Crítica sin spoilers de Aves de Presa y la fantabulosa emancipación de Harley Quinn

0

Bienvenidos a mi opinión de la primera cinta de Warner/DC de este 2020. Comenzar aclarando que mis expectativas hacia esta eran mínimas por no decir que se reducían a cero y que por ello las posibilidades de decepción también eran muy escasas. Los tráilers no consiguieron aumentar mis ganas de correr a la sala de cine, pero  aquí estoy tras haber visto el show de Harley Quinn un día después de su estreno.

¿Aves de presa?

Lo primero que quisiera precisar es lo erróneo del título de esta película pues lo más apropiado hubiese sido: El Show de Harley Quinn con las Aves de Presa como artistas invitadas.  Todo el peso de la trama lo lleva el personaje de Margott Robbie y es acertado teniendo en cuenta que fue de lo poco salvable de aquel Escuadrón Suicida de David Ayer. Recordemos que este proyecto en principio iba a ser Gotham City Sirens para aprovechar a Harley Quinn y presentar a Catwoman e Hiedra Venenosa pero tras muchos cambios y retrasos acabó siendo lo que hemos visto en pantalla.  Es por ello que los componentes de este grupo de féminas han sido modificados para incluir a nuestra arlequina favorita y a René Montoya en detrimento de Batgirl y otras célebres integrantes. La alteración de la agrupación es lo de menos pues todos sabemos que este tipo de grupos de héroes y/o heroínas suelen sufrir cambios a lo largo de su existencia, lo que choca es el poco peso real de estas Aves de Presa en el filme. En los dos primeros actos de la cinta es Harley Quinn la protagonista indiscutible relegando al resto a meras apariciones esporádicas. Es el tercer y último acto cuando las Aves de Presa se unen y realmente podemos verlas y disfrutarlas en todo su esplendor. Es por ello que pienso que el título se contradice con lo que vemos en pantalla y lo que nos mostraron los tráilers.

Cualquier parecido con los personajes de los cómics es pura coincidencia pero eso ya no debería coger a nadie de improviso. Aquel que vaya al cine a ver una fiel adaptación de estos personajes de DC debe dejar esas expectativas en el perchero y entrar a la sala como lo haría alguien ajeno al mundo del cómic. La caracterización de “Las Aves de Presa” con respecto a Harley es brutalmente decepcionante.  Da la sensación de ser meras comparsas de la ex de Joker a las que se le ha dado el trato necesario para que sean reconocibles y poco más.

Todos los días Harley cansa

Como he mencionado esta cinta es el show de Harley Quinn y pese a que el arranque es muy bueno con esa voz en off y esa animación para ponernos en situación y explicar a los herejes quien es el personaje, creo que con el avance de la cinta todo empalaga. El personaje de Margot Robbie se robó cada escena en la que aparecía en Escuadrón Suicida. Además, la descubrió ante el gran público gracias a que la disfrutamos en pequeños sorbos pero aquí está en cada fotograma de los 109 minutos y eso llega a ser demasiado intenso por momentos. Hasta la reunión de Las Aves de Presa en la recta final todo lo anterior es el Show de Harley y reconozco que muchos de los chistes no terminan de funcionar y los que lo hacen son exprimidos demasiado.  No significa que no me haya reído con esta película, pero no como lo hice con cintas como Un Funeral de Muerte, La entrevista o buenos chicos que saben usar perfectamente la irreverencia de su humor para sacarte una carcajada.  Teniendo en cuenta que Warner ha decidido darle una clasificación “R” creo que podían haber sido más insolentes y gamberros a la hora de enfocar el humor pero lo políticamente correcto lo ha lastrado.

Dicho todo lo anterior he de darle mis “dieces” a Margot Robbie pues hace el personaje suyo y destaca sobre el resto del elenco de manera soberbia. Nadie puede hacer sombra a esta actriz en ninguna de las escenas en las que aparece, el guion ayuda mucho en eso. Ewan McGregor como Black Mask tiene sus momentos de lucimiento personal pero está lejos de la australiana. El resto del elenco, en mi opinión, hace su trabajo y ya está.

Montaje y acción

Mención especialmente positiva tiene el montaje de la cinta pues es tan caótico como la propia Harley y se ha realizado, pese a lo anárquico,  de forma que es fácilmente entendible. La voz en off de la protagonista está por todas partes explicando algunas situaciones e incluso cuando ella no está en pantalla. Esto hace sentir aún más que este show es de la arlequina y nadie se lo va a robar. Es esta visión en primera persona lo que hace que en ciertos momentos se rompa la cuarta pared, como ya lo hizo “Deadpool” y muchos años antes “Todo en un día”. El uso de la música es muy importante y abundante en esta película pero sin llegar a ser tan “cansino” como lo fue en Escuadrón Suicida.  Esta cinta es una continuación de la de David Ayer y también bebe mucho de ese estilo, pues las presentaciones con rótulos animados van a estar ahí, además de la estética colorista. Por momentos he visto los fantasmas de Batman Forever y Batman y Robin.

Las escenas de acción son espectaculares, junto con los combates  y las acrobacias en estos. Se nota la mano de Chad Stahelski como director de la segunda unidad y de las escenas de acción. A quien no conozca a este hombre es el director de la trilogía de John Wick y fue director de la segunda unidad de Capitán América: Civil War, así que sabe cómo enfocar la acción de forma coherente y vistosa. En Aves de Presa ha habido momentos muy plásticos en los combates que, al igual que en la franquicia de John Wick, duelen solo con verlos y quedan geniales en pantalla.

Siguiendo con el tema del combate creo que se ha abusado de algo que, no sé si tendrá alguna doble lectura, pero que me ha parecido demasiado repetitivo: golpes en los genitales masculinos. Las primeras veces crea conmoción en el espectador por ser algo visiblemente doloroso, pero cuando hay 20 golpes en los testículos ya pierde su parte humorística e impactante.

Una pega a la acción es la escena de la comisaria, que me resulta inverosímil por cómo actúan los agentes de policía en ella. ¿De verdad? Esa misma escena la puedo entender en Terminator 1 pues es un ciborg del futuro que demuestra ser inmune a sus balas quien se enfrenta a ellos, pero ¿alguien armado con armas que lanzan confeti, humo o pintura? Parece que todos se olvidaron las armas de reglamento o los tásers en casa.

Conclusión

No es la peor cinta de DC pero tampoco la mejor de lejos. El primer puesto lo sigue teniendo Wonder Woman de Patty Jenkins que me parece lo mejor de Warner Bros. en el cine de superhéroes. Me ha entretenido y es correcta pero no sobresaliente, con muchas licencias en el guion que  debemos creernos para entrar en la cinta y con unas Aves de Presa que aparecen porque lo pone en el título. A favor tiene el montaje, la acción y a una Margot Robbie que demuestra que es una increíble actriz con una proyección sin límites y que llena la pantalla con su sola presencia. Mención especial al flaco favor que hace esta cinta al feminismo con ese mensaje pasado de vueltas que perjudica más que beneficia. Desde hace ya muchos años tenemos la suerte de contar con grandes mujeres como protagonistas empoderadas: Sigourney Weaver en Alien, Uma Thurman en Kill Bill, Linda Hamilton en Terminator 2, Gal Gadot en Wonder Woman, Angelina Jolie en Tomb Raider o Charlize Theron en Mad Max, entre muchas otras. ¿De verdad se ajusta a la realidad que en 2020 haya una comisaría en la que no haya ninguna mujer como agente de policía?

Si hay segunda parte quizás podamos disfrutar del resto del elenco con la calma y metraje que se merecen.

Saludos desde el sótano de la Batcueva.

 



el autor

Amante de DC desde que ví Batman de Tim Burton en la gran pantalla. Crecí con los vídeos Beta y VHS y visitando casi a diario unos lugares extintos llamados videoclubs. Seguidor acérrimo de las tardes de sofá y series, del cine y del "buen" cine más aun. Jugador de rol desde los 14 años y jugador de videojuegos desde los 20. Muy cliché durante gran parte de mi vida.

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
Los Oscars 2020 han dado como ganadora por primera vez en la historia a una película de habla no inglesa, la coreana Parásitos. Todo un…