Las series de Amazon VII: Homecoming, la pequeña y maravillosa serie de Julia Roberts (y Sam Esmail)

0

Bienvenidos a un nuevo análisis de las series que pululan por Amazon Prime Video. En esta ocasión le ha llegado el turno a una de las series de la temporada, una serie que levantó gran expectación por los implicados en ella, la actriz Julia Roberts y Sam Esmail, creador de Mr. Robot, que aquí ejerce como director de todos los episodios. ¿Está el resultado a la altura de esas expectativas? Pues la verdad es que sí. Y más, mucho más. Enseguida entramos en ello. Antes, el enlace a análisis anteriores.

Bienvenidos a Homecoming

Heidi Bergman (Julia Roberts) es la administradora del Centro de Apoyo en la Transición Homecoming, un centro a donde llegan los veteranos de guerra para tratar las secuelas que puedan tener, ya sabéis: ansiedad, insomnio, paranoia, estres post-traumático, etc. En un ambiente relajado, hogareño, casi familiar, se someterán a sesiones de terapia para conseguir su reintegración en la sociedad. Uno de esos veteranos es Walter Cruz (Stephan James). Entre Heidi y él se establece una complicidad que va más allá de la relación terapeuta – paciente. 5 años después, una queja anónima llega a manos de Thomas Carrasco (Shea Whigman), un gris funcionario del Departamento de Defensa, afirmando que Walter Cruz estaba retenido en Homecoming en contra de su voluntad. Qué pasó exactamente en Homecoming, qué pasó allí entre él y Heidi, es lo que Carrasco intentará dilucidar y que nosotros podremos observar en dos líneas temporales diferentes, la del pasado y la del presente. ¿O es la del presente y la del futuro? Lo mismo da porque ambas acaban por resultar apasionantes.

Julia Roberts y Stephan James

Este es, a grandes rasgos y sin spoilers, el argumento de la serie. Y hasta aquí podemos escribir ya que es mejor no saber mucho más. Si uno tenía la sensación de estar ante un drama donde Julia Roberts analizaría las secuelas de la guerra y nos lanzaría una proclama pacifista a la cara, que lo vaya olvidando. Homecoming ha sido definida por muchos como un thriller psicológico y es cierto que, en sus primeros compases, puede ser así pero, estando tras la cámara el creador de Mr. Robot, ya podemos suponer que nada es lo que parece. Lo que si está claro es que se trata de una gran serie, una serie que va desarrollándose de forma lenta en sus primeros episodios, presentando personajes y creando un ambiente casi claustrofóbico pero que acaba por estallar a la altura del episodio 6. Es verdad que eso exige algo de paciencia pero os garantizo que se verá recompensada.

La serie de Julia Roberts

Seamos francos: la hemos visto por ella. Que una estrella del calibre de Julia Roberts, la novia de América, la reina de las comedias románticas, la ganadora de un Oscar, haya descendido a la parrilla de series en streaming, llamaba la atención de cualquiera. Julia Roberts no sólo ejerce de protagonista sino también de productora ejecutiva y hay que decir que, en su primera incursión en el medio, ha acertado de lleno. Heidi Bergman es alguien a quien acabas por cogerle cariño y es gracias a su interpretación, pasando por una alta gama de registros, dando mucho más de lo que se aprecia en los primeros episodios. Seré cansino e insistente pero da igual: aguantad, aunque al principio no os llame la atención.

Otro punto fuerte de la serie es la dirección de Sam Esmail. Ya confieso que no he visto Mr. Robot pero en esta misma web se han hablado maravillas de ella y no me extraña, visto lo visto. Esmail entiende perfectamente todas las posibilidades del medio y hace uso de ellas de todas las formas posibles pero siempre en función de la historia: primeros planos, planos cenitales, planos secuencia, la música (esa maravilla de música), simetrías, partición de la pantalla, diferentes formatos y sobretodo el montaje. Atención al episodio 8, con esa narración en paralelo siguiendo por un lado a Carrasco y por otro a Heidi. La dirección de Sam Esmail es, simplemente, maravillosa.

Y si la dirección es maravillosa, la interpretación de todo el reparto no se queda atrás, desde Roberts a ese funcionario gris, anodino, que se sabe una pieza más del sistema, ese Thomas Carrasco que tropieza cada dos por tres, interpretado por Shea Whigman, pasando por la añorada Sissy Spacek en el papel de madre de Heidi. Pero sin duda, por encima de todos, hay que destacar a Bobby Cannavale y su interpretación de Colin Belfast. Puede parecer que exagero pero estamos ante uno de los personajes del año. Colin es el jefe de Heidi en Homecoming, un personaje que en los primeros episodios parece que no pinta mucho pero que poco a poco va cobrando importancia y que se revela como uno de los mayores villanos que hayamos visto en pantalla, un mercachifle de tercera ascendido a puestos de poder, un auténtico trepa sin escrúpulos de los que, por desgracia, hay demasiados en la vida. Colin Belfast habla y habla y manipula y retuerce la realidad a su antojo. Volvemos otra vez al magistral capítulo 8 y a su enfrentamiento con Carrasco, donde muestra su verdadera cara.

Bobby Cannavale, de lo mejor de la serie

Homecoming son 10 episodios de media hora (aproximada) de duración cada uno, lo que se agradece enormemente. La narración se ha condensado de tal forma que no hay nada superfluo y ha dado lugar a una de las series del año, por su historia, por su ritmo, por su desarrollo, por su dirección y sus interpretaciones. Un thriller que nos habla sobre el trauma, la mentira, el poder, la moralidad, la responsabilidad, en definitiva sobre la vida. Un saludo y no os la perdáis.



el autor

Toda la vida leyendo cómics. Aficionado también al cine, las series de televisión, la literatura fantástica y de ciencia ficción, a la comida, la cerveza y a todas las pequeñas cosas que nos hacen felices.

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
No valen webs de curiosidades, foros o vídeos anunciado cosas. Lo que vale es una enciclopedia, un tomo tratado con cariño que explique bien el…