Crítica de Mowgli, animales sin alma.

0

No vamos a negarlo. Netflix tiene un historial, cuanto menos, raro en lo referido a sus películas exclusivas, tanto las originales de la plataforma como a las que la compañía rescata de las garras de las malas malísimas productoras hollywoodienses.

Es especialmente en estos últimos casos donde la calidad se ha resentido más. Es decir, que las productoras no mantienen películas en el limbo porque sí. Algo falla, por unos motivos o por otros, y eso se nota en producciones como Mowgli.

Nuestra crítica de El libro de la selva.

UNA VERSIÓN MÁS OSCURA

Mowgli antes de afrontar la gran prueba para entrar en la Manada

A grandes rasgos, Mowgli es una adaptación fidedigna de los relatos originales que Ruyard Kipling, primer escritor británico en ganar el Nobel de literatura, escribió allá por 1894. Es decir, que es una película que se desvía considerablemente de la archiconocida versión Disney, que adaptaba la historia de forma mucho más libre.

¿Qué supone un relato más fiel a la novela original? Una versión más adulta y oscura, donde la violencia y la supervivencia en la selva se enfrenta a las despiadadas manos del hombre. En ese duelo tan antiguo como la vida, Mowgli es un personaje que no termina de encajar en ninguno de los dos mundos, y tanto los monstruos (Shere Khan y el cazador) como los seres de buen corazón intentarán atraerlo hacia uno u otro. Al final, como buena adaptación, Mowgli es una fabula sobre la tolerancia, el amor a la naturaleza y el respeto a los demás y, sobre todo, a uno mismo.

Todo esto suena requetebién, pero aquí llega el principal fallo de la película. Hay un abismo entre lo que Andy Serkis quiere proponer y lo que vemos en la película. El guión de la debutante Camille Kloves no consigue emocionar en ningún momento, con diálogos profundos que no consiguen calar en el espectador. Es una pena que un relato con tantas posibilidades épicas no contenga ni una sola escena memorable y que deje huella.

Además, Serkis se desvela como un director incapaz de sacar a buen puerto la película, dirigida de una forma muy monótona, caótica en los violentos enfrentamientos entre animales. En este sentido, Jon Favreau supera con creces a Serkis.

ANIMALES HUMANIZADOS

El imponente Shere Khan de Benedict Cumberbatch

Por otro lado, Serkis se apoya en la captura de movimientos que tanta fama le dio para encarnar a las criaturas protagonistas de la historia. De esta manera, Bagheera tiene la voz, el rostro y los movimientos de Christian Bale, Kaa los de Cate Blanchett, Shere Khan los de Benedict Cumberbatch y Baloo los de Andy Serkis, entre otros. La captura de movimientos genera unos efectos especiales algo más flojos que los que pudimos ver en la reciente versión Disney, pero los animales ganan en expresividad, especialmente en los ojos, de una viveza que cuadra a la perfección con una historia en la que los animales adquieren rasgos y pensamientos antropomórficos.

En lo que respecta al reparto propiamente humano, Rohand Chan cumple sin más como Mowgli. Es un personaje que nunca termino de creerme. Freida Pinto pasa por ahí, con solo una frase en toda la película, y Matthew Rhys sí que aporta cierto poso como el cazador del pueblo obsesionado con matar a Shere Khan.

Visualmente, Mowgli es impresionante. Aparte de la tecnología de captura de movimientos, Serkis se aseguró el rodar en localizaciones naturales. Las localizaciones son maravillosas, lo que acentúa aún más el desequilibrio que gobierna en la película.

En resumen, Mowgli es una película entretenida que nos aporta una versión más fiel a la novela original en la que se basó la archiconocida El libro de la selva. La versión oficial es que Warner Bros decidió retrasar su estreno debido al gran éxito del remake en versión real, pero la realidad es que la película es un envoltorio muy bonito con un contenido decepcionante. Que la captura de movimiento funcione mejor o peor y que la fotografía sea impresionante es lo de menos. Nada de esto importa si el destino de los personajes no llega al espectador. Y esto es culpa principalmente del guión y de la dirección incapaz de Andy Serkis. Una pena, dado que se trataba de una película con el suficiente potencial como para desbancar al Libro de la Selva de la todopoderosa Disney.

Un saludo y sed felices!



el autor

Médico residente. Intento aprender como si viviera para siempre. Intento vivir como si hoy fuera mi último día...con las cosas que me hacen feliz.

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
Stranger Things se ha convertido en una de las series más vistas en la plataforma de streaming de Netflix y por tanto es lógico que…