Análisis de The Walking Dead. Temporada 8. Episodio 6

0

Ya llevamos 6 episodios de esta temporada de The Walking Dead, lo que quiere decir que estamos a dos semanas del parón navideño que la serie se toma. A dos episodios, teniendo en cuenta cómo han ido los 5 anteriores era de esperar que encarasen el final de esta primera parte con las expectativas bien altas, pero en lugar de eso volvemos a tener un episodio de relleno de esos que tanto gustan a sus guionistas y tan poco a los fans.

Os dejamos con el enlace a los episodios anteriores de esta y todas las temporadas

La guerra aún no ha acabado

Después de 5 episodios que tuvieron una duración estimada en el tiempo de unas pocas horas, todos excepto Rick están en sus respectivas bases y toca el momento de contar a los muertos y ponerse en contacto unos con otros para actualizar la información.

Sin embargo, este solo ha sido el primer ataque conjunto y las fuerzas de El Reino, Hilltop y Alejandría están diezmadas. Cuentan con el número de personas suficientes como para asestar el último golpe a Negan, pero eso supondría la pérdida de muchas más vidas, dejándoles en nada.

Por ello Rick decide ir a ver a los Basureros (en serio, deberían replantearse el nombre) para establecer una alianza mutua y que suponga la unión del grupo con los otros 3, a riesgo de ser aniquilados antes de ir a por Negan.

Como era obvio querido Rick, los Basureros no aceptan y lo retienen en un contenedor industrial desnudo. ¿Para qué? No se, se ve que las ropas le olían mal, vete tú a saber.

Carl quiere hacer amigos

El otro arco argumental de este episodio lo protagoniza la persona con más pelo de esta serie a excepción de Ezekiel, Carl. El hijo de Rick, al que no veíamos desde el primer episodio, ha estado buscando al hombre que se encontró en el primer capítulo y lo anima a unirse al grupo de Alejandría.

El hombre acepta el acuerdo tras los trámites acordados de preguntar a cuánta gente había matado, y se comienza a forjar una relación de amistad entre ellos. Eso o Carl le ríe las gracias porque la idea del hombre de matar a todo zombi que se encuentren casi le cuesta la vida al chaval.

Los rehenes de Hilltop

En la cima de la colina, los supervivientes bajo el antiguo mando de la persona más tonta de la serie, Gregory, se encuentran viviendo a escasos metros de los hombres de Negan retenidos por Jesús.

Maggie, como es lógico, no acepta tenerlos ahí, pero tras una serie de conversaciones con Gregory y Jesús, decide construir una cárcel improvisada para retener a esos hombres y mujeres dentro de los muros de Hilltop.

El problema ya se ve venir y es que esos malos son realmente malos y ya están planeando cómo asaltar Hilltop y quedarse con el lugar, sobre todo ahora que Gregory se encuentra entre ellos, “encarcelado” por decisión de Maggie tras su intento de venderle a Negan el lugar.

La brecha entre Maggie y Jesús es clara y ella acaba el episodio recordando que esto no lo hace por él y que si se da el momento y resulta que si estos hombres no son útiles para lo que va a quedar tras la guerra, serán ejecutados.

Los locos de los altavoces

Mientras Rick está intentando reunir a los Basureros bajo su mando, la tensión crece al saber que Negan y los suyos están retenidos en el Santuario y que de alguna manera u otra podrían salir. Por ello, Michone y Rosita se dirigen a ver qué está pasando en el lugar. No se, supongo que será el morbo de ver a tu enemigo a punto de morir, sino no me lo explico.

En su camino a las laderas cercanas al Santuario, ambas se encuentran con un centro comercial del que proviene una extraña música. A ver, la música no es rara sino el hecho de que en medio de la nada salga tamaño estruendo, sobre todo porque los causantes intentan “parecer inadvertidos”. Pues no es la mejor manera perdonad que os diga.

Resulta que esos dos tremendamente malos en cuanto a sigilo se refiere, están colocando decenas de altavoces en una camioneta con el objetivo de alejar a los zombis de las puertas del Santuario y así liberar a Negan y a los suyos.

Como es lógico Michone y Rosita se deciden a actuar con tal de detener a esos dos, pero la mujer escapa. ¿Cómo? Pues a Rosita no se le ocurre una mejor manera de parar a uno de ellos que apuntando y disparando con un lanzacohetes, con lo que en el estruendo ella consigue alejarse de Michone y huir con la camioneta.

A las afueras del centro comercial, las dos se encuentran con Daryl y Tara, que están dispuestos a acabar con Negan y su gente de una vez por todas. ¿Cuál es su plan? No lo sabemos o es que ni siquiera ellos lo saben, pero Daryl quiere armar la gorda y me parece que el camión que lleva va a acabar empotrado en una de las paredes del Santuario.

El Rey sin Reino

Mientras todos lloran la pérdida de sus seres queridos, Ezekiel está encerrado en el edificio que servía de salón real, sentado en el suelo.

Sin embargo, y a pesar de que él no quiera, la guerra sigue su curso y Carol no está dispuesta a dejar que se siente ahí viendo como todo se desmorona, con lo que en una amago por ir a la base de Negan, decide entrar y solo le faltó decir “no llores como una mujer lo que no supiste defender como un hombre”, porque Carol no se anda con tonterías y lo pone en su sitio.

Y esto ha sido todo. Como veis, lo que he comentado no tiene mucha relevancia a excepción de unos pocos datos, pero viniendo de un episodio bastante aburrido, doy gracias de haber llegado a una extensión acorde a los demás análisis.

Sin más me despido, un saludo y sed felices.



el autor

Estudiante en la Universidad Miguel Hernández de Elche. Frikazo de proporciones bíblicas, crecí amando los videojuegos y el cine como medio de escape, sacrificando la vida social. Aunque no me arrepiento. Fan hasta las venas de Batman y El Señor de los Anillos. El mundo se me queda corto, mejor dejadme en la Tierra Media.

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
En plena burbuja de nostalgia ochentera, que ha alcanzado su pico con el festival del binge-watching de la segunda temporada de Stranger Things, es buen…