Análisis de Watchmen. Temporada 1. Capítulo 9. Final de temporada

24

Bienvenidos al análisis del último episodio de Watchmen. Se acabó lo que se daba. Hemos tenido más revelaciones sorprendentes y un atar cabos que ya nos habría gustado ver en otros trabajos de Damon Lindelof. Así que os dejo el enlace a los análisis anteriores y vamos al lío.

El hombre que escapa

A lo largo de estos análisis, siempre me he referido como prólogo a las escenas con las que se abre el episodio, muchas veces ambientadas en el pasado de los personajes y antecediendo al título. En esta ocasión dicho prólogo nos traslada al 1 de noviembre de 1985, con Ozymandias grabando su mensaje a Robert Redford, que este leerá el 21 de enero de 1993. Esa fecha es la que sucedió a la toma de posesión del presidente de los EE.UU. (el 20 de enero), sólo que en nuestra realidad tomó posesión Bill Clinton. Vemos a los sirvientes de Veidt, aquellos de los que se libra en los cómics pero, y aquí salta la sorpresa, vemos que hay más de tres y que también hay una sirvienta. Dicha sirvienta accede las muestras de semen que el ególatra de Veidt guarda tras su cuadro de Alejandro Magno y se insemina en vivo y en directo. La cara que pone es casi de orgasmo aunque por lo que tengo entendido la cosa no va así en la realidad. A partir de aquí, blanco y en botella. Lady Trieu no es hija de El Comendiante, como muchos habían (habíamos) especulado sino de Adrian Veidt, de ahí que herede su inteligencia. Trieu regresa años más tarde para pedirle su herencia por anticipado, le dice que Manhattan está en Europa y que ha lanzado una sonda para tomarle un par de fotos. Su intención es capturarlo y robarle sus poderes usando una «centrifugadora cuántica», así que ya sabemos qué es y para qué sirve El Reloj del Milenio. De ahí el mensaje de Veidt, del que nos escamotearon lo de «hija» para que no descubriésemos el pastel.

Descubrimos también que Adrian Veidt es virgen, por lo menos en lo que a mujeres se refiere, por lo que no contradice lo especulación de Rorschach en los cómics cuando dice que puede que sea homosexual. Veidt confiesa que jamás se ha entregado a una mujer para no tener distracciones. Eso si, en lo que ya es el colmo del egocentrismo, para que no se pierda semejante ingenio se masturba de tanto en tanto y guarda su semen embotellado, por si acaso. En la misma escena descubrimos que los calamares caen aleatoriamente por aquí y por allá.

De aquí a Europa, luna de Jupiter. Ha pasado un año (otro más) desde la escena post-créditos del episodio pasado. Adrian ha usado la herradura para excavar un tunel, justo a tiempo para el rescate de su hijita. En su huída mata al guardabosques / Adán y vuelve otra vez a atrapar una bala, tal cual en los cómics. Atención a la escena: «Amo, ¿por qué me hizo llevar máscara?» «Porque las máscaras  te vuelven cruel y necesitaba un adversario digno.» «¿He sido digno?» «No pero has montado un buen show». No se puede ser más hijo de puta. O si. El caso es que ya sabemos qué fue lo que cayó en el campo que Lady Trieu compró en el episodio 4: la nave en la que viajaba su papi, al que tuvo congelado en forma de estatua con pose de mari-chulo hasta que ha tenido a bien descongelarlo para el número final, lo que será un error como un castillo.

No estaba muerto sino teletransportado

El Doctor Manhattan no murió en el episodio anterior sino que fue teletransportado a una jaula con barrotes de litio sintético que lo confunde totalmente. El pobre ya no sabe ni en que tiempo se encuentra. Ya sabemos para qué eran las pilas que la Kaballería acumulaba. Hicieron falta mogollón de pilas y no quiero ni pensar en los curritos que las desmontaron para luego montar la jaula, que debieron acabar hasta las narices de tanta pila. Joe Keene revela su plan y se muestra como lo que realmente es: un racista de tomo y lomo. Como no es cuestión de pasearse con la polla al aire, Keene lleva unos calzoncillos clavados a los que llevaba el Doctor Manhattan en los cómics. No será la única referencia a la obra original. Descubrimos que si, que al contrario de lo que dije en el episodio anterior, Judd Crawford si que estaba en el ajo. Tras descubrir de forma casual al Doctor Manhattan como Cal Abar, quien transporta a uno de la Kaballeria a Gila Flats (la base donde «nació»), Keene y los Crawford cambian su plan. Para qué quiere uno ser presidente si puede ser un Dios. El problema es que, aparte de racista de manual, Keene y su panda son unos paletos tontos del culo que se creen que pueden absorber los poderes de Manhattan como quien se come un flan. Y en un flan de sangre y vísceras es en lo que se convierte Joe Keene cuando Lady Trieu abré su cápsula, otro error de la que se supone que es la mujer más lista del mundo.

Lady Trieu se ha aprovechado de los tejemanejes de la Kaballeria (ya he dicho que son tontos del culo) para que atrapen a Manhattan por ella pero su chulería le lleva a darle a Jon / Cal / Manhattan una posibilidad de salvar a Laurie, Veidt y a Wade Tillman, que pasaba por allí pero que tiene la suficiente vista como para no hacerse el héroe. Los tres son transportados de vuelta a Karnak, donde Veidt se las arregla para hacer llover calamaras congelados sobre Tulsa, demostrando que él si es el más listo del mundo. Los calamares acaban con Lady Trieu pero es tarde para Jon Osterman, que muere estando al mismo tiempo en todos los momentos que ha pasado con Angela.

Angela se refugia en el cine donde empezó todo para recuperar a sus hijos y a su abuelo, quien resulta no ser tan malo como creíamos. Todo estaba planeado desde el principio por Jon Osterman, quien se ha dejado para el final ese huevo que se salvo del estropicio en la cocina. Ya le dijo a Angela que era necesario que lo viese de pie en la piscina y a eso va, a ver si puede caminar sobre las aguas pero todos sabemos que nos dejaran con las ganas, homenajeando a la última viñeta del cómic que dejaba a la imaginación del lector lo que fuese a suceder.

See how they fly

Mira cómo vuelan es el título del último episodio. Podríamos pensar que habla de los calamares y seguro que acertaríamos pero también tiene una lectura más rebuscada, como no podría ser menos. El título hace referencia a un verso de una casi desconocida canción de The Beatles titulada I Am The Walrus (Yo soy la morsa) incluida en su álbum más psicodélico, Magical Mystery Tour. Si pulsáis en este enlace podréis ver de que va el tema pero ya os advierto: no intentéis entenderlo. John Lenon lo hizo a mala hostia, lo más indescifrable que pudo. Para lo que nos interesa, nos quedamos con una parte del estribillo:

I am the egg man
They are the egg men

Es decir: soy el hombre huevo, ellos son los hombres huevo. Vamos, que está claro.

Lady Trieu

Conocemos el origen de Lady Trieu, que tampoco vimos venir demasiado más que nada porque no imaginábamos a Ozymandias teniendo relaciones con nadie. Su madre, a la que después clonará, se insemina a si misma al mismo tiempo que se nos pone poeta:

 Solo quiero montar el viento y caminar sobre las olas, matar a las grandes ballenas del mar del Este, limpiar las fronteras y evitar que la gente se ahogue. ¿Por qué debería imitar a otros, inclinar la cabeza, agacharme y ser un esclavo? ¿Por qué resignarme a las tareas domésticas?

Según la tradición vietnamita, esas fueron las palabras que la Lady Trieu original, Trieu Thi Trinh, le soltó a su hermano cuando este intentaba persuadirla de que no se convirtiese en la Juana de Arco asiática. Más o menos.

Al final, no sólo heredó de su padre su inteligencia sino también su egocentrismo, su narcisismo, su sociopatía. Sin embargo, se establece una gran diferencia entre padre e hija cuando Ozymandias dice que cualquiera que anhele el poder de un dios, debe ser impedido a toda costa de lograrlo. Pese a todo, Adrian Veidt no ha ansiado nunca el poder del Doctor Manhattan. No lo necesita. Ojo porque esto puede tener una segunda lectura, derivada de cuando Veidt y Trieu se conocen. Ella apela a su ego, a sus ansias de reconocimiento como el salvador del mundo, para que le deje entrar en Karnak y exponerle su plan. Redford ni le devuelve las llamadas, como si un actor con aires de vaquero pudiera llegar a la presidencia sin su ayuda (pues si, Adrian, se puede, como demostró Ronald Reagan). Tras explicar cómo hacer llover calamares, Trieu le dice que su visión es muy corta, muy repetitiva porque se limita a repetir su plan. Ni se ha planteado eliminar del mundo las armas nucleares. «Usted es un hombre, sr. Veidt. Tiene limitaciones». «¿Y debo suponer que una mujer no?». Lo que en principio puede parecer un zasca de Damon Lindelof a los tiempos de emponderamiento femenino que vivimos, al final resulta todo lo contrario porque Veidt, el hombre de imaginación limitada, es el que triunfa sobre Trieu, a quien los guionistas no dejan precisamente en buen lugar.

Referencias por doquier

Israel está derribado y yermo, no tiene semilla. Palestina se ha convertido en una viuda para Egipto.

Los versos que Adrian Veidt, muy dado a la poesía en momentos cumbre, suelta cuando la centrifugadora cuántica sobrevuela Tulsa, hacen referencia a la Estela de Merneptah, también llamada Estela de la victoria o Estela de Israel. Se trata de una losa de granito del Antiguo Egipto descubierta en 1896. Se considera que incluye la primera mención conocida al pueblo de Israel. «El fin está próximo«, añade Veidt, y es imposible no pensar en el cartel que Walter Kovacs, alias Rorschach, paseaba en los cómics. No es la única del episodio, que quizás tiene demasiadas. Todas las frases que el Doctor Manhattan pronuncia cuando está atrapado en la jaula proceden de la obra original. «Janey, ¿tienes frío? Puedo elevar la temperatura» alude a la primera Navidad que pasó con su novia, Janey Slater, siendo ya el Doctor Manhattan. «No hay ninguna situación en Afganistán que requiera mi atención» está sacada de su entrevista en televisión, en 1985, momentos antes de escaparse a Marte.

Más: Wade Tillman vomita tal cual vomitaba Laurie Blake cuando Jon la teletransportaba y Angela usa la misma técnica que usaba Rorschach para conseguir información, la de no dejar un dedo sano. La nave que Vedit guarda en Karnak es, obviamente, Archie, la nave de Búho Nocturno que posteriormente sería usada como modelo para las naves de la policía. Aquí hay que decir que siempre pensé que era usada por Laurie y Dan para regresar a la civilización pero igual usaron otro método. ¿Quizás proporcionado por el propio Veidt?

Valoración final

Damas y caballeros, hasta aquí hemos llegado. Cuando empezábamos, hace 9 semanas, muchos nos preguntábamos si dados los antecedentes de Damon Lindelof con Perdidos nos ibamos a quedar sin respuestas a todas las preguntas que nos habían planteado. Si no se me ha escapado nada, que todo puede ser, creo que no, que todo ha quedado en su sitio. La serie ha sido planteada como un inmenso puzzle, jugando en cada episodio con el tiempo narrativo, de adelante hacia atrás y viceversa. La técnica fue ensayada en la ya mencionada Perdidos pero aquí se ha ejecutado a la perfección, gracias sobre todo a que son pocos episodios.  La historia ha continuado allí dónde lo dejó el cómic y ha ido más allá. El que HBO haya emitido los episodios semana a semana y no de golpe ha ayudado a mantener el interés, a generar expectativas y debate. Cada episodio ha sido más apasionante que el anterior y creo que todos hemos disfrutado con el viaje. ¿El final está a la altura? Creo que si, que ha quedado lo suficientemente cerrado como para no hacer una segunda temporada, aunque hay algunos elementos que podrían aprovecharse, como un posible juicio a Adrian Veidt y sus consecuencias, el paradero de Búho Nocturno, Angela como la nueva Doctor Manhattan, Laurie Blake y El Espejo, quién es El Hombre Lubricado (esto es un cabo suelto bastante grande, la verdad), etc pero si no se tratan, tampoco pasa nada.

Ya que mencionamos a Adrian Veidt, si hay un actor que ha destacado sobre el resto del reparto ha sido un inmenso Jeremy Irons. Al principio nos lo han dado con cuentagotas pero en estos episodios finales ha sido verdaderamente memorable. Su retrato de Ozymandias como científico loco, sociópata inhumano, al borde la locura o inmerso en ella, aunque se de de bofetadas con su imagen en el cómic, ha sido fantástico. Se ha merendado con patatas al resto del reparto. Tan sólo Tim Blake Nelson se ha mostrado cerca, con un personaje también memorable, el de Wade Tillman, El Espejo. Es de justicia que le haya dado con una llave inglesa y se lo lleve de vuelta a la civilización para que pague por sus crímenes.

Por último, hay un tema que debemos tratar y que hemos obviado un poco. Decía Fernando Vílchez en el primer análisis que «…Lindelof escribe su Watchmen pensando en el supremacismo blanco y la represión policial tan de moda en la América de Trump.» Es totalmente cierto y se puede constatar en este episodio. Joe Keene y los supremacistas de La Kaballería quedan retratados como los malos de la película, racistas e intolerantes. Finalmente la serie toma partido por una causa, cosa que le ha generado no pocos comentarios negativos en las rr.ss. No es casual que los «buenos» sean mayoritariamente afroamericanos, como Angela y Will Reeves; incluso el Doctor Manhattan adopta la forma humana de alguien de color, aunque esté plenamente justificado por la atracción que despierta en Angela. La serie es plenamente consciente de su mensaje, algo que también sucedía en la obra original. Quien piense que Alan Moore y su obra no se han posicionado políticamente es que no se ha enterado de nada. Todo esto podrá gustar más o menos pero no quita que la serie sea una de las mejores del año y lo es por todo junto. Por su mensaje, si. Por la audacia y el valor de posicionarse en los tiempos que corren pero también por su trama, por su ritmo, por las interpretaciones, por su producción y sobre todo por su guión.

Por mi parte me despido. Muchas gracias a todos los nos habéis leído y especialmente a los que habéis pasado por aquí a comentar la serie: David Caparrós, Juan, Analia, Juanpe Q., Miikel, Jorge, Alfonso López, Dan, Rodri, Aurelio, Juanelo, Juanstrong, Edgardo, Diego, Pablo Conde, Harry, ITH, José Arjona, Oscar y Juan Carlos. Gracias por tomaros la molestia de leernos y de dejar un comentario y sobre todo gracias por la amabilidad y por haber sido educados y respetuosos, que a veces no siempre pasa. Es obligado darle las gracias especialmente a dos compañeros de la web. A Carlos Maria Porras por sus comentarios y por haberme ofrecido el segundo episodio; y muchas gracias a Fernando Vílchez, quien se encargó del primer episodio y tenía que continuar pero que lo dejó en mis manos por sus compromisos laborales y la falta de tiempo. Yo me lo pasado muy bien viendo la serie y haciendo los análisis. Espero que todos hayáis disfrutado. Un saludo, sed felices y nos leemos.



el autor

Aficionado también al cine, las series de televisión, la literatura fantástica y de ciencia ficción, a la comida, la cerveza y a todas las pequeñas cosas que nos hacen felices.

24 comentarios

  1. Pedro, excelente análisis de una de mis series favoritas del año. Para añadir quizás al misterio del Hombre Lubricado, el último artículo subido a la «Peteypedia» es un memo donde informan que Dale Petey ha sido apartado de la fuerza Anti-Vigilantes por estar sospechado de ser uno; y ya había habido otras pistas apuntando a lo mismo. De hecho, en el análisis anterior habías hablado del libro Fogdancing y de cómo el propio Petey decía que lo había influenciado… Lindelof había dicho que dejarían adrede algunas cosas sin responder que no afectaran a la trama principal, pero creo que está claro que nuestro Hombre Lubricado es el querido Petey.

    Un abrazo grande Pedro y nuevamente gracias por compartir estos análisis! Me encantaría ver más Watchmen, pero creo que el cierre fue perfecto así que comprendería que elijan quedarse con este final y ya.

    • Me olvidaba de un detalle sublime que tuvimos en nuestras narices todo el tiempo: el poster oficial de la serie, con Angela sobre el reloj amarillo, pero ella iluminada de azul… Casi como si fuese Dr Manhattan… Casual o no, me parece fabuloso!

      • Pedro Pérez S. el

        Hay muchos. muchos detalles que creo que cobrarán sentido en otros visionado. Y no creo que sea casual porque han demostrado que saben hacer las cosas.

    • Pedro Pérez S. el

      Hola Mati. Gracias por el apunte. Precisamente le comentaba a mis compañeros de la web que me había sido imposible acceder al último MEMO de la Peteypedia. Me imaginaba que iba por ahí porque he visto que el título hacía referencia a Dale Petey. Acceder a la Peteypedia ha sido un auténtico suplicio la mayoría de las veces y estas dos últimas semanas no había manera, la pantalla se ponía en negro y ya te arreglarás. Esto me ha parecido un error garrafal de HBO España, el que sus abonados (y yo soy uno) no hayan tenido acceso a ese material complementario. Coincido contigo: me gustaría una segunda parte pero si lo quieren dejar así, por mi perfecto. Una segunda temporada sin Damon Lindelof a bordo creo que fracasaría. Un saludo y gracias por el comentario y por leernos.

  2. Gracias por la dedicación en analizar la serie, siempre una revisión de los detalles ayuda a disfrutar aún más un producto tan bueno como lo ha sido Watchmen.

    Segunda temporada o no, difícil anticiparlo. Quedó lo bastante cerrada como para darla al menos por pausada, pero su éxito comercial lo pone de entredicho. Además, dejó suficiente material para la continuidad.

    Creo que, si siguiera, no veríamos de nuevo a Manhattan pero sí nuevos vigilantes inspirados por Ozimandias y Manhattan, casi enfrentados por la manera de resolver los problemas. Juicio a Veidt incluido. Hombre lubricado incluido. Ángela se caerá en la piscina porque o bien el bloqueador que se guardó en el bolsillo bloquea sus poderes o porque el haberlo tenido puesto en ese momento afectó la transmisión de poderes. Sea como sea, se convence de que no tiene poderes. Otra opción es que no sea una transmisión de poderes sino de vida y Ángela queda embarazada y deberá esconderse para proteger al hijo de Manhattan, implantándole el bloqueador para que tenga una infancia normal. Quizá en su adolescencia desarrollara algunos poderes a pesar del bloqueador. Quién sabe. Lo que si parece razonable, es que quienes recibieron huevos seguirán en el juego, es decir Ángela con un hijo/a en sus entrañas o ya adolescente/adulto y… Lady Trieu. Pensemos que la madre de Lady Trieu es una niña ahora, pero con la inteligencia de su hija (?) y de Veidt (?) pero no deja de ser una niña que ha visto cómo su hija, que ha sido una madre para ella, ha muerto cruelmente asesinada por su propio padre el día más importante de su vida y de la humanidad (después de todo su deseo era salvar a la humanidad). Pasarán los años y volverá para vengarse y con lady Trieu clonada está vez sí como su hija con una diferencia de edad más asimilable (también está nostalgia para traspasarse recuerdos y todo un imperio económico detrás). Recordemos que era la madre de lady Trieu la que retiraba los huevos frescos y no por nada volvió a aparecer en este capítulo final el kiosko.

    • Pedro Pérez S. el

      Gracias a ti y a todos los demás comentaristas por tomaros la molestia de leernos y de comentar. Sin vosotros estaríamos escribiendo en el aire. Quizás la solución para una segunda temporada sería dejar pasar un tiempo, no sólo en lo que sería la serie sino en el mundo real. Recordemos que una serie como esta no se hace en unos meses. Llevan unos cuantos años detrás, en concreto desde 2017, cuando se dio luz verde al proyecto. Es decir que si tenemos otra temporada podemos contar con que no será el año que viene. El juicio a Veidt, o su destino, y la posibilidad de Angela con poderes es lo que veo más factible. Tendrían que buscar nuevos adversarios porque lo de la Kaballería me parece que queda descartado. Y Dan Dreinberg tendría que salir por ahí, que también se merece su hueco. Un saludo y gracias por estar ahí.

  3. ¡Qué final más bien cerrado!
    1.- Volvemos al tema de la «herencia». En este caso Trieu hereda «la inteligencia» de Veidt (ay…). Se disculpa porque el personaje es tan retorcido e interesante como el padre.
    2.- El final es casi idéntico al del cómic, con todos en Karnak y Veidt intentando convencer al resto de su plan maestro. Ya le advirtió su hija que le faltaba imaginación porque básicamente repetia «el mismo plan 20 años después… pero en pequeñito» (zasca!). Pero esta vez no trata con los Watchmen originales ni es tan convincente…
    3.- La idea de la lluvia de calamares congelados (dicho así no suena muy bien…) creo que necesitaba de más impacto visual arrasando la zona a nivel catastrófico, pero vale.
    4.- Cuando Angela y su familia salen del cine sólo quedan encendidas las luces «DR M» (Dr. Manhattan?). Aunque el final es abierto, creo que todas las pistas de los episodios apuntan a que ella asumirá los poderes de Manhattan…
    5.- No sé a vosotros pero me llamaba la atención la fotografía de la serie. Era como muy de «serie de los 90», como si se hubiera rodado en ese momento. No sé si me explico…

    En fin, me ha parecido una serie memorable y me he enganchado a tus análisis de cada episodio.
    Gracias por la dedicación y ser tan minucioso. ¡Un excelente trabajo!.

    • Pedro Pérez S. el

      Hola Juanpe Q. Coincidimos en todo, especialmente en lo del final. En la web hay quien aun no ha visto la serie y nos sigue dando la lata con lo que Lindelif hizo Perdidos y bla bla bla (no quiero señalar a nadie, Raúl Sánchez) pero en esta ocasión creo que si, que lo ha hecho muy bien. Es verdad lo de que se repite el esquema, no solo en ese final abierto, dejando a la imaginación de cada uno si Angela caminará sobre las aguas, sino también en lo de Karnak. Y lo de los calamares si que peca de poco impactante visualmente excepto cuando agujerean la mano de Trieu. Y también creo que llevas razón en lo de la fotografía. No soy un experto pero es verdad que la sensación visual que produce no es como la de muchas series actuales, que resultan muy nítidas. Creo también que han destacado más en las escenas nocturnas y en la guarida de Veidt en la Antártida que cuando ruedan en exteriores. Por lo demás, muchas gracias por tus comentarios y por leernos. Un saludo.

  4. Qué gran final. Queda bien cerrado. Parece que se ha resarcido Lindelof tras los finales de Lost o The Leftovers, pero ojalá haya una continuación. A mí me ha dejado con ganas de más… Saludos y gracias por los análisis de esta o demás series.

    • Pedro Pérez S. el

      Hola Jorge. Me alegra ver que hasta el momento todos coincidimos en el gran final que le han dado a la serie. A ver si se anima más gente a verla. Gracias por tus comentarios en este y otros posts.

  5. Hola Pedro. Sí, excelente cierre, creí que harían faltas más capítulos para darle cierre a lo de Ozymandias, pero no. Y lo de: ayúdame… «hija» fue genial, usó eso como una treta para salir de Europa demostrando que su necesidad de reconocimiento era aún mayor que la del propio Ozymandias. Muy buena serie. Espero que si hay una próxima (que sí lo espero) se tomen el tiempo necesario para hacer algo de calidad como esta que finalizó. Muchas gracias Pedro y a todos los que aportaron detalles y cositas que se nos escaparon. Nos leemos luego, saludos de este lado del charco.

    • Pedro Pérez S. el

      Saludos Alfonso. Yo también pensé que lo de Ozymandias quedaría un poco peor explicado pero no. Le han dedicado casi una tercera parte del episodio. Y si, la necesidad de ser aceptada de Trieu al final es más grande que la de Ozymandias. Si no, no lo habría «despertado». Muchas gracias por tus comentarios y por leernos.

  6. Un placer haber compartido tus geniales artículos Pedro, he disfrutado mucho el visionado y los posteriores análisis donde nos has descubierto referencias y detalles que a mi me pasan inadvertidos.

    Lo dejaré reposar un tiempo, pero creo que la serie es de un obligado segundo visionado. Para mi no hace falta una segunda temporada, porque es muy difícil que esté a la altura. Me he visto muy sorprendido gratamente por esta primera temporada por lo arriesgado de la apuesta, Lindelof le ha echado muchos huevos y no le podía haber salido mejor. Conozco gente que se niega a ver la serie porque sería como una traición a sus memorias y nada que ver, para mi es todo un ejemplo de cómo continuar y ampliar una saga sin estropearla y aportando todo un nuevo conjunto de personajes y tramas a la altura de los originales (ejem ejem Disney)

    La única pega de todo para mi, sin ser un detalle importante, es que me ha chirriado la caracterización de Carl como Dr Manhattan, mi referencia es de un ser brillante y con los ojos blancos… aunque obviamente puede cambiar, es la imagen que yo tenía de él. Había que hacer alguna critica entre tanto halago jeje

    Un placer compañeros, Pedro y demás lectores del blog

    • Pedro Pérez S. el

      Gracias Rodri. Hoy no hago más que leer alabanzas sobre la serie. Todo el mundo que la ha visto habla bien de ella. También tenemos por aquí alguno que es anti-Lindelof y no da su brazo a torcer. A ver si los convenzo. Yo también pienso que una segunda temporada es arriesgarse demasiado. Ya veremos si se atreven o no. Y si, el Doctor Manhattan a veces chirría pero es lo que hay. Supongo que si lo hiciesen más brillante no daría el pego en cuanto a humanidad. Creo que les ha quedado un personaje mucho más «humano» que en los cómics. Un saludo y gracias por todos tus comentarios.

  7. Gracias, Gracias, Gracias. Como siempre ha sido un gusto disfrutar de tu analisis, capitulo a capitulo, de la mejor serie que le paso a HBO luego de Chernobyl. Excelente serie, con un final algo cerrado y con multitud de detalles por doquier.

    Me llamo muchisimo la atencion que el final tanto para Angela como para Will se centrara en el cine donde todo comenzo y donde el mundo de Will literalmente se vino abajo, ese momento de catarsis para ambos luego de tanto, simplemente fue genial.

    Aunque he leido por alli que no hay intenciones de una segunda temporada, la insistenica de Will en mencionar, que Jon, aun con todo supoder, hizo tan poco, me genera suspicacia; me pregunto, sera que Dr Manhattan, hasta donde pudo, le comento a Will su plan de traspasar parte sus poderes a Angela???

    De igual manera al leer el archivo 09 de Peteypedia, me llamo muchisimo la atencion el hecho de que ya Petey no es parte del FBI y que habian conseguido aceite en su oficina, vamos!!!! creo que es explicito intuir que Petey es Lube Man. Igual hay una parte del memo que se refiere a la condicion de Laurie, la cual se encuentra bien mientras es interrogada (y negando cualquier tipo de coartada o conspiracion). Supongo que los planes de exponer el incidente del Calamar interdimensional y por ende el incubrimiento por parte del Presisdente Redford no sue tomado de buena manera, por lo tanto el destino de Laurie y Looking Glass queda como una de las interrogantes del cierre de temporada, asi como el camino que tome Bian, la mama clonada de Trie, ahora joven.

    Una serie exquisita y rica en detalles….

    Nos vemos….

    • Pedro Pérez S. el

      Muchas gracias a ti. Damon Lindelof ha descartado por el momento una segunda temporada, aunque Regina King ha expresado sus ganas de retomar al personaje. Realmente, la historia está cerrada pero se le podría sacar más cosas, como todo lo que comentas. Lo de Dale Petey y El Hombre Lubricado ha sido algo que no ha aportado mucho a la historia, aunque su aparición fue impactante. Y realmente es así: se cierra un círculo que empezó en el primer episodio, en ese mismo cine. Por lo comentarios que voy leyendo aquí y en otros lados, Watchmen ya se puede considerar la serie del año. Un saludo.

  8. Muchas gracias por estos excelentes análisis, siempre los leí después de cada episodio, por cierto que disfrute mucho de la serie, aunque ya vi que hay quienes se quejan del final, pero para mí estuvo muy bien… Y en algún momento la volveré a ver seguramente. Otra vez muchas gracias

    • Pedro Pérez S. el

      Hola Pablo Conde. Yo no he leído a nadie quejándose por el final, aunque es verdad que evito algunos foros. Escribo en Las cosas que nos hacen felices, no en Las cosas que nos amargan y por eso procuro evitarlas y escribir siempre lo más positivo que puedo. Muchas gracias a ti y a todos por vuestros comentarios y por leernos.

  9. Gracias por los análisis semanales. Conocí esta web gracias a los análisis de Preacher, y desde ahí tengo la suerte de poder seguir debates sobre las tramas con una educación que no existe en RRSS. ¡Una serie redonda! sobre el hombre lubricado, creo que solo un personaje de los vistos entraria en ese traje jeje Un saludo

    • Pedro Pérez S. el

      Muchas gracias a ti, Loan. En esta serie todo el mundo ha sido muy educado, aunque es verdad que a veces, en otras series, se han dado otros casos. Nosotros mismos hemos metido la pata alguna vez. Lo importante es mejorar dia a dia. Un saludo.

  10. Maravillosa serie y bueno poco más que decir al respecto de tu fantástica reseña porque opino exactamente lo mismo.En mi opinión puede que hayan quedado elementos sueltos suficientes para que haya una posible segunda parte pero dudo que Lindelof este por la labor en estos momentos y la verdad,se me antoja harto complicado que haya alguien que tome su relevo pensando que tendría que ser alguien que tuviera la misma pasión por el material original que ha tenido este.No,no lo veo.Jeremy Irons ha sido el verdadero motor y alma de esta serie,muy por encima del personaje protagonista que,y esto es una opinión subjetiva,siempre me pareció demasiada borde y prepotente.Coincidiendo con esto queda el porqué la eligió a ella precisamente el doctor Manhattan.En fin, un saludo y hasta la próxima amigos.

    • Pedro Pérez S. el

      Pensamos igual. Creo que hay que asumir que esta primera y por el momento única temporada es perfecta y que una segunda podría estropearla. Es una manía que tiene mucha gente, la de pedir segundas partes y secuelas y más temporadas pensando que van a igualar o superar lo que les ha hecho disfrutar. Y resulta que la mayoría de las veces no es así y acaban despotricando y diciendo que la primera era mejor, que no tendrían que haber seguido, etc. En cuando a por qué Angela, pues creo que la eterna paradoja, el pez que se muerde la cola. Manhattan va a su encuentro porque sabe que se enamora de ella en su futuro pero para él todo sucede al mismo tiempo. No hay que buscarle mucho sentido. En el fondo es casi poético, la idea de un ser que lo vive todo al mismo tiempo. De ahí la frase al morir: estoy en todos los momentos que pasé contigo. Manhattan no se lamenta, no echa de menos el tiempo perdido ni cae en la nostalgia. Eso no existe para él. En el fondo es un afortunado. Muchas gracias Diego por todos tus comentarios y un saludo.

  11. Acabo de terminar de ver la serie. Me encantó pero me pasa como con Legión que seguramente la tenga que ver otra vez dentro de mucho tiempo para darme cuenta de algunos detalles. Muchas gracias por tus análisis. Cada vez que veía uno nada más terminar entraba a leerte.
    Iba a ver Stmptown pero creo que veré la matería oscura. Ya tengo abierta una pestaña con tu comentario sobre el primer capítulo para cuando lo termine.

    • Pedro Perez S. el

      Hola Motime. El segundo visionado de la serie creo que obligatorio pero no hay prisa. La materia oscura no hago yo los análisis sino mi compañero Fernando Vilchez pero es más que recomendable. Muchas gracias por el comentarios y por leernos.

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
Bienvenid@s al cielo querid@s aspirantes a pilotos de aviones. Hace bien poquito que ha salido un nuevo tráiler de Top Gun: Maverick, la secuela de…