Analisis primera temporada The Society

0

Bienvenidos a todos los que somos felices con nuestras series preferidas! Hoy hablaremos de la producción de Netflix, The Society, que fue estrenada en mayo de este año. La primera temporada cuenta con un total de diez episodios, y tal como lo permite la plataforma, podéis darte una buena dosis de entretenimiento sin parar, ya que la totalidad de la temporada está disponible. Alerta spoilers.

Misterio e incertidumbre

Tal como lo refleja el título, fue la primera sensación que me dejó esta buena serie. Netflix nos tiene acostumbrados a producciones apuntadas a adolescentes, pero esta no es exactamente igual a todas. Aquí tocan temas como, la organización social y económica de un grupo de jóvenes. Mucho misterio y también distintas situaciones personales de los distintos personajes, que pueden captar a más de un adulto.

The Society, parte de un grupo de adolescentes que realiza un viaje escolar, pero nunca llegan a destino. Vuelven a su pueblo, West Ham, que estaba invadido por un extraño olor que desató la paranoia de problemas ecológicos y de salud. Pero cuando llegan notan que algo cambio ya no es el mismo que habían dejado un momento antes. El lugar luce desolado, solo ellos son los únicos habitantes. Esto desencadenará todos los sucesos que deberán afrontar los jóvenes de 17 años.

Al verse solos, primero llega el miedo, pero luego la anarquía total. ¿Qué pueden hacer unos 200 adolescentes en un pueblo desolado?, sí, realizarán una fiesta donde los excesos y el descontrol son moneda corriente. Al otro día, cuando comienzan a tomar magnitud del problema que les toca afrontar comienzan las teorías ¿es realmente West Ham el lugar dónde están? ¿Están viviendo una realidad paralela?.

The Society creada por Christopher Keyser, tarda dos episodios en despegar. Luego que los jóvenes se aburren de tanta anarquía y descontrol, comienza la hora de establecer un orden social y ahí emerge la figura de Cassandra (Rachel Keller), a quien creíamos la protagonista de esta serie pero el tiempo dirá la contrario. Ella toma el mando y con una conducción muy sensata y justa, establece reglas de trabajo. Dado que los recursos son escasos, cuida el consumo de los alimentos. Crea un consejo que la ayuda en la toma de decisiones.

Cuando el orden y la tranquilidad habían llegado a West Ham, y parecía que la serie iba por los carriles de mostrarnos como los adolescentes iban a sobrevivir y sobrellevar a esta nueva e inesperada situaciones que les toca vivir, llego el tirón que me terminó de atrapar. Cassandra, la líder, la que traía paz y esperanza, es asesinada a sangre fría luego de la fiesta de graduación. Este sería el punto de inflexión en la serie, este tercer capítulo marcaría un antes y después en la trama, demostrándome que no es una serie convencional para jóvenes, que esta va más allá. Esto sería lo que finalmente me cautivaría. No fue amor a primera vista, el amor nació de a poco, se fue construyendo con el correr del tiempo, hasta el final del tercer episodio que dije: esta serie me hace feliz.

Este socialismo justo que había implementado Cassandra, como en cualquier régimen político, tienen sus adherentes y detractores. Es aquí que nace la figura de Harry (Alex Fitzalan), un muchacho de clase alta que no estaba de acuerdo en realizar trabajos que considera de clase baja y también compartir su casa con otros 18 jóvenes para ahorrar energía. En la casa de él, en una reunión de amigos, se gestaría el asesinato en manos de Dewey (Seth Meriwether).

Quien toma el mando, mas por decisión del consejo que propio, sería la hermana de la joven fallecida, Allie (Kathryn Newton). Lo que más la moviliza es cobrar venganza a mano propia. Es por eso, que luego de una confesión del mismísimo Dewey a Harry, es llevado a juicio para luego ser ejecutado. Allie pierde el control de la situación y su gobierno se vuelve autoritario e impone el medio a través del poder y las penas. Para no sufrir otro crimen deporta todas las armas.

Este gobierno parecido a uno fascista, trae como resultado rebeliones y confrontamientos constantes. Lexie (Grace Victoria Cox), toma la posta y quiere elecciones. Ella busca venganza por haber sido humillada y apresada por “La Guardia” (una especie de fuerza de seguridad integrada por jugadores del equipo de Fútbol Americano). Mientras esto sucedía, otro sector liderado por Campbell (Toby Wallace), comienza a planear un golpe de estado para derrocar a Allie.

Campbell con ayuda de Harry, (y convenciendo a Lexie que sin su apoyo no ganaría las elecciones), derroca a Allie del mando, apresándola, y junto con ella su fiel amigo e integrante del consejo Will (Jacques Colimon). Este golpe de estado parece que dará lugar a una dictadura que veremos en la próxima temporada.

La escena final nos deja más incertidumbre que certezas. Vemos a la madre de Ally leyendo Peter Pan a unos niños en un instituto. Detrás de ella emerge un cartel que tiene el nombre de todos los chicos desaparecidos a los que dan por muertos. La mujer al salir del establecimiento se encuentra con el mismo perro que vio Cassandra al ser asesinada. ¿El canino puede conectar las dos realidades?.

Conclusión

The Society es muy interesante, porque no es una serie de adolescente convencional, en ella queda reflejado lo difícil que es llevar adelante un orden social y político. Los protagonistas no están del lado bueno o malo, tienen matices y personalidades diferentes como cada ser humano. A Allie el mando la encontró por casualidad, pero a medida que lo descubría se volvía mas impiadosa. Harry representa el egoísmo, pero es él quien le confiesa que Dewey asesino a Cassandra.

Buscar el orden y justicia será una necesidad, ¿podrá ser posible?.

 



el autor

Periodista deportivo. Futbolista frustrado. Amante del asado y el buen vino. Dentro de lo menos importante que tiene la vida, lo mas importante son las series, cine, libros y fútbol.

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
Recoger el testigo no es nada fácil. Sobre todo de alguien que lo ha hecho bien. Peor aún, de alguien que, con sus buenas o…