Análisis de The Terror. Temporada 1. Capítulo 7

5

Bienvenidos a los análisis de The Terror. Este séptimo episodio se suma al anterior como uno más de transición. No es malo y AMC me ha malacostumbrado a esperar que un episodio de transición sea como los de The Walking Dead, pedantes y lentos. Sin embargo y a pesar de serlo, este capítulo 7 nos ofrece un vistazo más de cerca a Hickey quien, por desgracia, será una figura clave de aquí al final de la serie.

Análisis del resto de episodios

El impostor

Mucha importancia tienen los personajes en esta serie. Al principio, pensé que el tema central sería “monstruo vs hombres”, un intento de La Cosa de Carpenter que nos haría preocuparnos poco por los protagonistas de esta pesadilla. Sin embargo y para mi sorpresa, lo que hace la serie con sus personajes es espectacular. Ninguno de ellos es una simple, todos guardan secretos, los esconden a los demás por miedo, vergüenza o por simplemente supervivencia. Esto es lo que sucede con Cornelius Hickey.

Hickey no es santo de mi devoción, he de admitirlo. El show de AMC consigue que desde el primer momento desconfiemos de él, algo malo trata y su relación con el resto de compañeros, en especial con Crozier. La nueva cabeza pensante, a pesar de estar pasando por una enfermedad, de la expedición ha sido el punto de mira de Hickey desde que Gibson lo dejara de lado. Todos pensábamos que querría acceder a lo más alto en la expedición para soltarle un “te jo***” a su antiguo amante, pero la situación es peor. En un flashback, previo al ingreso de este en el barco, descubrimos que Hickey no es quien dice ser. ¿Quién es el verdadero Hickey? No se sabe y no está claro qué pasó con él, pero otra cosa más a la lista de “Hickey no es trigo limpio”.

Hickey, o el supuesto Hickey a partir de ahora, no se va a detener ahí. Él es un simple marinero que encima es homosexual, con lo que tiene absolutamente vetado el acceso a los escalafones más altos de la Royal Navy, una agrupación de la crème de la crème británica. Es por ello por lo que si no accede al poder con buenas palabras, lo hará con un motín. ¿Cuándo? Aún es pront0 y no dispone de las fuerzas necesarias para enfrentarse a los leales de Crozier y Fitzjames, por ende los leales al fallecido Franklin.

La huida

Ha llegado el momento. Tras el fatídico suicidio del Dr. Stanley en el episodio anterior los ánimos están por los suelos, pero los hombres se comprometieron a abandonar el barco tras los festejos. Sin embargo, abandonar dos grandes navíos de la Armada Inglesa no es tarea fácil. Es como el castillo para un señor feudal o la espada para un Samurai. Los barcos, el Terror y el Erebus, son los mejores navíos que Gran Bretaña tiene en su poder y van a quedar a merced del frío, el viento y, si en algún momento se deshiela el suelo, el agua.

El problema ya no solo es abandonar el único refugio “estable” que tienen estos hombres sino sobrevivir en el frío hielo incontables kilómetros hasta alcanzar la tan ansiada libertad. Es por ello por lo que Goodsir, tras haber visto como están enfermando y muriendo los hombres a causa del envenenamiento del plomo de las latas, gracias a Jesús por el aporte en el artículo anterior, decide convencer a Crozier, ya curado al parecer, de que los hombres gasten las fuerzas que tienen en cazar lo que se pueda. Lo que plantea el bueno de Goodsir es que estos hombres, desmotivados, enfermos y, algunos, malheridos, dejen de comer las provisiones enlatadas para cazar. Esto sin duda es un sacrificio que Crozier no va a permitir porque supondría que estos estén cazando horas y horas para poder alimentar a todos. Sin embargo, el doctor es terco y decide intentar recibir ayuda de Lady Silence con la caza.

Sin embargo, peores cosas les esperan a sus hombres pues descubren como la partida de avanzadilla, encargada de trazar un camino hasta la libertad, ha sido asesinada. Estos hombres, o lo poco que queda de ellos pues lo único que han o ha dejado son sus cabezas, solo consiguieron alcanzar las 18 millas. A pesar de ello y por el bien de la tripulación, Crozier decide dejar de lado el tema y ocultárselo.

El momento decisivo en el que el Capitán Crozier debe asumir que cazar es el único método de supervivencia se produce tras un altercado en la noche en el campamento. Allí, un enfermo por el plomo llamado Morfin, poco relevante para la historia si no es por este momento, pide por piedad, y con el arma levantada y cargada, que le alivien el dolor. Sin embargo, uno de los sargentos decide acabar con su vida delante de toda la tripulación.

El final del episodio nos predispone a odiar a muerte a Hickey. Si al comienzo de este análisis he comentado que su fijación con obtener el poder separándose de quienes lo ostentan con un pequeño grupo era la idea, aquí comienza su primer paso. Él se encuentra en una partida de exploración y esta se divide para explorar el terreno. Con esto y con el encuentro de un grupo de esquimales, Hickey comienza a maquinar su plan. Este pasa por el asesinato de sus dos compañeros y, seguramente, echarles la culpa a los esquimales de estos actos. En una escena cruel y desmedida donde Hickey no duda un solo momento en propinar más de diez, seguro, puñaladas en el pecho de su compañero Irving para luego acabar con su vida ahogándolo mientras sonríe. En serio, como odio a este tío.

Y con esto acaba el episodio y mi análisis. Nos veremos en el episodio 8. Un saludo y sed felices.

el autor

Estudiante en la Universidad Miguel Hernández de Elche. Frikazo de proporciones bíblicas, crecí amando los videojuegos y el cine como medio de escape, sacrificando la vida social. Aunque no me arrepiento. Fan hasta las venas de Batman y El Señor de los Anillos. El mundo se me queda corto, mejor dejadme en la Tierra Media.

5 comentarios

  1. Buena reseña! es interesante lo del envenenamiento del plomo por cómo juega un papel fundamental en la serie, algo que reflejas bien en el artículo. Espero el siguiente 😉

    • Alberto Lloria el

      El plomo está causando más estragos entre los marineros que los ataques del Tuunbaq. Es sin duda el mayor temor ahora de la serie y lo cierto es que pensé que iba a seguir la estela de “monstruo vs hombres” y genial lo que estoy encontrando. Un saludo y gracias por el comentario en el anterior episodio.

  2. Es increíble, pero Movistar Fusion decide saltarse este episodio y pasar al siguiente dejando al espectador sin saber que cojones ha pasado desde el incendio…

    • Carlos Porras el

      Yo es que la veo en AMC España. ¿Movistar Fusión no la echa a través de dicho canal? ¿Y cómo ha sido, un desliz de la plataforma? Saludos

    • Alberto Lloria el

      Buenas Andrés, lo cierto es que ya sufrimos algo parecido en FOX España con The Gifted cuando decidió retrasar 2 o incluso 3 semanas un episodio. Bastante decepcionante por parte de Movistar, si quieren que veamos su servicio lo mínimo es ofrecer algo de calidad.
      Un saludo.

Deja tu comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Recomendado en Las Cosas felices
Entramos en la recta final de la etapa de Geoff Johns en la JSA. Un título para el gran público desconocido, pero sin duda uno…