Crítica de Revenger: Netflix nos lleva a una isla llena de asesinos en una de artes marciales coreana

3

Ya estoy aquí fiel a la cita con el último estreno cinematográfico de Netflix. La verdad es que no pensaba verla porque la película de nacionalidad coreana ha llegado a la plataforma en V.O. y no me apetecía mucho ponerme a leer, pero tras ver los primeros cinco minutos percibí lo que a la postre iba a ser una realidad, la cinta apenas tiene diálogos por lo que su visionado en versión original con subtítulos en español se hace llevadero.

En este caso no os puedo traer ficha técnica porque a día de hoy en IMDb apenas hay tres nombres y no se a que actores pertenecen, si acaso el del actor protagonista Bruce Khan, presentado en el tráiler como el maestro de las artes marciales. La película, de nacionalidad coreana, es un cliché continuo. Un policía pierde a su familia a manos de la mafia, así que al más puro estilo Punisher se toma la justicia por su mano. Tras matar a la mafia, es declarado nuestro protagonista culpable por diversos asesinatos a sangre fría yendo a parar a la Isla

Cárceles inexpugnables en el cine.

La isla es donde van los convictos y parece que para no volver nunca a la civilización. Esta premisa de una cárcel diferente e inhóspita ya la hemos visto en otras ocasiones. En Escape de Absolom (1994) Ray Liotta tenía que sobrevivir  en una isla selvática donde los presos más conflictivos se veían abandonados a su suerte. Robbins (Liotta) se enfrentaba allí contra una sociedad salvaje y primitiva, los presos más terribles y los demonios de su pasado. Del 2007 es la producción de la WWE Studios, La Isla de los Condenados. Protagonizada por Steve Austin en la que interpreta a un condenado a muerte que es llevado a un reality show en una isla desierta. Pronto descubrirá que no está solo y que debe luchar a muerte contra otros nueve asesinos. Un violento y sangriento concurso visto en todo el mundo a través de internet. En el 2015 la película conoció una secuela en la que Randy Orton era el protagonista. En el 2012 vimos una entretenida pero fallida película espacial. Basada en una historia del visionario (ejem) Luc Besson nos llegó MS1: Máxima seguridad, en la que Guy Pearce va en misión de rescate en una prisión experimental en el espacio, donde están encerrados los 500 criminales más peligrosos de la Tierra. Y del 2013 es Plan de Escape, la película que nos traía por fin juntos a Arnold Schwarzenegger y Silvester Stallone. Una divertida por momentos película carcelaria con elemento sorpresa por donde estaba ubicada la prisión que retenía a nuestros dos protagonistas. Paso de ponerlo por aquí que es spoiler. Esta cinta a lo mejor no lo sabéis pero ha conocido dos secuelas (2018 y 2019) con Dave Bautista de coprotagonista y es que el bueno de Stallone se pasó de forma inadvertida al cine de serie b alternándolo con superproducciones venideras como Creed II o Rambo V.

Ejem

Artes Marciales en una isla llena de asesinos.

Como vemos la premisa no es nada del otro mundo y mucho menos original, por lo que la cinta recurre rápidamente a la acción. Nuestro protagonista es abandonado en la orilla de la isla y allí mismo verá lo caro que está la supervivencia. Las motivaciones del ex-policía pasan por acabar con la vida de su enemigo. Por lo que irá eliminado como si fuera un videojuego a distintos clanes para llegar hasta él. En el camino confraternizará con una niña. Al ser una historia tan simple y no saber nada de los personajes no hay forma de empatizar con ellos. La presencia de una niña adolescente en una isla carcelaria es también digno de analizar.

Si en el aspecto de la historia la película no puede ser más simple y anodina, sucede lo mismo en su punto fuerte que es la acción y las espectaculares coreografías. En este sentido la película de 100 minutos de duración cansa un poco. Al no tener apenas historia la cinta nos va llevando por distintos paisajes donde nuestro protagonista va venciendo a sus enemigos con coreografías irregulares en las que se alternan algunas espectaculares con otras muy poco conseguidas.

Valoración Final.

El cine de artes marciales está viviendo momentos de gloria gracias a lo que nos llega de Oriente, sobre todo desde The Raid, Redada Asesina y su secuela. Bien es cierto que se esperaba más de The night comes from us del pasado año y que comparte con esta que es una A Netflix original film, pero ambas quedan deslucidas por lo floja de la historia y por lo descuidado de alguna de sus espectaculares coreografías que acaban estropeando el producto final. Es Revenger una floja película de artes marciales que puede valer para un domingo por la tarde si no tienes nada mejor que hacer, te la pones mientras estás con otra cosa y no pasa nada; pero como película de género es anodina y no será recordada.

Un saludo y sed felices.



el autor

Community manager, Historiador y documentalista, apasionado del cine, las series, la lectura y el fútbol... en definitiva de las cosas que nos hacen felices.

3 comentarios

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
Clase Letal (Deadly Class en el original) es la última adaptación televisiva de un cómic que podemos ver en nuestras pantallas. Desde esta web vamos…