Análisis de The Mandalorian. Temporada 1. Capítulos 1 y 2

2

Por fin terminó la espera. Desde el anuncio de la plataforma de Disney +, ha sido mucho el bombo que ha rodeado a todos sus proyectos, y es que las implicaciones que esta tiene para el mundo audiovisual no son pocas. Muchos acogieron su llegada con cierta reticencia, pero lo que es evidente es que Disney + propicia una oportunidad inigualable de adentrarnos en algunos de los universos más seguidos y amados de la historia reciente como Marvel y Star Wars.

Y precisamente por el segundo nos encontramos hoy aquí, pues The Mandalorian inaugura esta nueva etapa de ficción en la que el blockbuster de la gran pantalla contagia definitivamente a la pequeña. Así que, sin más dilación, nos metemos de lleno en la serie para ver si tras la emisión de los dos primeros episodios la espera valió la pena.

Un poco de contexto

La historia se centra en, como su nombre indica, un mandaloriano, en concreto un cazarrecompensas. Una profesión que no debería extrañarnos puesto que el planeta en el que se originó su movimiento cultural, basa en las armas y el combate el centro de su filosofía. Por lo que, como no podía ser de otro modo, nos metemos en la serie con nuestro protagonista demostrando porqué es uno de los mejores en el negocio. Hábil, impasible pero justo, no duda ni un instante en quitarse de en medio a la competencia cuando se trata de un posible botín.

The Mandalorian nos ubica entre los acontecimientos de El retorno del Jedi y El despertar de la fuerza, con lo que ya podemos sacar nuestra primera conclusión: la serie busca relatar los hechos –o como mínimo hacerles referencia– que llevaron del aparente idilio que se avecinaba tras la victoria de los rebeldes ante el Imperio, al alzamiento de la Nueva Orden de Kylo Ren y compañía. Nos topamos por primera vez en la serie con esto cuando, tras haber completado el protagonista la misión con la que se nos introduce al universo y entregar múltiples capturas previas ya carbonizadas, se niega a cobrar en créditos del Imperio puesto que estos ya no tienen valor. Sin embargo, el Imperio no ha muerto… no del todo.

Los interrogantes de The Mandalorian

Centrándonos ya un poco más en la trama principal de la serie, el conflicto se nos presenta cuando, tras habernos ya dejado claro que el Imperio ha muerto, hay una suculenta pero misteriosa misión esperando a nuestro protagonista. Se trata de un individuo que estuvo –quizás todavía lo está– vinculado con el Imperio. Hecho que se hace más que evidente cuando, al presentarse en la reunión, el cliente está rodeado por un más que demacrado escuadrón de stormtroopers que parecen llevar unas cuantas batallas a sus espaldas. Pronto descubrimos que no es la típica misión.

El misterioso hombre muestra un actitud malhumorada al hablar del objetivo, con especial inquina y desprecio. Pero quizás el punto más relevante de esta interacción sea la aparición de un tal Doctor Pershing. En el diálogo, Pershing se muestra sorprendido al ver que su superior parece contemplar la posibilidad de que no vuelva vivo el objetivo, cuando ellos habían hablado de la relevancia de que lo hiciese. Hecho que se vuelve todavía más relevante cuando reparamos en lo que algunos fans ya han reparado: el uniforme del doctor parece el de Kamino, el planeta de los clones

Lo que en un inicio puede entenderse como una observación banal, cobra todavía más urgencia cuando descubrimos al final del piloto que el objetivo es un bebé de la especie de Yoda, uno de 50 años y repleto de midiclorianos como apreciamos en el segundo capítulo al hacer uso de la fuerza. Una elección particularmente llamativa, pues es una de las especies más desconocidas y raras de ver del mundo Star Wars, teniendo constancia en el canon de tan solo tres individuos de apariencia similar. Tanto es el misterio que los rodean, que no tienen siquiera nombre y George Lucas deliberadamente no quiso mostrar nunca nada acerca de los orígenes de Yoda, por lo que la aparición de un nuevo miembro de esta especie, abre la posibilidad a que por fin obtengamos alguna respuesta.

Es evidente que el Imperio sigue teniendo poder –véase los recursos económicos todavía a su disposición, como el metal tan similar al mandaloriano con el que le paga el adelanto a nuestro protagonista– y que, con la implicación del bebé y el doctor de Kamino, algo más se cuece entre bambalinas. ¿Buscan tan solo estudiarlo y eliminarlo o tal vez pretendan hacer un ejército de clones Yoda? ¿Cuál es la fuerza real que tiene el Imperio? Tras haber descubierto el mandaloriano los poderes del bebé Yoda –hasta que no tenga nombre se va a llamar así, es evidente– ¿seguirá con su tentativa de entregarlo o habrá desarrollado un vínculo emocional con el bicho?

Western intergaláctico

En estos dos primeros capítulos, la serie ha sentado bien las bases de su estilo. Como ya hizo no hace mucho la más o menos agraciada Solo, The Mandalorian es una regresión al estilo más clásico de Star Wars y nos presenta a través de una historia en clave de western, toda una exploración de un universo rico y lleno de matices que nunca se ha llegado a aprovechar del todo. Y este creo que es el primer acierto de la serie, pues el potencial de las historias que se pueden abordar desde esta perspectiva, pueden potenciar y engrandecer mucho la tridimensionalidad de Star Wars. ¿Y qué mejor manera que el western? Un género basado en gran medida en la contención, la exploración y la cruel inmensidad y brutalidad del entorno.

Es cierto que nos encontramos ante una historia simple y, en muchos aspectos básica y estereotipada, pero funciona porque el objetivo de la serie es otro. The Mandalorian no busca sorprendernos con una historia loca, lo que pretende –o eso entiendo yo– es proporcionarnos una experiencia inmversiva y que sean los matices y referencias del camino lo que nos enganche y nos lleve a algo mayor. Y no tiene nada de malo sustentar el grueso de una historia en algo básico si eso sirve como base para sustentar algo mucho más grande, y eso creo que es lo que pretende la serie: abrirnos las puertas al universo real de Star Wars.



Loading...

el autor

Proyecto de todo sin llegar a nada. Intento de guionista y en ocasiones me creo crítico. Vivo en una divagación constante y no me arrepiento de ello.

2 comentarios

  1. Hola Pablo, gracias por tu artículo, muy bueno. Me gustó que dieras el detalle del uniforme de los clonadores de Kamino, muy bueno, no me había fijado en ello.

    • Hola Alfonso. Me alegro que te haya gustado el análisis y lo encuentres interesante. Todavía hay muchas teorías y background que, por temas de no enrollarme hasta el infinito, no he puesto en el análisis. Como este primer artículo ha sido de dos capítulos, no he podido entrar en demasiados detalles pero la idea es especular y analizar con mayor detenimiento cada episodio a medida que la serie avance. Veremos cómo sigue la serie…

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
Bienvenidos otra semana más a esta vuestra sección. Sigue haciendo frío y nosotros seguimos rebuscando entre tráilers, noticias guapas y anécdotas variadas. Os dejo con…