IniciocomicsEl cómic de la semana: Outcast (Paria) vol. 01 de 4

El cómic de la semana: Outcast (Paria) vol. 01 de 4

Bienvenidos un sábado más a la sección de los amantes del cómic. Bienvenidos a “El cómic de la semana”Hoy destacamos Outcast (Paria) vol. 01 de 4

Outcast (Paria) es una serie de terror creada por el conocido guionista Robert Kirkman (creador de The Walking Dead) y el dibujante Paul Azaceta bajo el paraguas de Skybound (el sello del propio Kirkman) para Image Comics. Consta de cuarenta y ocho números, todos publicados ya en EE UU. Planeta Cómic venía editando la colección en España en volúmenes en rustica de los cuales llegó a sacar siete, a falta de uno para terminar la colección. Ahora los derechos en nuestro país de Skybound son propiedad de ECC Ediciones que ha decidido publicar el octavo tomo de la colección en rústica cuando salga en EE UU y así no dejar colgados a los lectores que se hicieron con los siete anteriores y a la vez dar salida a una nueva edición en cuatro lujosos tomos en cartoné de los cuales vamos a reseñar el primero de ellos que salió a la venta el pasado mes de mayo.

Tengo que reconocer que cuando salió la colección no le presté mucha atención ya que casi a la vez salió la serie de televisión que la adaptaba y que tenía un primer episodio con un final que dejaba totalmente enganchando al telespectador. Lo que ocurre es que conforme fueron pasando los capítulos, la producción televisiva iba perdiendo fuelle debido a un ritmo muy lento que desesperaba a la gente que buscaba respuestas de las intrigas que se iban planteando. Esto hizo que la serie fuera cancelada al final de la primera temporada sin que pudiéramos conocer el final. Así que ahora que Kirkman y Azaceta han acabado la colección de cómics es una gran ocasión para retomar esta historia. Sobre todo, en este formato ya que cada volumen contiene doce números originales así que el ritmo al que podemos ir conociendo la trama se hace mucho más llevadero.

Portada de la edición de Outcast (Paria) de ECC Cómics

Robert Kirkman ha tocado las mieles del éxito con The Walking Dead (y menudo éxito) así que para esta obra decidió seguir por el camino del terror, pero tocando otros temas más “sobrenaturales”. Outcast (Paria) centra su historia en las posesiones demoniacas, pasadas eso sí, por el filtro del guionista que según trascurre la historia logra ir dándole una vuelta de tuerca muy interesante.

La serie sigue la historia de Kyle Barnes y el reverendo Anderson. El primero tiene un oscuro y complicado pasado ya que su madre y su esposa fueron víctimas de posesiones que aparentemente él pudo resolver, aunque con resultados muy distintos. El religioso, recordando un poco a un padre Karras de El Exorcista de marca blanca, se dedica a hacer exorcismos típicos de los de agua bendita y pasajes de la biblia logrando aparentemente sacar a los demonios de los cuerpos de sus víctimas.

Kyle Barnes en medio de un exorcismo

El único pero que se le puede poner a esta obra es que la historia avanza muy despacio. Las respuestas tardan en aparecer, mientras que las preguntas se van amontonando una tras otras. Por eso este formato, que recoge doce números originales por volumen, es ideal para la lectura de una obra de este tipo ya que permite al lector avanzar mucho más rápido en la trama.

Kirkman profundiza en el pasado de Kyle, un pasado que sin duda está relacionado con las posesiones que investiga con el reverendo Anderson y que platean muchas dudas sobre la efectividad que los exorcismos que habían hecho los dos en el pasado. Por otro lado, iremos conociendo que fue lo que realmente pasó con la mujer y la hija de Kyle. Están separados y él no puede verlas por un delito de violencia doméstica, algo que le acarrea la animadversión de sus vecinos. Pero puede que ese episodio escondiera algo más oscuro y peligroso y puede que Kyle Barnes no quiera remover más el asunto para proteger a sus seres queridos. Sobre todo, después de que él sufriera malos tratos por parte de su madre en su infancia hasta que se defendió de ella y la mujer acabó quedando misteriosamente en coma. El guionista se vale además de varios secundarios que le permiten tejer un complejo entramado de relaciones para profundizar mejor en el pasado de Kyle: su comatosa madre Sarah Barnes, su hermana de adopción Megan, Mark el marido de esta policía local y su sobrina Holly.

La madre de Kyle cuando estaba poseida

El reverendo Anderson por otro lado es una persona devorada por los errores que cometió en el pasado y que ahora se ve como un bravo guerrero de Dios en su lucha contra el Demonio. La imagen que tiene de si mismo y de su importancia en el esquema de las cosas es lo que le permite sobrellevar una desdichada existencia, que, sin ese apoyo fundamental corre el riesgo de venirse abajo.

Y es que, en el fondo, la serie plantea dos misterios que son el núcleo fundamental de la misma. Kyle tiene una capacidad real de afectar a los poseídos, aunque ni los lectores ni los protagonistas acabemos de comprender realmente como funciona esta habilidad. Por otro lado, ¿realmente es el Demonio cristiano o Satanás o como queramos llamarlo el causante de estas posesiones? ¿O hay algo más detrás?

Un exorcismo “clásico” del reverendo Anderson

Este es sólo el primer tomo (de cuatro) así que las respuestas tendrán que esperar. El desarrollo de la serie, basado más en la historia y en los giros de guion que en las relaciones entre personajes (a diferencia de lo que ocurre en The Walking Dead) es muy interesante y deja con ganas de leer más.

Un apartado artístico a la altura

En cuanto al trabajo de Paul Azaceta al dibujo solo se puede decir que es tan bueno como el de su compañero a los guiones. El arte de Azaceta, con un trazo natural y realista muy conseguido, casa de manera perfecta con el tono de la historia. En estos casos es muy importante que el dibujante tenga un perfecto control de la narrativa gráfica para ir mostrando todo lo que el escritor requiere y que quede perfectamente claro. Algo que aquí está más logrado. Con el añadido adicional de un toque genial como son unas pequeñas viñetas que el artista intercala para mostrar detalles importantes de una manera muy efectiva.

También hay momentos “gore”

Y el color de Elizabeth Breitweiser tiene un papel capital en la historia. Sus tonos apagados y oscuros y sus juegos de luces y sombras dan una atmósfera opresiva a los lápices de Paul Azaceta que consiguen trasmitir las emociones que los autores quieren que tengamos mientras vamos leyendo.

La edición de ECC es realmente buena. Estamos ante un volumen de casi trescientas páginas en formato cartoné y con un ajustado precio de 32€, que además incluye varios extras como bocetos de estudio de personajes, storyboards y las distintas portadas de cada uno de los números originales americanos, así como de los tomos publicados en rustica.

En resumen, Outcast (Paria) es un gran cómic de terror que logra trasmitir la angustia y el sentimiento de opresión que tiene los personajes para mantener enganchado al lector y que se beneficia de un equilibrio perfecto entre el guion y el apartado artístico. El único punto negativo que veo es que las respuestas tardarán en llegar (estamos ante el primer volumen de cuatro). Pero creo que sólo hay que dejarse llevar por la historia y disfrutar de la búsqueda de pistas que los autores van dejando diseminadas por la narración para disfrutar de una lectura que engancha y que deja muy buen sabor de boca.

Juanjo Avilés
Licenciado en periodismo, apasionado de los comics, las (buenas) series de televisión, el cine, los videojuegos y los juegos de mesa... vamos, soy un frikazo total, siempre a vuestro servicio.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

Análisis de Titans (Titanes). Temporada 3. Capítulo 9

Bienvenidos, seguidores de Titanes (Titans) a otro capítulo más de esta serie de HBO Max que tan buenos momentos nos está dejando. En este...