El cómic de la semana: El Sheriff de Babilonia. Bang. Bang. Bang.

0

Bienvenidos un sábado más a la sección de los amantes del cómic, bienvenidos al cómic recomendado de la semana, bienvenidos a uno de los cómics del año, El Sheriff de Babilonia de Tom King y Micth Gerads.

Irak. Febrero de 2004. Christopher Henry es un antiguo agente de policía atormentado por la culpa que, tras el 11S, abandonó todo para ayudar a la reconstrucción de Irak. Sofía es una iraquí criada en EE.UU. que regresa al país como líder suní y que trabaja en el Consejo para la reconstrucción de Irak. Nassir es un ex-policía de Saddam que ha perdido a sus hijas y no tiene trabajo ni futuro. La muerte de uno de los aspirantes a policía que están siendo entrenados por Christopher unirá las vidas y el destino de estos tres personajes en una Bagdad abandonada a su suerte y donde la única ley es la que uno mismo dicta.

¿Teníais dudas del enorme talento de Tom King? Pues este es el cómic que las despeja totalmente. Basándose en su experiencia en Irak como agente de la CIA, el guionista construye una historia dura, durísima, mezclando el western, la novela negra y el género bélico. ¿Quién ha matado a Ali Al Fahar y por qué? La verdad es que no importa. Su muerte no importa y no significa nada en una ciudad donde no hay ley, donde no hay reglas y donde cada facción lucha por sus propios intereses. Lo que de verdad importa es la vida de los tres personajes protagonistas, sus sentimientos, sus relaciones, su trágico destino.

Christopher es el primer personaje que conocemos, un americano que en medio de la anarquía y buscando redención, todavía cree en la justicia y en hacer lo correcto, ahogando sus penas y su frustración en alcohol en cuanto tiene ocasión. Sofía es el personaje que navega entre dos mundos, entre la américa que la educó y el país de sus padres y abuelos, un país que no conoce en realidad, manejando y aprovechando las oportunidades que se le presentan, haciendo y cobrando favores en función de sus intereses. Y nos queda Nassir. Nassir es uno de los personajes más complejos, más realistas y más atormentados que hemos visto en mucho, mucho tiempo. Un personaje humano y contradictorio, un personaje perdido al principio y al final del cómic. Su angustia es desgarradora. Hay pocos, muy pocos personajes como Nassir Al Maghreb en el mundo del cómic, capaces de ser tan reales que traspasan las dos dimensiones en que se mueven. Y luego tenemos a su mujer, Fatima, personaje que les roba el protagonismo a todos en el quinto y magistral número de la serie.

Hay dos números en este tomo publicado por ECC Ediciones que deberían estudiarse como ejemplo a seguir por todos los que aspiran a escribir un cómic algún día. El primer número es el que da título al tomo, Bang, Bang, Bang, un número de presentación donde en apenas 22 páginas los tres protagonistas quedan perfectamente retratados, un número donde los autores manejan el tiempo a su antojo y donde la planificación de la página remite a grandes obras del género, como Watchmen. El otro número es el quinto, Desde la cuna, centrado en la figura de la mujer de Nassir y en la conversación que mantiene con Christopher, un número donde brillan los diálogos escritos por King, diálogos secos, cortantes, diálogos como aquellos que jalonaban las novelas y las películas de género negro.

La historia es de Tom King pero no podemos olvidarnos del dibujante Mitch Gerads. Suya es la planificación de la página, la disposición de las viñetas, las simetrías usadas a la hora de contar la historia, el dibujo realista y sin efectismos, el color que ilumina esa Babilonia sin ley que busca un sheriff desesperadamente. Es un dibujo al que sería imposible adjudicarle una banda sonora porque transmite tensión en cada página, en cada imagen, como si realmente estuviéramos allí, en la Bagdad ocupada por los americanos en el año 2004.

El Sheriff de Babilonia es una auténtica obra maestra, la confirmación de Tom King como el mejor guionista del cómic americano ahora mismo, capaz tanto de trabajar en cómics mainstream como de llevar a buen puerto proyectos personales y autobiográficos como este. No os perdáis uno de los tres mejores cómics americanos del año. Un saludo, sed felices y leed, insensatos.



el autor

Toda la vida leyendo cómics. Aficionado también al cine, las series de televisión, la literatura fantástica y de ciencia ficción, a la comida, la cerveza y a todas las pequeñas cosas que nos hacen felices.

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
Como todos los que leemos este blog sabemos (y si no te ponemos al día) durante la Fase I y II, y también en la…