Análisis de Titans (Titanes). Temporada 2. Capítulo 7

0

Introducción

¡Saludos Titánide y/o Titán! Con mucho más retraso del que debería me presento ante ti. Mis circunstancias actuales me hacen imposible ir más deprisa. Así que, poco a poco, iremos volviendo a coger el ritmo. El capítulo que voy a comentar esta semana es el séptimo, titulado Bruce Wayne. Ya por el mismo se podría intuir que va a estar centrado en la relación de Dick con su mentor. Aunque no es exactamente así. Entramos en el mismo y me explico.

Si, aparte de Titans, eres amante del universo televisivo de DC, ya sea el de CW o el de DC Universe, deberías echarle un vistazo a los análisis de las diferentes series.

La voz interior

Dick está comenzando a tener alucinaciones en las que aparece su maestro Bruce Wayne (Batman), quien le culpa por la situación a la que ha arrastrado a Los Titanes.  En concreto del estado en el que ha quedado el pobre Jason. Quien ya no sólo está molesto porque Dick lo haya dejado al margen de sus misiones sino que, además, su caída lo ha dejado traumatizado, repitiendo la misma una y otra vez en su cabeza.

Mientras Rose consuela a Jason, intimando con él, en agradecimiento por el ser el único de Los Titanes que parece tener el valor suficiente para enfrentarse a su padre. Pero lo que podría haber sido un idilio entre estos dos personajes se interrumpe inesperadamente cuando ella descubre un disco de su difunto hermano, Jericho, en el cuarto de Jason. Al preguntarle al joven la razón por la que él lo tiene responde que no es de su propiedad sino de Dick, lo que sirve a Rose para sospechar de que los rumores acerca de que Los Titanes usaron a Jericho para llegar a Deathstroke puede que sean ciertos.

Dick decide buscar a Deathstroke por su cuenta a través de Wintergreen, el mayordomo y maestro del villano, el cual fue creado por George Pérez y Marv Wolfman en New Teen Titans #2 (1980). Dick consigue localizarlo y le amenaza con una pistola para que le revele el paradero de Deathstroke. Wintergreen no sólo no le dice nada si no que le reprocha que se sirviera de Jericho para llegar a Deathstroke la primera vez. Entonces Dick le golpea y parece estar a punto de matarlo para guardar el secreto. No lo termina haciendo, en parte, gracias a su alucinación de Bruce Wayne. Es entonces cuando Deathstroke se pone en contacto con él para quedar en un lugar.

El lugar es una iglesia. En ella esa especie de Bruce Wayne «Pepito Grillo» conseguirá convencer a Dick de que diga la verdad a sus compañeros acerca de lo que pasó con Jericho para acallar su conciencia. El ver fotos de los mismos en el altar de la iglesia le hace entender a Dick que Deathstroke está en La Torre de Los Titanes y regresa a la misma. Lo hace a tiempo para evitar que Jason, harto de no considerarse lo suficientemente bueno y de las acusaciones de estar desestabilizando el equipo, se suicide. Dick consigue que Jason no salte al vacío revelándole que, en realidad, él es el causante de lo que les está ocurriendo al haber asesinado al hijo de Deathstroke. El asesino quiero vengarse de él haciendo daño a sus amigos. Al abrir su alma a su amigo, la alucinación de Wayne desaparece y el capítulo termina.

No me olvido de Superboy

No, no me olvido de Superboy, a quien nos habían dejado gravemente herido en el episodio anterior. En este capítulo se descubre que se le ha introducido una toxina en su cuerpo, la cual le está matando. El que Kory se quede cuidando a Conner en la enfermería nos permite seguir conociendo cosas del personaje. Como que pueda hablar kriptoniano, al poseer parte del ADN de Superman. Kory, al ser alienígena, reconoce el idioma del joven, lo que es posible que le sirva en el futuro para vincularlo con Superman. En principio piensa que viene del mismo planeta que el hombre de acero, Krypton, lo cual es comprensible dado que sólo lo ha escuchado hablar.

También le oye susurrar el nombre de Eve, la científica de Cadmus responsable de la creación de Superboy. Y es Eve la que escucha, por boca de la propia Mercy, el atribuirse el mérito de haber acabado con Superboy. Damos por hecho que fue también la asistente de Lex Luthor la que capturó a Krypto, la mascota de Superboy, con un collar de Kriptonita.

Además, Mercy despide a Eve. Pero, antes de irse, Eve se llevará también a Krypto para que le ayude a buscar a Conner. Toda una declaración de intenciones por su parte, ya que liberando al super perro se convierte en enemiga del proyecto que había sido su lugar de trabajo.  Eve no sólo encontrará a Superboy, en La Torre de Los Titanes, sino que le dará a Kory la clave para curarle al explicarle que el joven de acero podría sanar al aplicarle energía solar. Dado que lo que hace la bella alienígena es manipular ese tipo de energía , le aplica una buena dosis, con la asistencia de Rachel para contener las energías que liberará. Kory tiene éxito y consigue curar a Superboy.

Valoración

La actuación de Iain Glen como Bruce Wayne sigue siendo una de las mejores de esta segunda temporada de Titanes. Glen ya demostró su buen hacer en Juego Tronos y ahora demuestra que puede cambiar de registro e interpretar de forma notable a un adulto Bruce Wayne, que encaja como un guante en el tono de esta serie, donde las relaciones entre mentores y ayudantes ocupan un papel relevante.

Superboy también se está integrando muy bien en Titanes y su caracterización está siendo impecable. Poco a poco el personaje van entrando en la trama de Los Titanes y se van introduciendo, con mucha habilidad, detalles de su personalidad, poderes y entorno. A este paso se va a hacer tan carismático como el Superboy de la magnífica serie de animación Young Justice.

El problema para mi está siendo Dick Grayson. El amenazar con armas o llegar a matar por venganza son formas de actuar que lo alejan de su contrapartida en las viñetas. Imagino que con ello buscan que no sea un líder excesivamente estirado sino alguien que también puede dejarse llevar por sus emociones, cometer errores y dudar de su liderazgo. Todo ello para acercarlo al tele espectador, pero, con ello, corren el riesgo de desdibujar totalmente al personaje. Eso, claro, si lo analizamos en comparación con el Grayson de los cómics. Si lo observamos conforme a cómo se ha ido desarrollando Titanes, probablemente sí nos encaje mejor. Aunque yo llevo muy mal eso de tener que diferenciar entre versión audiovisual y versión papel. Para mí debería haber correspondencia entre uno y otro.

¡Esto ha sido todo por esta semana Titánide y/o Titán! Espero tus comentarios y tu compresión por los retrasos. Espero ir poniéndome al día de nuevo. Ahora mismo es difícil. ¡Gracias por estar ahí! Un abrazo.



el autor

Friki del Cómic en particular y de la Cultura Pop en General. Colaborador de Las Cosas que nos hacen felices. Licenciado en Filosofía, Máster en Gestión Cultural. Diplomatura en desarrollo WordPress, Social Media Manager, Community Manager, Content Manager y Bloguero de una Institución Cultural Universitaria y miembro fundador del blog de Cultura Pop DYNAMIC CULTURE (www.dynamicculture.es). Cursos de S.E.O., Analítica Web, Community Manager y Marketing de Contenidos. Siempre aprendiendo y tratando de encontrar mi lugar en la vida, intentando disfrutar con lo que hago para que merezca la pena.

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
En plena resaca se me ha ocurrido este artículo, diez borracheras escandalosas en la pantalla grande, haberlas haylas y algunas muy míticas. Aunque tanto el…