IniciocomicsEl cómic de la semana: Suicidas

El cómic de la semana: Suicidas

Bienvenidos un sábado más a la sección de los amantes del cómic, bienvenidos a el cómic recomendado de la semana.

Suicidas es el nuevo cómic de Lee Bermejo, publicado en la renovada Linea Vertigo para DC Comics. Y lo hace nuevamente como autor completo tras  Batman Noel, donde también se encargó del guion, lapices y entintado, consiguiendo que su nombre sonara fuerte junto a los mejores nuevos talentos del medio en lo que llevamos de siglo, hecho indisociable a sus colaboraciones destacadas con el genial escritor Brian Azzarello como Luthor, Joker y la miniserie Rorschach.

suicidas -las -cosas- felices-3

Esa gran recepción obtuvo sus frutos, y DC supo agradecerlo, y darle la oportunidad de expresarse más íntimamente en una serie propia y con libertad creativa absoluta, y así pudo gestarse este estupendo cómic, publicado en España por  ECC ediciones  en abril, que recoge los 6 números que componen el inicio de un microuniverso distópico donde Bermejo juega un poco con las viejas formulas sobre futuros post-apocalípticos, y muchas dosis de vídeo-club.

Suicidas no inventa nada nuevo, y el autor tampoco quiere que lo creas, pero sí me resulta muy sugestivo en su estilo de equilibrar la ficción con la realidad, aunque siempre sin pretender ser pionero en el medio, y desde referencias y una buena dosis de ingenio, se las apaña para sacar adelante un contexto que a mí sí me ha cautivado. A estas alturas, todo esta contado y todo se ha dibujado, pero se puede intentar reciclar y aportar, reformular y sumar.  Es como si el autor, por medio de la obra, quisiera contar algo más, pero sin aparentar ser demasiado evidente, o condescendiente. Y mucho menos sutil.

suicidas- las- cosas -felices -4 jpg

El cómic nos traslada a una urbe hermética y exclusiva redefinida como Nuevos Ángeles. 30 años se cumplen desde El Grande, un terremoto que removió California y lo desquebrajó por completo. El amanecer de un nuevo estatus social,  que dio paso a una purga civil que provocó una alineación de supervivientes y los clasificó dentro de la élite que sería la destinada a recontruir y  reinventar una nueva sociedad selectiva, radical y pura,  que condenaría a los excluidos a vivir en los restos periféricos como apestados. Nuevos Ángeles está blindada al resto del mundo, flanqueada por un muro que la separa de los restos de la civilización que habitaba en esa tierra, fuerte y violentamente custodiada, que vigila día y noche que nadie pueda cruzar esa barrera en busca de una vida mejor.

Superar el muro, la valla, única meta para personas que buscan desesperadamente alejarse de las ruinas que dejó el terremoto, una vasta urbe insana, peligrosa y cruel, es uno de los aspectos atractivos del cómic, y Bermejo no lo toma de forma pomposa. Lo narra de modo intimo y muy delicado, pero sin renunciar a una brutalidad  sin concesiones. Suicidas siempre busca el equilibrio conceptual, intenta equilibrar ambas caras de una misma moneda brillante y oscura dejando desnuda la fragilidad que habita en ese dilema. Y lo hace convirtiendo al ciudadano de Nuevos Ángeles en un ferviente seguidor fanático de un espectáculo mediático que monopoliza la sociedad, que vive por y para ello, convertido en símbolo de esta nueva utopía. Un juego mortal donde gladiadores del  nuevo siglo alimentan las audiencias con sangre y muerte.

suicidas- las- cosas -felices

«Panem et circenses», para deleite de las masas, un entretenimiento que nuble la conciencia  el pensamiento y todo gire en torno al espectáculo  sin cuestionar su moralidad y desprovista de juicios de conducta éticos. Los guerreros Suicidas son producto de corporaciones que utilizan las mejoras biomecanicas y prótesis alteradas genéricamente para satisfacer las voluntades del juega cada vez más sanguinario. Solo los mejores, los mejor adaptados,  y  fuertes, sobreviven. Todos en Nuevos Ángeles  merecen ser mejorados, purificados, alterados. Y esa frase reza en la mente de cada ciudadano, como un modelo de conducta que hubiera tomado una dimensión desproporcionada y fuera una regla para la supremacía del modelo a seguir. Y en contraste, fuera de esa quimera infranqueable, inquebrantable, los primigenios que quedaron atrás en la urbe ruinosa e impía.

El cómic, no resulta un exhaustivo ejercicio de complejidad, ni tampoco pretende marcar un antes y después en el medio. Suicidas, habla de cosas interesantes que se pueden procesar como una simple voz que quiere contar sentimientos del propio autor en baja frecuencia, habla de refugiados, extranjeros, sobre lo que somos en realidad y lo que representamos, habla del poder, de la manipulación, y de esperanzas. Habla de sueños truncados y la lucha por conseguirlos, y donde tiene cabida una gran mentira enmascarada. O también puede ser  testigo o legado de esa brillante linea de cómics Vertigo, donde desde su formación completa a finales de los años 80, se quiso dar relevancia a historias y autores que sólo quisieran un espacio para expresarse, reivindicar, homenajear o coquetear con el medio sin complejos y con la difusión necesaria para acceder a nuevos lectores. Yo creo que Suicidas es un poco de todo.

suicidas las cosas felices

Durante el recorrido, si aceptáis caminarlo, el sensacional estilo que Bermejo imprime en las viñetas os resultará una prueba fehaciente de que no estamos ante un gasto de dinero innecesario. El artista se aplica a conciencia, dando lo mejor de sí mismo, que significa un nivel bastante alto, un nivel de estrella completa , consiguiendo unas viñetas realmente espectaculares.

Como dije anteriormente, se trata de un cómic muy cinematográfico, que vive mucho del aspecto visual, y del potente recurso de la narrativa en los dibujos, con bastante influencia de films celebres, y también de otros algo menos trascendentes, pero interesantes. Descubrir esas semejanzas me llevó a conectar a la primera con el contexto principal y resultó bastante grato en su conclusión. Varias lecturas posteriores, constatan esa apreciación.

Me quedo sobre todo con la figura de Lee Bermejo en su consagración definitiva como autor completo, de esos que no se casan con nadie, ni trabajan por y para la gloria de una empresa. Lo hacen bajo su cobijo, que es bien distinto.

El cómic mainstream necesita, como el cine, personalidad, apoyo y autoridad. A veces, no siempre se acierta, porque el riesgo es mayor cuando no sigues los patrones establecidos, pero en ocasiones tiene una recompensa limitada, pero saludable y que refuerza el concepto de arte. De arte, no de patrón.

suicidas las cosas felices 2

A veces, un poco de frescor viene bien, sobre todo si hace mucho calor. Y eso es Suicidas, en resumen, una ligera brisa en un día caluroso de verano.

Se agradece.

Suicidas_1

Edición original: Suiciders núms. 1 a 6 USA || Fecha de publicación: Abril de 2016 || Guión: Lee Bermejo|| Dibujo: Lee Bermejo ||  Color: Matt Hollingsworth ||  Formato: Rústica, 160 págs. A color.

Ex colaborador de la webhttps://www.lascosasquenoshacenfelices.com
Ex colaborador de Las cosas que nos hacen felices al que agradecemos su tiempo y su aportación. Muchas gracias.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

“Nevenka” (Netflix): el miedo aterrador al jefe y a los compañeros de profesión

Bienvenidos, auténticos creyentes, a La Tapa del Obseso, la sección de Raúl Sánchez. Al ver “Nevenka” en Netflix hay que tener en cuenta, como siempre,...

ÚLTIMOS COMENTARIOS

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad