Análisis de Watchmen. Temporada 1. Capítulo 1.

7

Cuando uno habla del Watchmen de HBO, del Watchmen de Lindelof, es inevitable pensar en una irrespetuosa adaptación. En un universo asentado sobre una leyenda del cómic estadounidense pero que busca encontrar su propio hueco dentro del panorama televisivo, atrayendo a los que busquen desesperadamente referencias a la obra homónima de 1986 frente a los que desconozcan el material adaptado y solo busquen una nueva serie que les revuelva en sus asientos. Visto lo visto en este episodio piloto, Lindelof lo ha conseguido.

A PARTIR DE LA IMAGEN, SPOILERS DEL PRIMER CAPÍTULO.

Pese a ser un cómic protagonizado por personajes en mallas, Watchmen era un reflejo de las inquietudes de sus autores acerca de los peligros de los años 80: medio ambiente, paranoia nuclear, neo-fascismo. Thatcher y Reagan. Análogamente, Lindelof escribe su Watchmen pensando en el supremacismo blanco y la represión policial tan de moda en la América de Trump.

Los Estados Unidos de 2019 son consecuencia del plan maestro de Ozymandias. Efectivamente, la guerra fría entre Estados Unidos y Rusia desapareció. Lo que queda es una ¿utopía? donde apenas existe racismo, no hay Internet, múltiples zeppelines anuncian la serie de los Minutemen (héroes enmascarados durante los años 30 del siglo XX que aparecen  en flashbacks del cómic original) y los policías deben de ejercer su trabajo enmascarados. ¿Qué provocó que las fuerzas del orden tengan que proteger sus identidades? Según Angela Abar, la férrea protagonista interpretada por Regina King, muchos policías fueron atacados en sus casas durante la Noche Blanca. Desde entonces, asumieron identidades secretas. La mayoría como policías con pañuelos amarillos tapando su rostro. Los altos cargos con disfraces más personalizados: Night, Red y LG.

Su lema no puede ser más deudor de la obra de Alan Moore y Dave Gibbons: Quis custodiet ipsos custodes? Los custodes “¿Quién vigila a los vigilantes? Los vigilantes”. La pregunta de Watchmen por fin tiene respuesta.

Frente a un cuerpo de policía enmascarado, aparentemente democrático, que necesita de permisos in situ para poder desenfundar el arma, tenemos a la Kaballería, un grupo supremacista blanco unidos bajo la máscara del vigilante nihilista Roscharch, uno de los grandes protagonistas de Watchmen. La sombra de la Guerra Civil Americana es alargada, más aún teniendo presente la matanza de Tulsa en 1921, hecho histórico que abre el piloto de Watchmen.

Parece que la Kaballería quiere reiniciar una cuenta atrás, ya vista en la obra original, y pretenden utilizar pilas de litio sintéticas de los relojes más antiguos. Por algún motivo que desconocemos, han estado tres años desaparecidos y han vuelto con más fuerza que nunca.

Prueba de ello es la osadía de atacar y ahorcar al que prometía ser uno de los grandes protagonistas de Watchmen: Judd, el único policía no enmascarado, el líder del cuerpo, el simpático y cocainómano mentor de la protagonista. La imagen final del piloto, esa gota de sangre que salpica su estrella de sheriff, es claramente deudora de la gota que mancha la sonrisa del Comediante. Si una abre la trama de la Watchmen comiquera, la otra desencadena los eventos de esta temporada.

EL VIEJO EN EL CASTILLO…Y EN LA SILLA DE RUEDAS.

Una vez abordada la trama principal del piloto, pasamos a comentar los aspectos más intrigantes y las tramas más alejadas de la guerra entre los Custodes y la Kaballería. Para ello, vamos a hablar de dos ancianos.

El primero de ellos es el interpretado por el actor más prestigioso del reparto. A la manera del Anthony Hopkins de Westworld, parece que el personaje de Jeremy Irons tendrá mucho que decir a lo largo de la temporada. Aunque desconocemos su nombre, la teoría más extendida es que se trata de Adrian Veidt, alias Ozymandias, el villano del cómic original.

Fuera de interpretaciones, lo que vemos es a un anciano petulante que vive alejado de la civilización en un castillo idílico con dos sirvientes que cumplen todos sus deseos hasta niveles un tanto…extraños. Hablo de masajes de muslos, dar a cortar una tarta con una herradura de caballo… ¿Es posible que sean robots, una creación del señor del castillo? Si fuera Veidt, su genio sería capaz de llevarlo a cabo.

El segundo es el anciano afromaericano interpretado por Louis Gossett Jr. Queda claro que se trata del niño que sobrevive a la matanza de Tulsa. Lo sorprendente es que conoce la identidad de Angela Abar como Night y, lo que es más desconcertante, espera a la protagonista junto al cadáver ahorcado de Judd. Si se presupone que el comisario ha sido emboscado por la Kaballería, ¿Cómo puede ser que uno de sus colaboradores sea afroamericano? Tal vez, como decía El Mago de Oz en su canción Molinos de Viento, no todo es blanco o negro, es gris. Todo depende del matiz. Lo que le sobra a Watchmen.

Un episodio piloto debe atraer más que ahuyentar al espectador. Y Watchmen lo tiene todo para convertirse en una revolución televisiva. Una adaptación nada complaciente. Una trama con poso. Un reparto de aúpa con actores estupendos. Una protagonista cargada de fuerza y determinación. A mí me ha convencido.

PD: Muchos hablan de la cacareada escena de la lluvia de calamares a mitad del episodio. Esto puede ser una referencia a Watchmen, dado que el plan de Ozymandias para impedir la guerra nuclear entre EEUU y la URSS era dejar caer sobre Nueva York un gigantesco cefalópodo interdimensional con poderes psíquicos que sirviera para unir a todo el mundo ante una amenaza común. Obviamente, el pulpo gigante era una mentira elaborada por Ozymandias, pero sí que hubo tres millones de muertos. Y la guerra nuclear no se desató. Juzguen ustedes.

Un saludo y sed felices!

Nos leemos la semana que viene!



el autor

Médico residente. Intento aprender como si viviera para siempre. Intento vivir como si hoy fuera mi último día...con las cosas que me hacen feliz.

7 comentarios

  1. Pedro Pérez S. el

    Hola Fernando. Estaba esperando el análisis para poder spoilear a gusto. Tengo que decir que he visto el episodio 2 veces, cosa que no suelo hacer con casi ninguna serie, y la segunda me ha gustado más que la primera. Es innegable la capacidad de sugestión y lo poderoso de algunas imágenes (la producción es impecable): la matanza de Tulsa, el video de la Kaballeria, el ataque al rancho, esa nave… , así como lo que sugiere la trama. Sin embargo hay ciertas cosas que me chirrian, o más bien que Lindelof (la serie es 100% suya; eso es impepinable) ni se molesta en explicar, bien porque lo explicará más adelante, bien porque él mismo no tiene ni idea.
    A Damon Lindelof le gusta mucho lo de «molar por molar», como poner a Jeremy Irons sin venir a cuento (no se sabe qué pinta en la trama, tan solo lo suponemos) o hacer llover chipirones (que si no has leído el cómic no sabes bien a que viene). Son cosas que molan un huevo pero que tienes que hacer un acto de fe para asimilarlas.
    Tampoco se qué me quiere contar Lindelof. No se si esta serie es un panfleto fascistoine, con esos policias enmascarados, o justo lo contrario; y una vez más volvemos a Lindelof, un escritor que es tan tan vago que ni se molesta en montar la trama de forma coherente, dejando que el espectador la resuelva por su cuenta en internet.
    La muerte de Judd es una cosa que, pensándola friamente, no acaba de tener mucho sentido. El único policia que va desenmascarado por la vida, que todo el mundo sabe quien es, conduce el coche el solito, sin escolta, cuando todos, absolutamente todos los demás van enmascarados por la vida pero a Lindelof le debía molar el giro argumental y necesitaba que lo matasen fácilmente. A cualquier otro lo ponemos a parir de un burro por ese agujero. Y ya no digamos si preguntamos dónde narices está el potente foco que enfoca a Angela cuando va a ver el cuerpo, que por más que paro la imagen no veo por ningún lado. Por cierto, el viejo en silla de ruedas: yo apuesto a que está relacionado con Justicia Encapuchada porque recuerdo leer en algún lado que, en su momento, se especulaba con que pudiese ser un personaje negro el que estuviese bajo la máscara.
    Como ya te comenté, la primea vez que vi el episodio me quedé algo descolocado; la segunda me gustó más. Esta por ver si vamos a algún lado o nos perderemos por el camino. Un saludo.

    • Fernando Vílchez el

      Gracias por tu comentario. Lo cierto es que no caí en el detalle argumental del foco en la última escena del capítulo. Sí que me llamó la atención el hecho de que Judd no vaya enmascarado. Por lo demás, procuro ser igual de justo con la mayoría de las series y creo que todavía no podemos juzgar el papel de determinados personajes hasta que no termine la temporada. No deja de ser el piloto y, como tal, solo es una introducción a lo que está por venir.
      Dicho esto, creo que Lindelof busca hacer lo mismo que Moore cuando se publicó el cómic: utilizar un género de amplia difusión (superhéroes) para hablar de las preocupaciones sociales de aquella época. En este sentido, parece claro que Watchmen es una serie con un fuerte componente racial y en el que la represión ha llegado hasta el extremo de que las figuras de autoridad deben ir enmascaradas por miedo a represalias.

  2. Pedro Pérez S. el

    Hola de nuevo. Un comentario acerca del regreso de El Séptimo de Kaballeria. En los USA han publicado una serie de apéndices en internet, tal como hacían en los cómics, complementando o explicando partes de la historia principal (no están disponibles en España). En uno de ellos, un memorandum de un agente del FBI encargado de las Fuerzas Anti-Vigilantes, se especula con que el hecho de declarar muerto a Adrian Veidt puede haver que la Kaballeria retome sus actividades, ya que lo consideran directamente responsable de la muerte de Rorschach, al que veneran tras la publicación de su diario en New Frontiers. El mismo agente dice que tal vez no sea buena idea declarar muerto a Veidt, que lleva desaparecido desde el 2012. También dice que mucha gente podría atribuir esa declaración de defunción justamente ahora al hecho de que Robert Redford no vaya a presentarse a un octavo mandato, porque siempre se ha especulado con las conexiones políticas entre la Administración Redford y Adrian Veidt, ya que Veidt prácticamente había caídoe en el olvido social.
    Francamente, no me entusiasmó el primer episodio pero creo que acabará por fascinarme la serie, aunque esto de ir a buscar por aquí y por allá los huecos que no me explican en ella, no se yo si es lo correcto. ¿No debería una serie darte toda la información en pantalla? No lo tengo muy claro. Un saludo.

    • Fernando Vílchez el

      No hay que olvidar que una de los aspectos por los que Moore considera que Watchmen es inadaptable es (aparte de su mal carácter) esas historias que complementaban a la trama principal. Creo que es complicado adaptar este recurso al cine o a la televisión. Lo que sí me parece un error es que esos apéndices no estén, todavía, en España.

  3. David Caparrós el

    La primera vez que lees el primer capítulo de Watchmen (hablo de la serie de cómics original, claro), no te enteras ni de la mitad de las cosas que pasan, sólo se dan pinceladas que luego se van completando con los sucesivos capítulos y con el material «extra», como la entrevista a Hollis Mason, en la que te cuenta gran parte del trasfondo de ese universo. Y en cada relectura del cómic, vas descubriendo más y más capas de información que te habían pasado desapercibidas.
    No digo que la serie actual vaya a ser parecida (el grado de genialidad que despliega Moore en el cómic es casi humanamente imposible de igualar), pero la intención de emular el tono del cómic está clara. E incluso sin entrar en esas comparaciones, pretender que un primer episodio de una serie actual te deje todo clarito y explicado es una ingenuidad. Lo normal es que lo que se te presente en el primer episodio sea todo un gran misterio que se tenga que ir resolviendo poco a poco. A Westworld me remito, sin ir más lejos.

    Buen análisis, por cierto, aunque me ha sabido a poco 🙂

  4. Segun IMDB dice que Jeremy Irons es Adrian Veidt o sea Ozymandias. También en un trailer se le ve en la postura del loto como Ozymandias ¿no?. Estoy de acuerdo con Pedro en lo que la muerte de Judd no tiene mucho sentidos y si está ahorcado, ¿porque le gotea sangre?

  5. Hola desde Argentina! No veía la hora de leerlos para ver si sentían igual de tristes que yo por la muerte de Judd y para saber si era la única que se quedó un poco confundida por los personajes ancianos. Veo que compartimos sensaciones. Además por supuesto agradezco un montón todas las aclaraciones de tu análisis Fernando. Y también los comentarios de todos que me abrieron más el panorama. Ahora voy a reveer el capítulo y a disfrutarlo más. Gracias.

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
Nunca es fácil hacer una adaptación cinematográfica. Sumado a las dificultades que pueda entrañar trasladar a la gran pantalla una historia por diversas razones, hay…