bene
Soy profesor de historia graduado en la Universidad Nacional de La Plata. Entusiasta del cine, los cómics, la literatura, las series, la ciencia ficción y demás cosas que ayuden a mantener mi cerebro lo suficientemente alienado y trastornado.

24 COMENTARIOS

  1. Ya lo dije en una ocasión y me reafirmo. Aunque esta serie está en mi top de ficción dado el panorama actual, hay un antes (dos primeras temporadas) y un después (todas las demás).

    Los dos aspectos más importantes para mi fueron el royo detectivesco y el misterio de la protomolécula… que se decantaran (o el autor de las novelas) por las tramas políticas y no se le sacara muchísimo más jugo al tema de civilizaciones aliens y planetas con cosas por descubrir, fue un bajón muy gordo… Y no es que la trama política no este bien, pero si he llegado hasta el final ha sido por el buen hacer de los actores y el enganche de las primeras temporadas.

    • Hola Peter: gracias por comentar! Yo también lo he dicho y no quisiera ser reiterativo, pero bueno, aquí no estamos de acuerdo porque lo que tú señalas como defecto (el aspecto político de la historia) es justamente lo que a mí más me gustó y, de hecho, en el artículo he destacado que se haya sabido privilegiar eso en lugar de un choque entre civilizaciones. Criterios diferentes y gustos diferentes, eso es todo. Para mí, la mejor temporada fue la quinta, pero para gustos los colores y valoro mucho toda opinión, así que gracias por el valioso aporte y por haber acompañado estos análisis. Un saludo!

  2. Buenas, gracias por tus muy buenos análisis como el que nos ocupa. Como pensé, se estaban guardando el dinero para darnos un episodio final épico, así como que lo harían más largo para poder cerrar bien todas las tramas, como así ha sido, al igual que en Galáctica, serie con la que comparte elementos en común, tuvimos un final con mucha acción y le dieron un buen final a nuestros protagonistas. A pesar de que no ha sido una temporada en su conjunto con demasiada acción, si que han sabido manejar bien el ritmo de los episodios y al ser corta ha sido muy llevadera. Por lo tanto, la pondría como una muy buena temporada junto con las mejores que son las 2, 3 y 5. La 1 fue muy buena temporada pero sus primeros episodios fueron algo lentos y la 4 fue bastante lenta en su conjunto debido al material de origen, aunque sirvió para presentarnos al villano de las dos siguientes temporadas, Inaros. Con respecto a la trama política, ha estado siempre presente en la serie, como lo estuvo en la que mencione y la trama detectivesca realmente terminó en la temporada 1. En conclusión, una muy buena serie que ha sido incluso mejor a medida que ha ido avanzando y se ha despedido con casi todas sus temporadas siendo muy buenas, cosa que no todas las series pueden decir.

  3. Hola Sergio: gracias a ti por leer, acompañar y comentar! Sí, es verdad lo que dices: The Expanse se despidió con el listón alto y eso raras veces ocurre. Coincido bastante en cuanto a la valoración de las temporadas. La trama detectivesca existió mientras estaba Miller, quien inclusive ya en la segunda temporada tiene un rol distinto: ya después la cosa estaba más o menos clara.
    Espero que nos regalen algún spin-off, aunque más no sea de dos temporadas y punto. Gracias por los valiosos aportes y hasta cualquier momento. Un saludo!

  4. A mi me ha dejado con ganas de más. Ya he buscado los libros para ponerme con ellos en cuanto tenga un hueco, seguro que me mola ahondar más en cada uno de los personajes, con muchisimos detalles que entiendo que se habrán quedado en el tintero.

    Gran final y, como cada semana, gran análisis. ¡Muchas gracias por ellos!

    • Hola Pascual: gracias por comentar y por acompañar! Pues si le entras a los libros, seguramente tendrás mucho para satisfacer las ganas de más. El último que está publicado en español es el séptimo (que es el primero que la serie no adapta, aunque esta última temporada arrojó algún que otro chispazo) e interpreto que, en poco más, se publicarán los otros dos. Y hay otro más, que es un desarrollo colateral y que se relaciona con Laconia. Gracias por tus aportes, siempre valiosos. Hasta cualquier momento: un saludo!

  5. Se “terminó” The Expanse. Y lo pongo entre comillas, porque claramente al no cerrar el arco argumental de Laconia, queda una amplia posibilidad de que si se lleguen a adaptar los tres libros que faltan de la saga. De hecho, esto de “temporada final” me sonó más a truco de marketing de parte de Amazon con claras miras de volver a retomar la historia más adelante. Sí, The Expanse esta lejos de ser una serie mediática, pero está claro que a estas alturas ya tiene una sólida base de seguidores y la empresa de Jeff Bezos, que son expertos en mercadotecnia, bien que le van a sacar partido a eso (espero 😛). Además, como plus, los de Amazon han regalado varios extras y contenido adicional en cada uno de los capítulos de esta temporada.

    Independientemente de que haya o no más The Expanse para la televisión, yo he quedado totalmente satisfecho con las seis temporadas que hemos vivido. Recuerdo que empecé a ver esta serie casi casi por mera casualidad cuando me la encontré ahí perdida en el catálogo de Netflix y sin tener nada de información de ella, me puse a verla (andaba con ganas de ver algo de ciencia ficción) y poco a poco me fui enganchado. Ya después me di cuenta de que la historia venia de una importante saga de libros firmados por James S. A. Corey. Después se vino la cancelación por parte de Syfy en la tercera temporada, la cual de hecho no me extraño, ya que me parecía una serie que poca gente estaba viendo. Afortunadamente los de Amazon le vieron potencial y la retomaron de excelente forma.

    Realmente lo único que siempre le critique a esta serie fue el hecho de que los guionistas siempre acomodaban todo de tal forma que todo sucediera en los mismos espacios interiores (cosas para ahorrar presupuesto supongo), pero aun con esto, The Expanse sí logró dar toda una sensación de epicidad y grandeza, porque eso sí, aun siendo un producto televisivo siempre fue una serie muy bien producida y más cuando entró Amazon, que es una empresa con un poder económico enorme.

    Respecto a este capítulo final en sí, fue el único (sí, el único) de esta temporada que sí me dio la sensación de estar viendo un cierre de la historia. Los otros cinco (que también los disfrute claro) cómo que todo iba en un ritmo poco apresurado y sin prisas, como si no quisieran realmente acabar la trama. Pero ahora sí los guionistas le pusieron el acelerador y regalaron un capítulo final con un ritmo mucho más intenso, vibrante y lleno de buenos momentos. Incluso su duración fue un poco más larga que lo habitual.

    Eso sí, siento que el capítulo hubiera ganado todavía más emotividad si alguno de los protagonistas hubiera muerto, pero al final decidieron dejar a todos los principales vivos.

    En general todo el capítulo fue de muy alto nivel, aunque rescatando algunos momentos, me quedó con:
    – La cena de toda la tripulación de la Rocinante que les prepara el personaje de Clarissa Mao. Un hermoso momento nostálgico.
    – Toda la secuencia del ataque de Camina Drummer.
    – El arribo de Bobbie Draper, Amos Burton y el resto del ejército en las capsulas, así como la posterior batalla en la estación Medina.
    – James Holden haciendo un James Holden al cederle el poder del sindicato de transporte del anillo a Camina Drummer en su primer discurso.
    – Todo el valioso diálogo final de Naomi diciendo entre otras cosas que “nunca sabes con certeza el efecto que podrías tener en alguien. Quizá algo genial que dijiste los persigue por siempre.”

    ¡Uf!, empiezo a hacer memoria de todo lo que fue sucediendo en la trama y todos los personajes (y el buen hacer de sus respectivos interpretes) que fueron interviniendo en la misma. Desde el quinto miembro sobreviviente de la Canterbury Shed Garvey que ya pocos recuerdan, pasando por Juliette Mao y su padre Jules-Pierre Mao, siguiendo con el político Sadavir Errinwright, o el trabajador de seguridad privado Cotyar Ghazi, siguiendo con gente como el almirante Augusto Nguyễn o la socialiete Tilly Fagan, pasando por la pastora Anna Volovodov, o el botanista Praxideke “Prax” Meng; el maquiavélico Adolphus Murtry, el pirata Klaes Ashford así como o la oficial de seguridad Chandra Wei; la rival política de Avasarala Nancy Gao o Fred Lucius Johnson, etc, etc, etc…

    Mención aparte merecen desde luego el inolvidable Joe Miller, quien fue parte primordial en la primera parte de la historia, además de que toda su trama fue un brillante homenaje al cine y novela negra al más puro estilo del mejor Raymond Chandler. Así como Alex Kamal, que independientemente de las acusaciones que surgieron en contra del actor, su personaje también fue uno de los importantes en las cinco temporadas que lo tuvimos.

    Por cierto, siempre me llamó la atención el tono de voz tan grave y peculiar de Shohreh Aghdashloo, quien para el personaje que tan bien interpreta (tan metido en la difícil y maquiavélica labor de hacer política) siempre sentí que le quedaba bastante ese tipo de voz. Otros actores que siempre disfruté su interpretación fueron Wes Chatham y Frankie Adams. Cara Gee también creció bastante a lo largo de las temporadas, así como Nadine Nicole, que me terminó cayendo bastante bien su personaje redimido de Clarissa Mao.

    The Expanse, nunca fue una serie mediática, nunca vi que ni siquiera la consideran para un solo Emmy a lo largo de sus seis temporadas; los actores en general eran poco conocidos y además siempre fue una trama muy enfocada a un nicho muy especifico de gente muy fan de la ciencia ficción y rollos políticos… y quizás todo eso hizo que esta serie se volviera auténticamente de culto, lo cual de hecho (viéndolo desde otro punto de vista) es algo bastante bueno. Además, dado que aquí en México fue una serie muy poca vista, nunca tuve que preocuparme por entrar a alguna red social y tragarme algún spoiler (hehe).

    Pues me ha quedado largo el texto, pero dado que fue el capítulo final ahora sí me quise explayar.

    Ya para finalizar, quiero felicitar a Rodolfo Del Bene por su gran labor de ir reseñando capítulo a capítulo esta fabulosa serie. Siempre me gustó su estilo ameno y coloquial, que además siempre me ayudaba a entender mejor la trama, además de agradecerle que siempre se tomó el tiempo de contestar de manera muy amable los comentarios que iba dejando de vez en cuando. Si en un futuro se adaptan los tres libros que faltan de la saga, espero leer nuevamente a Rodolfo Del Bene reseñando los capítulos.

    Bien, pues The Expanse para mí no ha terminado, ahí tengo toda la saga de libros para leer (los cuales de momento preferí no hacerlo para no autospoilearme) pero ya es hora de que me ponga a navegar en sus páginas.

    Yendo acorde con esta web, The Expanse son de “las cosas que me hacen feliz”

    Saludos 😃

    • Hola Javier: muchas gracias por tu extenso comentario que, en efecto, esta serie amerita. Si habremos sufrido con aquella cancelación tras la tercera temporada y respirado aliviados cuando Amazon la rescató; viéndolo así, no podemos dejar de celebrar haber visto un cierre tras tres temporadas.
      Has hecho un excelente análisis de los personajes, inclusive de algunos que no llegaron al final y que no mencioné en mi artículo, pero sí coincidimos en cuanto a señalar a Alex y a Miller. Lo de “novela negra” era tal cual; inclusive le preguntaban siempre por qué usaba sombrero, jaja… Y la voz de Shohreh es increíble: uno la imagina relatando Cumbres Borrascosas por radio o algo por el estilo, ja…
      Te agradezco infinitamente el concepto sobre mis reseñas y me alegra que hayan servido de ayuda. Por fortuna, en esta serie siempre ustedes me han dejado comentarios y eso también estimula: es sentirse acompañado. En este tipo de series de culto, uno suele pensar que está solo, jaja… (aunque la cantidad de visitas que ahora está teniendo este artículo da para bastante más que serie de culto). Así que simplemente te agradezco a ti como al resto de los que comentaron; ojalá podamos reencontrarnos si, como dices, hubiera spin-off. De no ser así, en algún otro lugar de la web.
      Un saludo y gracias por tanto valioso aporte!

      • Muchas gracias por tomarte el tiempo de siempre responder mis comentarios Rodolfo Del Bene. Y si llega a a ver más The Expanse, ojalá pueda seguirte leyendo, y si no, seguro lo haré en algún otro buen artículo que escribas por aquí en la web de algún otro tema.

        Saludos espaciales desde México 😀🪐🌙

  6. Alguien ha leido los libros, porque si la serie sigue la historia de los libros leeré el número 7 Persépolis Rising. Hay otra serie, Fundación que se aleja bastante de la historia de los libros de Asimov, con suerte mantiene nombres de protagonistas.

    • Hola Gerardo: Yo he leído los libros justamente hasta el séptimo. En general, la adaptación es bastante fiel, pero tiene algunos cambios. Ojo, si comienzas leyendo el séptimo, te encontrarás, por ejemplo, con que Alex sigue vivo. De todas formas, hay un salto temporal de treinta años con respecto al resto de la historia y salvo pequeños detalles, creo que podrías ubicarte. Fundación también ha sido analizada por un servidor, jaja… están los artículos en esta web. Y allí las diferencias son mucho mayores pero es lógico: Asimov escribió su saga en los cincuenta y jamás pensó en la pantalla. En este caso, es bastante distinto y no vas a encontrar tantas diferencias. Gracias por leer y aportar! Un saludo

  7. que buen resumen una gran serie no me di cuenta cuando vi el ultimo capitulo que habia terminado la serie, pense que le iban a dar un cierre con la protomolecula, igual a mi mucho no me gusto esta temporada salvo por el ultimo episodio y el anterior, creo que hay mejores temporadas pero es una serie de ciencia ficcion para mi la mejor con una buena trama y actores que trabajan muy bien un saludo!

    • Hola Sergio: gracias por comentar y, desde ya, por el concepto. A mí me pareció una temporada que estuvo a la altura, aunque la anterior fue deslumbrante y quizás, en mi opinión, la mejor, pero es difícil decidirse por una. Solo la cuarta estuvo algo por debajo pero eso va en consonancia con los libros donde pasa lo mismo y, además, lo que ocurre en la cuarta es esencial para que entendamos lo que sigue. Coincido en que es una de las mejores series de ciencia ficción que existen y, de las que se han emitido en estas dos últimas décadas, muy posiblemente, la mejor, sí. Un saludo y gracias nuevamente!

  8. Hola Rodolfo.

    Me gusto tu análisis del ultimo capitulo..

    Me encanta la serie, yo creo que es una historia muy apegada a una muy posible realidad de como lograremos expandirnos en el espacio. Nada de “teletransportes” o “naves a velocidades luz”, con la realidad de que las altas velocidades y la poca o nula gravedad al final causan un daño en el cuerpo… Pero lo mejor es el planteamiento de la serie, que vayamos a donde vayamos (aun teniendo la tecnología mas avanzada) siempre estaremos en guerra con nosotros mismos.. no se necesitan razas alienígenas para matarnos.. nosotros mismos podemos (alentados siempre por las mismas cosas, poder y avaricia)..

    Saludos y ojala tengamos mas de “The Expanse” porque todavía tiene de donde sacarle jugo.

    • Hola Ernesto:
      Gracias por comentar y por el concepto. Exacto: creo que has dado con la idea clave de The Expanse y allí está la razón de que no se necesite tanto alienígena. La misma humanidad es su propia pesadilla y el espacio un mero escenario. Comparto el deseo de que tengamos más The Expanse, aunque más no sea como spin-off o en algún otro formato. Gracias por el valioso aporte. Un saludo!

  9. ¡Hola! Por fin terminé ayer mismo esta última temporada. Me ha parecido un buen cierre para una buena serie, ya que parece que no habrá más temporadas. No he leído los libros, así que mi opinión es solo como serie en sí (no puedo opinar como adaptación). Me parece que en general ha tenido una gran calidad, con tramas interesantes, tensión, evolución de personajes, efectos logrados (como en otras series, se ha ido notando mucho que mejoraban técnicamente temporada a temporada)… además de que cada temporada engancha y te mantiene en vilo. Sabe llevar muy bien diversos elementos y la mezcla se hace muy interesante (ciencia-ficción, política, misterio, algún toque de acción…). En fin, muy recomendable. En esta última temporada, lo único que no entendí mucho eran las escenas de los perros que curaban, no tenían nada que ver con el resto de tramas, quizá en los libros esa historia continúe. Y por poner un “pero”, lo de la muerte de Alex, que, según comentas sigue vivo en los libros, así que parece apoyar la teoría de que todo se debió a problemas con el actor. Ya van muchos casos en que las opiniones o declaraciones de los actores se resuelven con un despido o con un veto total en la industria, se debería aprender a separar lo personal de lo profesional y a conservar la presunción de inocencia. Si son culpables de algún delito, que acarreen con las consecuencias, si no, que les dejen trabajar en paz y con libertad. ¡Saludos!

    • Hola Jama:
      Gracias por comentar! Coincido por completo en cuanto a la calidad de la serie y a cómo fue aumentando el presupuesto a medida que avanzaba; particularmente, se notó un quiebre en la cuarta temporada con el pase a Amazon. Lo de los “perros” tiene relación con la protomolécula; en los libros, al igual que en la serie, está apenas esbozado y sugerido, pero lo que ocurre es que hay un décimo libro que está fuera de la saga (un spin-off digamos) en donde se desarrolla lo que ocurre en Laconia y, en particular la historia de los perros. No lo he leído así que no puedo agregar mucho; la sensación es que nos lo han dejado como para retomarlo en otra serie.
      Coincido en cuanto a lo de Alex. Me parece una locura que un actor sea dejado afuera por una simple acusación y no un dictamen judicial ya hecho. En este caso, ello ha llevado a privarnos de un gran personaje más allá de que se las arreglaron para darle una salida elegante y en concordancia con el tono de la serie.
      Gracias una vez más por el valioso aporte. Saludos y hasta cualquier momento!

    • Sí hombre, esos perros no son realmente perros de verdad como los nuestros, son recreaciones de la protomolécula que imitan a los humanos y a especies animales de los humanos cmo los perros

  10. Esperemos a ver a la gran Drummer en el juego que están desarrollando protagonizado por ella para Ps4, Ps5, pc, y XBox series X

  11. Era un escenario complejo el que se prevweia para esta genial última temporada de cierre de la serie, esperábamos mucho y afortunadamente no ha defraudado. Excelente final de temporada, ojalá un spin off pronto.

    Y así nos encontábamos con la Aarmada libre amenazando la seguirdad y futuro de la supervivencia humana y las libertades en muchos planetas, Marte, La Tierra, el cinturón… y es que La Tierra y Marte intentan combinar fuerzas para vencer la amenaza. Por otro lado, los habitantes de El Cinturón acaban de comprender que hay posibilidades defensa. Con un escenario semejante, The Expanse nos ha hecho un intenso y formidable recorrido por seis capítulos, en el que la coalición de fuerzas cambiará y a la vez, se hará más compleja.

    Pero solo son seis capítulos, la gran pregunta era: ¿podia la serie cerrar una historia semejante de manera satisfactoria? En realidad, lo ha hecho gracias a una inteligente visión sobre su propio contexto. The Expanse ha sido algo más que un conflicto. Es la Tierra, Marte, El Cinturón y todos los conflictos que acaecen entre ellos.

    Y aunque la Guerra ha seguido siendo el núcleo de esta despedida, también lo son sus personajes. Nunca The Expanse fue tan generosa para hacerlos crecer como para brindarles sostén emocional y argumental. Eso repercutió de inmediato en la idea de que la Guerra (como conflicto), es un escenario común, en el pasado y en el presente. Que no importa si se trata del futuro distante, en el espacio o en otro planeta. El hombre siempre se auto destruye a sí mismo tristemente, da igual el contexto, siempre encuentra alguna manera para ello. Las heridas y el dolor están ahí. Y La capacidad para explorar ideas tan sustanciosas a través de la ciencia ficción, también.

    • Haciendo un ançalisis gloal d ela serie podríamos decir que, el programa ha sido desde sus inicios toda una rareza en su forma de analizar las relaciones entre el poder, la incertidumbre y lo humano, lo cual ha sido el gran acierto de la misma, no cayendo en el cliché de otras series de descubrir nuevas especies y demás guerras entre distintas especies y todo ello, ya demasiado visto en otras series de ciencia ficción. No, más allá de eso, también es un recorrido por una larga herencia de la ciencia ficción como vehículo de inquietudes y preguntas existenciales.

      The Expanse es un experimento afortunado que basa su éxito en su elocuencia para narrar situaciones extraordinarias desde un punto de vista sensible. Basada en la popular saga literaria de James S. A. Corey y Ty Franck, la serie emula de su versión en papel un poderoso lenguaje simbólico. También es un recorrido cuidadoso a través de la lucha por el poder, las restricciones a la libertad y el control colectivo. The Expanse no es una serie sencilla. En realidad, es un audaz entramado de capas sobre un punto de vista brillante acerca de la supervivencia y la identidad del hombre.

      The Expanse está ambientada en un futuro distópico pero reflexiona sobre problemas muy terrenales y actuales. Durante su temporada dos y tres, analizó con cuidado los diferentes estratos a los que se enfrentan los personajes. En primer lugar, en la Tierra, en la que una clase superior disfruta de todo tipo de prerrogativas de poder. Pero a diferencia de otras series, aquí la influencia y la manipulación se explora como centro de todo tipo de ideas sobre la dominación del individuo.

      Marte, el territorio de la dominación militar, se encuentra pleno auge y cada vez con mayor poder

      Por otro lado, está la forma en la que la serie profundiza sobre la explotación y la injusticia social. Lo hace a través de su recorrido argumental a través de El Cinturón, la zona de asteroides repleta de riquezas que simboliza los estratos del poder. Es el lugar que la clase trabajadora extrae los recursos para sustentar la vida en La Tierra y Marte. Pero más allá de la visión sobre el esfuerzo y el maltrato, está el hecho de que The Expanse expone un tipo de crueldad sutil inquietante. Esta no es una historia que hace concesiones sino que profundiza en temas incómodos con enorme habilidad.

      Marte, el territorio de la dominación militar, se encuentra pleno auge y cada vez con mayor poder. Esta conexión de la serie con su percepción abierta a la interpretación de la influencia del poder armamentista es de enorme significado. En especial, en la forma en que plantea las diferentes formas en el poder puede manifestarse.

      Por último, está La Alianza de Planets exteriores, una red poco organizada dirigida por un ex coronel de las Naciones Unidas, Fred Johnson (Chad L. Coleman) (con pasado cuestionable vamos). Sin definición concreta, es en realidad una combinación de organización terrorista con otra sociopolítica. Un punto blanco que la serie maneja con una habilidad asombrosa.

      Con frecuencia suele decirse que los programas de ciencia ficción, fantasía e incluso el terror son escapistas. Pero The Expanse, al contrario, es un reflejo minucioso sobre la realidad más allá de la pantalla de la televisión. La serie está profundamente interesada en temas de pertinencia en la actualidad e incluso de estatura histórica. Desde el colonialismo, los horrores de la guerra, la presión socioeconómica, las heridas culturales, la pandemia. Todos los temas del mundo contemporáneo encuentran un lugar especial y bien construido en The Expanse.

      En todas las temporadas de The Expanse, las escenas de acción son un despliegue de buen gusto y elegancia. No hay una sola que no sea un mecanismo pulcro de habilidad coreográfica, iluminación y puesta en escena. Por supuesto, eso también tiene relación con la forma en que la producción traduce la ciencia ficción a la pantalla. Desde efectos de iluminación hasta la concepción de la realidad. The Expanse se preocupa tanto por la forma como por el fondo al momento de relatar una historia que mucho más de lo que parece.

      • Hola, Alberto: muchas gracias por tus extensos comentarios en los que, según veo, coincidimos y mucho. De hecho, he remarcado también la cuestión acerca de la humanidad llevando sus luchas de poder vaya donde vaya y lo poco necesaria que hubiera sido una lucha contra especies alienígenas en tal contexto. El único elemento realmente alienígena, que es la protomolécula, está puesto justamente en función de las luchas de poder humanas y termina por ser una herramienta o un arma más que una forma de vida. Es más, no es consciente de nada…
        No sabía lo del juego y de Camina Drummer; me gusta la cultura gamer pero me falta mucha y no es mi especialidad, así que muchas gracias por el dato que es muy válido.
        En fin, gracias una vez más por el valioso aporte. Un saludo!

  12. Tarde pero seguro.

    El mejor analisis que he leído de The Expanse, la verdad incluso noltalgia me dio al leer lo que publicaste. Puedo decir que es mi serie favorita, no existe otra que para mi la supere. Incluso los libros son arte pura. Veo esta serie 2 o 3 veces al año. Y siempre hay algo más.

    Los space Opera son lo mío, asi que agradecida con todo lo que expresaste aquí, ya que me hace recordar porque adoro tanto esta serie.

    Shoreh, Cara, Steven, Dominic, Frankie y Wes hicieron excelente trabajo con cada uno de sus personajes.

    Siempre a la espera de que nos sorpendan con algo nuevo

    • Hola Glairet: gracias por comentar y, desde ya, por el concepto! Nunca es tarde si es para hablar de tan maravillosa serie y, por lo que leo, las impresiones son semejantes, tanto de la serie como de los libros (aunque me quedan por leer un par). Creo que ha sido la mejor serie de ciencia ficción de la década pasada (es decir, me refiero a las que comenzaron en esa década) y está entre las mejores en lo que va del siglo. Con respecto a que nos sorprendan con algo nuevo, estoy a la espera de algún spin-off al caer. Tengamos fe.
      Gracias nuevamente por tu aporte. Será hasta cualquier space-opera, ja… Un saludo!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMOS ARTÍCULOS