Anna de Luc Besson: Ajedrez y matroskas

0

Seguimos en Las Cosas que nos Hacen Felices ofreciéndoos todo tipo de sugerencias, tanto cinematográficas como televisivas, para que esta cuarentena se os haga lo más amena posible. Recorriendo los oscuros callejones de los streaming que tenemos en España actualmente he dado con esta cinta que casi había olvidado. Anna de Luc Besson aterrizó en nuestras  salas de cine en verano del pasado año y ahora podemos disfrutarla (como ha hecho un servidor) en Amazon Prime. ¿Seguirá manteniendo su chispa el cineasta francés? Prestadme atención y os lo contaré… sin spoilers ya que esta película tiene algunos giros de guion que no deben ser desvelados.

Luc Besson y sus “femmes fatales”

A estas alturas de la carrera de este director, decir que sabe cómo crear mujeres interesantes a la par que empoderadas (termino muy utilizado actualmente) es como decir que el agua moja. Nikita, Mathilda de El profesional (León), Leeloo de El Quinto elemento, Juana de Arco, Lucy o Laureline de Valerian son claros ejemplos de ello. Luc Besson consigue, con actos, mostrar esa fuerza y tenacidad que otras cintas creen que con el simple hecho de repetirlo hasta la saciedad lo hacen mejor. Una de las reglas principales de un guionista es: No lo digas, muéstralo.

En ese aspecto creo que Anna nos entrega otra mujer hecha a sí misma que ha superado todas las vicisitudes que la vida le ha lanzado y las ha utilizado para hacerse más fuerte. Anna Poliatova no lo es menos aunque, quizás carece de la frescura de otras “femmes fatales” anteriores, pues podemos ver las semejanzas entre esta protagonista y la que en su día interpretó Anne Parillaud. Dos muñecas rotas con demasiadas similitudes como para dejarlo pasar como un mero guiño o tributo.  Aquí se nos mete de lleno en el mundo del espionaje y del peligroso juego que se mantuvo durante la Guerra Fría. Las luchas de poder entre las grandes potencias del momento van a salpicar la historia de esta asesina rusa. Con un reparto bastante potente (Cillian Murphy y Luke Evans como secundarios de lujo) el francés nos va a contar una historia con muchas capas (como las matroskas rusas) en las que vamos a ver cómo las intrigas entre KGB y CIA van a tenerla a ella en el centro de su tablero de juego.

Luc Besson sabe contar una trama interesante que nos va a mantener pegados a la silla durante la hora y cuarenta minutos que dura esta cinta, aunque he de reconocer que tras unos 20 primeros minutos rápidos y muy dinámicos el filme pierde fuelle. Creo que se ha saturado al público con demasiados flashbacks para explicar todos los giros de guion que tenemos aquí y eso acaba pesando demasiado. Tratar de explicar cada decisión con una vuelta atrás en el tiempo me ha sacado en alguna ocasión de la película y, personalmente, creo que la ha lastrado. Ha perdido mucho ritmo con estos “rewind” y quizás otro montaje diferente hubiese beneficiado más al producto final.

Una mujer de armas tomar

La acción está muy bien rodada y nos deja escenas muy contundentes y perfectamente coreografiadas. La escena del restaurante que vimos en el tráiler es dinámica, ágil y con mucha energía y no es la única así que veremos en la cinta. En todo momento sentiremos que Anna es toda una mujer de armas tomar que sabe defenderse y que, además de fuerte, es muy tenaz y astuta. Todo un ejemplo que deberían seguir otros cineastas a la hora de crear mujeres con fuerza.

Conclusión

Anna de Luc Besson es un filme entretenido que nos va a hacer disfrutar de un buen rato de acción palomitera con algunos giros en la trama que nos van a sorprender. Como “pero” le pondría el abuso de los flashbacks para explicar algunos momentos de la historia que podían haberse contado de otra manera y los parecidos entre Anna y Nikita a nivel argumental. Cinta disfrutable del cineasta francés que, aunque lejos de su mejor momento, nos va a dejar un gran personaje que podría haber sido una cinta de origen de la Viuda Negra de Marvel.

Saludos desde el sótano del Kremlin.



el autor

Amante de DC desde que ví Batman de Tim Burton en la gran pantalla. Crecí con los vídeos Beta y VHS y visitando casi a diario unos lugares extintos llamados videoclubs. Seguidor acérrimo de las tardes de sofá y series, del cine y del "buen" cine más aun. Jugador de rol desde los 14 años y jugador de videojuegos desde los 20. Muy cliché durante gran parte de mi vida.

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
En estos días, Netflix estrenó "Fangio, el hombre que domaba las máquinas", documental sobre la vida, leyenda y legado de Juan Manuel Fangio, quien fuera…