Crítica de NOS4A2. Una historia de vampiros diferente que tarda en arrancar

1

NOS4A2 (Nosferatu) es la nueva serie de terror que AMC ha estrenado esta semana en las pantallas españolas. La producción es una adaptación del libro homónimo de Joe Hill y nos presenta una historia de vampiros muy diferente de las que estamos acostumbrados.

Para los que no lo conozcan, Joe Hill (hijo del mítico Stephen King) es un escritor que se ha ganado a pulso el reconocimiento dentro del género fantástico y de terror gracias a libros como El traje del muerto, Cuernos (con adaptación cinematográfica protagonizada por Daniel Radcliffe), NOS4A2 o el reciente Fuego. También ha hecho sus pinitos como guionista de cómics con obras como La capa o la magistral Locke & Key (pendiente de estreno como serie en Netflix). Hill ha demostrado tener una voz propia y una mente un tanto retorcida (en el buen sentido) que le permite dar la vuelta a las historias que todos conocemos.

NOS4A2 nos presenta al anciano Charlie Manx (interpretado por Zachary Quinto), un psicópata que se dedica a secuestrar niños en su Roll-Royce Espectro con matrícula NOS4A2, (juego de palabras que se podría leer como nosferatu). Promete llevarlos a Christmasland, un parque de atracciones de diversión eterna y sin reglas, pero lo que realmente hace es nutrirse de las almas de sus víctimas para rejuvenecer a la vez que trasforma a los niños en pequeños monstruos.

Charlie Manx con su Roll-Royce Espectro

Sin que sepamos cómo ni porqué, Manx tiene una extraña conexión mental con Vic McQueen (Ashleigh Cummings), una adolescente de familia humilde y desestructurada que descubre un viejo puente en el bosque que le lleva a sitios donde se encuentran los objetos (y personas) que la joven quiere buscar. El problema es que esos viajes parecen tener un coste para su salud. Para que sea todo más extraño, Vic descubre que ese puente fue destruido hace años.

El tercer personaje central es (Jahkara Smith), una joven médium que usa una bolsa llena de fichas de Scrabble para buscar respuestas a las preguntas que le preocupan. Así es como empieza a investigar la desaparición de uno de los niños víctimas de Charlie Manx.

Maggie Leigh, un personaje que aparece muy poco en este capítulo pero del que estoy deseando saber más

La serie empieza bastante bien, con la secuencia del secuestro de un niño, rodada con ritmo y con una atmosfera oscura que parece sacada de una pesadilla. El problema es que las prótesis que Zachary Quinto usa para parecer un anciano decrépito es un poco mediocre y su actuación un tanto forzada.

El capítulo se centra después en presentarnos con pelos y señales a Vic McQueen. Lo malo es que este personaje no puede estar más estereotipado. Pertenece a una familia humilde, es inteligente y con un gran talento artístico, un talento que su madre parece empeñada en coartar mientras que su padre le anima a seguir su propio camino. Lo malo es que su padre, que parece muy simpático y agradable al principio, se descubre como un maltratador y mujeriego que acaba abandonando a la familia. El melodrama familiar y costumbrista de la América profunda en el que se convierte el arco de presentación de Vic ocupa más de la mitad del capítulo y se hace muy pesado.

Vic McQueen, una joven motorista atrapada en una familia desgraciada

No es hasta el final del episodio cuando los elementos fantásticos empiezan a tener más peso y así la historia cobra mucho más interés, dejando con ganas de ver el siguiente capítulo. Tengo mucha fe en Joe Hill y no dudo de que la serie vaya a ir mejorando conforme se aleje del melodrama para internarse decididamente en el terreno de lo fantástico. Pero me parece un error de peso que los responsables de la serie no hayan optado por un ritmo más ágil, ya que toda la historia de Vic podría haberse hecho igual de bien con unas pocas pinceladas para dotar al capítulo de mayor intriga por otro lado.

El diseño de producción combina aciertos con decisiones bastante cuestionables. Zachary Quinto es un actor con talento y de sobra dotado para encarnar personajes inquietantes, pero su caracterización como anciano es bastante cutre, y tal vez por ello su interpretación del anciano Charlie Manx decepcione un poco. Esperemos que una vez que le veamos en su encarnación rejuvenecida gane en carisma.

Un anciano Charlie Manx

Las otras dos jóvenes protagonistas hacen un buen papel dentro de las limitaciones de sus personajes (Ashleigh Cummings parece siempre agobiada por su drama familiar y de Jahkara Smith poco hemos podido ver más allá de cómo usa sus habilidades de médium). El resto de secundarios acompañan, aunque la actriz que hace de madre de Vic es demasiado joven, más parecen hermanas que madre e hija.

Por otro lado, las secuencias fantásticas están bastante bien. El arranque con el secuestro del niño (y el inquietante viaje a Christmasland), el descubrimiento del viejo puente que sirve como atajo misterioso y la conexión mental entre Vic y Charlie son muestras de que podemos estar ante una buena serie. Esperemos que se siga este camino y por ello vamos a dar un voto de confianza a esta extraña historia de vampiros.



el autor

Licenciado en periodismo, apasionado de los comics, las (buenas) series de televisión, el cine, los videojuegos y los juegos de mesa... vamos, soy un frikazo total, siempre a vuestro servicio.

1 comentario

  1. Ya la termine y por desgracia el melodrama familiar acompaña en los 10 capitulos, tiene demasiado protagonismo, es como que intentan demostrar que Vic puede ser fuerte a pesar de todas las trabas que le pone su familia.

    La informacion de la Tierra de la Navidad va apareciendo poco a poco y al final le falto, pero me gusto.

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
"Un thriller sobrenatural inteligente y fresco ... Un paquete fabulosamente entretenido que es divertido, espeluznante y sorprendente." Boing Boing Introducción En Marzo de 2019 ECC…