Cómics y música: Edgar Allan Poe en el mundo de los sueños

0

Poe se encuentra en el mundo de los sueños, aún confundido y sin poder comprender el onírico paisaje que lo rodea, pues lo último que recuerda es a Morfeo rescatándolo de las fauces del infierno. De este punto en adelante se desarrolla una historia en la que Poe, acompañado por SandmanLucien, y algunos eternos, tendrá que hacer frente a los personajes que el mismo creo para sus historias.

Esto es lo que encontramos en la tercera entrega de esta ópera rock titulada Legado de una tragedia, creada por Joaquín Padilla y con la participación de un sorprendente número de excelentes y reconocidos músicos del metal español.

Antes de empezar a hablar de esta entrega en especifico, considero necesario dar los antecedentes más importantes que nos llevan hasta este punto de la historia. Así, en la primera parte de esta obra se nos relata la tormentosa vida del escritor, desde la muerte de sus padres, pasasndo por su complicada y trágica relación amorosa con su prima Virginia, y llegando hasta su muerte después de pasar por varios vicios como lo fueran la bebida y el opio. Todo esto acompañado por el ficticio trasfondo de un pacto con la muerte que sus padres hicieran antes de morir, asegurándole así una vida de éxito y genialidad, pero a un precio mas alto del que pudieran llegar a imaginar.

Debido al pacto que sus padres hicieron, Poe se ve condenado a una eternidad llena de tragedia y sufrimiento, pues aún después de su muerte, tendrá que seguir con su condena en el infierno, siendo atormentado por el resto de la eternidad. Pero nuestro protagonista decide que no va  pagar por un trato que ni siquiera pactó él mismo, y acompañado de Virgilio se dispone a recorrer los nueve círculos del infierno para enfrentar a Lucifer, tal y como lo hiciera Dante en La divina comedia.

Después de llegar a las fauces del averno, y tras un enfrentamiento magníficamente logrado en la canción Yo te maldigo, Poe es inevitablemente derrotado y acepta la situación de impotencia en que se encuentra. Esto hasta que aparece Morfeo para rescatarlo y llevarlo al mundo de los sueños donde, a pesar de todo, las cosas no resultan más sencillas de lo que habían sido hasta el momento.

Y es precisamente en este punto donde comienza la tercera entrega de esta obra. Ahora Poe tendrá que recorrer el mundo de los sueños y enfrentarse a sus creaciones propias, como lo serían MorellaRoderick UsherLigeia, e incluso la propia Virginia, quien fue opacada dentro de la vida de Poe por sus personajes e historias.

Este es el desenlace de toda la historia, y como tal, es el disco mejor logrado de toda la trilogía. Se corrigen la mayor parte de los defectos y carencias que se podrían encontrar en las entregas anteriores. Principalmente podríamos destacar un mejoramiento en lo que sería la fluidez entre tema y tema -tanto musicalmente como en lo que al desarrollo de la historia se refiere- y un evidente progreso en la orquestación de la obra.

Y es esto algo que, tal vez por coincidencia, tal vez por simple genialidad del autor, ayuda a definir el ambiente que se puede sentir en cada una de las partes, pues si bien en la literatura es muy difícil trasmitir o describir ciertos sentimientos, ambientes o paisajes de una forma que haga honor a lo que se tiene en mente, la música tiene la capacidad de transmitir lo que las palabras no pueden, y esa es una gran ventaja que tiene esta obra.

De esta forma, en la primera parte tenemos un disco que se tira más hacia el rock, cosa que transmite un ambiente terrenal y nos permite viajar a través de la vida de Poe. En la segunda ya encontramos algo considerablemente más pesado, con arreglos orquestales que, si bien no son parte intrínseca de las canciones, si que le dan cierta aura épica, agresiva y sombría, propia de lo que se podría esperar de una representación del infierno y sus habitantes. Pero para la tercera parte era necesario dar un paso más allá, pues para recrear el mundo de los sueños la orquesta tenía que asumir un papel protagónico,  y vaya que lo hizo.

Y es esa precisamente otra de las grandes virtudes de la obra. Tanto la orquesta del trágico legado -dirigida por Txema Cariñena– así como la coral del trágico legado y los varios músicos invitados a participar en esta obra ejecutan un trabajo increíble que sorprende en todos y cada uno de los temas. Y como no podía ser de otra forma, a la par de los talentosos músicos, encontramos excepcionales intérpretes, con vocalistas de la talla de Leo Jiménez  (Poe), Israel Ramos (Destino), Miguel Ángel Franco (Lucien), e incluso el propio Joaquín (Morfeo) entre muchos otros. Todos entregando una interpretación excelente, algunos incluso ofreciendo un desempeño aún mayor al que normalmente se acostumbra a escuchar de ellos.

Coral trágico legado

Pero no podía ser todo perfecto y ha llegado la hora de mencionar los puntos débiles de la obra, que se encuentran más que nada en la parte de la historia. Siendo lo primero que, lo que en un principio pareciera ser algo totalmente conectado -pues incluso desde el primer disco podemos ver referencias a Sandman como lo podría ser la canción instrumental preludios nocturnos- al dar una mirada más de cerca te puedes encontrar con huecos en la trama y ramificaciones  de la historia que para el final parecen ser simplemente olvidadas. Ejemplo de esto es que el disco comienza con Poe encarnado en un gato negro y explicando a un enterrador lo que ha tenido que vivir, pero al final no se termina de explicar cómo es que llego hasta ese punto de la historia, simplemente se crea un circulo en la narración que nunca se termina de cerrar. Otra cosa similar se encuentra en el final de la segunda parte, cuando al rescatar a Poe se le amenaza a Morfeo con enviar las huestes del infierno a su reino de los sueños, lo que pudo dar cuerda a otra historia por demás interesante, pero que al final se queda solo en eso, amenazas por parte de Lucifer. Y hablando de eso, también nos encontramos con el Deus Ex Machina de Morfeo recatando a Poe tan solo porque sí, sin más explicación.

Otra cosa que algunos podrían encontrar un poco molesto son las libertades que se toman con muchos de los personajes -especialmente con los de la obra de Gaiman– pues vemos a algunos de estos personajes un poco cambiados a comparación de los originales, e incluso se dejan fuera a muchos otros importantes como lo sería Muerte, por ejemplo. Pero esto es un poco más comprensible considerando que la obra se centra más en el personaje de Poe, y el mundo de Sandman es más bien como un trasfondo, un medio para desarrollar la historia.

Pero a pesar de que se cambian, omiten e incluso se trata a muchos personajes de una manera un tanto superficial, tiene la capacidad de despertar bastante interés por ambas obras. De hecho, considero que presenta la información esencial para atrapar a quién lo escucha e invitarlo a descubrir estas magníficas historias de la mejor forma posible, que es leyendo la obra original.

Y si escuchas el disco sin haber leído los cuentos y poemas de Poe, o sin estar familiarizado con el universo de Sandman, te invito a que les des una lectura a ambas -que ya por si solas son increibles- y después vuelvas a escuchar el disco, pues se disfruta mucho más si conoces bien las historias que lo inspiraron.

De igual forma te invito a seguir de cerca a legado de una tragedia, pues es un proyecto que ha logrado cosas magnificas y estoy seguro de que seguirán innovando y mejorando con cada disco. Igual puedes visitar su sitio oficial para que descubras más detalles de esta grandiosa obra.

Y se te interesa saber más sobre el mundo de Sandman te invito a leer nuestra reseña.

Saludos.



el autor

Ex colaborador de Las cosas que nos hacen felices al que agradecemos su tiempo y su aportación. Muchas gracias.

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
Antes de comenzar a especular te recomiendo, querido lector, que presiones Ctrl+F4 si todavía no has visto Vengadores: Infinity War (aquí tenéis la crítica). Es…